Giralda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Catedral de Sevilla, Alcázar y Archivo General de Indias
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad
La Giralda August 2012 Seville Spain.jpg
Vista general de la Giralda, en la catedral de Sevilla.
Coordenadas 37°23′10″N 5°59′33″O / 37.38614, -5.99238Coordenadas: 37°23′10″N 5°59′33″O / 37.38614, -5.99238
País Flag of Spain.svg España
Tipo Cultural
Criterios i, ii, iii, vi
N.° identificación 383
Región Europa y
América del Norte
[editar datos en Wikidata]
EspañaLoc.svg
Giralda

Giralda es el nombre que recibe el campanario de la Catedral de Santa María de la Sede de la ciudad de Sevilla, en Andalucía (España). Los dos tercios inferiores de la torre corresponden al alminar de la antigua mezquita de la ciudad, de finales del siglo XII, en la época almohade, mientras que el tercio superior es una construcción sobrepuesta en época cristiana para albergar las campanas. En su cúspide se halla una bola llamada tinaja sobre la cual se alza el Giraldillo.

La Giralda mide 97,5 metros de altura y 101 incluido el Giraldillo, que mide 3,5 metros.[1] Fue durante siglos la torre más alta de España, así como una de las construcciones más elevadas y famosas de toda Europa (por comparación; la Torre de Pisa mide 55,8 m y el Big Ben 96,3 m). El 29 de diciembre de 1928 fue declarada Patrimonio Nacional y en 1987 integró la lista del Patrimonio de la Humanidad.[2] Su arquitectura única y original de formas cuadrangulares exactas, adornada de torrecillas y pináculos, ha servido de inspiración a multitud de torres posteriores en Estados Unidos, Rusia, Polonia y otros países del mundo.

Historia[editar]

Lámina de Alejandro Guichot que muestra los tres estados de la Giralda. A la izquierda la primitiva torre almohade (s. XII), a la derecha una fase intermedia después de la caída de la bola que coronaba la torre (1356), y en el centro la torre actual, con el remate renacentista del campanario (s. XVI).

Período almohade[editar]

Durante el periodo de dominación almohade, la ciudad de Sevilla se convirtió en la capital de al-Ándalus, lo que trajo a la ciudad una actualización de sus infraestructuras procediéndose a la construcción de algunas grandes edificaciones.[3] En este ámbito se comenzó el levantamiento de una nueva mezquita mayor en el solar que actualmente ocupa la catedral, de la que dependía el alminar. La construcción de esta nueva mezquita mayor, que reemplazaba a la existente en la Plaza del Salvador, se inició el año 1172 y en 1182 se pronunció el primer jutba (sermón de viernes) en la mezquita. Tenía orientación de norte a sur y su puerta principal correspondía a la actual puerta del Perdón que da entrada al patio de los Naranjos, que formaba parte del recinto de la misma. El alzado exterior de la mezquita tenía influencias de la mezquita de Córdoba, mientras que la estructura de su planta procedía del modelo de las mezquitas marroquíes de Marrakech y de Tinmal.

En la primavera de 1184 el emir al-Mumin Abu Yucub reunió un ejército en el Magreb, cruzó el estrecho de Gibraltar y se fue a Sevilla. Encargó la construcción del alminar de la mezquita sevillana el 26 de mayo de 1184.[4] Desde ahí, se dirigió a Badajoz, y luego al oeste para sitiar la ciudad portuguesa de Santarém, que estaba defendida por Alfonso I de Portugal. El asedio duró de junio a julio de 1184. El 29 de julio al-Mumin Abu Yucub resultó muerto en combate.[5]

Originalmente, el alminar estaría unido a las murallas de la alcazaba de la ciudad.[6] El hijo del emir, Abu Yacub Al-Mansur (conocido entre sus súbditos como Muminin) decidió continuar con el proyecto. Las obras de construcción se iniciaron en otoño.[6] La construcción se comenzó con el alarife Ahmed ben Baso. En la excavación para los cimientos encontró un manantial y lo cegó con piedras y cal, creando una superficie plana sobre la que situar los cimientos. Al comienzo se emplearon piedras tayud al adi extraídas del muro del palacio de Ibn Abbad. Los muros de este palacio tenían características defensivas. Las piedras fueron bajadas sin necesidad de escaleras, ya que a estos muros se ascendía por una cuesta apta para caballos.[6]

En el año 584 de la égira (entre el 2 de marzo de 1188 y el 18 de febrero de 1189) se paralizaron las obras cuando se destituyó a Ibn Said, que era un almojarife encargado del registro de los gastos. Ibn Said fue sustituido por Abu Bakr.[7] En esta reanudación de las obra entró a trabajar en las obras de la mezquita el alarife Alí al-Gumari (Alí de Gomara), que decidió continuar las obras del alminar con ladrillo.[6] Las obras en la mezquita fueron detenidas de forma intermitente debido a los constantes viajes que el alarife hacía a Marrakech.[6]

El 19 de junio de 1195 el emir Abu Yacub Al-Mansur derrotó a Alfonso VIII de Castilla en la batalla de Alarcos. Al regresar ordenó la realización de unas grandes esferas de bronce dorado para ser colocadas en la parte superior del alminar. Fueron colocadas el 10 de marzo de 1198 en presencia del emir.[8] Estas estaban sobre una columna grande de hierro que se cimentaba en la parte superior del alminar.[6] Estas cuatro bolas o manzanas doradas ensartadas en un vástago vertical reciben el nombre de yâmûr en la cultura árabe y se ha utilizado, aunque no siempre, para coronar mezquitas.[9] El transcurso de las obras se conoce con detalle gracias a las crónicas de Ibn Sahib al-Salá.[4]

El esquema deriva del modelo de la mezquita de Córdoba. El primer cuerpo tenía 50,51 m de alto y una planta cuadrada de 13,61 m de ancho. El segundo cuerpo medía 14,39 m de alto y su planta era cuadrada de 6,83 m de ancho. Sobre el segundo cuerpo había una cúpula y sobre esta el yâmûr.[10]

Período cristiano[editar]

Gran escultura renacentista, del año 1568, que actúa como veleta, en lo alto de la Giralda.

En 1248 se produjo la Reconquista de Sevilla por Fernando III el Santo y la mezquita fue consagrada como templo cristiano. Algo habitual cuando se conquistaban municipios musulmanes era añadir campanas a los alminares, así como retirar el yâmûr para colocar una cruz y, bajo ella, una veleta, aunque este yâmûr no se retiró.[11]

No obstante, el 24 de agosto de 1356 se produjo un terremoto que trajo consigo el derrumbamiento de las cuatro bolas.[12] No existe demasiada información sobre el aspecto de la torre entre este acontecimiento y el siglo XV.[11] Al parecer, esta estructura fue sustituida por una espadaña con una campana y, en algún momento posterior, la torre se coronó con una cruz.[13]

El 6 de junio de 1556 falleció el Maestro Mayor de la catedral, Martín Gaiza, y el cabildo convocó un concurso para escoger a su sustituto. En 1557 se presentaron los maestros mayores de las principales capitales andaluzas: Hernán Ruiz, Andrés de Vandelvira, Francisco del Castillo, Juan de Orea, Luis Machuca y Pedro de Campo. También se presentó Miguel Gainza, que había sido aparejador en la catedral desde 1542. El 14 de diciembre fue escogido Hernán Ruiz. Al parecer, llegó de Córdoba con un proyecto definitivo de cómo debería renovarse la torre y contaba incluso con una maqueta de escala 1:50.[14] Las obras empezaron en abril, ya que constan los pagos que se fueron realizando a lo largo de los meses de ladrillo y yeso.[14] Las obras fueron especialmente lento los primeros años, aunque hubo más adelantos a partir de 1562.[14] En 1565 las obras de edificación ya estaban acabadas.[15] El 13 de agosto de 1568 se colocó la escultura de la parte superior.[16]

En su diseño, Hernán Ruiz añadió un completo cuerpo de campanas y, por encargo del cabildo, el nuevo cuerpo tenía un "remate en forma de estatua que representa la Fe". La estatua fue instalada en 1568. La palabra giralda proviene de girar y significa "veleta de torre que tiene figura humana o de animal".[17]

El Giraldillo es una estatua que hace las funciones de veleta. Fue la escultura en bronce más grande del Renacimiento europeo. Aunque el nombre original de la escultura en 1568 fue Triunfo de la Fe victoriosa, o sencillamente Fe, y unos años después (posiblemente a finales de siglo) pasó a ser denominada Giralda (literalmente, "que gira"). Este nombre quedó en testimonios escritos como El viaje entretenido (1603) de Agustín de Rojas Villandrando o en El Quijote (1605) de Miguel de Cervantes, que residió en la ciudad desde 1588. Al final ese nombre se aplicó a la Torre de la Giralda y la escultura pasó a denominarse Giraldillo.

En 1993 el papa Juan Pablo II dirigió el Ángelus desde el primer balcón de la Giralda, dando a la plaza Virgen de los Reyes, en el marco su segunda visita a Sevilla.[18]

Precedentes estilísticos[editar]

La construcción de la Giralda se basó en el alminar de la mezquita Kutubia de Marrakech (Marruecos), también construido en el siglo XII, considerado con sus setenta y nueve metros de altura, una obra maestra del arte hispano-magrebí, consta de una estructura muy similar a la torre sevillana, sigue la forma más típica de los alminares de la escuela hispanomarroquí, con un cuerpo principal de forma ortoédrica sobre el que se sitúa otro mucho más reducido, a modo de remate. Otra gran muestra de arquitectura muy similar la constituye, la gran Torre Hasan de Rabat, considerada, hermana, de la Giralda y cuyo proyecto de construcción preveía un altura de sesenta metros, pero las obras se interrumpieron cuando llegaba a los 44 metros. En ambos precedentes se encuentran los elementos decorativos de los almohades, reproducidos en la Giralda, con arcos ciegos, lacerías y relieves que se inspiran en los que realizaban los selyúcidas en esa misma época en la región de Asia Menor.[19]

Precedentes estilísticos
Torre Hasan (Alminar de la mezquita Hasan, Rabat), siglo XII.
La Torre Hasan en Rabat y el alminar de la merzquita Kutubia en Marrakech, ambos en Marruecos, constituyen dos brillantes precedentes de la Giralda de Sevilla.

Descripción de la torre[editar]

La torre, debido a su compleja historia, está constituida por varios cuerpos perfectamente imbricados, mostrando un ejemplo perfecto de la riqueza del crisol de culturas existente en la ciudad. Para la construcción del cuerpo musulmán, tal y como se puede apreciar en su base, se emplearon los restos de algunos edificios y sillerías de la Hispalis romana, pudiéndose encontrar en ellos varios epígrafes en latín.

El cuerpo principal es de planta cuadrada, en el que la cara oeste mira al patio de los Naranjos, la este a la plaza de la Virgen de los Reyes, la norte a la calle Placentines y la sur a la plaza del Triunfo. En el remate superior de depurado estilo renacentista llevado a cabo por Hernán Ruiz II, entre 1566 y 1568 se distinguen las siguientes partes:[1]

  • En primer lugar se encuentra el cuerpo de campanas, levantado entre 1560 y 1562, que está rematado con la llamada terraza de las azucenas, por las cuatro jarras de azucenas colocadas originalmente en 1751 y rehechas en bronce por el orfebre Fernando Marmolejo Camargo durante la restauración de 1981.
  • Por encima se encuentra el cuerpo del reloj, cuyo diseño original fue encargado a fray José Cordero en 1765.
  • Cuerpo de las estrellas o del pozo, en cuyo friso figura una inscripción bíblica que recorre las cuatro caras de la torre y dice "TURRIS FORTISSIMA NOMEN DNI PROVERB. 18", colgando en su interior la campana más antigua de la torre, la de San Miguel de las Victorias, que da las horas del reloj.
  • Cuerpo de las carambolas o redondo, el primero de carácter circular, y llamado así por los remates pétreos en forma esférica.
  • El penacho, que acaba en una cúpula
  • Esfera de bronce sobre la que se asienta la escultura de la veleta, es conocida con el nombre de la tinaja, tiene 1,45 metros de diámetro.
  • La veleta que representa la victoria de la Fe cristiana, conocida como Giraldillo, fue realizada entre 1566 y 1568, terminándose de colocar el 13 de agosto de este año. La estatua fue fundida en bronce por Bartolomé Morel, según modelo realizado con toda probabilidad por Juan Bautista Vázquez el Viejo

Dimensiones[editar]

El primitivo alminar mide 50,85 m de altura y presenta una planta cuadrada de 13,5 m de lado. El cuerpo de campanas, sobre la misma planta que el alminar, llega hasta los 60,45 m de altura. Sobre él, se sitúa la terraza de las azucenas, que llega hasta los 65,30 m, donde comienza el cuerpo del reloj, de planta cuadrada y 6,8 m de lado, que se eleva hasta los 74,40 m. Encima suya, el cuerpo de las caramolas, de 4,5 m de diámetro en planta, llega hasta los 81,00 m, y remata la torre el penacho, que llega hasta los 87,00 m. Contando con la estatua del Giraldillo, la altura total es de 94,69 m sobre el nivel del suelo.[1]

La figura del Giraldillo mide 3,5 metros de altura, siete y medio contando el pedestal, y pesa 1300 kg. El lábaro que señala la dirección del viento pesa 180 kg, y la palma, de dos metros, 91 kg. La torre de la Giralda tiene 34 rampas[1] lo suficientemente anchas como para permitir que el encargado de convocar a la población a la oración pudiera subir por ellas montado a caballo y un tramo final de 17 escalones para acceder al nivel de campanas que es la zona visitable de la misma. Una copia de la escultura del Giraldillo se conserva a la entrada de la puerta de San Cristóbal o del Príncipe, en la catedral.

Las jarras de azucenas[editar]

Las obras de Hernán Ruiz finalizaron en 1565 tras siete años de trabajos. Los tres años sucesivos se emplearon en labores ornamentales. El 28 de febrero de 1568 el fundidor Bartolomé Morel se comprometió a realizar estas jarras, de hierro y bronce, diseñadas por Hernán Ruiz.[20] Hernán Ruiz inspiró su diseño en un aparato llamado eloípilas, usado para estudiar los vientos, que es mencionado en el Libro I, Capítulo VI de Los diez libros de Arquitectura del arquitecto romano Marco Vitruvio.[21]

La intención original de estas jarras era introducir unas luminarias, es decir, unas mechas que se encendieran en los días señalados del año, ya fuere por motivos religiosos, victorias militares o entronaciones. Bartolomé Morel tardó tres meses en hacerlas, y en junio acudió Antón Pérez para dorarlas, aplicándoles además barniz y aceite de linaza.[20] En 1751 fue cuando se introdujeron las azucenas en las jarras.[21] El autor de estas azuceras fue Basilio Cortés, que además doró las azucenas y la bola sobre la que se asienta el Giraldillo, llamada entonces "la tinaja".[21] Las azucenas han sido símbolo de la Pureza, al menos, desde el siglo XV.[21]

Campanas[editar]

Detalle del cuerpo de campanas.

La Giralda cuenta con un total de 24 campanas, de las que 18 son de volteo y 6 de badajo. Se trata, pues, de la catedral de España con un mayor número de campanas, sin tener en cuenta los carillones.[22] Las campanas, que se encontraban en un estado de conservación pobre, fueron restauradas en 1998, acometiéndose diversas actuaciones: se fundieron seis nuevas, se soldaron diez y se reafinaron cuatro, entre otras actuaciones de mejora.[22] A continuación se lista la totalidad de las campanas que se encuentran en la catedral de Santa María de la Sede de Sevilla (el número muestra la ubicación según esta imagen [1]):

Localización Campana Fundidor (Origen) Año Ø (cm) Peso (kg)
Espadaña puerta del perdón Campana pequeña (1) c. 1775 100 579
Espadaña puerta del perdón Campana grande (2) 1778 101 597
Sala alta de campanas - centro Campana de las horas del reloj (A) Domínguez, Alfonso 1400 156 1439
Sala de campanas Santa Cecilia (14), de volteo Rosas, Hijo De Manuel (Torredonjimeno) 1992 62 138
Sala de campanas Santa Justa (20), de volteo Japón, Francisco (Sevilla) 1851 63 145
Sala de campanas Santa Rufina (22), de volteo Solano, Matías 1714 74 235
Sala de campanas Santa Lucía (2), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 78 298
Sala de campanas San José (4), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 83 319
Sala de campanas San Sebastián (17), de volteo Japón, Francisco (Sevilla) 1851 87 381
Sala de campanas Santa Florentina (16), de volteo Riva, José De La 1763 88 395
Sala de campanas Santa Bárbara (10), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 88 340
Sala de campanas Santa Inés (8), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 89 320
Sala de campanas San Laureano (5), de volteo Murua (Vitoria) 1962 94 481
Sala de campanas San Isidoro (11), de volteo Ditrich, Zacarias (Sevilla) 1788 107 709
Sala de campanas San Hermenegildo (23), de volteo Fernández, Francisco 1814 108 729
Sala de campanas San Juan Evangelista (7), de volteo Ditrich, Zacarias (Sevilla) 1793 110 771
Sala de campanas San Pablo (13), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 111 753
Sala de campanas San Pedro (6), de volteo Guerrero, Miguel 1773 115 881
Sala de campanas San Fernando (19), de volteo Riva, José De La 1763 118 951
Sala de campanas Santa Cruz (15), de los cuartos, de golpe Fernandes, Francisco 1500 118 951
Sala de campanas San Juan Bautista (1), de volteo Villanueva Linares, Alfredo (Villanueva De La Serena) 1908 122 1051
Sala de campanas Santiago (21), de golpe Aubri, Juan 1438 132 1332
Sala de campanas Santa Catalina (3), de golpe 1599 133 1362
Sala de campanas San Cristóbal (18), de volteo Eijsbouts (Asten) 1998 139 1600
Sala de campanas Omnium Sanctorum (9), de golpe Riva, José De La 1764 142 1658
Sala de campanas San Miguel (12), de golpe Rodríguez, Manuel Luis 1792 183 3548
Sala de campanas Santa María, la Mayor, la Gorda (24), de golpe Balabarca, Juan De (Valdecilla) 1588 210 5362
Sala de la torre Campana del altar mayor (0) Cabrera, Cristóbal 1509 35 25
Sala de la torre Santa Lucía Márquez, Antonio (Sevilla) 1914 78 275

Usos de la torre en el pasado[editar]

Vista desde la Torre del Oro.

Desde su construcción la Giralda ha sido utilizado para bastantes usos que se exponen a continuación:

  • Elemento de llamada religiosa. La utilización como elemento de aviso o llamada religiosa ha sido la primordial desde su construcción, primero para los musulmanes a través del almuédano que invitaba a la oración varias veces la día y después para los cristianos, con la utilización de las campanas.
  • Vivienda. Las cámaras del interior sirvieron en su momento como vivienda para el alcaide de la torre y los campaneros. En una de estas habitaciones nació la monja Bárbara de Santo Domingo, conocida como Hija de la Giralda, que se hizo célebre por sus visiones místicas.[23]
  • Granero. Según queda recogida en acta del Cabildo catedralicio de 29 de octubre de 1567, por la que se adjudica el grano almacenado dentro de la torre.
  • Rogativas. La giralda fue utilizada en 1626 como elemento de estación a lo más alto de la torre, para rogar el cese de las lluvias que duraban ya cuarenta días.
  • Veleta. A partir de 1356, cuando cayeron los elementos decorativos que entonces existían por efecto de un terremoto, se sustituyeron por un campanario rematado por una veleta.
  • Reloj. En 1400 se instaló un reloj en la torre; actualmente en desuso se conserva su maquinaria en el interior de la torre.
  • Atalaya. En diversos momentos fue utilizada como atalaya de vigía para la defensa de la ciudad.
  • Pararrayos. Los primeros pararrayos se colocaron a partir de 1884, en que una chispa eléctrica destrozó los antepechos de los balcones.
  • Luminaria. La giralda se utilizaba como elemento de iluminación de la ciudad para la celebración de determinados acontecimientos tanto de carácter religioso, elección de un papa, canonización de un santo o la entrada de un nuevo arzobispo en la ciudad; en otras ocasiones eran celebraciones de carácter civil, como matrimonio de un rey, o nacimiento de un príncipe; y también en algunos casos por haber conseguido alguna victoria militar. Para el alumbrado se utilizaban las jarras existentes en la terraza de la azucenas. Hernán Ruiz II en su añadido, dispuso la colación de 144 puntos de luces para ello.

Vistas de la Giralda[editar]

Réplicas[editar]

La torre de la iglesia de San Pedro de Carmona es muy similar a la Giralda. En las localidades de Arbós[24] (Tarragona) y Badajoz (Extremadura) existen réplicas de la torre sevillana.

En EE.UU., el antiguo Madison Square Garden de Nueva York contaba con una réplica "americanizada" de la Giralda incluso más alta que la original. Se planeó como remate de esa torre una estatua de Diana de 5,5 metros que fue destruida por un incendio cuando se exponía en la Exposición de Chicago de 1893 y finalmente fue rematada por una diosa Diana de 4 metros de alto que hoy se conserva en el Museo de Bellas Artes de Filadelfia. En 1925 la Giralda neoyorquina fue derruida por el impago de unas hipotecas. El edificio no solo copiaba la Giralda, sino que incorporaba elementos diversos de la arquitectura sevillana y fue uno de los primeros rascacielos de aquella ciudad, pues su tamaño (134 m) superaba en 30 m al original. La combinación de renacimiento y arte almohade sigue ejerciendo su fascinación en los siglos XX y XXI. La ciudad de Kansas se halla hermanada con la de Sevilla y exhibe una réplica a menor escala. La correspondencia en Sevilla es la "estatua del indio" en la avenida Kansas City.[25]

La Giralda sirvió de modelo para la Torre de la Universidad de Puerto Rico en el recinto de Río Piedras de la capital, San Juan de Puerto Rico.[26]

También en el Caribe, existe una réplica del Giraldillo, la Giraldilla, en el Castillo de la Real Fuerza de La Habana, en Cuba, que a su vez ha inspirado el logo de la marca de ron Havana Club.[27]

Además de las réplicas nombradas, existen copias más o menos modificadas de la torre en numerosos edificios repartidos por todo el mundo.[28] [25] Desde su construcción, es modelo estructural de gran parte de los campanarios en iglesias andaluzas, españolas y americanas, siendo la Giraldilla de Carmona la torre similar más próxima.

En la cultura popular[editar]

La Giralda es usada como un símbolo de la ciudad a la hora de nombrar a multitud de negocios. Incluso da nombre a un camping situado en la localidad onubense de Isla Cristina.

Desde que se colocaron las jarras de azucenas en el siglo XVIII, este símbolo ha sido usado en algunas estancias de la catedral, en iglesias de la archidiócesis, en otros edificios diocesanos y en algunos edificios civiles, como es el caso de las portadas más recientes de la Fábrica de Tabacos.[21]

La torre es mencionada en la obra El viaje entretenido (1603) de Agustín de Rojas Villandrando y en El Quijote (1605) de Miguel de Cervantes, que residió en la ciudad durante algunas temporadas. Le han escrito poemas los conocidos escritores Juan Ramón Jiménez,[29] los hermanos Álvarez Quintero y María de los Reyes Fuentes.[30]

En 2013 apareció en el popular videojuego SimCity.[31] Suele aparecer en las películas que están ambientadas en Sevilla, entre las que se incluyen las producciones de Hollywood Knight and Day (2010) y Assassin’s Creed (2016).[32]

La Giralda inspiró, en el año 2007, la portada de la Feria de Abril. El diseño fue obra de Ricardo Hernández González.[33]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b c d Almagro Gorbea, 2007, p. 55-58.
  2. «Cathedral, Alcázar and Archivo de Indias in Seville» (en inglés). UNESCO Culture Sector. Consultado el 10 de febrero de 2013. 
  3. Bosch Vilá, 1984, p. 154.
  4. a b Falcón Márquez, 1989, p. 26.
  5. «La conquista de Santarem». Ayudamos a Conocer. Consultado el 24 de septiembre de 2016. 
  6. a b c d e f Falcón Márquez, 1989, p. 27.
  7. Falcón Márquez, 1985, p. 27.
  8. Falcón Márquez, 1989, p. 28.
  9. musulmanesandaluces.org. «El yâmûr andalusí». Consultado el 9 de abril de 2014. 
  10. Falcón Márquez, 1989, p. 29.
  11. a b Falcón Márquez, 1989, p. 35.
  12. Sobrino, 2009, p. 606.
  13. Falcón Márquez y 1989, Láminas 21, 22 y 24.
  14. a b c Falcón Márquez, 1989, p. 39.
  15. Falcón Márquez, 1989, p. 40.
  16. Falcón Márquez, 1989, p. 44.
  17. Diccionario de la Lengua Española
  18. Rubio, J. (11 de junio de 2013). «Veinte años desde que un Papa rezó en la Giralda». ABC de Sevilla. 
  19. Historia del Arte Salvat (El arte islámico), Salvat editores
  20. a b Molina y otros, 1981, p. 53.
  21. a b c d e Molina y otros, 1981, p. 54.
  22. a b Llop i Bayo, Dr. Francesc (2016). «Catedral de Santa María de la Sede - Sevilla (Andalucía)». Inventario de las campanas de las Catedrales de España. Consultado el 9 de marzo de 2016. 
  23. Sor Bárbara "La hija de la Giralda". ABC de Sevilla, publicado el 1 de diciembre de 2007.
  24. «La Giralda de l'Arboç (L'Arboç - Baix Penedès)». Pobles de Catalunya. Consultado el 12 de mayo de 2016. 
  25. a b Antonio Morente (4 de diciembre de 2010). «La familia americana de la Giralda». El Correo de Andalucía. 
  26. Boriken365 (9 de febrero de 2013). «Torre Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras». Consultado el 29 de diciembre de 2013. 
  27. «Imagen publicitaria del Ron Havana Club». 
  28. «Giralda Towers in the United States». New York City Architecture. Consultado el 12 de mayo de 2016. 
  29. Molina y otros, 1981, p. 9.
  30. «"Balada de la Giralda" y "La torre de Sevilla"». ABC de Sevilla. 16 de septiembre de 2016. 
  31. «La Giralda salta de Sevilla a 'SimCity'». Diario de Sevilla. 8 de febrero de 2013. 
  32. «Sevilla, presente en Assassin’s Creed, con Michael Fassbender». El Correo de Andalucía. 12 de mayo de 2016. 
  33. «La portada de la Feria de Abril de 2007 alcanzará los 44 metros de altura». ABC de Sevilla. 5 de diciembre de 2006. 

Bibliografía[editar]

  • ÁLVAREZ BENAVIDES, Alfonso (1913). La Giralda: noticia histórico-descriptiva del grandioso monumento hispalense: descripción geométrica y artística expresando su volumen y peso. Sevilla. Editorial: Asociación de Libreros de Viejo.
  • FALCÓN MÁRQUEZ, Teodoro [1989] (1999). La Giralda: rosa de los vientos. Sevilla. Editorial: Diputación, Área de Cultura. ISBN 84-7798-153-1
  • BARRIONUEVO FERRER, Francisco (2000). Giganta de Sevilla. Sevilla. Editorial: Fundación El Monte. ISBN 84-89777-97-7
  • GARCÍA DEL MORAL, Amalio (1987). La Giralda: 800 años de historia, de arte y de leyenda. Sevilla. Editorial: Editoriales Andaluzas Reunidas. ISBN 84-7587-087-2 (v.1); 84-7587-086-4 (o.c.)
  • RODRÍGUEZ ESTÉVEZ, Juan Clemente (1998). El alminar de Isbiliya: La Giralda en sus orígenes (1184-1198). Sevilla. Editorial: Ayuntamiento, Área de Cultura. ISBN 84-95020-32-7
  • ALMAGRO GORBEA, Antonio; ZÚÑIGA URBANO, Juan Ignacio (2007). Atlas arquitectónico de la Catedral de Sevilla. Sevilla-Granada. Editorial: Escuela de estudios árabes. CSIC. ISBN 978-84-7170-213-5
  • MOLINA, Francisco (coord.) (1981). El Giraldillo. Editorial: Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla. D.L. SE-212-1981
  • BOSCH VILÁ, Jacinto (1984). Historia de Sevilla: La Sevilla islámica 712-1248. Editorial: Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. ISBN 84-7405-294-7
  • SOBRINO, Miguel (2009). Catedrales. Las biografías desconocidas de los grandes templos de España. Editorial:La Esfera de los Libros. ISBN 978-84-9734-868-3

Enlaces externos[editar]