Giovanni Battista Crespi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Giovanni Battista Crespi
SaintBoromeo.JPG
Información personal
Nacimiento 23 de diciembre de 1573jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Cerano, Italia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de octubre de 1632 Ver y modificar los datos en Wikidata
Milán, Ducado de Milán Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Pintor, escultor y arquitecto Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Retrato Ver y modificar los datos en Wikidata

Giovanni Battista Crespi, llamado el Cerano (Romagnaro Sesia, 23 de diciembre de 1573 - Milán, 23 de octubre de 1632) fue un pintor, arquitecto y escultor italiano, activo durante el manierismo tardío y el primer barroco.

Crespi fue un artista muy valorado en su tiempo y son muchos los encargos que realizó para las autoridades civiles y eclesiásticas de Milán. Su estilo es complejo; combina el colorido y una elegancia en la postura de las figuras típica del manierismo tardío al que por nacimiento pertenece, con una intensidad mística y un gusto por los detalles realistas que prefiguran el barroco.

Biografía[editar]

Entierro de Cristo.
Messa di San Gregorio per l'indulgenza delle anime del Purgatorio, Basilica di San Vittore (Varese)
Descanso en la huida a Egipto, circa 1595, Museo del Prado.
La Resurrezione de Meda

Hijo de un pintor ornamental menor, Raffaele Crespi, su primer y aparentemente único maestro, y de Camilla, creció con su hermano Ortensio Crespi (1578-1631), quien se convirtió en su principal colaborador junto con su yerno, Melchiorre Gherardini conocido como il Ceranino.[1]

La familia Crespi se mudó a Cerano, localidad a la que debe su apelativo, sólo más tarde. En 1591 el artista ya se había asentado en Milán. En ese año, está documentado un pago del conde Renato Borromeo, hermano del cardenal Federico, por la ejecución de obras decorativas dentro del palazzo Borromeo, ahora perdidas.[2]​ Esta comisión da testimonio de la actividad temprana del pintor, a los diecinueve años, ya al servicio de la familia que se volverá hegemónica en el Milán de principios del Seicento. Más tarde, dejó numerosos retablos en varias localidad del oeste de Lombardía (Incoronazione della Vergine con i ss. Agostino e Bonaventura en Trecate; Adorazione dei pastori, ahora en Mortara, Turín, Galleria Sabauda; Ultima Cena, Cerano). Es evidente en ellos la influencia de los principales artistas activos en Milán a finales del Cinquecento, Gaudenzio Ferrari y Pellegrino Tibaldi,, así como los manieristas nórdicos como Bartholomäus Spranger. Ya en los primeros días, antes del viaje al centro de Italia, hay referencias al arte de Federico Barocci y al ambiente manierista romano,[2]​ que representaba a la escuela hegemónica en esos años. Sus viajes a Roma, siguiendo a su patrón principal, Federico Borromeo, se remontan a 1596, con probables visitas a Bolonia y Florencia.

En 1598 se encargó del proyecto de la estatua monumental del Coloso de San Carlo Borromeo (de 21 metros de altura) en Arona, que debería haber sido el fulcro de un Sacro Monte nunca terminado. Se conservan numerosos dibujos de su mano de esta obra, hoy propiedad del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. La resurrección de meda

Las primeras grandes comisiones obtenidas por el pintor en la capital del ducado son los dos grandes retablos con il Voto dei santi francescani [El voto de los santos franciscanos], en la Inmaculada Nueva de los Capuchinos en Milán, destruidos en Berlín en 1945, y el il Battesimo di Cristo [Bautismo de Cristo] (Frankfurt del Meno, Städelsches Kunstinstitut), respectivamente de 1600 y 1601. Con ellos comienza la larga serie de prestigiosas comisiones en las principales obras milanesas.[3]​ En 1602 y 1603, Crespi trabajó (con cuatro pintores) en la primera serie de Fatti della vita del Beato Carlo Borromeo [Hechos de la vida del Beato Carlo Borromeo] del Quadroni para la catedral de Milán y proporcionó algunos retablos para la iglesia de Santa María presso San Celso. La serie de Quadroni de San Carlo se completó en 1610 con el grupo de Miracoli [Milagros], más pequeño en tamaño; Cerano participó con seis pinturas al temple. Incluso la dirección de la ceremonia romana de la canonización de San Carlo fue encomendada por Federico Borromeo a Cerano, quien pintó una serie de lienzos para un aparato temporal para la basílica de San Pedro del Vaticano, de los cuales hoy solo queda el Sant'Ambrogio de la Pinacoteca Ambrosiana. A partir de la segunda década del siglo, que lo considera un protagonista de la escena milanesa, también está la adopción de un estilo cada vez más decidido y personal. Las características de este punto de inflexión son el acentuuado realismo, marcadamente expresivo, una mayor síntesis en la composición y la construcción más escultural y robusta de las figuras.[2]

En los años siguientes, Cerano pintó algunas de las obras que aún hoy se consideran sus obras maestras: la Deposizione de Novara, la Crocifissione de Mortara, la Madonna del Rosario de Brera. En 1614 pintó la Messa di San Gregorio Magno per Varese, y un retablo para la Certosa di Pavia; en 1618 terminó el Battesimo di Sant'Agostino para la iglesia milanesa de [i[glesia de San Marco (Milán)|S. Marco]]. Obra, esta última, caracterizada por una gran complejidad de composición y fuertes acentos visionarios.

En 1621 se convirtió en el primer presidente de la Accademia Ambrosiana, fundada por el cardenal Federico Borromeo. Como profesor de pintura, entre sus alumnos se encontraban Daniele Crespi y Carlo Francesco Nuvolone. Alrededor de 1626, terminó la Resurrezione di Cristo para el convento de las monjas de San Víctor en Meda, considerada una de sus obras maestras, con un cromatismo extraordinario.

A partir de 1629 dirigió la Fabbrica del Duomo, suministrando diseños para esculturas y también como arquitecto, diseñando también un nuevo proyecto de fachada que reelaboraba ​​el del siglo XVI de Pellegrino Tibaldi, como una alternativa a la de Francesco Maria Richino. Del proyecto ceranesco permanecen, en la fachada actual de la catedral, los cinco portales. Otra de sus obras arquitectónicas es la fachada de San Paolo Converso también en Milán.

Sus últimos trabajos fueron la Crocifissione para la iglesia de San Protaso en Monachos de Milán, hoy en el Seminario deVenegono Inferiore debido a la demolición de la iglesia, y La Madonna libera Milano dalla peste (1631), en Santa Maria delle Grazie. La Strage degli Albigesi [La matanza de los albigenses] para la iglesia de San Domenico en Cremona (hoy en el Museo civico Ala Ponzone) quedó sin terminar debido a la muerte del artista y fue terminada por su alumno Melchiorre Gherardini (1632).

Obras destacadas[editar]

Adorazione dei Pastori, Turín, Galleria Sabauda
S. Carlo in meditazione notturna davanti al Cristo morto, Madrid, Prado
Fachada de San Paolo Converso, Milán
Crocifissione, con i Santi Ambrogio, Lorenzo e Maria Maddalena, Mortara, Basilica di San Lorenzo

I Quadroni di San Carlo[editar]

Miracolo di Aurelia Degli Angeli (1610)
Particolare di uno dei Quadroni di San Carlo (1603)

Se propone una lista cronológica de las pinturas de Giovanni Battista Crespi hechas para el duomo de Milán. Las obras forman parte de la colección de los Quadroni di San Carlo y narran episodios de la vida y los milagros de san Carlo Borromeo. Las telas se exhiben al público entre noviembre y diciembre en el Duomo. El Cerano trabajó tanto en el ciclo de I fatti della vita del beato Carlo [Los hechos de la vida del beato Carlo] (1602-1603), como en el posterior I Miracoli di San Carlo (1610), demostrando ser un pintor capaz de llevar a cabo una renovación estilística en sus obras. La comisión fue hecha por el Capítulo del Duomo, que había solicitado el primer ciclo con motivo de la beatificación de Carlo Borromeo (que tuvo lugar en 1602) y el segundo para su canonización (1610).

  • I Fatti della Vita del beato Carlo (1602-1603):
  • Il Santo visita gli appestati (1602);
  • Il Santo vende il principato d'Oria (1602);
  • Il Santo fonda collegi dei Gesuiti, dei Barnabiti e dei Teatini (1603);
  • Il Santo erige croci in città (1603);
  • I Miracoli di San Carlo (1610):
  • Miracolo di Aurelia degli Angeli (1610);
  • Miracolo di Giovanna Marone (1610);
  • Risanamento del cappuccino fra' Sebastiano da Piacenza (1610);
  • Miracolo di Margherita Vertua, affetta da una "infirmità disperata", che guarisce dopo essere stata benedetta da S. Carlo che stava passando per via Orefici davanti al negozio da orafo del marito (1610);
  • Miracolo di Beatrice Crespi guarita di un cancro alla mammella (1610);

Notas[editar]

  1. Domenico Sedini, Melchiorre Gherardini, catalogo online Artgate della Fondazione Cariplo, 2010.
  2. a b c Mina Gregori (a cura di), Pittura a Milano dal seicento al neoclassicismo, p.202, op.cit.
  3. Marco Rosci, voce del Dizionario Biografico degli Italiani, op.cit.

Bibliografía[editar]

  • Il Cerano: protagonista del Seicento lombardo, 1573-1632, a cura di Marco Rosci, Motta editore, Milán, 2005,(Catalogo della Mostra tenuta a Milán, 24 febbraio-5 giugno 2005)
  • Maria Teresa Fiorio, Le chiese di Milanon, Electa, Milán, 2006
  • Mina Gregori (a cura di), Pittura a Milano dal seicento al neoclassicismo, Cariplo, Milán, 1999.
  • Marco Rosci, voce del Dizionario Biografico degli Italiani, Volume 30, Treccani, 1984.
  • Marco Rosci, I quadroni di San Carlo del Duomo di Milano, Ed. Ceschina (1965)
  • P. De Vecchi, E. Cerchiari, Arte nel tempo: dalla crisi della Maniera al Rococò, Milán, Bompiani, 2009.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • The Grove Dictionary of Arts, MacMillan Publishers (2000)
  • Varios Autores, Museo del Prado: Catálogo de las Pinturas, Ed. Ministerio de Educación y Ciencia (2006) ISBN 84-87317-53-7

Enlaces externos[editar]