Fraude fiscal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Fraude fiscal o fraude al fisco es el fraude cometido contra la secretaria de administración tributaria, en forma de evasión de impuestos o de cualquier otra irregularidad que tenga como consecuencia un beneficio ilícito o no declarado, con consecuencias fiscales. Cuando supera una cierta cuantía, se considera delito fiscal, pudiéndose sancionar con penas privativas de libertad; mientras que los fraudes de menor cuantía se tramitan por vía administrativa, sancionándose con multas.

La economía sumergida o informal, de la que forman parte las actividades ilícitas por su propia naturaleza (tráfico de drogas, prostitución, tráfico de armas y todo tipo de delincuencia, especialmente la delincuencia organizada); tiene como consecuencia inevitable algún tipo de fraude fiscal, de modo que en muchas ocasiones es más fácil para los acusadores públicos (fiscalía) demostrar delito fiscal que delito ordinario en los procesos judiciales. El caso más conocido popularmente es el de Al Capone, líder de la mafia de Chicago en la década de 1930, a quien, a pesar de ser notorio que era responsable de todo tipo de delitos graves (incluyendo asesinatos), no se pudieron probar otros delitos que los provenientes de fraude fiscal.

Fraude fiscal en España[editar]

El Ministerio de Hacienda español, a través de su Agencia Tributaria consiguió recaudar un total de 14.883 millones de euros en 2016 por las actuaciones de sus inspectores o a cuenta de investigaciones o registros para localizar impagos.[1]

Fraude fiscal detectado en España entre 2010 y 2016 (en millones de euros)[2]
Fuente: Agencia Tributaria
Gráfica elaborada por: Wikipedia

Fraude fiscal en Venezuela[editar]

El control de cambio vigente en Venezuela a partir de 2003, manejado por Cadivi ha hecho que se desaten numerosos casos de fraude fiscal, corrupción y mal uso del sistema. Como consecuencia, se han perdido una gran cantidad de divisas otorgadas a empresas que no declaraban ni pagaban los impuestos a la Agencia Tributaria Seniat. De hecho, se ha afirmado en distintas ocasiones que una de las causas de la crisis económica, es dicho fraude y corrupción ocasionado por este sistema de divisas.[3] En 2012 el ministro , de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani admitió que se habrían perdido alrededor de 25.000.000.000 $, aumentando así la deuda en el país.[4] [5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]