Francesco de Pazzi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Francisco de Pazzi»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Francesco de Pazzi

Stemma dei Pazzi.png
Banquero
por Florencia
Hasta el 26 de abril de 1478
Presidente Jacobo de Pazzi
Gobernador Vieri de Pazzi
Jefe de Gobierno Francesco de Pazzi

Stemma dei Pazzi.png
Revolucionario
Junto a Bernardo Bandini Baroncelli
Francesco Salviati Riario
Stefano da Bagone
Antonio Maffei

Información personal
Nacimiento 28 de enero de 1444
Florencia, Italia Bandera de Italia
Fallecimiento 26 de abril de 1478 (34 años)
Florencia, Italia Bandera de Italia
Residencia Florencia
Nacionalidad Italiana
Creencias religiosas Catolicismo
Familia
Familia nobiliaria Pazzi
Hijos Vieri de Pazzi[1]
Viola de Pazzi
Información profesional
Ocupación Noble
[editar datos en Wikidata]

Francesco de Pazzi (República de Florencia, 28 de enero de 1444 - Ibídem, 26 de abril de 1478), fue un noble y banquero florentino, uno de los principales culpables de la conspiración de los Pazzi.

Biografía[editar]

Francesco de Pazzi nació el 28 de enero de 1444 en Florencia, siendo miembro de una de las familias banqueras más poderosas de la ciudad, y presenciando durante sus primeros años la llegada al poder de una casta opuesta, la familia Médici.

Nació noble en una ciudad fascinada por los Médici, recién enriquecidos. A Francesco le enseñaron a odiar a la clase media y su rápido ascenso social. Observó con desaliente cómo el banco de los Médici eclipsaba el suyo, y siglos de influencia en el Gobierno de Florencia se escapaban entre sus dedos.

Francesco era sobrino del patriarca de la familia, Jacobo de Pazzi. Tuvo al menos dos hijos, Vieri de Pazzi y Viola de Pazzi, los cuales ninguno llegó a superar la edad adulta[cita requerida].

Fue el creador de la conspiración de los Pazzi, fue tesorero del Pontífice y favorito del papa Sixto IV. Parece que Sixto IV le ofreció una solución. En vez de competir en algo tan sórdido como la banca, Francesco solo tenía que hacer una cosa, lo justo para poner la clase media en su sitio: Matar a Lorenzo de Médici. El papa aprobó la conspiración y buscó otros aliados externos.

Alrededor de 1478, el papa planeó una campaña para derrocar a los Médici del poder. A este se le sumaron todos los miembros de la familia Pazzi, y además, Jacobo contrató a cuatro arrendatarios más para que se unieran en el complot: Bernardo Bandini Baroncelli, Stefano da Bagnone, Antonio Maffei y el arzobispo Francesco Salviati.

Tras el asesinato del primer hijo de Francesco, Vieri, en San Gimignano, la conspiración empezó a decaer, y no lograron asesinar a Lorenzo de Médici durante el golpe, solamente lo hirieron. Sí lograron matar al hermano de Lorenzo, Juliano de Médici.

En la misma familia, Jacobo de Pazzi fue uno de los principales culpables, y los conspiradores hicieron uso de la familia de Guillermo de Pazzi, hermano de Francesco, con los Médici (era el esposo de Blanca de Médici) para conseguir secretos de sus enemigos.

Entre las causas identificadas fue también una cuestión de herencia de otro hermano de Francisco, Giovanni de Pazzi, en la que el Magnífico había dado un arbitraje favorable para los Pazzi. Giovanni intentó detener a Francesco, pero se ocuparon de él, y lo colgaron en Volterra.

En el momento de la verdad, Bernardo fue a buscar a casa a Juliano de Médici (al que abrazó para ver si llevaba un arma, pero no llevaba) y durante la Misa en Santa María del Fiore lo mataron a puñaladas. Francesco estaba tan furioso que durante el asesinato clavó su arma en su propia pierna. Sin embargo, Juliano murió (fue una puñalada mortal en la cabeza que le atravesó el cráneo) pero Lorenzo se salvó.

Tras el golpe fallido se formó una revuelta, que se armó en contra de los Pazzi. Francesco se atrincheró en el Palacio de la Señoría y allí murió asesinado.

Historia[editar]

Durante su juventud, Francesco fue instruido en la disciplina bancaria por otros miembros de su familia, y adquirió un desprecio particular hacia la clase media, viendo a los poderosos como individuos que debían ejercer su punto de ventaja como una herramienta para oprimir a los inferiores. Lorenzo de Médici, además de tener un origen humilde, era visto por la familia de Francesco como un trepador social principalmente por su idealismo, el cual abogaba por el envolvimiento del pueblo en las principales instancias promoviendo principios de cultura a las masas, educándolas y brindándoles participación especial.

En 1459 Francesco tuvo un hijo al que llamó Vieri, y brindó desde temprano todo tipo de atenciones para formarle debidamente y criarle con opulencia. No obstante, con el paso de los años, descuidó a su hijo. Además de Vieri tuvo una hija, Viola de Pazzi.

Para el año de 1476, Francesco acudió a Sixto IV como un banquero molesto que se había visto perturbado en su negocio por los controles impuestos por los Médici. El papa ansiaba el control de Florencia, y Francesco, dispuesto a ayudar a Sixto IV si aseguraba que los Pazzi tuvieran control de con la caída de los Médici, fue comisionado junto a Jacobo y Vieri para preparar un golpe de Estado[2] . Lamentablemente no obtuvo la ayuda de su hijo porque murió demasiado joven, a la edad de 19 años, el mismo año en el que se produciría el golpe.

Problemas en Florencia[editar]

Retrato rasgado del arquitecto Giovanni Giocondo.

Giovanni de Pazzi, aliado de Lorenzo, descubrió el papel de Francesco de Pazzi en los intentos de destitución de los Médici por parte del papado, al investigar el asesinato del duque de Milán. Por esta razón, Giovanni emitió una orden preventiva en el tribunal florentino para que Francesco fuese encarcelado.

Uno de los mejores abogados de Italia, que al final fue corrompido por los Médici y se alió con los Pazzi, ayudó a Giovanni a encerrar a Francesco, pero poco después lo dejó escapar, por órdenes de Sixto IV. También le ordenó que capturara a Giovanni cuando Lorenzo y su familia viajaran a Villa Careggi. Para facilitar el trabajo a los conspiradores del golpe, sentenció a Giovanni y lo colgó en la horca.

Relación entre Francesco y Vieri[editar]

Entre las tensiones disputadas por el dominio de Florencia sobre San Gimignano, gobernada durante un corto tiempo por Vieri de Pazzi, Francesco sostuvo una correspondencia con el arquitecto Giovanni Giocondo, quien tenía relaciones cercanas con Vieri, para que evaluara a su hijo y le ayudara en sus actitudes irracionales y sádicas. Francesco y Giocondo lo hablaban personalmente o bien se enviaban cartas, hasta que Vieri se percató al descubrir las cartas y se deshizo de Giocondo. Francesco no volvió a saber de él.

Fachada de Santa Maria Novella.

A Francesco no le sorprendió la muerte de su hijo. Se enteró de lo sucedido tras leer una carta de Giocondo, que tras la muerte de Vieri resurgió entre las cenizas.

Muerte[editar]

Palacio Vecchio, lugar donde murió Francesco de Pazzi.

Mientras las tropas de Salviati y los guardias  de los Médici se disputaban el control de Florencia a lo largo de la ciudad, Francesco requirió ayuda de sus aliados para obtener un punto de ventaja sobre ellos. Empleó diversas compañías de guardias armados para tomar el Palacio de la Señoría, atestándose en una de las más fortalecidas estructuras de Florencia, y obteniendo mayor ventaja sobre sus enemigos.

No obstante, el hecho de que Lorenzo sobreviviese al golpe, motivó a sus leales seguidores a continuar la lucha contra los conspiradores. Así, la guardia de los Médici se adentraron en el edificio y dieron caza a Francesco de Pazzi. Antes de morir se lamentó de sus nefastas decisiones. Murió la noche del 26 de abril de 1478.

Legado[editar]

Poco después del asesinato, Jacobo reunió a las masas de los ciudadanos complacientes de los Pazzi y las congregó frente al Palacio de la Señoría, con gritos de un falso sentido de libertad creyendo que la familia había logrado utilizar la autorización papal para deponer exitosamente a Lorenzo.

Sin embargo, para la sorpresa de los presentes y de Jacobo, los guardias de los Médici colgaron el cadáver de Francesco desde la cima del palacio, queriendo evidenciar que los defensores habían triunfado. Jacobo, horrorizado, huyó a la Toscana, donde la mayoría de los conspiradores se alejaron. Durante los próximos años, la guardia de los Médici les dieron caza, transcurrida la década de 1480.

Tanto Francesco como su familia quedaron con el sello de la infamia en la historia de Italia. Ni Sixto IV ni Rodrigo Borgia lograron destituir a los Médici de su gobierno. Aunque Rodrigo Borgia fuera nombrado papa la mañana del 11 de agosto de 1492, tampoco logró derrocarles.

Debido a la muerte de Lorenzo de Médici el 9 de abril de 1492, el fray dominico Girolamo Savonarola asumió el control de Florencia en 1494, desterrando al hijo de Lorenzo, Pedro II de Médici, e instaló un régimen teocrático en la ciudad, aunque fue depuesto el 13 de mayo de 1497.

Un año más tarde, en 1498, tras la intervención del Papado en el Palacio de la Señoría y la muerte de Carlos VIII de Francia, Florencia perdió su estatus de república, siendo dejada a cargo de la Casa Soderini, aunque la familia Médici regresó en 1512.

Ascendencia[editar]

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
16. Guidotto de Pazzi
 
 
 
 
 
 
 
8. Guglielmo de Pazzi
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
4. Andrea de Pazzi
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2. Antonio de Pazzi
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1. Francesco de Pazzi
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Referencias[editar]