Fuero de Cuenca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Fuero de Cuenca es una recopilación de leyes medievales reguladoras de la convivencia, cuya estructura jurídica sirvió de modelo a muchos de los posteriores en Castilla, León, Aragón y Portugal.[1] Lo otorgó el rey Alfonso VIII a la ciudad de Cuenca a finales del siglo XII y fue fundamental para la historia medieval de la ciudad.[2] Varias Comunidades de Villa y Tierra castellanas se rigieron por el fuero conquense, como por ejemplo las de Alarcón, Iniesta, Jorquera, Requena, Alcaraz o Ciudad Real.

Aunque no se conoce con exactitud la fecha de su redacción, se suele datar alrededor de 1190.[2] Está compuesto por 48 capítulos que recogen 950 leyes tanto de carácter civil, mercantil, penal y procesal. Conforma, pues, un compendio de las costumbres jurídicas de Castilla y del derecho de la época.[2] A fin de promover la repoblación, concede un gran número de libertades y garantías jurídicas, comenzando así:

En primer lugar y concedo a todos los habitantes de Cuenca y sus sucesores, Cuenca con todo su término, es decir, con sus montes, fuentes, pastos, ríos, salinas y minas de plata, hierro o de cualquier otro metal.

Fuero de Cuenca[2]

El 24 de marzo de 1284 fue modificado por Sancho IV, aunque no sustancialmente.[3]

Referencias[editar]

  1. «Historia de Cuenca». Ayuntamiento de Cuenca. Consultado el 14 de mayo de 2011. 
  2. a b c d Cuevas, Pedro José (2000). «Ciudad». Cuenca. Cuenca: Alfonsípolis. p. 57-63. 
  3. Cuevas, Pedro José (2000). «Siglos: Siglo XIII». Cuenca. Cuenca: Alfonsípolis. p. 125-126.