Fritz Heider

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

LINEA DEL TIEMPO[editar]

AÑO SUCESO
1896 Nacido en Viena
1926 “Ding and Medium”
1930 “Leistung Wahrnehmungssystem”
1930 USA (Kansas University)
1939 Environmental determinants (Determinantes ambientales)
1944 Social perception (Percepción social)

Functionalism (Funcionalismo)[editar]

AÑO FUNCIONALISM (Funcionalismo)
1957 Cognitive theory (Teoría cognitiva)
1958 Psychology Interpersonal Relations (Psicologìa de las relaciones interpersonales)
1983 Autobiography (Autobiografía)
1987-1988 Publication of the notebooks (Publicación de notas)
1988 Fallecimiento

BIOGRAFÍA DE FRITZ HEIDER[editar código · editar][editar]

Psicólogo austriaco nacido en Viena, pasó su niñez y adolescencia en la ciudad universitaria de Graz, donde estudió arte e historia, al igual que filosofía y psicología. Graz era el centro de la rama de Psicología de Gestalt.

Fritz amplió su educación psicológica en Berlín, con Wertheimer, Köhler y Kurt Lewin. En 1927 se mudó a Hamburgo para ser asistente con Wilhelm Sterm. En 1930, él viajó a Estados Unidos para trabajar como investigador en la escuela para sordos en Northampton, Massachusetts. En esta ciudad conoció a Kurt Koffka. Durante algunos años, su trabajo se focalizó en el estudio de la “Percepción y pensamiento”, pero en realidad, es el estudio de las relaciones interpersonales, lo que le llevó a la elaboración de su trabajo principal “La psicología de las relaciones interpersonales” en 1958, la misma que llevó a cabo mientras impartía clases en la Universidad de Kansas.

A lo largo de su trabajo explica cómo las personas disciernen el significado de eventos diarios, especialmente en condiciones ambiguas. Sus estudios se focalizan en las relaciones interpersonales, haciendo un énfasis especial sobre la comprensión de las representaciones internas hechas por el sujeto individual. Una noción esencial del trabajo de Heider, y central a la experiencia diaria es la atribución.​Los significados interpersonales son ampliamente determinados por atribuciones causales que las personas dan a otras en las relaciones interpersonales. Parte de la convicción de las relaciones son apoyadas y controladas por una teoría implícita.

Aunque la influencia inicial de Heider fuera la de Gestalt, los problemas que él abordó fueron relacionados con autores muchos más antiguos como: Spinoza, Adam Smith, Hume, Schopenhauer; no existía ninguna tradición de estudio de estos problemas en Estados Unidos, en los cuales las tendencias conductuales predominaban.

La historia y desarrollo de la carrera de Fritz Heider como psicólogo comienza desde el periodo de su asociación con las escuelas de Graz y Berlín en 1920, mientras trabajaba en Smith College y en la Universidad de Kansas. El trabajo de Heider tuvo un impacto profundo en el trabajo contemporáneo de las relaciones interpersonales y al fenómeno atribucional.​​ Se hace énfasis en la influencia intelectual y no intelectual, que Heider considera que tuvo mayor impacto en su pensamiento acerca de “ingenuidad” y “sentido común” en la psicología. Por ejemplo, la concepción del balance descrito en su libro del año de 1958, “La Psicología de las relaciones interpersonales”, muestra las distintas fuentes, como sus reacciones hacia las peleas de sus amigos después de la Primera Guerra Mundial; su exposición a los principios de Wertheimer de la “formación de unidad” durante los años que estudió la psicología de Gestalt en Berlín, y su intenso estudio del conjunto de proposiciones en la “Ética” de Spinoza.  La influencia directa e indirecta de otros filósofos y psicólogos, incluidos Meinong, Koffka, Cassirer y Lewin, son igual de importantes y consideradas.

Heider publicó dos artículos importantes en 1944, que fue pionero en el concepto de la percepción social y atribución causal (Heider, 1944; Heider y Simmel, 1944). Su libro La Psicología de las Relaciones Interpersonales fue pionero en el campo moderno de la cognición social. Ilumina un enfoque sofisticado hacia la psicología ingenua o de sentido común[1]

"LA PSICOLOGÌA DE LAS RELACIONES INTERPERSONALES"[editar código · editar][editar]

El libro de “La psicología de las relaciones interpersonales” ha sido un clásico social-psicológico en los últimos 30 años. Este libro provee una examinación rica del sentido común en la psicología, y la inocencia de las personas entendiendo los eventos en sus mundos. Este libro tiene una enorme influencia en el desarrollo general de cómo las personas perciben a los demás y en el área más específica de la teoría de la atribución en la psicología social, incluyendo a los trabajos pioneros de E.E Jones y K.E. Davis, y H.H Kelley.

Este libro fue culminado tras 40 años de análisis teórico de Heider. La semilla para el libro fue sembrada en la disertación de Heider en la Universidad de Graz, Austria, en 1920.

Heider trabajó con el filósofo Alexius Meinong, escribió su disertación, “Thing and Medium”, sobre la importancia de las condiciones ambientales que hacen la percepción de posibles objetos distantes. Se focaliza en el proceso que comienza con el objeto percibido y termina con los estímulos que afectan al órgano sensorial (estímulos de proximidad).

243.991x243.991px

Durante años, Heider amplió su concepto sobre la percepción de objetos físicos a la percepción de otras personas y de sí mismo. En esencia, esta extensión incorporó las ideas de atribución y equilibrio cognitivo. Heider creía que las personas con frecuencia hacían atribuciones acerca de los demás y de ellos mismos. Él también creía que las personas tratan de arreglar sus mundos, incluyendo sus pensamientos, para así obtener armonía y balance. Las atribuciones se refieren al entendimiento implícito y explícito de las personas, de las causas de eventos y de la responsabilidad de los resultados de los acontecimientos. Heider pensaba que las personas tienen la habilidad para hacer inferencias causales casi al instante en conjunción con su percepción del entorno.

Esta posición, que muestra el énfasis de Heider sobre los procesos básicos perceptuales, ha sido elaborada y calificada por otros teóricos de atribución.  

Teoría de Heider: El sentido común la psicología[editar]

En el libro La Psicología de las Relaciones Interpersonales (1958), Fritz Heider trató de explorar la naturaleza de la relación interpersonal. Experimentó y teorizó para explicar cómo se buscan las “causas” de los sucesos que ocurren, especialmente las de aquellos que resultan extraños o se salen de la norma. Según Heider, las personan tienden a creer que un suceso queda explicado satisfactoriamente cuando descubren por qué ha ocurrido, recurriendo para ello a unas normas de inferencia de sentido común.[2]

La teoría de la atribución de Fritz Heider es un método que se puede utilizar para evaluar cómo la gente percibe el comportamiento de sí mismo y de la demás gente.[3]

En su teoría, cuenta que las personas observan, analizan y explican los comportamientos con explicaciones. A pesar de que las personas tienen diferentes tipos de explicaciones para los acontecimientos de los comportamientos humanos, Heider agrupó las explicaciones en dos categorías:[4][5]

  • 340.994x340.994px
    Atribución Interna (personal): La causalidad se asigna a un factor, a un agente o a una fuerza interior. La causa de la conducta dada se asigna a las características del individuo, tales como la capacidad, personalidad, estado de ánimo, los esfuerzos, las actitudes, o disposición.
  • Atribución Externas (situacionales): La causalidad se asigna a un factor, a un agente o a una fuerza exterior. La causa de la conducta dada se asigna a la situación en la que el comportamiento ha sido visto como en la tarea, con otras personas, o la suerte.

Estos dos tipos de atribución conducen a percepciones muy diferentes del individuo que se involucra en una conducta[6]

TEORIA DE LA ATRIBUCIÓN DE HEIDER[editar]

Uno de los trabajos principales de Heider es el estudio acerca de la teoría de la atribución, en la cual se explica cómo las personas comunes referidas como "no psicólogos" piensan el uno del otro. Heider sugirió escuchar lo que dice la gente acerca de cómo piensan sobre las personas y cómo piensan que piensan acerca de otras personas, reuniendo las teorías cotidianas de las personas. La segunda gran propuesta de Heider argumentó que los psicólogos tienen que sistematizar los datos de la experiencia cotidiana de las personas, haciéndolos más precisos, coherentes y · científicos. El punto de Heider fue que la teoría científica y la investigación proporcionan un marco conceptual que revela patrones comunes entre diversos eventos. El trabajo de Heider analiza la personología ordinaria, basándose en una gama de la ciencia disponible. El estudio de la psicología del sentido común puede ser valioso debido a las verdades que contiene, a pesar del hecho de que muchos psicólogos han desconfiado e incluso despreciado esa comprensión no escolarizada del comportamiento humano.​

La gente sabe mucho sobre otras personas y sobre cómo pensar de otras personas. Ellos no siempre están bien, pero lo hacen mucho, y tienen ideas sobre cómo lo hacen, por lo que los psicólogos deberían escucharlos.

La idea de escuchar a la gente común fue un contraste radical con la sabiduría actual en el resto de la psicología. El conductismo dominó la psicología y los pensamientos de las personas clasificado como basura inútilmente útil: epifenómenos, eventos que eran irrelevantes para el sistema causal real. Heider, un refugiado europeo reciente de la Segunda Guerra Mundial, primero en NorthamptonMassachusetts, y luego en Lawrence, Kansas, crearon un nuevo enfoque comparado con lo que la mayoría de los psicólogos estaban haciendo. Tomó en serio los pensamientos de la gente, este fue un momento en que el resto de la psicología no estaba realmente interesada en la gente y en sus pensamientos, ya sea como datos o como inspiración.

Heider: Personas como orígenes.[editar]

Según Heider los seres animados, especialmente las personas, son el prototipo de los orígenes, ampliamente demostrado por muchos escritores. En épocas anteriores y más simples, los hombres sabían poco y se referían con franqueza a la explicación de lo que no podían explicar sobre la base de la experiencia concreta, al mundo de los espíritus que, como ellos lo concebían, rodeaban e impregnaban su existencia. Al hacerlo, buscaban regularmente un agente en lugar de una causa. En el desarrollo del pensamiento causal del niño, "la unión original del hacedor y el hecho forma el esquema, según el cual puede desarrollarse el pensamiento causal".

El niño tiene la convicción de que "todos los cambios que me preocupan (de forma activa o pasiva) se hacen realidad". La tendencia a atribuir cambios a los orígenes personales está, por supuesto, relacionada con algunos autores que hablan de una tendencia general hacia la explicación causal, un "impulso causal". Oppenheimer lo considera como un tercer impulso básico al lado de los impulsos para la autoconservación y para la conservación de especies.

Lo que Piaget llama animismo, es decir, la tendencia a atribuir vida a objetos inanimados.

El animismo o personificación se ha explicado de diferentes maneras. La explicación más común se refiere a una inferencia basada en la analogía y es similar a aquellas teorías que sostienen que entendemos las mentes de otras personas porque las concebimos como análogas a nuestra propiamente. De manera similar, se dice que en la personificación el niño atribuye a "las cosas-propiedades que tiene experiencia como pertenecientes a su propia persona, o a personas de su entorno". Werner rechaza esta teoría que "la personificación en una interpretación primitiva del mundo se deriva del modo fisonómico de expresión y percepción". Con el término "percepción fisonómica", entiende una preferencia por la interpretación en términos de propiedades dinámicas más que estáticas. Puede ser que el niño aprehende de las personas fisionómicamente más fácilmente que otros objetos en su mundo circundante.

Este hecho puede dar lugar a la impresión errónea de que el niño descubre primero características fisonómicas en individuos humanos y luego los transfiere a objetos no humanos. La suposición más directa, sin embargo, y que está en mayor acuerdo con los hechos, es que el niño, comprendiendo el mundo como lo hace a través de su actividad motora-afectiva, entenderá el mundo en términos de fisonomía antes de personificar. La personificación surge de esta percepción fisonómica cuando "surge la necesidad del niño de manejar objetos en su vida cotidiana como si fueran personas.

Las normas de inferencia de sentido común[editar]

Heider las definió como las Reglas de la psicología ingenua de la acción, que analizan:[7][8]

  1. La capacidad del actor: analiza la capacidad del actor a realizar una determinada conducta.
  2. La dificultad de la tarea: analiza porque no se puede realizar una conducta, puede deberse a circunstancias que lo impidan.
  3. La motivación: analiza el querer hacer el esfuerzo necesario o intentarlo. La motivación es necesaria para que la acción se lleve a cabo realmente.
  4. La naturaleza y/o la intensidad de los esfuerzos realizados por el actor: analiza la naturaleza e intensidad de los esfuerzos ya que a partir de ellos se explica la presencia o ausencia de motivación.

Los dos primeros puntos determinan conjuntamente si la acción es posible para el actor y los dos últimos determinan la realización de la acción y los esfuerzos para llevarla a cabo.

Referencias[editar]

  1. American Psychologist (1989). «"Fritz Heider (1896 - 1988)"». American Psychological Association.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  2. Heider, F. (1958). The psychology of interpersonal relations. 
  3. The Excecutive Fast Track. ««Teoría de la atribución»». Consultado el 20 de octubre de 2014. 
  4. Lilienfeld, Scott O.; Lynn, Steven Jay; Namy, Laura L.; Woolf, Nancy J. (2010). Pearson Education Incorporated. p. 380. ISBN 978-0-205-65048-4. 
  5. Psicología Social (MARTES, 18 DE SEPTIEMBRE DE 2012). http://daliacubas.blogspot.com.es/2012/09/atribucion-social.html.  Falta el |título= (ayuda)
  6. Aronson. Social Psychology. 
  7. Suriá Martínez, Raquel. Guía de Recursos didácticos de Psicología Social. 
  8. Suriá Martínez, Raquel. Guía de Recursos didácticos de Psicología Social. p. 32. ISBN 9788499487120.