Frontera entre Irlanda y el Reino Unido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vista de la Frontera Irlanda-Reino Unido.

La Frontera Irlanda-Reino Unido (en inglés The Republic of Ireland – United Kingdom border) es la línea de control militar que separa la zona de ocupación británica al nordeste de la isla de Irlanda del resto del territorio nacional irlandés, que constituye la República de Irlanda. También se le conoce como la Frontera Irlandesa (the Irish border), o (en la isla de Irlanda) simplemente como la frontera (the border). Fue trazada el 6 de diciembre de 1922, cuando el Reino Unido retiró sus fuerzas de ocupación de 26 de los 32 condados irlandeses, reservándose el control de los 6 restantes (los de Irlanda del Norte hoy día).

La frontera se extiende a lo largo de 360 km entre Lough Foyle (al norte) y Carlingford Lough (al este), en el Mar de Irlanda. Esta es la única frontera terrestre entre los dos Estados. Debido a que tanto Irlanda como el Reino Unido pertenecen a la Zona Común de Viajes, no suele haber controles fronterizos, si bien tanto el Reino Unido como Irlanda tienen derecho a efectuarlos, como así han hecho en varias ocasiones.

Salvo que antes del 29 de marzo de 2019 el Reino Unido llegue a un acuerdo con Irlanda y la Unión Europea, a partir de esa fecha se volverán a instalar controles fronterizos en la línea de control internacional.

Orígenes[editar]

La frontera fue creada en 1920 por el Parlamento Británico en virtud de la Ley de Gobierno de Irlanda, que preveía la autonomía de la parte sur de la isla. Seis de los treinta y dos condados de la isla permanecieron bajo control británico con el nombre de "Irlanda del Norte", mientras que los otros veintiséis condados irlandeses se convirtieron en la nueva autonomía de Irlanda.

Originalmente destinada a ser una división administrativa interna del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, la frontera se convirtió en una frontera internacional el 6 de diciembre de 1922, cuando Irlanda se proclamó independiente. Los seis condados norirlandeses disponían hasta el 6 de enero de 1923 para manifestar su deseo de permanencia, o de lo contrario se independizarían con el resto de Irlanda. Finalmente, el 18 de diciembre de 1922 Irlanda del Norte notificó formalmente al gobierno de Londres su deseo de mantener el régimen colonial, y se consolidó la división nacional de Irlanda.

En cuanto al nuevo Estado de Irlanda, se adjudicó provisionalmente la Jefatura de la República de Irlanda al Rey de Inglaterra hasta abril de 1949, cuando el Presidente de Irlanda asumió, en su jurisdicción, los poderes del monarca inglés; culminándose el proceso de descolonización de Irlanda.