Glaucomys sabrinus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Ardilla Voladora del Norte
Glaucomys sabrinus.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Familia: Sciuridae
Género: Glaucomys
Especie: G. sabrinus
(Shaw, 1801)
Distribución
Rango de la Ardilla Voladora del Norte.[2]
Rango de la Ardilla Voladora del Norte.[2]
[editar datos en Wikidata]

La ardilla Voladora del Norte (Glaucomys sabrinus) es una de las dos especies del género Glaucomys, las únicas ardillas voladoras que habitan en América del Norte (la otra es la ardilla voladora del Sur, G. volans que es un poco más pequeña). A diferencia de la mayoría de los miembros de su familia, las ardillas voladoras son estrictamente nocturnas.

Hábitat y rango[editar]

La Ardilla Voladora del Norte se encuentra en bosque de coníferas y bosques mixtos con coníferas en las latitudes norte de América del Norte, desde Alaska hasta Nueva Escocia, al sur hasta las montañas de Carolina del Norte y al oeste hasta California. Las poblaciones sobre la costa del Pacífico de Estados Unidos son genéticamente diferentes de aquellas de G. sabrinus que habitan en el resto de América del Norte, aunque se considera pertenecen a la misma especie.

En el sector sur de los Apalaches existen dos subespecies, la ardilla voladora del Norte de Carolina, G. s. coloratus, y la ardilla voladora del Norte de Virginia ambas especies se encuentran endangered, si bien la subespecie de Virginia subespecies se ha recuperado al punto que fue sacada de la lista en agosto del 2008.[3] En California, el rango llega hasta el valle de Yosemite.[4]

El U.S. Fish and Wildlife Service colocó nuevamente en junio del 2011 a la ardilla voladora bajo protección.

Descripción[editar]

Estos roedores nocturnos arbóreos poseen una gruesa piel de color marrón claro o canela en la parte superior de su cuerpo y de color grisácea en sus laterales y blanquecina en su vientre. Tienen ojos grandes y una cola plana. También son identificables por sus largos bigotes, elemento característico común de los mamíferos nocturnos. El adulto de la ardilla voladora del Norte mide de 25 a 37 cm de largo, y pesan entre 110 a 230 gramos.

Vuelo[editar]

Una ardilla voladora del Norte planeando.

Las ardillas voladoras en realidad no vuelan, sino que planean utilizando un patagium producto de un pliegue de su piel.[5] [6] Desde la parte superior de los árboles, las ardillas voladoras inician vuelos tanto comenzando con una breve carrera[6] o desde una posición detenida estirando sus miembros bajo el cuerpo, retrayendo sus cabezas, y luego lanzándose desde el árbol.[5] [6] Se cree que utilizan triangulación para estimar la distancia al aterrizaje al balancearse de lado a lado antes de saltar.[7] Una vez en el aire, forman una "X" extendiendo sus miembros, con lo cual estiran su membrana que adopta una forma cuadrangular[7] y planean en un descenso a ángulos de 30 a 40 grados.[6] Maniobran con suma eficiencia en el aire, pudiendo realizar giros de 90 grados para sortear obstáculos.[6] Justo antes de alcanzar un árbol, elevan sus colas planas lo cual modifica de manera abrupta su trayectoria tornándola ascendente, y apuntan todos sus miembros hacia adelante para crear un efecto paracaídas con la membrana de manera de reducir el impacto al aterrizar.[7] Los miembros absorben el resto del impacto, e inmediatamente las ardillas corren al lado opuesto del tronco o a la punta del árbol evitar quedar expuestas a depredadores.[7] Si bien son elegantes en su vuelo, son muy torpes para caminar y por lo tanto si estando en el suelo detectan un peligro, prefieren esconderse en vez de intentar un escape.[5] [6]

Dieta[editar]

Una de los alimentos más importantes de las ardillas son los fungi (trufas) de diversas especies, aunque también consumen líquenes, hongos, todo tipo de nueces y frutos del bosque, savia de árbol, insectos, carroña, huevos de aves y pichones, brotes y flores. Las ardillas ubican a las trufas con ayuda de su olfato, aunque parece que también utilizan pistas tales como la presencia de monolitos de madera muerta, que indican un tronco en descomposición, y la memoria espacial de los sitios en los cuales encontraron trufas en el pasado.

La ardilla voladora del Norte también almacena alimentos para cuando los suministros son escasos. Estos escondites son cavidades en árboles, como también en los nidos de las ardillas. Por lo general almacenan líquenes y semillas.

El liquen Bryoria fremontii es probablemente una importante fuente de alimentación en la zona de Sierra Nevada, Estados Unidos.[4] :4

Ecología[editar]

La ardilla voladora del Norte disemina esporas de los hongos de los cuales se alimenta.

Referencias[editar]

  1. Linzey, A. V. & NatureServe (Hammerson, G.) (2008). Glaucomys sabrinus. En: UICN 2008. Lista Roja de Especies Amenazadas UICN. Consultado el 6 January 2009.
  2. IUCN (International Union for Conservation of Nature) 2008. Glaucomys sabrinus. In: IUCN 2014. The IUCN Red List of Threatened Species. Version 2014.3
    http://www.iucnredlist.org. Downloaded on 12 January 2015
  3. USFWS Delisting Report dated 8/09
  4. a b Lichens in relation to management issues in the Sierra Nevada national parks, McCune, B., J. Grenon, and E. Martin, L. Mutch, Sierra Nevada Network, Cooperative agreement CA9088A0008. Oregon State University, Corvallis, Oregon, and Sequoia and Kings Canyon National Parks, Three Rivers, California, [1]
  5. a b c Banfield AWF. 1974. The mammals of Canada. Toronto: University of Toronto Press.
  6. a b c d e f Forsyth A. 1999. Mammals of North America: Temperate and Arctic regions. Willowdale: Firefly Books.
  7. a b c d Walker EP, Paradiso JL. 1975. Mammals of the world. Baltimore: Johns Hopkins University Press.

Bibliografía[editar]

  • Arbogast, B. S. (1999). Mitochondrial DNA phylogeography of the New World flying squirrels Glaucomys: implications for Pleistocene biogeography. Journal of Mammalogy, 80, 142-155.
  • Arbogast, B. S., Browne, R. A., Weigl, P. D. and Kenagy, G. J. (2005). Conservation genetics of endangered flying squirrels from the Appalachian mountains of eastern North America. Animal Conservation, 8, 123-133.
  • Bakker, V. J., & Hastings, K. (2002). Den trees used by northern flying squirrels (Glaucomys sabrinus) in southeastern Alaska. Canadian Journal of Zoology, 80, 1623-1633.
  • Carey, A. B., Kershner, J., Biswell, B., & De Toledo, L. D. (1999). Ecological scale and forest development: squirrels, dietary fungi, and vascular plants in managed and unmanaged forests. Wildlife Monographs 5-71.
  • Carey, A. B., Wilson, T. M., Maguire, C. C., & Biswell, B. L. (1997). Dens of northern flying squirrels in the Pacific northwest. Journal of Wildlife Management, 61, 684-699.
  • Cotton, C. L., & Parker, K. L. (2000). Winter activity patterns of northern flying squirrels in sub-boreal forests. Canadian Journal of Zoology, 78, 1896-1901.
  • Forsman, E. D., Otto, I. A., Aubuchon, D., Lewis, J. C., Sovern, S. G., Maurice, K. J., & Kaminski, T. (1994). Reproductive chronology of the northern flying squirrel on the Olympic peninsula, Washington. Northwest Science, 68, 273-276.
  • Martin, K. J., & Anthony, R. G. (1999). Movements of northern flying squirrels in different-aged forest stands of western Oregon. Journal of Wildlife Management, 63, 291-297.
  • Mitchell, D. (2001). Spring and fall diet of the endangered West Virginia northern flying squirrel (Glaucomys sabrinus fuscus). American Midland Naturalist, 146, 439-443.
  • Pyare, S., & Longland, W. S. (2001). Mechanisms of truffle detection by northern flying squirrels. Canadian Journal of Zoology, 79, 1007-1015.
  • Pyare, S., Smith, W. P., Nicholls, J. V., & Cook, J. A. (2002). Diets of northern flying squirrels, Glaucomys sabrinus, in southeast Alaska. Canadian Field Naturalist, 116, 98-103.
  • Odom, R.H., W.M. Ford, J.W. Edwards, C.W. Stihler, and J.M. Menzel. 2001. Developing a habitat model for the endangered Virginia northern flying squirrel (Glaucomys sabrinus fuscus) in the Allegheny Mountains of West Virginia. Biological Conservation 99: 245-252.
  • Vernes, K. (2001). Gliding performance of the northern flying squirrel (Glaucomys sabrinus) in mature mixed forest of eastern Canada. Journal of Mammalogy, 82, 1026-1033.

Enlaces externos[editar]