Generador de Van de Graaff

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Generador de Van de Graaff.
El generador sin la esfera de metal.
El rodillo y peine superior.

El generador de Van de Graaff es una máquina electrostática que utiliza una cinta móvil para acumular grandes cantidades de carga eléctrica en el interior de una esfera metálica hueca. Las diferencias de potencial así alcanzadas en un generador de Van de Graaff moderno pueden llegar a alcanzar los cinco megavoltios. Las diferentes aplicaciones de esta máquina incluyen la producción de rayos X, esterilización de alimentos y experimentos de física de partículas y física nuclear.

Funcionamiento[editar]

El generador consiste en una cinta transportadora de material aislante motorizada, que transporta carga a un terminal hueco. La carga es depositada en la esfera por inducción en la cinta, ya que la varilla metálica o peine está muy próxima a la cinta pero no en contacto. La carga, transportada por la cinta, pasa al terminal esférico nulo por medio de otro peine o varilla metálica que se encarga de producir energía; esto hace que las partículas de energía que se encuentran dentro de la esfera al hacer contacto con otro cuerpo similar (que produzca energía) absorbe aquella produciendo estática en el cuero capilar u otro objeto que esté en contacto directo.

Historia[editar]

El concepto de un generador electrostático en el que la carga es transportada mecánicamente en pequeñas cantidades al, interior de un electrodo de alta tensión que retorna al Generador de Kelvin, inventado en 1867 por William Thomson (Lord Kelvin), en la cual gotas de agua cargadas eléctricamente caen a una cubeta con la misma polaridad, agregando a la carga. En esta máquina la fuerza gravitacional mueve las gotas en contra del campo electrostático contrario de la cubeta. Fue el mismo Kelvin quien primero sugirió utilizar una correa que llevara la carga en vez del agua. La primera máquina electrostática que utilizó una correa infinita para transportar carga, fue construida en 1872 por Augusto Righi. Se utilizó una correa de caucho india con anillos de alambre a lo largo de su longitud como portadores de carga, las cuales entraron a un electrodo esférico de metal. La carga fue aplicada a la correa desde el rodillo inferior conectado a tierra por inducción electrostática utilizando una lámina cargada. John Gray también inventó una máquina del mismo estilo alrededor de 1890. Otra máquina un poco más compleja fue inventada en 1903 por Juan Burboa. Una inspiración más inmediata del Van de Graaff fue el generador W. F. G. Swann desarrolado en los 1920s en el que la carga era transportada a un electrodo mediante la caída de bolas metálicas, lo que nos devuelve al principio en que se basa el Generador de Kelvin.

La razón por la cual la carga extraída desde la correa se mueva al exterior del electrodo esférico, aunque ya contenga una elevada carga de la misma polaridad, es explicada por el experimento de la cubeta de hielo de Faraday.

El generador de Van de Graaff fue desarrollado, a comienzos de 1929, por el físico Robert J. Van de Graaff en la Universidad de Princeton en conjunto, con la ayuda de su colega Nicholas Burke. El primer modelo fue demostrado en Octubre de 1929. La primera máquina utilizó un bote común y corriente, un pequeño motor, y una banda de seda que fueron compradas en una tienda de variedades. Con lo cual, se hizo cargo del departamento de física solicitando cien dólares con el fin de mejorar las condiciones. Obtuvo el dinero, con cierta dificultad. Antes de 1931, reportó que había alcanzado los 1.5 millones de volts, diciendo que ''La máquina es simple, económica y portátil. Un enchufe de lámpara común proporciona la energía necesaria. Según la aplicación de una patente, tenía dos esferas con acumulación de carga, cada una de 60 centímetros de diámetro montado en unas columnas de vidrio borosilicatado de 180cm de altura; el aparato tuvo un costo de solo $90 en 1931.

Van de Graaff aplicó para una segunda patente en Diciembre de 1931, el cual fue asignado al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) a cambio de una parte de los ingresos netos. Luego la patente fue dada por hecho.

En 1933, Van de Graaff construyó un modelo de 40 pies (12 [m]) en la instalación de Round Hill del MIT, el cual fue donado al Coronel Edward H. R. Green.

Uno de los aceleradores de Van de Graaff utilizó dos domos cargados de un tamaño suficiente tal que cada uno de los domos tuviera laboratorios en su interior - uno que proveera la fuente del rayo acelerado, y el otro que analizara el experimento en cuestión. La potencia del equipo dentro de los domos venía de los generadores que accionaban la correa, y tras múltiples sesiones se dio un final bastante horripilante cuando una paloma intentaba volar entre las dos cúpulas o domos, haciendo que descargaran. (El acelerador se instaló en un hangar de avión).

En 1937, la “Westinghouse Electric Company” construyó un generador de Van de Graaff de 65 pies (20 metros) capaz de generar 5 Mega Volts. En “Forest Hills”, Pensilvania, marcando así el comiendo de la investigación nuclear para aplicaciones cívicas. Fue decomisada en 1958 y luego demolida en el 2015.

Un desarrollo más reciente es el “Tandem Van de Graff Accelerator”, que contiene uno o más generadores de Van de Graff, en el cual, iones cargados negativamente se aceleran por medio de una diferencia de potencial antes de ser separados en dos o más electrones dentro de un terminal de alto voltaje, para ser acelerados nuevamente, como un ejemplo, una operación de tres estados ha sido construida en “Oxford Nuclear Laboratory” en 1964 de un inyector de un solo eje de 10 Mega Volts. Y una de 6 Mega Voltios en Tandem.

En la época de los 70’s se pudieron alcanzar hasta 14 millones de volts en el terminal de tándem, el cual utilizó un tanque de alta presión del gas hexafloururo de azufre (SF6) para prevenir la generación de chispas por los electrones atrapados. Esto permitió la generación de rayos de iones pesados de muchos mega electro volts. Suficientes para estudiar reacciones nucleares por iones de luz directa. El potencial más alto sostenido por un generador de Van de Graff es de 25.5 MV, alcanzado por Tandem en “Holifield Radioactive Ion Beam Facility” en “Oak Ridge National Laboratory”.

El “pelletron” un posterior descubrimiento en donde el caucho o “fabric Belt” es reemplazado por una cadena de cortos conductores conectados por conectores aislados, y el electrodo ionizador de aire es reemplazado por un “grounded roller” y un electrodo inductor de carga. La cadena puede operar a una velocidad mucho mayor a el cinturón y el voltaje y la corriente adquirida son mucho mayores que en el generador de Van de Graff tradicional. El “14 UD Heavy ion Accelerator” en “Australian National University” posee un “pelletron” de 15 millones de volts. Sus cadenas con de más de 20 metros y puede viajar a más de 50 Km/h.

La “Nuclear Structure Facility (NSF)” en el “Daresbury Laboratory” fue propuesta en 1970, comisionada en 1981, y abierta a experimentos en 1983. Consistía de un generador de Van de Graaff operando rutinariamente a 20MV, contenida en un distintivo edificio de 70 metros de altura. Durante su ciclo de vida, aceleró 80 diferentes tipos de rayos de iones para uso experimental, en un rango desde protones hasta uranio. Un uso particular fue la habilidad de acelerar isotopos raros y rayos radioactivos. Sin embargo, el descubrimiento más importante fue hecho en el “NSF”, fue un núcleo súper deformado, este núcleo formado de la fusión de elementos más ligeros, rotaba muy rápido, el patrón de rayos gamma emitido mientras recudía su velocidad proveyó información detallada acerca de la estructura interna de los núcleos. Por recortes financieros la NSF cerró en 1993.    

Este tipo de generador eléctrico fue desarrollado inicialmente por el físico Robert J. Van de Graaff en el MIT alrededor de 1929 para realizar experimentos en física nuclear en los que se aceleraban partículas cargadas que se hacían chocar contra blancos fijos a gran velocidad. Los resultados de las colisiones nos informan de las características de los núcleos del material que constituye el blanco. El primer modelo funcional fue exhibido en octubre de 1929, y para 1931 Van de Graaff había producido un generador capaz de alcanzar diferencias de potencial de un megavoltio. En la actualidad existen generadores de electricidad capaces de alcanzar diferencias de voltaje muy superiores al generador de Van Graaff pero directamente emparentados con él. Sin embargo, en la mayor parte de los experimentos modernos en los que es necesario acelerar cargas eléctricas se utilizan aceleradores lineales con sucesivos campos de aceleración y ciclotrones. Muchos museos de ciencia están equipados con generadores de Van de Graaff por la facilidad con la que ilustra los fenómenos electrostáticos.

Generadores de Van de Graaff en exhibición[editar]

Uno de los generadores más grandes de Van de Graaff del mundo, construido por el mismo Robert J. Van de Graaff, está ahora en exhibición permanente en el Museo de Ciencias de Boston. Con dos esferas de aluminio conjuntas de 4,5 metros que están estáticas en unas columnas altas, este generador puede alcanzar a menudo dos millones de voltios. Exhibiciones utilizando el generador de Van de Graaff y varias bobinas de Tesla son presentadas de 2 a 3 veces al día. Muchos museos de ciencia como el Museo Americano de Ciencia y Energía, tiene muestras a pequeña escala de los generadores de Van de Graaff en exhibición y se aprovecha sus cualidades de generación de estática para crear ''rayos'' o hacer que el cabello de la gente se eleve. Los generadores de Van de Graaff también son utilizados en colegios y ferias de ciencia.

Comparación con otros generadores de alto voltaje[editar]

Otras máquinas electroestáticas clásicas como la máquina de Wimshurst o la máquina de Bonetti pueden fácilmente producir más corriente que el generador de Van de Graaff para experimentos con electroestática y tener resultados positivos y negativos. En estos generadores, sin embargo, el efecto corona de descarga expuesto en las partes metálicas a un alto potencial y más bajo aislamiento dan como resultado en voltajes más pequeños. En un generador electroestático, la razón de carga transportada (corriente) al electrodo de alta tensión es muy pequeño, por lo que el máximo voltaje es alcanzado cuando la pérdida de corriente del electrodo iguala a la razón del transporte de carga. En el generador de Van de Graaff, la correa permite el transporte de carga hacia el interior de un grande electrodo esférico hueco. Esta es la forma ideal para minimizar la pérdida y el efecto corona, permitiendo que el generador de Van de Graaff pueda producir el mayor voltaje. Esta es la razón por la cual, el diseño de Van de Graaff ha sido utilizado por todos los aceleradores de partículas electroestáticos.

Enlaces externos[editar]