Dieta prehispánica de Mesoamérica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La dieta en la Mesoamérica prehispánica se basaba principalmente en cuatro productos: el maíz, el frijol, el chile y la calabaza. Con estos productos se preparaban una amplia gama de preparaciones culinarias. Algunas técnicas de cocción que utilizaron fueron el asado, la ebullición (guiso) y la asado en tierra (barbacoa) con piedra blanca y los principales métodos de conserva fueron el secado y el salado. En cambio, no se conocía la fritura, base de la cocina mexicana actual, ya que no se disponían de aceites vegetales ni de mantecas animales.[1]

La dieta mesoamericana prehispánica era esencialmente vegetariana, donde los animales pequeños y el venado de la caza era una fuente de proteínas y grasas complementaria.

Historia[editar]

Origen de la dieta mesoamericana[editar]

El sistema alimenticio mesoamericano pudo conformarse ya desde principios del Periodo Arcaico. Durante este periodo, hace 11-10 mil años, se estableció en Mesoamérica un régimen climático vigente hasta la actualidad: las estaciones lluviosa y seca; el cual propició la formación de selvas bajas caducifolias, caracterizadas por sequías que provocaban incendios frecuentes. Las plantas básicas de la dieta mesoamericana se vieron fuertemente favorecidas por la acción del fuego, ya que lo toleran mejor y rebrotan más rápidamente, ejemplo de ello son ciertas gramíneas como el maíz. Los incendios también fueron provocados por la mano humana para, entre otras cosas, generar el rebrote de pasto y por lo tanto atraer al venado y pecaríes que lo consumía.

La evidencia científica concluye que fue en un área del occidente mesoamericano, actualmente denominada Biorregión Balsas-Jalisco, donde se domesticaron el maíz, el frijol, el chile, la calabaza y otras especies de la dieta de los primeros mesoamericanos. La alta biodiversidad de esta biorregión se ve reflejada en especies de maíz, tanto del género Zea (Z. mays parviglumis, Z. perennis y Z. diploperenis) como del género relacionado Tripsacum (T. dactyloides mexicanum, T. laxum, T. pilosum, T. zopilotense y T. maysar), especies de frijol Phaseolus (P. coccineus, P. lunatus y P. vulgaris) y especies de calabaza Cucurbita (C. argyrosperma y C. radicans).[2]

Los utensilios de cerámica como ollas y comales no aparecieron hasta mucho más tarde.

Alimentos[editar]

Distribución del maíz en el mundo:     Origen     Actual producción

La dieta de la mayoría de los pobladores mesoamericanos se adaptaba a sus recursos locales y a los años de experiencia donde adquirieron el conocimiento para elegir qué y cuándo comer. Algunas de estas costumbres aún son conservadas por indígenas de las áreas rurales, zonas alejadas de las grandes ciudades.

Maíz[editar]

El maíz lo preparaban de muchas formas, una de ellas era maduro y molido en masa de nixtamal, en forma de tortillas o en tamales, mezclaban la masa con otros ingredientes y los rellenaban con carne.

Los indígenas prehispánicos eran cazadores, pescadores de agua dulce y recolectores. Algunos productos los llevaban al mercado de Tenochtitlán, era un centro económico donde los indígenas de todo el imperio podían vender o intercambiar los productos.

Carne[editar]

Una de las grandes diferencias de la dieta mexicana actual con la prehispánica es el consumo cárnico: los mesoamericanos desconocían las carnes de pollo, cerdo y res, tan habituales hoy día. En consecuencia, tampoco la leche y otros lácteos. En la zona de los Andes aún fue conocida la leche de llamas y vicuñas, pero en Mesoamérica la leche, más allá de la leche materna, no era conocida.[3]​ En un principio, la carne se obtenía mediante la caza:

Las aves migratorias que llegaban cada otoño desde Norteamérica como el tzitzicuilotl, un tipo de chorlo, constituían un alimento importante. Alrededor de 200 especies de aves migran al sur cada año para pasar el invierno en Mesoamérica.[4]​ Las aves eran cazadas mediante atlatl, fisgas o incluso con hondas.[5]​ Los mesoamericanos también domesticaron varias especies, entre las que cabe destacar al pavo o guajolote (huehxōlōtl), que se diferencia del pavo silvestre o totole (tecuantotolin o totolin). Se especula si también se domesticó al coyámel. También consumían faisanes, patos como el pixixi o el pato criollo (booxpato en maya), palomas, codorniz, chara papán... todas estas aves tenían un importante significado religioso en las culturas mesoamericanas, y su caza y consumo se consideraba una vinculación con lo sagrado.[6]

Pesca[editar]

La pesca en Mesoamérica se daba tanto en las costas como en los lagos y ríos del interior. Los charales, pescado blanco y otros pescados se secaban al sol o con la sal del mar (o con tequesquite) para conservarlos, o bien se asaban, hervían o se usaban para rellenar tamales.[3]

Insectos[editar]

Más de 500 especies de insectos como: ahuautle, chahuis, chapulines, chinicuil, cuetla, cupiches, escamol, gusano de maguey, titococos, entre muchos de otros;

Los mayas practicaron la apicultura con abejas sin aguijón, y asociaban la miel a la fertilidad.

Vegetales[editar]

Huitlacoche, flor de calabaza, quintoniles, huauhzontles y otros productos del mercado de Santa María la Ribera, Ciudad de México.

La dieta prehispánica de Mesoamérica tenía como alimentos básicos: maíz (más de 40 variedades), frijol, chile, tomate, tomate verde y la calabaza.

También se muestra las siguientes:

Condimentos[editar]

Innumerables variedades de chiles (secos, ahumados y frescos) servían de condimento, así como el epazote, la vainilla, el achiote, la cebolla nativa xonácatl (conocida por el nombre cebollín), la pimienta de Tabasco, la hoja santa y la hoja de aguacate.

Utensilios[editar]

Entre los utensilios empleados por los antiguos mexicanos, destacan el comal, el molcajete, el metate, las ollas de barro, las jícaras de guaje y bules para transportar el agua.

Técnicas culinarias[editar]

Como técnicas de preparación se pueden mencionar: huatape, jacube, mextlapiques, mixiotes, mole, nixtamal, pib, pilte, pinole, pipián, tatemar, siguamonte.

Platillos prehispánicos[editar]

Atole, chacal (platillo mexicano prehispánico), chilate, chocolate, papadzul, pascal (platillo mexicano prehispánico), pozol, caldo de cangrejo |jaiba], mole de guajolote, tamales, tlalpanile, el conejo chichimeca, maíz, pozole, platillos con tortillas, flor de calabaza, tortas,tortillas, etc.

Estados actuales[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «La cocina prehispánica: Cocina mexicana e historia». Sistema de Información Cultural. Consultado el 3 de enero de 2021. 
  2. CICY (mayo de 2020), La Dieta Mesoamericana. Orígenes.
  3. a b Legaspi, A. (2019). «Gastronomía Prehispánica». Mexicanísimo. Consultado el 3 de enero de 2021. 
  4. Berlanga, H.; Rodríguez, V. «Las aves migratorias: a prueba de muros». Iniciativa para la conservación de las aves de América del Norte. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 
  5. Espinosa Pineda, G. «Las aves acuáticas, un medio prehispánico de interpretación del cosmos - Revista Ciencias». Revista Ciencias de la UNAM. Consultado el 3 de enero de 2021. 
  6. «Aves en la cultura». Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. Consultado el 3 de enero de 2021. 

Bibliografía[editar]

  • Cocina prehispánica. Recetario, Edición especial de Arqueología mexicana, México, D.F., 2002.
  • "Xopamiyolcamolli. Gastronomía de bichos con muchas patas", Germán Octavio López-Riquelme, ISBN 978-607-004475-5. México, DF (2011)
  • Sonia Corcuera de Mancera, entre gula y templanza. Un aspecto de la historia mexicana, México, Fondo de Cultura Económica, 1990.
  • Heriberto García Rivas, Cocina prehispánica mexicana. México, Panorama, 2007.
  • http://www.academia.edu/1905447/Gastronom%C3%ADa_Prehisp%C3%A1nica

Mediateca[editar]