Geografía de Suiza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Geografía de Suiza
Switzerland-CIA WFB Map.png
Continente Europa
Región Europa central
Área
Total 41.290 km2
Tierra 39.550 km²
Agua 1.740 km²
Línea de costa 0 km
Coordenadas 47º 00' N 08° 00' E
Fronteras
Territorial 1.852 km
 • Austria 164 km
 • Francia 573 km
 • Italia 740 km
 • Liechtenstein 41 km
 • Alemania 334 km
Extremos de elevación
Elevación mínima 195 msnm (Lago Mayor)
Elevación máxima 4.634 m (Pico Dufour)
Vista de la cara norte del Eiger (3.970 m, Alpes Berneses).

Suiza (nombre local, Schweizerische Eidgenossenschaft (alemán); Confederation Suisse (francés); Confederazione Svizzera (italiano); Confederaziun Svizra (romanche)) es un país europeo, que se encuentra situado aproximadamente en el centro de dicho continente. Con una superficie total de 41.290 km², limita al oeste con Francia, al sur con Francia e Italia, al este con Liechtenstein y Austria y al norte con Alemania.

Geografía física[editar]

Datos básicos[editar]

Puesta de sol en el Piz Bernina, en una vista desde el refugio de Boval.

Relieve[editar]

Se trata de un hermoso país eminentemente montañoso cuyas cordilleras se alinean en sentido suroeste-noreste. Está bordeado al sur por la cadena montañosa de los Alpes y al oeste por la del Jura, y cuenta con numerosas cimas por encima de los 4.000 m de altura. Esto determina que Suiza esté conformada por tres grandes regiones naturales: la cordillera de los Alpes en la mitad suroriental del país, la cordillera del Jura en el noroeste y la meseta suiza o corredor de Mittelland (Tierra del Medio), entre ambas. Cabe añadir las zonas de Basilea (situada más allá del Jura en la fosa tectónica de la fosa renana) y el distrito de Mendrisio, perteneciente a la cuenca del río Po.

Los Alpes[editar]

Los Alpes suizos ocupan la mayor parte del territorio, aproximadamente el 62,5 %, en sus zonas central y sur-oriental. Van desde el Mont Blanc hasta el Ortles. Se trata de una zona de levantamiento reciente que da su nombre a la orogenia alpina producida durante el terciario o cenozoico, que se va elevando progresivamente, con una altitud media de unos 1.700 msnm, pero que posee numerosas cumbres de más de 4.000 m de altura. Debido a la acción glaciar, se han formado en esta región valles en artesa y cubetas donde pueden encontrarse lagos como los de Brienz, Cuatro Cantones, Sarnen, Thun o Zug.

En la zona correspondiente a los Alpes centrales hay que destacar la existencia de tres macizos diferenciados:

A su vez, el Rin marca la separación de la región del Rheintal.

El macizo alpino del San Gotardo ocupa lo que puede ser considerado como el centro de los Alpes, separando los Alpes occidentales (cantones de Valais, Vaud y Berna) de los Alpes orientales, que principian en el Cantón de los Grisones. Con el cantón de lengua alemana de Uri y el cantón de lengua italiana del Tesino, se trata, histórica y estratégicamente, de un importante lugar de paso entre Alemania e Italia.

El Tesino, el puerto del Simplon en el Valais y algunos valles del cantón de los Grisones son las únicas regiones de Suiza que vierten sus aguas hacia el sur, hacia el valle del río Po, en Italia. Lugano es la principal ciudad de la zona.

Nombre y superficie de los macizos alpinos en Suiza
Localización Superficie sobre el total de Suiza (suma = 62,5%) Nombre del macizo
Vertiente norte de los Alpes 27,8% Alpes berneses, Alpes uraneses, Alpes glaroneses y Prealpes appenzelleses
Alpes centrales occidentales 11,7% Alpes valaisanos
Alpes centrales orientales 14,1% Alpes Réticos
Vertiente sur de los Alpes 8,9% Alpes Lepontinos
Vista de los Alpes valaisanos.

La cordillera del Jura[editar]

Una pequeña parte de la cordillera del Jura se encuentra en Suiza, conformando la frontera con Francia y Alemania al noroeste del país. La cordillera del Jura corresponde a un levantamiento de la Era Secundaria o Mesozoica (el Jura le da nombre a un período del Mesozoico, el Jurásico), está formada por rocas calcáreas, y ocupa aproximadamente el 10,5 % del territorio de Suiza. Sus cumbres, con una altura media de unos 1.600 m, son de menor altitud que las de los Alpes suizos. Se alcanzan los 1.683 metros en el Tendre. Las ciudades en la zona se encuentran en los valles, a una altitud media de unos 1.000 m. Cabe destacar en el sector las ciudades de La Chaux-de-Fonds, Le Locle o Sainte-Croix, algunas de las cuales concentran la tradicional y famosa industria relojera suiza.

La meseta suiza[editar]

Vista de Lucerna, en la meseta suiza, desde el Pilatus.

La meseta suiza o Mitelland es la zona que se extiende entre las dos cadenas montañosas recién indicadas. Ocupa el 27 % del total del territorio de Suiza y agrupa a las regiones más llanas del país. La llanura ha sido cubierta por sedimentos fluviales y por detritos acumulados en las morrenas glaciares. Durante la glaciación de Würm, hace entre 20.000 y 10.000 años, con la retirada de los glaciares, la zona quedó sembrada con numerosos lagos, la mayoría de ellos, represados por dichas morrenas.

Se trata de una zona actualmente formada por colinas redondeadas por la erosión glaciar, y con una altura media de entre 400 y 600 m. Se extiende a todo lo ancho del país, formando un eje que va desde el lago Lemán al sudoeste hasta el lago de Constanza al nordeste.

Se trata de la zona más densamente poblada de Suiza, acogiendo por lo demás a la mayor parte de la población suiza, en razón de sus más benignas condiciones climatológicas.

Ríos y lagos[editar]

El río Aar a su paso por Berna.

Suiza tiene el 6 % de todas las reservas de agua dulce de Europa. El país comparte cinco cuencas hidrográficas y algunos de los más grandes lagos en Europa occidental con sus vecinos. Suiza tiene considerables reservas de aguas subterráneas.

Ríos[editar]

Suiza se encuentra asentada en la línea divisoria de aguas de cuatro cuencas hidrográficas. Las cuencas de los ríos Rin y Ródano ocupan la mayor parte del territorio, aunque algunas zonas del país pertenecen a la cuenca del río Danubio (el valle del río Eno, Inn en alemán, en el cantón de los Grisones) o a la cuenca del río Po (la zona del río Tesino). De este modo, los ríos y lagos de Suiza acaban por desaguar en el mar del Norte (Rin, Aar), en el mar Mediterráneo (Ródano), en el mar Negro (el Eno) o en el mar Adriático (Tesino).

En el macizo del puerto de San Gotardo confluyen el nacimiento del Rin anterior y del Rin posterior, por un lado y, por otro, el glaciar del Ródano, fuente de dos de los ríos más importantes de la Europa occidental: el Rin y el Ródano.

El río Aar es el río más largo cuyo cauce discurre íntegramente por territorio suizo, con una longitud de 295 km y una cuenca que abarca el 43 % de Suiza. Desemboca en el Rin en las cercanías de Coblenza. Su caudal, de 557 m³/s, es superior incluso al del Rin, con 439 m³/s. Su curso fue desviado en 1868 para evitar inundaciones en el Seeland pantanoso.

Vertiente Porcentaje de la superficie de Suiza. Principales afluentes en Suiza Lagos Desemboca en
Rin 68 % Aar, Reuss Lago de los Cuatro Cantones, lago de Neuchâtel, lago de Constanza, etc. Mar del Norte en un delta de los Países Bajos
Ródano 18 % Doubs Lago Léman Mar Mediterráneo en un delta (la Camargue) en Francia
Po 9,3 % Tesino Lago Mayor, lago de Lugano Mar Adriático en un delta al noreste de Italia
Danubio 4,4 % Eno Mar Negro
Adigio 0,3 % Rom Mar Mediterráneo
Las cinco cuencas presentes en Suiza.

Lagos[editar]

Una vista del Lago Mayor, el punto más bajo de Suiza.

Hay numerosos lagos naturales en Suiza (lago de Ginebra, en el Ródano; lago de Constanza, en el Rin; lago Mayor, en el río Tesino) y lagos artificiales (Sihlsee, Grande Dixence). Los lagos y los embalses contienen el 50 % del agua almacenada, los glaciares el 28 %, el agua subterránea 20 % y los ríos 2 %.[1] Tanto el Rin como el Ródano atraviesan en su recorrido un gran lago, que en ambos casos es fronterizo: el lago de Constanza, fronterizo con Austria y Alemania, para el Rin; y el lago Lemán, fronterizo con Francia, para el Ródano.

Los lagos de la zona llana del país son los de mayor superficie. Entre estos destacan los dos principales lagos de Suiza, ubicados cada uno de ellos en un extremo de la meseta suiza: el lago Lemán al oeste, con una superficie de 580,03 km², compartido con Francia, y el Lago de Constanza, al norte, compartido con Alemania y Austria y con una superficie total de 536 km². El tercer lago del país, el lago Mayor, con una superficie de 212 km², es un lago compartido con Italia, existente al sur del país. Por su parte, el lago de Neuchâtel, el mayor lago cuya superficie está completamente en el interior del territorio suizo, con 217,9 km², pertenece igualmente a esta tipología.

Con respecto a los lagos de montaña, algunos ejemplos son el lago de Silvaplana, a 1.799 m de altitud, en la Engadina, que tiene la peculiaridad de estar sometido a fuertes vientos constantes procedentes del puerto de montaña de la Maloja, lo que le hace apropiado para la práctica del windsurf y del kitesurf. Otro lago a destacar es el lago de Märjelen, lago de origen glaciar muy próximo al glaciar de Aletsch (en el cantón del Valais), glaciar que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También existen en Suiza embalses de origen artificial, generalmente destinados a su uso como central hidroeléctrica para la producción de energía eléctrica. Entre estos destacan el lago de Dix, con la presa de la Grande-Dixence, o el lago de la Gruyère, en el cantón de Friburgo.

Clima[editar]

Efecto Foehn. La topografía obliga a la masa de aire a ascender, condensando el vapor de agua y dando lugar a lluvias (efecto barrera). A sotavento el aire ya seco desciende rápidamente aumentando la presión atmosférica y la temperatura (efecto Foehn). La denominación técnica en Climatología del fenómeno procede del viento suizo de dicho nombre.

Los Alpes conforman una barrera climática en el país: al norte, que ocupa la mayor parte de la superficie, el clima es templado, oceánico o continental según la orientación este-oeste de los vientos dominantes, con las cuatro estaciones perfectamente marcadas y delimitadas. Por el contrario, en el territorio situado al sur de los Alpes (el Valais, el Tesino y la Engadina) se da un clima más suave, de tipo mediterráneo.

Los vientos dominantes en Suiza son el Foehn y el Bise. El Foehn es un viento fuerte, cálido y seco, que se produce cuando un viento ha circulado sobre una cadena montañosa para descender por la otra vertiente, habiendo perdido de ese modo toda su humedad. El Bise es un viento procedente del norte, frío y seco, que nace en el nordeste de Europa y sopla a través de las llanuras continentales, alcanzando especialmente la zona de la meseta suiza.

Tratándose de un país con una variada orografía y dotado de fuertes contrastes, existe en consecuencia en Suiza una gran variedad de microclimas.

Hay también un elevado contraste respecto de las lluvias. Las precipitaciones anuales son muy altas en los Alpes y el cantón del Tesino (del orden de 2.000 mm anuales) pero son mucho más escasas en el valle del Ródano (unos 600 mm anuales).

Los cantones del Valais y del Tesino se benefician de un elevado número de horas de sol al año (alrededor del 60 %), mientras que la meseta suiza tiene alrededor del 50 % en verano, para caer hasta el 20 % en invierno.

Datos climáticos[editar]

El primer factor que incide en las temperaturas es, lógicamente, la altitud, lo que debe ser tenido en cuenta. Una red del Instituto Suizo de Meteorología cubre la totalidad del país y, a partir de sus mediciones, pueden ofrecerse los siguientes datos:

  • La temperatura media de la meseta suiza en el mes de enero se encuentra entre -1 °C y 1 °C, mientras que en el mes de julio se encuentra entre 16 °C y 19 °C. La temperatura media anual es en esta zona de entre 7 °C y 9 °C.
  • La temperatura media anual más alta de Suiza corresponde a Locarno-Monti, al sur del país, con 11,5 °C.
  • La temperatura media anual más baja de Suiza corresponde al puerto de montaña del Jungfraujoch, con -7,5 °C.

Para altitudes comparables, la temperatura en la región de Basilea y en el valle del Ródano es entre 1 y 2 °C más elevada, mientras que es entre 2 y 3 °C más alta en la llanura de Magadino, en el cantón del Tesino.

Diversidad climática[2]
Lugar Altitud de la estación meteorológica Precipitaciones anuales medias Duración de la insolación media en agosto Duración de la insolación media en diciembre Temperatura max. mensual media Temperatura min. mensual media
La Chaux-de-Fonds (Jura) 1.018 m 1.410 mm/año 40% 40% +19,6 °C -6,4 °C
Berna 565 m 1.040 mm/año 50% 20% +23,5 °C -3,9 °C
Sion (Valais) 482 m 600 mm/año 60% 50% +25,7 °C -4,8 °C
Säntis (Appenzell) 2.490 m 2.900 mm/año 55% 30% +7,5 °C -10,3 °C
Locarno-Monti (Tesino) 366 m 1.850 mm/año 60% 60% +25,9 °C +0,1 °C
Vista panorámica de la ciudad de Lugano.

Meteorología extrema[editar]

Una vista del Säntis, récord suizo de altitud de nieve en 1999.

Algunos datos de meteorología extrema en Suiza:[3]

Fenómenos meteorológicos y morfológicos[editar]

Vista de la localidad de Brig, que fue afectada por inundaciones en 1993, y el Glishorn.

Por lo que respecta a los fenómenos morfológicos, y específicamente a la tectónica, hay que tener presente que la región de Basilea, en la fosa renana, y el cantón del Valais son los lugares del país con mayor actividad sísmica. A este respecto, debe recordarse que la ciudad de Basilea quedó destruida por el Terremoto de Basilea de 1356.

Referente a los fenómenos meteorológicos, cabe destacar lo siguiente:

  • El calentamiento global parece estar provocando en los Alpes el retroceso de los glaciares. El permafrost se está fundiendo, las rocas tienden a la inestabilidad y ello provoca más frecuentes avalanchas.[4] Sin embargo, tampoco hay que descartar el crecimiento de la población en las zonas urbanas de los valles alpinos, lugares en los que la brisa de valle puede llevar una gran cantidad de calor (calefacción, industrias y servicios, etc.) hacia el curso de los glaciares de montaña, haciendo que el frente de los mismos vaya retrocediendo de manera inevitable. Es un efecto del calentamiento local y no global aunque no se descarte este último.
  • A altitudes medias, la capa de nieve tiende constantemente a la baja.
  • Las inundaciones debidas a ríos desbordados (como en Brig el 24 de septiembre de 1993) y las avalanchas de nieve son cada vez más frecuentes en zonas de montaña.
  • El granizo y la niebla son fenómenos que afectan en mayor medida a la meseta suiza.

Medio ambiente[editar]

Las condiciones climatológicas y orográficas de Suiza tienen una clara incidencia en la fauna y la flora del país, que es rica y variada, como corresponde a un país de contrastes.

Fauna[editar]

Imagen de dos ejemplares de cabra alpina en los Alpes.

Por lo que respecta a la fauna en Suiza, hay que tener en cuenta la intensa presión antrópica sobre el territorio, que ha forzado a la fauna salvaje a abandonar las zonas más bajas del país para refugiarse en las zonas de montaña.

Entre los animales emblemáticos de la fauna suiza, hay que destacar el rebeco, que ocupa todas las zonas montañosas del país.

En la zona del cantón de los Grisones podemos encontrar osos pardos, lobos, venados, cabras alpinas (un endemismo de los Alpes), corzos, marmotas, gangas (otro endemismo) o urogallos, sin olvidar los más comunes, como diversos tipos de águilas, falcónidos, buitres, tejones, zorros, garduñas, comadrejas o nutrias.

Por lo que respecta a lagos y ríos, junto a especies comunes como carpas (especie introducida modernamente), percas o truchas, existen otras varias que constituyen endemismos, a veces exclusivos de cada uno de los lagos en que se encuentran.

Flora[editar]

Imagen de un bosque suizo plantado como protección contra las avalanchas.

Tanto las zonas bajas de los valles como las pendientes soleadas de la meseta suiza, en alturas no muy elevadas, son perfectamente adecuadas para el cultivo de cereales, cultivándose trigo, centeno y cebada (y patatas) hasta alturas de unos 1.300 m, que pueden llegar a los 2.000 m en zonas especialmente favorecidas por sus microclimas particulares.

En las zonas más cálidas del cantón del Tesino se cultivan igualmente la vid y diversos árboles frutales.

Sin embargo, debido a las dificultades que experimenta la agricultura debido a la difícil orografía del terreno y a la competencia de los productos agrícolas de importación, buena parte del territorio se dedica a pastos para el ganado, que han sustituido a buena parte del terreno antaño dedicado al bosque.

El bosque, en razón de esta presión humana, ha quedado hoy en día reducido en Suiza a la ocupación de las laderas en umbría de las montañas. En alturas bajas, hasta los 1.250 m, encontramos a árboles de hoja caduca, como hayas o robles, pero también podemos ver castaños, tilos, olmos y coníferas. Hasta los 1.500 o 1.600 m (e incluso ocasionalmente a alturas superiores a los 2.000 m) encontramos las grandes masas boscosas, formadas especialmente por coníferas. En el piso superior encontramos ya la zona de matorral alpino, y en las zonas más altas, cubiertas en invierno por la nieve, aparecen los pastizales en verano.

Ecorregiones[editar]

Según WWF, el territorio de Suiza se reparte entre tres ecorregiones:

Áreas protegidas[editar]

Destacan en su patrimonio natural tres sitios patrimonio de la Humanidad declarados por la Unesco, todos ellos clasificados como “bien natural”: los Alpes suizos Jungfrau-Aletsch (2001, ampliado en 2007), el Monte San Giorgio (2003) y el Sitio tectónico suizo del Sardona (2008). Cuenta con dos reservas de la biosfera: Parc Suisse y Entlebuch. 8.676 hectáreas están protegidas como humedales de importancia internacional al amparo del Convenio de Ramsar, en total, 11 sitios Ramsar, entre los que destaca el lago Leman. Tiene un parque nacional terrestre de 16.887 hectáreas, el Schweizerischer Nationalpark.

Geografía humana[editar]

Suiza no es más, por decirlo de alguna manera, que una ciudad-estado dividida en trece barrios de los que unos están en el valle, otros en las riberas, otros en las montañas. […] Hay barrios más o menos poblados, pero todos ellos lo están lo suficientemente como para demostrar que se está siempre en la ciudad.[5]

1763, Jean-Jacques Rousseau

Según los datos del censo de población del país al 1 de enero de 2007, Suiza tiene 7.508.739 habitantes, con una densidad de población de 181,85 habitantes/km2.

Según el censo de población a 1 de enero de 2007, Suiza cuenta con 7.508.739 habitantes lo que, habida cuenta de que la superficie del país es de 41.290 km2, nos da una densidad de 181,85 habitantes/km2.

Las principales ciudades de Suiza, en términos de población humana, son Zúrich, Ginebra, Basilea, Berna y Lausana. Ciudades capital de cantón, además de las anteriores, son: Altdorf, Schwyz, Sarnen, Stans, Glaris, Zug, Friburgo im Üechtland, Soleura, Liestal, Schaffhausen, Herisau, Appenzell, Sankt Gallen, Coira, Aarau, Frauenfeld, Bellinzona, Sion y Neuchâtel. Otras ciudades destacadas, no capitales de cantón, son: Winterthur, Biel-Bienne, La Chaux-de-Fonds, Thun o Lugano.

Relación de los movimientos de población en Suiza en los últimos años:[6]

Población
01-01
Nacimientos Defunciones Saldo
natural
Saldo
migratorio
Población
31-12
Crecimiento %
1971 6.193.064 96.261 57.856 38.405 2.275 6.233.744 40.680 0,7
1972 6.233.744 91.342 56.489 34.853 19.571 6.288.168 54.424 0,9
1973 6.288.168 87.518 56.990 30.528 7.829 6.326.525 38.357 0,6
1974 6.326.525 84.507 56.403 28.104 1.656 6.356.285 29.760 0,5
1975 6.356.285 78.464 55.924 22.540 -57.847 6.320.978 -35.307 -0,6
1976 6.320.978 74.199 57.095 17.104 -54.053 6.284.029 -36.949 -0,6
1977 6.284.029 72.829 55.658 17.171 -22.881 6.278.319 -5.710 -0,1
1978 6.278.319 71.375 57.718 13.657 -6.820 6.285.156 6.837 0,1
1979 6.285.156 71.986 57.454 14.532 3.885 6.303.573 18.417 0,3
1980 6.303.573 73.661 59.097 14.564 17.106 6.335.243 31.670 0,5
1981 6.335.243 73.747 59.763 13.984 23.677 6.372.904 37.661 0,6
1982 6.372.904 74.916 59.204 15.712 21.097 6.409.713 36.809 0,6
1983 6.409.713 73.659 60.756 12.903 5.217 6.427.833 18.120 0,3
1984 6.427.833 74.710 58.602 16.108 11.955 6.455.896 28.063 0,4
1985 6.455.896 74.684 59.583 15.101 13.837 6.484.834 28.938 0,4
1986 6.484.834 76.320 60.105 16.215 22.364 6.523.413 38.579 0,6
1987 6.523.413 76.505 59.511 16.994 26.392 6.566.799 43.386 0,7
1988 6.566.799 80.345 60.648 19.697 33.477 6.619.973 53.174 0,8
1989 6.619.973 81.180 60.882 20.298 33.579 6.673.850 53.877 0,8
1990 6.673.850 83.939 63.739 20.200 56.643 6.750.693 76.843 1,2
1991 6.757.188 86.200 62.634 23.566 61.440 6.842.768 85.580 1,3
1992 6.842.768 86.910 62.302 24.608 40.156 6.907.959 65.191 1,0
1993 6.907.959 83.762 62.512 21.250 39.512 6.968.570 60.611 0,9
1994 6.968.570 82.980 61.987 20.993 30.883 7.019.019 50.449 0,7
1995 7.019.019 82.203 63.387 18.816 24.519 7.062.354 43.335 0,6
1996 7.062.354 83.007 62.637 20.370 - 1.378 7.081.346 18.992 0,3
1997 7.081.346 80.584 62.839 17.745 - 2.626 7.096.465 15.119 0,2
1998 7.096.465 78.949 62.569 16.380 10.692 7.123.537 27.072 0,4
1999 7.123.537 78.408 62.503 15.905 16.149 7.164.444 40.907 0,6
2000 7.164.444 78.458 62.528 15.930 17.660 7.204.055 33.194 0,46
2001 7.197.638 72.295 61.228 11.067 41.843 7.255.653 58.015 0,8
2002 7.255.653 72.372 61.768 10.604 48.921 7.313.853 58.200 0,8
2003 7.313.853 71.848 63.070 8.778 43.027 7.364.148 50.295 0,7
2004 7.364.148 73.082 60.180 12.902 40.462 7.415.102 50.954 0,7
2005 7.415.102 72.903 61.124 11.779 36.180 7.459.128 44.026 0,6
2006 7.459.128 73.371 60.283 13.088 39.368 7.508.739 49.611 0,7
2007 7.508.739
Población
01-01
Nacimientos Defunciones Saldo
natural
Saldo
migratorio
Población
31-12
Crecimiento %

Notas:

Los totales de población a fecha 31-12 incluyen diversos ajustes estadísticos y rectificaciones.
Las divergencias entre los datos de población a final de año y principio de año que aparecen en 1990/1991 y 2000/2001 se deben a adaptaciones del balance relacionadas con la normativa de los censos de 1990 y 2000.

Idiomas[editar]

Las diferentes lenguas oficiales de Suiza: alemán, francés, italiano, romanche.

En Suiza se hablan cuatro idiomas diferentes: el alemán, el francés, el italiano y el romanche.

El alemán es el idioma más hablado del país, hablándose en diversos dialectos en el norte, el centro y el este del país.

El francés es la segunda lengua más hablada, y su área de localización es la parte occidental de Suiza. Tiene pocas diferencias con el francés hablado en Francia.

El italiano se habla en el sur del país, en el cantón del Tesino y algunos puntos del cantón de los Grisones. Se habla en la variante dialectal tesina, muy similar al habla propia de la Lombardía italiana.

El romanche, rético o retorromano se habla únicamente por una minoría diseminada por el cantón de los Grisones, el más extenso y menos poblado del país.

Entre la población inmigrante en el siglo XX, persiste el uso de sus lenguas propias, utilizadas por casi el 10% de la población.

Demografía[editar]

La población suiza entre 1798 y 1910
1798 1837 1850 1860 1870 1880 1890 1900 1910
1.664.832 2.190.258 2.392.740 2.510.494 2.655.001 2.831.787 2.917.754 3.315.443 3.753.293
La población suiza entre 1920 y 2000
1920 1930 1941 1950 1960 1970 1980 1990 2000
3.880.320 4.066.400 4.265.703 4.714.992 5.429.061 6.269.783 6.365.960 6.873.687 7.288.010
Vista desde las montañas de la ciudad de Interlaken.

Entre 1850 y 1880, la población suiza creció moderadamente, debido esencialmente a un fuerte saldo migratorio negativo. Dicha emigración se produjo especialmente en las regiones agrícolas, en el norte del país y en los cantones de Vaud y Lucerna. El motivo fundamental fue la importación de cereales, que redujeron las posibilidades de los pequeños agricultores del país. Por lo que respecta a los valles del cantón del Tesino y del cantón de los Grisones, llegaron a perder hasta a la mitad de su población, con destino principalmente a América. Las regiones del Jura (debido a la industria relojera) y de la Suiza oriental (debido a la industria textil) vieron, sin embargo, aumentar su población en este período.

Entre 1880 y 1910 se produjo en Suiza un fuerte desarrollo económico, acompañado de importantes transformaciones sociales. La inmigración procedente de los países vecinos, una elevada tasa de natalidad y la reducción de la tasa de mortalidad conllevaron un fuerte aumento de la población. De este modo, las grandes ciudades aumentaron fuertemente su número de habitantes: Zúrich (+ 150%), Lucerna, Saint-Gallen, Lausana y Basilea (+ 120% ), Berna y Biel-Bienne (+ 100%), así como las zonas industriales a lo largo de las riberas del río Aar entre Biel-Bienne y Aarau. Por otra parte, durante este período se sentaron las bases del desarrollo del turismo en diversos lugares (Montreux, Montana, Zermatt, Interlaken, la región de los lagos en el cantón del Tesino, en la Alta Engadina, o en Davos y Arosa.

Vista de las montañas que rodean al Lago Lemán desde el mismo lago.

Entre 1910 y 1941 se produce una inversión de la situación. Hay un proceso de estancamiento económico y un repliegue hacia sí mismo del país, hacia sus propios valores nacionales. La tasa de población extranjera pasa del 16% a tan sólo el 5%, la tasa de natalidad cae rápidamente, se impone el modelo familiar de familia reducida y se incrementan las disparidades regionales. La industria relojera del Jura entra en una crisis económica, a la vez que la industria textil decae en la Suiza oriental, que entra en crisis el turismo. Continúa el proceso de despoblación en los valles al sur de los Alpes y en las zonas rurales del cantón de Friburgo y del cantón de Vaud, y aparece el fenómeno en el cantón del Valais, la Suiza central y el cantón de los Grisones. La población de los núcleos urbanos se estanca o, incluso, retrocede. Inversamente, la población de los alrededores de las ciudades crece, dando inicio a un fenómeno de conurbación.

Entre 1941 y 1971 (hay que recordar la neutralidad suiza durante la Segunda Guerra Mundial) tiene lugar un fuerte crecimiento económico y demográfico en las regiones urbanas, suburbanas, industriales o turísticas. El crecimiento en la meseta suiza es generalizado entre el Lago de Constanza y Neuchâtel o Friburgo im Üechtland. La cuenca del Lago Lemán y las aglomeraciones urbanas del cantón del Tesino constituyen nuevos polos de crecimiento. Por el contrario,todas las regiones de montaña no turísticas del país entran en una fase de declive. También las zonas rurales de la meseta suiza alejadas de las grandes vías de comunicación ven perder su población en beneficio de las periferias de los grandes núcleos urbanos e incluso de ciudades de menor tamaño.

La ciudad de Ginebra, en una vista general con el lago.

Entre 1971 y la actualidad, hay que destacar en primer lugar la crisis económica de 1973-1974, que comportó una recesión demográfica de tres años de duración, de forma que hasta 1981 no se recuperaron los niveles de 1974. La tasa de natalidad se recuperó a partir de los años 1980 y, especialmente, de los años 1990, debido al fuerte crecimiento de la inmigración. Durante este período crece en general toda la meseta suiza, con excepción de algunas regiones rurales aisladas. A excepción de Ginebra, todas las grandes ciudades pierden habitantes en favor de su periferia residencial. El valle del Ródano en el cantón del Valais, la Suiza central, el cantón de Friburgo y el cantón del Tesino incrementan igualmente su población con tasas superiores a la media nacional. Sin embargo, los pequeños pueblos agrícolas y ganaderos alejados de los ejes de comunicación, en especial en los Alpes centrales y orientales, conocen pérdidas de población, en ocasiones muy severas.

Distribución de la población[editar]

Suiza es actualmente un país fuertemente urbanizado, en el que tres cuartas partes de sus habitantes residen en las ciudades y una cuarta parte en la montaña. Además, la tasa de crecimiento demográfico es superior en el medio urbano (0,7%) que en el medio rural (0,5%). La mitad de la población urbana del país (unas 2.718.000 personas) viven en las conurbaciones de las cinco mayores ciudades del país: Zúrich, Ginebra, Basilea, Berna y Lausana. Las principales aglomeraciones urbanas del país tienen algunas diferencias entre sí, y alguna de ellas es incluso transfronteriza.

Fotografía del sector industrial de Zúrich en 1898, tomada por Eduard Spelterini (1852-1931), pionero de la aviación y la aerostática en Suiza.

La capital es Berna. Otras ciudades importantes son: Basilea, Ginebra, Lausana y Zúrich. Suiza es un estado federal, compuesto por 26 cantones soberanos, aunque desde 1999 se instituyeron unas regiones, a efectos meramente estadísticos, que pueden agrupar varios cantones.[11]

Las 7 grandes regiones suizas
Región Cantones Población (31.12.2001) Superficie [km2] Densidad [hab/km2]
Région Lemánica Ginebra, Valais y Vaud 1 305 284 8 718 149,72
Espacio Mittelland Berna, Friburgo, Jura, Neuchâtel y Soleura 1 667 261 10 062 165,70
Suiza Nor-Occidental Argovia, Basilea-campiña y Basilea-ciudad 999 024 1 959 509,97
Zurich Zúrich 1 228 628 1 729 710,60
Suiza Oriental Appenzell Rodas Exteriores, Appenzell Rodas Interiores, Glaris, Grisones, Sankt-Gallen, Schaffhausen y Turgovia 1 046 464 11 521 90,83
Suiza Central Lucerna, Nidwalden, Obwalden, Schwyz, Uri y Zug 689 267 4 485 153,68
Tesino Tesino 311 887 2 812 110,91

Tipología del territorio[editar]

Casco antiguo de la ciudad de Lucerna junto al Lago de los Cuatro Cantones.

En función de la intensidad de uso humano sobre el territorio (la llamada presión antrópica), podemos establecer cinco tipos diferenciados de utilización del territorio suizo: regiones metropolitanas, redes de ciudades, zonas rústicas (agrícolas y ganaderas), zonas de turismo alpino y alturas nevadas.

Las áreas metropolitanas en Suiza son tres, las correspondientes a las grandes conurbaciones de Zúrich, Ginebra-Lausana y Basilea.

Las redes de ciudades corresponden a ciudades próximas entre sí y vinculadas además por un denominador común. Entre éstas, destacaremos:

Bucólico paisaje en el valle del Emme, donde se elabora el queso de Emmental.

Las zonas más rústicas de Suiza, poseedoras de un hábitat con menor presión antrópica y con un uso del territorio principalmente con finalidades agrícolas y ganaderos, son esencialmente el cantón del Jura, las zonas rurales del Gros-de-Vaud y de la zona de los Gruyères hacia el oeste, el Entlebuch y el valle del Emme en el centro, y el Appenzell y Turgovia al nordeste del país.

Vista general de la localidad de Interlaken.

Por lo que respecta a las zonas de los Alpes de mayor vocación ligada al turismo, se trata de ciudades que experimentan fuertes fluctuaciones en su número de habitantes, ligadas a la estacionalidad turística. Entre este tipo de ciudades, podemos citar a Davos, Saint Moritz, Interlaken y su región, Gstaad, Montana, Zermatt o Verbier. Se trata de localidades volcadas a la práctica del esquí y resto de deportes de invierno.

Finalmente, están las zonas alpinas, con menos índice de ocupación humana, que se encuentran nevadas casi permanentemente y están poco utilizadas, pero que son poseedoras de un gran potencial de desarrollo, especialmente de tipo turístico. Se trata de las zonas del macizo del puerto de San Gotardo, de los valles alpinos del cantón del Tesino y del cantón de los Grisones, al igual que algunas zonas concretas del cantón del Valais o del Oberland bernés.

Geografía económica[editar]

El país posee una amplia red de comunicaciones, por carretera o ferrocarril, al igual que varios aeropuertos, red de comunicaciones que logra superar las dificultades impuestas por la orografía de Suiza.

Política urbanística[editar]

Tras haber constatado que las áreas urbanas adquieren cada vez más importancia en la vida económica y social del país y en las redes de comunicaciones, a la vez que la población abandona los centros históricos de esas áreas urbanas para pasar a residir en las zonas residenciales de las comunas limítrofes o cercanas, el Gobierno suizo decidió a partir del año 2001 prestar ayuda a los núcleos de la cincuentena de grandes áreas urbanas con que cuenta el país, pero también colaborar en el establecimiento de eficaces redes de transporte que hagan posible la aparición de nuevas redes interurbanas.

Infraestructuras de transporte[editar]

Imagen de una autopista suiza en el cantón del Valais.

La difícil orografía de Suiza ha hecho necesario un fuerte esfuerzo inversor, mantenido en el tiempo, para poder mantener la competitividad del país. Por ese motivo, existe en Suiza una densa y bien servida red de comunicaciones, sea por carretera, por autopista o por ferrocarril, a lo que se ha unido la construcción de aeropuertos o de canales para aprovechar las posibilidades de transporte fluvial.

Por otro lado, la presencia del país en un punto central en Europa, básico en un eje de comunicaciones norte-sur entre Alemania e Italia ha hecho que fuese de gran importancia el establecimiento de rutas que permitiesen franquear la barrera geográfica que suponen los Alpes. Así, ya desde 1882 se inauguró un túnel para franquear el paso de San Gotardo y, en 1906, se inauguró el túnel del Simplón.

Este punto central de Suiza en la red de comunicaciones europeas ha sido frecuentemente objeto de negociaciones entre el país y la Unión Europea. Así, el 21 de mayo de 2000 el electorado suizo aceptó en referéndum una serie de siete acuerdos en materia de transporte con la Unión Europea, tendentes a armonizar las condiciones del transporte entre ambos, a aceptar el paso por territorio suizo de más camiones pesados a cambio del pago de una tasa y a intensificar el tráfico ferroviario de paso por el país.

No obstante, el tema es objeto de debate y polémica en Suiza, debido a que colectivos ecologistas y asociaciones de vecinos afectados por el tráfico creciente pretenden lograr la reducción del tráfico por carretera e impedir la construcción de nuevas grandes obras como autopistas, que generan nuevos incrementos del tráfico y de la consiguiente contaminación.

Puertos de montaña y túneles[editar]

Vista del puerto de montaña de Nunufen, el segundo más alto de Suiza, a 2.478 m de altura.
El puerto del San Gotardo, por J.M.W. Turner(1775-1851), pintura de hacia 1802.

Principales túneles destinados a carretera, por longitud:

Principales puertos de montaña en función de su cota de altura:

  • Puerto de Umbrail, a 2.501 m
  • Puerto de Nufenen, a 2.478 m.
  • Puerto del Gran San Bernardo, a 2469 m.
  • Puerto de Furka, a 2.431 m.
  • Puerto de Flüela, a 2.383 m.
  • Puerto de Bernina, a 2.323 m.
  • Puerto de Albula, a 2.312 m.
  • Puerto de Julier, a 2.284 m.
  • Puerto de Susten, a 2.224 m.
  • Puerto de Grimsel, a 2.165 m.
  • Puerto de Ofenpass, a 2.149 m.
  • Puerto de Splügen, a 2.113 m.
  • Puerto del San Gotardo, a 2.108 m.
  • Puerto de San Bernardino, a 2.065 m.
  • Puerto de Oberalp, a 2.044 m.
  • Puerto del Simplón, a 2.005 m.

Puentes[editar]

Puente Salginatobel, considerado como un world monument por la American Society of Civil Engineers.

La complicada orografía suiza, junto con la necesidad de expandir la red de ferrocarril y de carreteras como alternativa a la escasa navegabilidad de sus ríos, ha hecho necesario desde el primer momento un alarde técnico de ingeniería a la hora de construir puentes con soluciones técnicas atrevidas.

Algunos puentes destacados en Suiza son:

Red de carreteras[editar]

Aparte de una amplia red de carreteras, Suiza cuenta igualmente con una amplia red de autopistas, que se inició en 1955 con una corta autovía a la salida de Lucerna. En 1960, la Asamblea Federal Suiza tomó la decisión de dar inicio a la construcción de una red de autopistas, acuerdo que se plasmó en 1963 mediante la puesta en servicio del primer tramo largo de autopista en el país, entre las ciudades de Lausana y Ginebra.

Red de ferrocarriles[editar]

El ferrocarril es uno de los factores que ha contribuido a dar forma a la Suiza actual, que cuenta con una amplia y servida red ferroviaria, iniciada en el año 1850.[12] . Cuenta con líneas internacionales, nacionales o regionales, existiendo además numerosas compañías que han desarrollado redes secundarias con ferrocarriles de vía estrecha, más adaptados a entornos montañosos como el que predomina en buena parte de Suiza. Por otro lado, a partir de los años 1990 se dio inicio a una serie de redes de ferrocarril de cercanías o suburbano, que inició la integración del transporte ferroviario de pasajeros en el transporte urbano de las grandes conurbaciones.

Como signo de los tiempos y de la integración de Suiza en las redes internacionales de transporte ferroviario, además de suponer una indicación de los cada vez más estrechos lazos de las comunidades transfronterizas, la ciudad de Basilea tiene la peculiaridad de poseer tres estaciones ferroviarias pertenecientes cada una de ellas a tres redes ferroviarias nacionales distintas: la suiza (estación de Basilea SBB), francesa (estación de Basilea SNCF) y alemana (Basel Badischer Bahnhof).

Las principales líneas nacionales de transporte ferroviario en Suiza se encuentran orientadas en sentido sudoeste-nordeste, discurriendo por la meseta suiza, y son:

Las principales líneas internacionales existentes en Suiza atraviesan los Alpes y la cordillera del Jura, enlazando Francia y Alemania con la llanura italiana, y son:

Puertos y aeropuertos[editar]

El puerto fluvial de Basilea.

La mayor parte de los ríos suizos, al estar en la parte alta del curso de los mismos, no son navegables. Sin embargo, sí lo son los ríos Rin, Ródano o Aar, al menos en alguna de sus partes. Y también lo son los lagos que salpican la geografía suiza, motivo por el cual existen varios pequeños puertos fluviales o lacustres.

El más importante de sus puertos es el puerto de Basilea, a orillas del Rin, siendo el puerto situado más arriba de su curso. Constituye por su situación y por la condición de internacionalidad de la vía fluvial del Rin una de las vías más importantes para la exportación o la importación del país. Diariamente parten del puerto medio millar de embarcaciones.

Mayor importancia, sin embargo, revisten los seis aeropuertos internacionales suizos, que convierten al país en un importante nudo en el tráfico aéreo europeo. Dichos aeropuertos se encuentran en las ciudades de Zúrich, Basilea, Ginebra, Berna y Lugano.

El aeropuerto Internacional de Zúrich se encuentra en la comuna de Kloten, 13 km al norte de Zúrich, ciudad a cuyo centro se encuentra unido por un ferrocarril. En el año 2006 acogió a 19,2 millones de pasajeros, y está considerado como uno de los 10 principales en el mundo. Es el más importante de Suiza, y se encuentra unido por líneas regulares a los demás aeropuertos de importancia a escalas europea o mundial.

El aeropuerto de Basilea-Mulhouse es en realidad un aeropuerto auténticamente transfronterizo, ya que sirve a tres ciudades en tres países diferentes: Basilea en Suiza, Mulhouse en Francia y Friburgo de Brisgovia en Alemania. Por este motivo, es conocido como EuroAirport o Aeropuerto europeo. Fue inaugurado en 1946, en terrenos aportados por Francia, mientras que la construcción corrió a cargo de Suiza. Su Consejo de Administración está formado por representantes de ambas naciones, con una minoría de alemanes en calidad de observadores. Está emplazado en la comuna francesa de Saint-Louis, en el Alto Rin, y en el año 2006 prestó servicio a 4 millones de pasajeros.

El aeropuerto Internacional de Ginebra se encuentra en la comuna de Cointrin, a tan sólo 5 km del centro de Ginebra. Tiene un sector reservado para su uso por Francia, al que se accede desde la localidad francesa de Ferney-Voltaire. El año 2006 vio pasar por sus instalaciones a 9,3 millones de pasajeros, básicamente procedentes o con destino a vuelos europeos.

El aeropuerto Internacional de Berna-Belp está ubicado en la comuna de Belp, al sur de Berna. En el año 2006 acogió a 116.000 pasajeros.

El aeropuerto Internacional de Sion se encuentra en dicha localidad.

El aeropuerto Internacional de Lugano está en la comuna de Agno, al oeste de Lugano, y por sus instalaciones desfilaron en el 2006 más de 300.000 pasajeros.

Notas y referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado «Bär», pero no se encontró la etiqueta <references group="Bär"/> correspondiente, o falta la etiqueta </ref> de cierre