Frito mallorquín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Frito mallorquín.

El frito mallorquín[1][2]​ (en malloquin , frit mallorquí) es un plato tradicional de Mallorca (España) elaborado tradicionalmente a partir de la carne, la asadura, el hígado y la sangre cocida del cerdo, el cordero, el cabrito o incluso el pavo.[3]

El plato es una fritura en aceite de oliva de la carne con patatas, cebolla, tomate y pimienta roja. Suele condimentarse con sal, guindilla, pimienta, ajo, hinojo y laurel.[3]

Parece que tiene un origen sefardí, ya que presenta similitudes con la cocida judeo-sefardí y árabe. Aparece citado ya en varios recetarios antiguos, como el Llibre de Sent Soví (siglo XIV).

Variantes[editar]

Se conocen varias variantes del frito mallorquín:

  • Frito de matanzas (frit de matançes), que se hace en la época de la matanza.
  • Frito de sangre (frit de sang), de la comarca de la Sierra de Tramuntana.
  • Frito variado (frit variat), versión con ingredientes variados.
  • Fritos que sustituyen el ingrediente principal (la carne) por otros ingredientes: frito de marisco, de pollo o de verduras.

Notas[editar]

  1. «Frito mallorquín (convencional)». Las recetas de Sara. 22 de marzo de 2010. Archivado desde el original el 1 de octubre de 2010. 
  2. Tolo López. «Frito mallorquín». Nutrición y Recetas. 
  3. a b Miquel Dolç (coord.). Gran Enciclopèdia de Mallorca 6. Palma: Promomallorca. pp. 68-69. ISBN 978-84-8661717-2. 

Enlaces externos[editar]