Frase apócrifa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las frases apócrifas son frases célebres que se citan de forma incorrecta o se atribuyen a fuentes erróneas.

La palabra "apócrifa" proviene del griego Απόκρυφα que significa ocultar lejos, y actualmente se relaciona con la autenticidad dudosa.

Ejemplos[editar]

  • "Ayúdate que yo te ayudaré". Suele ser atribuida a Jesús, sin embargo en la Biblia no existe tal expresión; la más aproximada podría estar en Josué 1:9 que dice "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas".
  • "Al que madruga Dios le ayuda" es una frase que no se encuentra en la Biblia, ni ninguna parecida. Una aproximación a esta frase se encuentra en Proverbios 9:17 que dice: "Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan". También se puede encontrar en el Antiguo Testamento en el que se muestra que el pueblo tenía que madrugar para recoger el maná del cielo.
  • "Errar es humano, pero echarle la culpa a otro, es más humano todavía" es una de la gran cantidad de frases que se le atribuye al grupo Les Luthiers, sin embargo estos lo han desmentido.
  • "Elemental, mi querido Watson" es atribuida a Sherlock Holmes sin embargo esta combinación exacta de palabras no existe en los libros originales, sino en películas e historietas de otros autores.
  • "Ladran Sancho, señal que cabalgamos".

Es sin duda, la frase apócrifa más conocida de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha - Escrita por Cervantes ”. En dicha obra, cabe resaltar que en ninguno de sus párrafos se encuentra la frase de referencia; de hecho, ni siquiera hay una frase parecida.

La frase es de Goethe en su poema "Kläffer" (Ladrador, 1808), prueba de ello es que en español, la referencia más antigua conocida se encuentra en la edición de agosto de 1903 de la Revista «Nuestro Tiempo»; en el artículo «Los dos catolicismos», de Edmundo González Blanco, dice: «El perro, empleando la comparación de Goethe, quisiera acompañarnos desde el establo; pero el eco de sus ladridos nos prueba que cabalgamos». El poema de Goethe al que se refiere dice (traducción de Arturo):

Kläffer (1808) Ladrador (1808)
Wir reiten in die Kreuz und Quer

Nach Freuden und Geschäften;
Doch immer kläfft es hinterher
Und bellt aus allen Kräften.
So will der Spitz aus unserm Stall
Uns immerfort begleiten,
Und seines Bellens lauter Schall
Beweist nur, daß wir reiten.

Cabalgamos por el mundo

En busca de fortuna y de placeres
Mas siempre atrás nos ladran,
Ladran con fuerza…
Quisieran los perros del potrero
Por siempre acompañarnos
Pero sus estridentes ladridos
Sólo son señal de que cabalgamos

Véase también[editar]

Referencias[editar]