Gangrena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Gangrena gaseosa»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Gangrena
GangreneFoot.JPG
Necrosis de al menos en 3 dedos del pie.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 R02, I70.2, E10.2, I73.9
CIE-9 040.0, 785.4
CIAP-2 K92
DiseasesDB 19273
MedlinePlus 007218
MeSH D005734
Sinónimos
  • Esfacelación
  • Necrosis gangrenosa
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Gangrena (del latín gangraena, y éste, a su vez, del griego γάγγραινα, [gággraina], que significa 'putrefacción'), es un término en medicina humana y veterinaria que se refiere a la muerte de las células de la piel acompañada de una decoloración característica y pérdida irreversible de este tejido.[1]

Historia[editar]

En los años previos a los antibióticos, comúnmente se usaban gusanos (larvas) de mosca para tratar heridas o úlceras y prevenir o detener la expansión de la necrosis. Esta práctica se basa en que algunas especies de gusanos consumen sólo carne muerta, sin afectar al tejido viviente circundante. Ha caído en desuso desde la aparición de los tratamientos de heridas con antibióticos y enzimas .

Clasificación[editar]

La gangrena causada por una seria infección bacteriana en una herida es llamada gangrena húmeda.[2] La gangrena causada por falta de circulación en una herida o área afectada se llama gangrena seca.[3]

También existe la gangrena espumosa, que es aquella en la que el tejido tegumentario -la piel- se va cayendo a pedazos, lo cual provoca un olor desagradable al olfato humano; este tipo de gangrena es causada por la bacteria Clostridium perfringens, que generalmente entra cuando hay una ruptura del tejido (sin importar que el objeto por el que entró esté con óxido o sin óxido).

Gangrena seca[editar]

Si el flujo sanguíneo es interrumpido en un sector de tejido y no se produce una infección secundaria, el resultado es una gangrena seca. Las personas con disminución del flujo sanguíneo periférico, como los diabéticos, tienen mayor riesgo de contraer gangrena seca.[4]

Los primeros signos de la gangrena seca son un dolor apagado y sensación de frío en el área, junto con un color pálido en la carne. Si se detecta en forma temprana, el proceso a veces puede ser revertido mediante cirugía vascular. Sin embargo, si la necrosis se ha llegado a establecer, el tejido afectado debe ser eliminado para no sufrir gangrena húmeda.

Gangrena húmeda[editar]

La gangrena húmeda se produce principalmente en tejidos y órganos naturalmente húmedos como la boca, el intestino, los pulmones, el cervix y la vulva. Las úlceras por presión que ocurren en partes del cuerpo como el sacro, glúteos y talónes -aunque no necesariamente húmedas- también se clasifican como infecciones de gangrena húmeda.

Gangrena gaseosa[editar]

Debido a su tendencia rápidamente expansiva, es considerada una emergencia médica. La gangrena gaseosa se produce cuando una herida del tejido blando se contamina con esporas (pueden estar en tierra o en heces) como ocurre en traumatismos, aborto séptico y heridas de guerra. La rápida progresión de la gangrena gaseosa ocurre por la tendencia del gas a expandirse, abriendo y separando los tejidos, se produce edema que dificulta la circulación favoreciendo la extensión de la infección anaeróbica exponiendo así progresivamente más y más tejidos saludables a la infección. Se le considera una enfermedad invasora.

La gangrena gaseosa puede causar mionecrosis, producción de gas y sepsis. Su evolución a toxemia y shock es a menudo muy rápida. Puede producir un líquido fétido porque es la excreción de la carne. Solo es posible ser salvado extirpando el tejido infectado.

El Clostridium perfringens tiene una actividad prodigiosamente rápida. Es muy importante recordar que, cuando se produjo una fractura expuesta, dejó en los primeros momentos de ser emergencia traumatológica para convertirse en urgencia infectológica. Es urgente lavar con agua y jabón la herida minuciosamente, luego pasar al lavado con solución fisiológica, povidona, antisépticos y comenzar con tratamiento antibiótico. Es importante lavar y desinfectar las heridas rápidamente.

Otros[editar]

Tratamiento[editar]

El tratamiento habitual es la cirugía de desbridamiento y la escisión con amputación necesaria en muchos casos.[1] Los antibióticos solos no son eficaces porque no penetran suficientemente los músculos isquémicos. Sin embargo, se administran antibióticos como un tratamiento suplementario a la cirugía. Además de la cirugía y los antibióticos, en algunos casos se intenta la oxigenoterapia hiperbárica, que actúa como inhibidor de crecimiento y matando las bacterias anaeróbicas Clostridium perfringens.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b [MedlinePlus] (2009 de agosto). «Gangrena» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 21 de septiembre de 2010.
  2. Porth, Carol (2007). Essentials of pathophysiology. Lippincott Williams & Wilkins. p. 41. ISBN 9780781770873. http://books.google.com/?id=57RQC-3OPtUC&pg=PT59&dq=necrosis+gangrene&q=necrosis%20gangrene. Consultado el 15-06-2010. 
  3. Surós Batlló, Antonio; Juan Surós Batlló (2009) (en español). Semiología médica y técnica exploratoria (8va edición). Elsevier, España. pp. 333. ISBN 8445810804. http://books.google.co.ve/books?id=weny_PBNun0C. 
  4. «Gangrene – Causes». NHS a. NHS. Consultado el 15-06-2010.
  5. «Gangrene – Treatment». NHS Health A–Z. NHS. Consultado el 15-06-2010.