Fregata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fregatidae»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Fregata
Rango temporal: Eoceno Inferior – Reciente
Male Frigate bird.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Suliformes
Familia: Fregatidae
Degland & Gerbe, 1867
Género: Fregata
Lacépède, 1799
Distribución
Especies

Fregata es un género de aves suliformes, el único de la familia Fregatidae,[1][2]​ conocidas vulgarmente como rabihorcados o fragatas. Viven en zonas tropicales de los océanos Pacífico y Atlántico.

Características[editar]

Pueden ser de color negro y rojo. Todas ellas son de gran tamaño: suelen tener una envergadura de alas de más de 1,80 m, aunque su esqueleto puede pesar escasamente 114 g. Esta asombrosa combinación de tamaño y ligereza les permite planear sin esfuerzo sobre el mar, donde vigilan atentamente a otras aves: si una fragata ve a otra ave capturando un pez, se lanza a acosarla hasta obligarla a soltar su presa, y hábilmente atrapa el pez antes de que este caiga al agua.

Anidan en árboles y arbustos, y los machos atraen a las hembras inflando una bolsa que tienen en la garganta, que parece un globo rojo. Casi nunca se posan en el agua.

Taxonomía[editar]

Se reconocen cinco especies de Fregata:[1]

Distribución y hábitat[editar]

Las fragatas se encuentran sobre los océanos tropicales, y montan en corrientes ascendentes cálidas bajo cúmulos de nubes. Su área de distribución coincide con la disponibilidad de alimentos, como los peces voladores, y con los vientos alisios, que proporcionan las condiciones de viento que facilitan su vuelo.[3]​ Son raros vagabundos en regiones templadas y no se encuentran en latitudes polares. Los adultos son generalmente sedentarios, permaneciendo cerca de las islas donde se reproducen.[3]​ Sin embargo, se han registrado machos de fragatas que se dispersan a grandes distancias después de abandonar una colonia de cría: un macho de fragata grande se reubicó desde la isla de Europa en el canal de Mozambique hasta las Maldivas 4400 km (2734,0 mi), y un macho de fragata magnífica voló 1400 km desde la Guayana Francesa hasta Trinidad. [4]​ En 2015, se avistó una magnífica fragata hasta el norte de Míchigan.[5]​ Se descubrió que las grandes fragatas marcadas con etiquetas de alas en la isla Tern en los French Frigate Shoals viajaban regularmente el 873 km (542,5 mi) hasta el Johnston Atoll, aunque se informó de uno en Quezon City en las Filipinas. Las pruebas genéticas parecen indicar que la especie es fiel a su lugar de eclosión a pesar de su gran movilidad.[6]​ Las aves jóvenes pueden dispersarse a lo largo y ancho, con distancias de hasta 6000 km (3728,2 mi) registradas.[3]

Comportamiento y ecología[editar]

Magnificent frigatebirds drinking freshwater

Las fragatas, que tienen la mayor relación entre la superficie de las alas y el peso del cuerpo de cualquier ave, son esencialmente aéreas.[3]​ Esto les permite elevarse continuamente y sólo aletear en raras ocasiones. Una gran fragata, rastreada por satélite en el Océano Índico, permaneció en el aire durante dos meses. Pueden volar a más de 4.000 metros en condiciones de congelación.[7]​ Al igual que los vencejos son capaces de pasar la noche volando, pero también regresarán a una isla para posarse en los árboles o acantilados. [8]​ Las observaciones de campo en el Canal de Mozambique descubrieron que las grandes fragatas podían permanecer en vuelo hasta 12 días mientras buscaban alimento. [9]​ Muy hábiles, utilizan sus colas bifurcadas para orientarse durante el vuelo y realizan fuertes y profundos batidos de alas,[10]​ aunque no son aptos para volar mediante aleteo sostenido. Las fragatas se bañan y limpian en vuelo volando bajo y salpicando en la superficie del agua antes de acicalarse y rascarse después.[3]​ Por el contrario, las fragatas no nadan y con sus cortas patas no pueden caminar bien ni despegar del mar con facilidad.[10]

Según un estudio publicado en la revista Nature Communication, los científicos colocaron un acelerómetro y un electroencefalograma en nueve fragatas para medir si dormían durante el vuelo. El estudio descubrió que las aves sí duermen, pero normalmente sólo utilizan un hemisferio del cerebro a la vez y suelen dormir mientras ascienden a mayores alturas. La cantidad de tiempo que dormían en el aire era inferior a una hora y siempre por la noche.[11]

Se desconoce el promedio de vida, pero en común con aves marinas como el albatros errante y el paiño boreal, las fragatas son longevas. En 2002, se recuperaron 35 fragatas anilladas en la isla Tern en las islas Hawaianas. De ellas, diez eran mayores de 37 años y una tenía al menos 44 años.[12]

A pesar de tener un plumaje oscuro en un clima tropical, las fragatas han encontrado formas de no sobrecalentarse, sobre todo cuando están expuestas a la luz solar cuando están en el nido. Arreglan las plumas para alejarlas de la piel y mejorar la circulación del aire, y pueden extender y levantar las alas para exponer la superficie inferior caliente al aire y perder calor por evaporación y convección. Las fragatas también colocan la cabeza a la sombra de sus alas, y los machos agitan con frecuencia sus bolsas gulares.[3]

Comportamiento reproductivo[editar]

Macho de Fregata Magnificens realizando su exhibición de cortejo.

Las fragatas suelen criar en islas oceánicas remotas, generalmente en colonias de hasta 5000 aves. Dentro de estas colonias, suelen anidar en grupos de 10 a 30 (o raramente 100) individuos.[10]​La reproducción puede ocurrir en cualquier momento del año, a menudo impulsada por el comienzo de la estación seca o por la abundancia de alimentos.[3]

Las fragatas tienen las exhibiciones de apareamiento más elaboradas de todas las aves marinas. Los machos se instalan en la colonia en grupos de hasta treinta individuos.[3]​Se exhiben ante las hembras que sobrevuelan apuntando sus picos hacia arriba, inflando sus bolsas rojas de la garganta y haciendo vibrar sus alas extendidas, mostrando las superficies inferiores de las alas más claras en el proceso. Producen un sonido de tambor al vibrar sus picos juntos y a veces emiten una llamada silbante.[10]​ La hembra desciende para unirse a un macho que ha elegido y le permite tomar su pico en el suyo. La pareja también se dedica a "rozar la cabeza" mutuamente.[3]

Después de la cópula, generalmente es el macho el que recoge palos y la hembra la que construye el nido de tejido suelto. El nido se cubre posteriormente con guano y se cementa. Las fragatas prefieren anidar en árboles o arbustos, aunque cuando éstos no están disponibles anidan en el suelo. Ponen un solo huevo blanco que pesa hasta el 6-7% de la masa corporal de la madre, y es incubado por turnos por ambas aves durante 41 a 55 días. Los polluelos altriciales están desnudos al nacer y desarrollan un plumón blanco. Los padres los cuidan continuamente durante las primeras 4-6 semanas y los alimentan en el nido durante 5-6 meses.[10]​ Ambos padres se turnan para alimentarlos durante los primeros tres meses, después de lo cual la asistencia del macho disminuye dejando a la madre para alimentar a las crías durante otros seis a nueve meses de media.[3]​ Los polluelos se alimentan metiendo la cabeza en la garganta de sus padres y comiendo la comida parcialmente regurgitada. Se tarda tanto en criar un polluelo que las fragatas suelen criar cada dos años.[10]

Colonia de aves marinas con fragatas, red-tailed tropicbird, red-footed boobies, sooty terns and black noddies, French Frigate Shoals

La duración de los cuidados parentales en las fragatas es una de las más largas de las aves, sólo rivalizada por el cálao terrestre sureño y algunos grandes accipítridos.[13]​ Las fragatas tardan muchos años en alcanzar la madurez sexual. Un estudio sobre las grandes fragatas de las Islas Galápagos descubrió que sólo se reproducen una vez que han adquirido el plumaje adulto completo. Las hembras lo alcanzan entre los ocho y los nueve años de edad y los machos entre los diez y los once años.[14]

Alimentación[editar]

Una fragata inmadura que arrebata un polluelo de charrán de hollín

Los hábitos de alimentación de las fragatas son pelágicas, y pueden buscar alimento hasta 500 km (310 mi) de tierra. No aterrizan en el agua, sino que arrebatan presas de la superficie del océano utilizando su largo y ganchudo pico.[10]​ Principalmente capturan peces pequeños como peces voladores, en particular los géneros Exocoetus y Cypselurus, que son conducidos a la superficie por depredadores como el atún y el pez delfín,[8]​ pero también comen cefalópodos, en particular calamares. [10]Menhaden del género Brevoortia puede ser una presa importante cuando es común, y también comen medusas y plancton más grande. Las fragatas han aprendido a seguir a los barcos de pesca y a tomar los peces de las zonas de espera.[3]​ A la inversa, los pescadores de atún pescan en zonas en las que ven a las fragatas debido a su asociación con grandes depredadores marinos. [15]​ Las fragatas también se alimentan a veces directamente de los huevos y crías de otras aves marinas, incluidos los piqueros, petreles, pardelas y charranes, en particular el charrán de hollín.[3]

Las fragatas robarán a otras aves marinas como los piqueros, en particular el piquero de patas rojas, las aves tropicales, las pardelas, los petreles, los charranes, las gaviotas e incluso las águilas pescadoras su captura, utilizando su velocidad y maniobrabilidad para dejar atrás y acosar a sus víctimas hasta que regurgiten el contenido de su estómago. Pueden asaltar a sus objetivos después de haber capturado su comida o sobrevolar las colonias de aves marinas esperando a que las aves progenitoras regresen cargadas de comida.[3]​ Aunque las fragatas son famosas por su comportamiento alimentario cleptoparasitario, no se cree que el cleptoparasitismo desempeñe una parte importante de la dieta de ninguna especie, y es más bien un complemento a la comida obtenida mediante la caza. [16]​ Un estudio sobre las fragatas grandes que robaban a los masked boobies estimó que las fragatas podían obtener como mucho el 40% de la comida que necesitaban, y de media sólo obtenían el 5%. [17]

A diferencia de la mayoría de las demás aves marinas, las fragatas beben agua dulce cuando la encuentran, descendiendo en picado y engullendo con el pico.[3]

Parásitos[editar]

Las fragatas son inusuales entre las aves marinas porque a menudo son portadoras de parásitos sanguíneos. Se han recuperado protozoos transmitidos por la sangre del género Haemoproteus de cuatro de las cinco especies. [18]​ Se han recuperado piojos de las aves del género ischnoceran Pectinopygus y del género amblyceran Colpocephalum y de la especie Fregatiella aurifasciata' de las magníficas y grandes fragatas de las Islas Galápagos. Las fragatas tendían a tener más piojos parásitos que los piqueros analizados en el mismo estudio.[19]

En el verano de 2005 se registró una gran mortalidad de polluelos en una importante colonia de la magnífica fragata, situada en la isla del Gran Condestable frente a la Guayana francesa. Los polluelos presentaban lesiones cutáneas nodulares, pérdida de plumas y cambios en la córnea, y alrededor de la mitad de la progenie del año pereció en la colonia. Se aisló un alphaherpesvirus y se denominó provisionalmente herpesvirus Fregata magnificens, aunque no está claro si causó el brote o afectó a aves que ya sufrían desnutrición. [20]

Referencias[editar]

  1. a b Clements, J. F., T. S. Schulenberg, M. J. Iliff, B.L. Sullivan, and C. L. Wood. 2010. The Clements checklist of birds of the world: Version 6.5. Cornell University Press. Downloadable from Cornell Lab of Ornithology
  2. Peterson, A. P. 2010. Birds of the World -- current valid scientific avian names. Consultado en enero de 2011.
  3. a b c d e f g h i j k l m n Orta, Jaume. "Family Fregatidae, Frigatebirds". In del Hoyo, J; Elliott, A.; Sargatal, J.; Christie, D.A.; de Juana, E. (eds.). Handbook of the Birds of the World Alive. Lynx Edicions
  4. Weimerskirch, Henri; Le Corre, Matthieu; Marsac, Francis; Barbraud, Christophe; Tostain, Olivier; Chastel, Olivier (2006). «Movimientos post-crianza de las fragatas rastreados con telemetría por satélite». The Condor 108 (1): 220-25. 
  5. Engel, Joshua (15 de julio de 2015). org/blog/tropical-wanderer-visits-midwest «Un vagabundo tropical visita el Medio Oeste». Field Museum of Natural History. Consultado el 28 de enero de 2022. 
  6. Dearborn, D.; Anders, A.; Schreiber, E.; Adams, R.; Muellers, U. (2003). «Movimientos entre islas y diferenciación poblacional en un ave marina pelágica». Molecular Ecology 12 (10): 2835-43. PMID 12969485. S2CID 18679093. 
  7. Weimerskirch, H.; Bishop, C.; Jeanniard-du-Dot, T. (2016). uk/portal/en/researchoutputs/frigate-birds-track-atmospheric-conditions-over-monthslong-transoceanic-flights(7871f444-35c6-4ce1-a788-df0bf321e7dd).html «Las aves de rapiña rastrean las condiciones atmosféricas durante vuelos transoceánicos de meses de duración». Science 353 (6294): 74-78. Bibcode:2016Sci...353...74W. PMID 27365448. S2CID 206648100. doi:10.1126/science.aaf4374.  Parámetro desconocido |último4= ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |último5= ignorado (ayuda)
  8. a b Weimerskirch, Henri; Chastel, Olivier; Barbraud, Christophe; Tostain, Olivier (2003). archive.org/web/20180921192153/http://www.cebc.cnrs.fr/publipdf/2003/WNat421.pdf «Frigatebirds ride high on thermals». Nature. 421 pages=333-34 (6921). PMID 12540890. S2CID 4357404. doi:10.1038/421333a. Archivado desde cebc.cnrs.fr/publipdf/2003/WNat421.pdf el original el 21 de septiembre de 2018. Consultado el 23 de diciembre de 2014. 
  9. Weimerskirch, Henri; Le Corre, Matthieu; Jaquemet, Sébastien; Potier, Michel; Marsac, Francis (2004). «Estrategia de alimentación de un depredador superior en aguas tropicales: Las grandes fragatas del Canal de Mozambique». Marine Ecology Progress Series 275: 297-308. Bibcode:2004MEPS..275..297W. doi:10.3354/meps275297. 
  10. a b c d e f g h O'Brien, Rory M. (1990). pdf#2 «Family Fregatidae frigatebirds». En Marchant, S.; Higgins, P.G., eds. Handbook of Australian, New Zealand & Antarctic Birds. Volume 1: Ratites to ducks; Part B, Australian pelican to ducks. Melbourne, Victoria: Oxford University Press. p. 912. ISBN 978-0-19-553068-1. 
  11. Ferro, Shaunacy (4 de agosto de 2016). «¿Pueden las aves dormir en pleno vuelo? Sí, lo confirma un nuevo estudio». Mental Floss. Consultado el 19 de septiembre de 2019. 
  12. Juola, Frans A.; Haussmann, Mark F.; Dearborn, Donald C.; Vleck, Carol M. (2006). «Acortamiento de los telómeros en un ave marina de larga vida: análisis transversal y prueba de una herramienta de envejecimiento». The Auk 123 (3): 775-83. doi:10.1642/0004-8038(2006)123[775:TSIALM]2.0.CO;2.  Parámetro desconocido |l= ignorado (ayuda)
  13. Skutch, Alexander Frank; Gardner, Dana (ilustrador) (1987). Helpers at Birds' Nests : a worldwide survey of cooperative breeding and related behaviour. Iowa City: University of Iowa Press. pp. org/details/helpersatbirdsne00skut_0/page/69 69-71. ISBN 0-87745-150-8. 
  14. Valle, Arlos A.; de Vries, Tjitte; Hernández, Cecilia (2006). «Plumaje y maduración sexual en la fragata grande Fregata minor en las Islas Galápagos». Marine Ornithology 34: 51-59. 
  15. Weimerskirch, Henri; Le Corre, Matthieu; Kai, Emilie Tew; Marsac, Francis (2010). «Movimientos de alimentación de las fragatas de la isla de Aldabra: Relación con variables ambientales e interacciones con la pesca». Progress in Oceanography 86 (1-2): 204-13. Bibcode:2010PrOce..86..204W. 
  16. Schreiber, Elizabeth A.; Burger, Joanne (2001). Biología de las aves marinas. Boca Raton, Florida: CRC Press. ISBN 0-8493-9882-7. 
  17. Vickery, J.A.; Brooke, M. de L. (1994). «Las interacciones cleptoparasitarias entre las fragatas y los piqueros enmascarados en la isla Henderson, Pacífico Sur». Condor 96 (2): 331-40. JSTOR 1369318. doi:10.2307/1369318. 
  18. Merino, Santiago; Hennicke, Janos; Martínez, Javier; Ludynia, Katrin; Torres, Roxana; Work, Thierry M.; Stroud, Stedson; Masello, Juan F. et al. (2012). archive.org/web/20161210091542/https://www.nwhc.usgs.gov/hfs/Globals/Products/MerinoEA2012HaemoproteusFrigates. pdf «Infección por parásitos Haemoproteus en cuatro especies de fragatas y descripción de una nueva especie de Haemoproteus (Haemosporida: Haemoproteidae)». Journal of Parasitology 98 (2): 388-97. PMID 21992108. S2CID 3846342. doi:10.1645/GE-2415.1. Archivado desde nwhc.usgs.gov/hfs/Globals/Products/MerinoEA2012HaemoproteusFrigates.pdf el original el 10 de diciembre de 2016. Consultado el 14 de mayo de 2015. 
  19. Rivera-Parra, Jose L.; Levin, Iris I.; Parker, Patricia G. (2014). «Carga comparativa de ectoparásitos de cinco especies de aves marinas en las Islas Galápagos». Journal of Parasitology 100 (5): 569-77. PMID 24911632. S2CID 9735489. doi:10.1645/12-141.1. 
  20. de Thoisy, Benoit; Lavergne, Anne; Semelin, Julien; Pouliquen, Jean-François; Blanchard, Fabian; Hansen, Eric; Lacoste, Vincent (2009). «Brotes de enfermedad posiblemente debidos a una infección natural por herpesvirus aviar en una colonia de fragatas magníficas jóvenes (Fregata magnificens) en la Guayana Francesa». Journal of Wildlife Diseases 45 (3): 802-07. PMID 19617492. S2CID 13466300. doi:10.7589/0090-3558-45.3.802. 

Enlaces externos[editar]