Francisco de Pazzi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francesco de Pazzi
Información personal
Nombre secular Francesco de' Pazzi
Nacimiento 28 de enero de 1444
Flag of Florence.svg República de Florencia
Fallecimiento 26 de abril de 1478 (34 años)
Flag of Florence.svg República de Florencia
Entierro Basílica de la Santa Cruz
Familia
Descendencia Vieri de Pazzi[1]

Pazzi's coat of arms.jpg
Escudo de Francesco de Pazzi

[editar datos en Wikidata]

Francesco de' Pazzi, conocido históricamente como Francesco de Pazzi (República de Florencia, 28 de enero de 1444-Ibídem, 26 de abril de 1478), fue un noble y banquero florentino, uno de los principales culpables de la conspiración de los Pazzi.

Biografía[editar]

Francisco de Pazzi nació el 28 de enero de 1444 en Florencia, como un miembro noble de la casa de Pazzi. Nació noble en una ciudad fascinada por los Médici, recién enriquecidos. A Francesco le enseñaron a odiar a la clase media y su rápido ascenso social. Observó con desaliente cómo el banco de los Médici eclipsaba el suyo y siglos de influencia en el Gobierno de Florencia se escapaban entre sus dedos.

Francesco era sobrino del patriarca de la familia, Jacobo de Pazzi. Tuvo al menos dos hijos, Vieri de Pazzi y Viola de Pazzi, los cuales ninguno llegó a superar la edad adulta.

Fue el creador de la conspiración de los Pazzi, fue tesorero del Pontífice y favorito del papa Sixto IV. Parece que Sixto IV le ofreció una solución. En vez de competir en algo tan sórdido como la banca, Francesco solo tenía que hacer una cosa, lo justo para poner la clase media en su sitio: Matar a Lorenzo de Médici. El papa aprobó la conspiración y buscó otros aliados externos.

Alrededor de 1478, el papa planeó una campaña para derrocar a los Médici del poder. A este se le sumaron todos los miembros de la familia Pazzi, y además, Jacobo contrató a cuatro arrendatarios más para que se unieran en el complot: Bernardo Bandini Baroncelli, Stefano da Bagnone, Antonio Maffei y el arzobispo Francesco Salviati.

Tras el asesinato del primer hijo de Francesco, Vieri, en San Gimignano, la conspiración empezó a decaer, y no lograron asesinar a Lorenzo de Médici durante el golpe, solamente lo hirieron. Sí lograron matar al hermano de Lorenzo, Juliano de Médici.

En la misma familia, Jacobo de Pazzi fue uno de los principales culpables, y los conspiradores hicieron uso de la familia de Guillermo de Pazzi, hermano de Francisco, con los Médici (era el esposo de una hermana de Lorenzo y Juliano, Blanca de Médici) para conseguir secretos de sus enemigos.

Entre las causas identificadas fue también una cuestión de herencia de otro hermano de Francisco, Giovanni de Pazzi, en la que el Magnífico había dado un arbitraje favorable para los Pazzi. Giovanni intentó detener a Francesco, pero se ocuparon de él, y lo colgaron en frente del Palacio de la Señoría.

En el momento de la verdad, Bernardo fue a buscar a casa a Juliano de Médici (al que abrazó para ver si llevaba un arma, pero no llevaba) y durante la Misa en Santa María del Fiore lo mataron a puñaladas. Francesco estaba tan furioso que durante el asesinato clavó su arma en su propia pierna. Sin embargo, Juliano murió (fue una puñalada mortal en la cabeza que le atravesó el cráneo) pero Lorenzo se salvó.

Tras el golpe fallido se formó una revuelta, que se armó en contra de los Pazzi. Francesco se atrincheró en el Palacio de la Señoría y allí murió asesinado.

Historia[editar]

Francesco de Pazzi nació el 28 de enero de 1444 en Florencia, siendo miembro de una de las familias banqueras más poderosas de la ciudad, y presenciando durante sus primeros años la llegada al poder de una casta opuesta, la familia Médici.

Durante su juventud, Francesco fue instruido en la disciplina bancaria por otros miembros de su familia, y adquirió un desprecio particular hacia la clase media, viendo a los poderosos como individuos que debían ejercer su punto de ventaja como una herramienta para oprimir a los inferiores. Lorenzo de Médici, además de tener un origen humilde, era visto por la familia de Francesco como un trepador social principalmente por su idealismo, el cual abogaba por el envolvimiento del pueblo en las principales instancias promoviendo principios de cultura a las masas, educándolas y brindándoles participación especial.

En 1459 Francesco tuvo un hijo al que llamó Vieri, y brindó desde temprano todo tipo de atenciones para formarle debidamente y criarle con opulencia. No obstante, con el paso de los años, descuidó a su hijo. Además de Vieri tuvo una hija, Viola de Pazzi.

Para el año de 1476, Francesco acudió a Sixto IV como un banquero molesto que se había visto perturbado en su negocio por los controles impuestos por los Médici. El papa ansiaba el control de Florencia, y Francesco, dispuesto a ayudar a Sixto IV si aseguraba que los Pazzi tuvieran control de con la caída de los Médici, fue comisionado junto a Jacobo y Vieri para preparar un golpe de Estado[2] . Lamentablemente no obtuvo la ayuda de su hijo porque murió demasiado joven, a la edad de 19 años, el mismo año en el que se produciría el golpe.

Conspiración contra Lorenzo de Médici (1476-78)[editar]

Problemas en Florencia[editar]

A finales de diciembre, la conspiración de los Pazzi se hizo más evidente. Sixto IV, actuando por su cuenta para asesinar a distintos monarcas de diversas regiones de Italia, orquestó junto con Rodrigo Borgia el asesinato del duque de Milán Galeazo María Sforza, aliado de Lorenzo. De esta forma quebrantó la fragilidad en la se que encontraba la familia Médici.

En otros intentos de imponerse sobre Florencia, Sixto IV asignó al clérigo Francesco Salviati como arzobispo de Pisa. Lorenzo hizo uso de su fuerza militar para impedir que Salviati tomara posición del cargo.

Jacobo no deseó involucrarse por completo en el complot, por lo que dejó el golpe a cargo de Francesco de Pazzi.

Giovanni de Pazzi, aliado de Lorenzo, descubrió el papel de Francesco de Pazzi en los intentos de destitución de los Médici por parte del papado, al investigar el asesinato del duque de Milán. Por esta razón, Giovanni emitió una orden preventiva en el tribunal florentino para que Francesco fuese encarcelado. Uno de los mejores abogados de Italia, que al final fue corrompido por los Médici y se alió con los Pazzi, ayudó a Giovanni a encerrar a Francesco, pero poco después lo dejó escapar, por órdenes de Sixto IV. También le ordenó que capturara a Giovanni cuando Lorenzo, otro aliado suyo, y su familia, viajaran a Villa Careggi. Para facilitar el trabajo a los conspiradores del golpe, sentenció a Giovanni y lo colgó en la horca. Al final el abogado fue vengado por uno de los familiares de Giovanni y lo asesinó.

Preparación del golpe [3] [editar]

Entre las tensiones disputadas por el dominio de Florencia sobre San Gimignano, gobernada durante un corto tiempo por Vieri de Pazzi, Francesco sostuvo una correspondencia con el arquitecto Giovanni Giocondo, quien tenía relaciones cercanas con Vieri, para que evaluara a su hijo y le ayudara en sus actitudes irracionales y sádicas. Francesco y Giocondo lo hablaban personalmente o bien se enviaban cartas, hasta que Vieri se percató al descubrir las cartas y se deshizo de Giocondo. Francesco no volvió a saber de él.

Retrato rasgado del arquitecto Giovanni Giocondo

En la primavera de 1477, muchos de los conspiradores se reunieron en San Gimignano para discutir sus principales papeles en el golpe. Francesco tuvo la tarea de asesinar a Lorenzo y a Juliano, mientras que Vieri tuvo que coordinar a los mercenarios en San Gimignano, y Jacobo tuvo que calmar a los ciudadanos de Florencia cuando hubieran logrado el golpe.

Sin embargo, una noche de 1478, cuando los conspiradores regresaban a Florencia, San Gimignano fue asediada y Vieri, que se encontraba allí, murió asesinado, sin revelar ninguna palabra del golpe.

A Francesco no le sorprendió la muerte de su hijo. Se enteró de lo sucedido tras leer una carta de Giocondo, que tras la muerte de Vieri resurgió entre las cenizas. El 25 de abril de 1478, los conspiradores del golpe se reunieron en las catacumbas de la iglesia florentia Santa María Novella. Durante el encuentro, Francesco observó cómo los sicarios pagados por Jacobo se desplegaban con las armas las cuales habían planeado usar durante el golpe. En la reunión se informó que Sixto IV había dado su consentimiento en la operación, por lo que los conspiradores actuaron oficialmente en nombre del papa, siendo más sencillo tomar posesión de la ciudad. No obstante, aunque todos parecían bastante cómodos, Jacobo se mostró inseguro y recomendó mucha precaución, dando alusión a que la muerte de Vieri fue muy temprana para formar expectativas de un plan que todavía no había sido ejecutado. Por el contrario, Francesco se sintió muy seguro y llegó a afirmar a que el plan ocurriría sin ningún tipo de fallos.

Misa en el Duomo[editar]

Al día siguiente de la reunión, todos los conspiradores se pusieron en posición y a muy temprana hora de la mañana Francesco apareció directamente en el palacio de los gobernantes para esperar a que saliera Lorenzo y su hermano. Francesco buscó distraerlos con palabras cordiales, mientras que al mismo tiempo se valía de gestos de confianza para asegurarse de que ni Lorenzo ni Juliano llevaban armas (durante la misa acudieron sin escoltas). Les abrazó para estar completamente seguro de que no enfundaban ningún arma en la parte trasera.

Francesco y los Médici no tardaron en llegar a la congregación en Santa María del Fiore. En ese momento fue, antes de que se diera inicio a la misa, cuando Francesco llamó de entre la multitud a Bernardo, y le señaló a Lorenzo y Juliano para que se preparara.

Extrayendo todo tipo de armas blancas, Francesco y Bernardo atacaron a Juliano. Bernardo asentó la primera tajada, mientras que el hermano de Lorenzo rogaba misericordia. Francesco apartó a Bernardo y procedió a acuchillarle repetidas veces en el pecho hasta asegurarse de que estaba muerto, a la vez que soltaba injurias.

Lorenzo no logró acudir a la ayuda de su hermano porque Antonio Maffei y Stefano da Bagnone les paró los pies y les hirió en la espalda y en el cuello. Fue en ese momento cuando Francesco desenfundó su espada y procedió a atacar a Lorenzo, proclamando que aquel momento sería el día de su caída.

La guardia florentina de Lorenzo no tardó en aparecer, y Francesco empezó un combate fiero contra ellos. Francesco pidió también ayuda de tropas mercenarias y Salviati las condujo hasta Santa María del Fiore. Todos los mercenarios de los Pazzi, o la mayoría, porque muchos de ellos huyeron, incluído Francesco de Pazzi, fueron asesinados por la guardia de los Médici.

Relaciones entre familias[editar]

Familia Pazzi[editar]

Francesco de Pazzi adquirió casi todas sus ideas sobre el clasismo de su familia, a pesar de que consideraba las tareas que pudieran elevar el estatus de su casa más primordiales que la banca. Este descuido fue lo que permitió el ascenso al poder de los Médici.

Francesco no era muy cercano a Vieri, su hijo. Vieri desarrolló una conducta sanguinaria bastante afín a la de su padre, buscando una influencia y un modelo ejemplar en su tío y en otros seguidores. Francesco descuidó de Vieri después de darle día a día dinero para que se resolviera él mismo su vida, en lugar de formarlo profesional y personalmente en su corta juventud. Por esta razón, Vieri se convirtió en un hombre guiado por sus caprichos y perjuicios, y fue capaz de cometer conductas inhumanas para obtener lo que ansiaba lograr.

En un intento por cambiar la conducta de Vieri, Francesco pidió a Giovanni Giocondo que observara a su hijo y le diera sus apreciaciones sobre su comportamiento. El arquitecto aceptó, y sostenía que las actitudes de Vieri era corregibles si él mismo lo supervisaba y ejercía el labor paternal. Ésto nunca se dio, ya que, finalmente, Francesco se vio más complacido uniéndose al papa Sixto IV que complaciendo a su propia familia.

Familia Médici[editar]

Francesco de Pazzi tenía el mayor rencor y odio hacia los Médici que hacia cualquier otra familia noble. Ésta fue la causa principal que le hicieron conspirar con Sixto IV y sus seguidores.

A pesar de que su tío Jacobo trataba las relaciones con Lorenzo de Médici de manera pragmática, Francesco les veía como trepadores sociales y ansiaba su temprana caída y poder ascender al trono de Florencia. También sostuvo cierta hipocresía para engañar a los Médici, fingiendo actos de camaradería con Juliano de Médici poco antes de su asesinato.

Sixto IV y Rodrigo Borgia[editar]

Francesco consideró involucrar a su familia en las filas de Sixto IV y Rodrigo Borgia. Como de costumbre, los líderes se valían de nobles y mercenarios pagados para destituir a los monarcas enemistados o que obstruyesen los propósitos de la Iglesia y la propuesta de un gobernante complaciente a los deseos del papa en Florencia convenció a Sixto IV y a Rodrigo.

Francesco aceptó y se ofreció personalmente para ejecutar acciones sangrientas en nombre de sus alianzas. El envolvimiento de Francesco con Sixto IV y Rodrigo lo hizo descuidar de su hijo, que poco le importó la muerte de éste, en el preámbulo de la ejecución del complot.

Muerte[editar]

Mientras las tropas de Salviati y los guardias  de los Médici se disputaban el control de Florencia a lo largo de la ciudad, Francesco requirió ayuda de sus aliados para obtener un punto de ventaja sobre ellos. Empleó diversas compañías de guardias armados para tomar el Palacio de la Señoría (sede del poder tribunal florentino) atestándose en una de las más fortalecidas estructuras de Florencia, y obteniendo mayor ventaja sobre sus enemigos.

No obstante, el hecho de que Lorenzo sobreviviese al golpe, motivó a sus leales seguidores a continuar la lucha contra los conspiradores. Así, la guardia de los Médici se adentraron en el edificio y dieron caza a Francesco de Pazzi. Antes de morir se lamentó de sus nefastas decisiones. Murió la noche del 26 de abril de 1478.

Legado[editar]

Poco después del asesinato, Jacobo reunió a las masas de los ciudadanos complacientes de los Pazzi y las congregó frente al Palacio de la Señoría, con gritos de un falso sentido de libertad creyendo que la familia había logrado utilizar la autorización papal para deponer exitosamente a Lorenzo.

Sin embargo, para la sorpresa de los presentes y de Jacobo, los guardias de los Médici colgaron el cadáver de Francesco desde la cima del palacio, queriendo evidenciar que los defensores habían triunfado. Jacobo, horrorizado, huyó a la Toscana, donde la mayoría de los conspiradores se alejaron allí. Durante los próximos años, la guardia de los Médici les dieron caza, transcurrida la década de 1480.

Tanto Francesco como su familia quedaron con el sello de la infamia en la historia de Italia. Ni Sixto IV ni Rodrigo Borgia lograron destituir a los Médici de su gobierno. Aunque Rodrigo Borgia fuera nombrado papa la mañana del 11 de agosto de 1492, tampoco logró derrocarles.

Debido a la muerte de Lorenzo de Médici el 9 de abril de 1492, el fray dominico Girolamo Savonarola asumió el control de Florencia en 1494, desterrando al hijo de Lorenzo, Pedro II de Médici, e instaló un régimen teocrático en la ciudad, aunque fue depuesto el 13 de mayo de 1497.

Un año más tarde, en 1498, tras la intervención del Papado en el Palacio de la Señoría y la muerte de Carlos VIII de Francia, Florencia perdió su estatus de república, siendo dejada a cargo de la Casa Soderini, aunque la familia Médici regresó en 1512.

Personalidad y rasgos[editar]

Francesco de Pazzi fue uno de los nobles con mayor elaborada doctrina del clasismo del Renacimiento italiano, siendo su familia la segunda casa de banqueros más poderosa e influyente de Florencia.

Los Pazzi instruyeron a Francesco en costumbres no muy propias de la nobleza pero sí comunes de la época, las cuales incluían repercusiones por métodos sangrientos y poco efectivos. Por esta razón Francesco adquirió un odio hacia la familia Médici cuando obtuvo la monarquía de Florencia a finales del siglo XV, enemistándose con muchas otras castas nobles aliadas con la familia Médici.

En un desesperado intento de deponer a Lorenzo de Médici, Francesco se unió a Sixto IV. Confiado en que lograría el derrocamiento de los Médici, se dedicó a llevar el plan en sus fases más sangrientas e implacables.

Fueron estos arranques de actitud los que distanciaron a Francesco de su familia en la búsqueda del poder del Estado de Florencia, y los que ocasionaron su muerte.

Referencias[editar]

  1. Familia de Vieri de Pazzi
  2. Traición contra los Médici
  3. Conspiración de los Pazzi