Gesio Floro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gesio Floro

Gobernador de la provincia de Judea
64-66
Monarca Nerón
Predecesor Luceyo Albino
Sucesor Marco Antonio Juliano

Información personal
Nombre en latín Gessus Florus Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento Siglo I
Clazómenas (Turquía) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento Siglo I Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Político

Gesio Floro (en latín: Gessius Florus) fue el procurador romano de Judea entre los años 64 y 66. Era natural de Clazómenas en la provincia romana de Asia (actualmente en la provincia de Esmirna en Turquía). Fue designado procurador por el emperador Nerón, para sustituir a Luceyo Albino. En esta decisión influyó la amistad de la esposa de Gesio Floro con Popea Sabina, la esposa de Nerón. Se considera que su avaricia, falta de equidad, incompetencia, y falta de escrúpulos fueron en parte una de las causas que motivaron los disturbios de Jerusalén que desencadenaron la primera guerra judeo-romana.

Carrera política[editar]

Gesio Floro fue designado procurador por el emperador Nerón, para sustituir a Luceyo Albino, decisión en la que influyó la amistad de su esposa con la emperatriz Popea Sabina.

Al tomar posesión de su cargo en Cesarea, aplicó la política de favorecer a la población griega local, en detrimento de los habitantes judíos. En una ocasión los sacerdotes judíos estaban realizando el culto, y un griego sacrificó varias aves sobre un recipiente de barro a la entrada de la sinagoga, un acto que hacía que el edificio quedara ritualmente impuro. En respuesta a esta acción, los judíos solicitaron una audiencia con Gesio Floro para pedir una reparación. A pesar de aceptar un pago de ocho talentos para escuchar el caso, Floro se negó a oír las quejas de los judíos y mando encarcelar a los peticionarios.

En otra ocasión ordenó retirar diecisiete talentos del tesoro del Templo de Jerusalén, afirmando que el dinero era para el Emperador. En respuesta a esta acción, se produjeron disturbios y Floro reaccionó enviando tropas a Jerusalén con la finalidad de arrestar a los líderes de la revuelta, los cuales tras ser detenidos fueron azotados y crucificados, a pesar de que muchos de ellos eran ciudadanos romanos. Tras el estallido de la Gran Revuelta Judía del año 66, fue reemplazado como procurador por Marco Antonio Juliano.[1]

Notas[editar]

  1. El origen de la revuelta judía contra Roma (66 d. C.) según el testimonio de Tito Flavio Josefo. Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t. 21, 2008. Autor: Eduardo Pitillas Salañer.


Predecesor:
Luceyo Albino
Procurador romano de Judea
64-66
Sucesor:
Marco Antonio Juliano