Francisco Macías Nguema

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Macías Nguema
Francisco-Macias-Nguema personality cult photo.jpg
Francisco Macías Nguema

Coat of arms of Equatorial Guinea.svg
1er Presidente de Guinea Ecuatorial
12 de octubre de 1968-3 de agosto de 1979
Predecesor Ninguno
Sucesor Teodoro Obiang

Información personal
Nombre nativo Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong Ver y modificar los datos en Wikidata
Apodo Tigre de Mongomo,[1] El Tigre,[2] Papá Masié.[3]
Nacimiento 1 de enero de 1924
Nsegayong, Río Muni Bandera de España
Fallecimiento 29 de septiembre de 1979 (55 años)
Malabo, Guinea Ecuatorial Bandera de Guinea Ecuatorial
Causa de muerte Fusilamiento Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Ecuatoguineana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Ninguna (Ateo)
Partido político Partido Único Nacional de los Trabajadores
Familia
Cónyuge Clara Angue Osa, Mónica Bindang Ayong y otras
Hijos Más de 5
Información profesional
Ocupación traductor y político
[editar datos en Wikidata]

Francisco Macías Nguema, cuyo nombre real era Mez-m Ngueme (Nsegayong, Río Muni, en el actual Mongomo,[4] 1 de enero de 1924 - Malabo, 29 de septiembre de 1979) fue uno de los primeros políticos de Guinea Ecuatorial, primer presidente democrático post-colonial del país, de 1968 a 1979. Poco después de asumir la presidencia, estableció una férrea dictadura que se caracterizó por la intensa represión y terror infundido a la población. Careció de una ideología política definida, aunque militó en un nacionalismo radical y alabó públicamente la figura de Adolf Hitler.[5] [6] [7] Durante su dictadura se acercó al bloque soviético y se declaró formalmente marxista,[5] autodefiniéndose un «marxista hitleriano».[8]

Al instaurar su dictadura, impuso un partido único obligatorio al que denominó Partido Único Nacional de Trabajadores (PUNT).

En 1979 fue derrocado mediante un golpe de estado liderado por Teodoro Obiang, siendo juzgado y ejecutado poco después.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nació en 1924[9] en el seno de una familia campesina pobre. Nacido como Mez-m Ngueme, Macías Nguema era hijo de un famoso médico brujo.[10] Pertenecía al grupo étnico fang. A los nueve años, Macías vio a su padre siendo golpeado mortalmente por un administrador local, cuando trataba de usar su título de jefe para negociar mejores salarios para su gente. Macías quedó huérfano una semana después, cuando su madre se suicidó, dejándolo a el y a 10 hermanos a su suerte. Luego de esto Macías fue criado por unos españoles pudientes.[11] Se educó en una escuela católica,[12] pero en general su formación académica fue escasa.[13] Durante su etapa escolar cambió su nombre de nacimiento por el de Francisco Macías,[14] luego de ser bautizado.[11] En esos días, trabajó como criado para los colonos españoles, siendo calificado como servicial y obediente, lo cual le valió las burlas y el maltrato por parte de otros fang no cristianizados.[11] En 1938 entró a trabajar a la administración colonial.[14]

Funcionario de la administración colonial[editar]

Trabajó como traductor para el administrador colonial de Mongomo tras obtener el diploma de auxiliar administrativo.[15] En 1944 entró a trabajar en el Servicio Forestal, y poco tiempo después fue destinado al Departamento de Obras Públicas.[14] También se hizo propietario de una finca para el cultivo de café,[15] y en 1947 dejó la administración colonial para dedicarse a esas labores.[14] En 1951 ingresó nuevamente a la administración colonial, cuando fue nombrado delegado administrativo del gobierno en el distrito de Mongomo.[14]

En 1960, concedido el estatuto de provincia a los Territorios Españoles del Golfo de Guinea, fue nombrado alcalde de Mongomo por las autoridades coloniales españolas (a pesar de haber suspendido tres veces el examen de servicio civil,[16] pudiendo aprobarlo a la cuarta gracias al favoritismo de las autoridades coloniales)[17] desempeñando el cargo hasta 1964.[18] Era considerado un funcionario oportunista.[19] Fue uno de los fundadores de la Idea Popular de Guinea Ecuatorial (IPGE), partido que abandonó en 1963 por diferencias ideológicas.[14]

Aprobado el Estatuto de Autonomía para Guinea Ecuatorial en 1964, se le designa vicepresidente del gobierno autónomo de Guinea Ecuatorial (presidido por Bonifacio Ondó Edu), cargo que ocuparía hasta su llegada a la presidencia en 1968. Paralelo a su cargo de vicepresidente también se desempeñó como Consejero de Obras Públicas[13] y diputado de la Asamblea Legislativa.[14] Durante esta época Macías militó en el Movimiento de Unidad Nacional de Guinea Ecuatorial (MUNGE), aunque en cierto momento comenzó a distanciarse del neocolonialismo representado por este partido y a avanzar hasta posiciones nacionalistas,[13] estableciendo relaciones con líderes nacionalistas como Atanasio Ndongo.[13] A pesar de esto, nunca renunció a sus importantes cargos en el gobierno autónomo.

Representante nacionalista y candidato presidencial[editar]

Participó en la Conferencia Constitucional de Madrid de 1967-1968, preparatoria de la Constitución de 1968, donde se caracterizó por sus intervenciones marcadamente nacionalistas y anticolonialistas.[13] Durante la Conferencia también hizo ver su admiración por Adolf Hitler declarando que “África es libre gracias a Hitler”.[6] Tras celebrarse dos sesiones de dicha Conferencia Constitucional en Madrid, quedó claro que se otorgaría la independencia a Guinea Ecuatorial, sin prorrogarse el Estatuto de Autonomía. Macías (quién participó en la conferencia como militante del Movimiento Nacional de Liberación de Guinea Ecuatorial, MONALIGE, partido de Atanasio Ndongo)[13] estuvo en contra de la Constitución de 1968, denunciándola ante Naciones Unidas como una maniobra por parte de España para mantener su influencia sobre la ex colonia.[18] Hizo campaña a favor de la opción No para el Referéndum sobre la Constitución de Guinea Ecuatorial en 1968.[18]

Para el proceso de independencia de Guinea Ecuatorial, fue escogido por un grupo de cuadros guineanos constituidos en el "Secretariado Conjunto" (grupo establecido durante la Conferencia Constitucional bajo la coordinación de Antonio García-Trevijano), para encabezar un proyecto nacionalista, siendo propuesto por este grupo candidato a la presidencia de la futura república, sin adscripción a ningún partido. Esta coalición electoral (Idea Popular de Guinea Ecuatorial) se presentó a las elecciones e hizo que alcanzara la Presidencia de la nueva República de Guinea Ecuatorial en octubre de 1968, tras una segunda vuelta en la que compitió con el otro candidato importante, Bonifacio Ondó Edu, quien había sido presidente del anterior gobierno autónomo.

Presidencia[editar]

Después de asumir la presidencia del nuevo Estado, se le sometió a una desestabilización por parte del almirante Luis Carrero Blanco, vicepresidente del Gobierno español. Entre otras maniobras desestabilizadoras, se vaciaron las arcas de los dos únicos bancos que había en Guinea: El Banco Exterior de España y el Banco de Crédito, por lo que el nuevo gobierno no podía pagar a los funcionarios. El nuevo Estado no disponía de moneda propia ni de banco nacional, y seguía en circulación la peseta española. Además, el nuevo Estado iba a utilizar los presupuestos aprobados por el Estado Español (la metrópoli) para las dos provincias africanas, bianuales, según los acuerdos de transición firmados. Pero España se negó a cumplir esos acuerdos, acusando Macías a España de crear un bloqueo económico y declarando que no acataría la "impuesta por España" Constitución de 1968.[20] Toda esta situación se tradujo en una crisis diplomática entre España y Guinea Ecuatorial, la cual terminó en la evacuación de casi toda la población española (alrededor de 7500 personas) por parte del gobierno español[19] [21] y la retirada de las tropas de la Guardia Civil destinadas en el país.[22] También se ordenó la entrega de todas las armas que poseyeran los colonos, armamento que posteriormente Macías proporcionaría a sus Juventudes.[7] Los colonos españoles también debieron abandonar todos los bienes que poseían en el país.[23] También se estableció un duro toque de queda.[24] [25] [26]

Tras hacer frente a un supuesto intento de golpe de Estado el 5 de marzo de 1969, encabezado por Atanasio Ndongo, Macías (quién responsabilizó a España de la intentona golpista y calificó a esta como "imperialista y colonialista")[13] [27] declaró el estado de emergencia e instauró una dictadura férrea,[27] [28] [29] [30] en la que él mismo se autoproclamó Presidente Vitalicio en 1972,[31] [32] proclamando una nueva Constitución al año siguiente. Bajo su gobierno dictatorial nunca se celebraron elecciones libres. En octubre de 1973, a pesar de ostentar la presidencia de forma vitalicia, convocó a elecciones presidenciales en donde fue el único candidato, siendo oficialmente elegido con un 99% de los votos.[13] Aquellos que votaron en contra de su candidatura fueron en su mayoría encarcelados.[13] Ese mismo año una misión de la ONU fue expulsada del país.[33]

Prohibió en 1970 todos los partidos políticos y en su lugar estableció como partido único el Partido Único Nacional de los Trabajadores (PUNT).[34] Al año siguiente Macías asumió personalmente todos los poderes del estado[27] [32] y dictó un decreto-ley que sancionaba cualquier ofensa a su persona con la pena de muerte y establecía fuertes sanciones para quienes fuesen condenados por delitos de rebelión o por intentar derrocar al Gobierno.[8] La redacción de este decreto se le atribuye al asesor de Macías, Antonio García-Trevijano.[6] A medida que su dictadura se iba cobrando más víctimas y cerrándose al exterior, asumió, además de la presidencia vitalicia, los cargos de ministro de Defensa, Justicia y Finanzas. También se hizo nombrar Mayor General del ejército a pesar de no haber sido nunca militar ni tener formación de oficial.

También le cupo el dudoso honor de ser declarado "Líder de Acero", "Maestro de las Ciencias, las Artes y las Letras de Guinea", "Único Milagro de Guinea Ecuatorial", "Gran Líder Popular Revolucionario de Guinea Ecuatorial",[3] "Fundador Máximo del Estado Guineano",[3] "Jefe Supremo de la Revolución Guineana",[35] "Primer Trabajador del Pueblo Trabajador de Guinea Ecuatorial"[35] y más títulos nacidos de sus delirios de grandeza. En total, Macías se adjudicó mas de 50 títulos.[35] También aseguró tener poderes sobrenaturales,[36] sometiéndose frecuentemente a sesiones de brujería.[37] Durante su presidencia, Guinea Ecuatorial recibirá el desafortunado apelativo de Auschwitz africano,[8] y destacará por las numerosas ejecuciones políticas y asesinatos masivos. El expresidente del gobierno autónomo, Bonifacio Ondó Edu, tres meses después de la independencia, fue difamado, detenido y asesinado en la Prisión Playa Negra, mientras Macías se hallaba en Bata, la capital de la zona continental de Guinea Ecuatorial. Otros funcionarios, entre los que se encontraba el vicepresidente del gobierno de coalición, Edmundo Bossio, se suicidaron mientras se hallaban detenidos.[38] La Comisión Internacional de Juristas denunció severamente al Gobierno de Macías por haber «liquidado completamente sin piedad a sus oponentes políticos».[39] El régimen de Macías también fue condenado por Naciones Unidas, la Organizacion de la Unidad Africana,[40] Amnistía Internacional (la cual pidió a la OUA que presionara a Macías)[41] [42] y la Comisión Europea.[16] Durante esta época, fueron asesinados gran parte de los políticos que habían luchado por la independencia del país.[34] Tras eliminar a la oposición política, su régimen comenzó a perseguir a la Iglesia católica, percibida como otra oposición,[31] [43] aboliendo la libertad de culto.[27] Suprimió además la libertad de expresión (tomando el control de la prensa y la radio),[44] el derecho de asociacion, la libertad de movimiento (siendo necesaria una autorización gubernamental para transitar por el país)[45] y la libertad de prensa.[27] La represión de Macías afectó incluso a sus partidarios: 10 de los 12 ministros de su primer gabinete, así como dos tercios de los diputados de la Asamblea Nacional, fueron asesinados.[38] [33] [46] En la nochebuena de 1975 Macías ordenó la ejecución de alrededor de 150 opositores a su régimen. Los soldados los fusilaron en el estadio de fútbol de Malabo, mientras que en los amplificadores se reproducía la canción "Those Were the Days" de Mary Hopkin.[8] [47]

Macías reprimió con gran dureza a la población, que fue considerada sospechosa de militar en su contra. Las paramilitares "Juventudes en Marcha con Macías" (anteriormente conocidas como "Milicia Popular Revolucionaria") ejercieron un papel importante en el aparato represor durante el régimen de Macías,[18] [48] destacándose por sus brutales acciones de coacción. Macías reprimió especialmente a aquellos que pertenecían a la etnia bubi en Bioko, asociados con riqueza relativa y educación.[49] Macías también sentía un odio importante contra los annoboneses (debido al cariño que estos sentían por España), y en 1973 prohibió que se enviara ayuda para sofocar una epidemia en la Isla de Pagalú.[50] La represión de las etnias minoritarias y el consiguiente predominio de la etnia fang hicieron de la dictadura de Macías un régimen marcadamente tribalista.[51] [52]

Las continuas y graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen de Macías provocaron el exilio hacia los países vecinos (Camerún y Gabón) y Europa (España y Francia) de más de un tercio de la población total del país (alrededor de 150.000 personas).[53] [54] Para 1973, ya había partido al exilio un 25% de la población del país.[19] El país sufrió producto de esto una fuga de cerebros de la que no se ha recuperado, puesto que los intelectuales y profesionales calificados fueron el principal blanco. El investigador de derechos humanos Robert af Klinteberg, en un estudio de 1978 que examinó la represión del régimen en detalle, calificó esta situación como una política de "regresión cultural deliberada". El investigador cifró en su estudio el número de exiliados en al menos 101.000 personas, un 47% de una población calculada en poco más de 215.000 personas por el Banco Mundial.[55] [56] Un informe de la Revista TIME en 1979 sugirió que el porcentaje de población que buscaba exiliarse pudo haber alcanzado el 70%, basándose en la estimación de población total realizada por el Banco Mundial ese año. [54]

El número de muertos bajo la dictadura de Macías depende de las fuentes que se consulten, pero se ha establecido entre 20.000 y 50.000 (siendo esta última la cifra más consensuada), o, dicho de otro modo, entre un 6% y un 15% de una población aproximada de unas 350.000 personas, siendo esta cifra proporcionalmente mayor a la cantidad de víctimas de los nazis en Europa.[16] [57] Algunas fuentes cifran el número de muertos incluso en 80.000 personas.[10] Al finalizar su dictadura, un 60% de los guineanos había pasado por la cárcel o tenía un pariente muerto por el régimen.[58] Por otro lado, el número de desaparecidos se ha cifrado en unos 10.000,[53] mientras que alrededor de 40.000 personas fueron condenadas a trabajos forzados.[59] El trabajo forzado se decidía por decreto presidencial y aumentó el numero de exiliados.[19] Las víctimas de Macías incluían a ciudadanos de todas las edades, hasta niños.[58] [60] En las cárceles, los presos eran brutalmente torturados.[60]

En 1976, unos 25.000 trabajadores del cacao nigerianos fueron evacuados del país producto de las amenazas y los ataques físicos a estos trabajadores por parte de las fuerzas del gobierno de Macías.[19] Estos 25.000 trabajadores eran la principal base de las exportaciones del país y los únicos competentes para administrar las plantaciones de cacao.[19] Las fincas de cacao fueron expropiadas y pasaron a la administración estatal. Sin embargo, este negoció terminó devastado debido a la poca mano de obra disponible, los pocos recursos económicos y los pocos conocimientos.[19] Se establecieron los trabajos forzados para reemplazar a la mano de obra nigeriana,[18] [19] obligando el gobierno a todos los guineanos mayores de 15 años a trabajar en las plantaciones de cacao estatales, en condiciones de esclavitud y prácticamente sin salario.[34] Unas 26.000 personas fueron afectadas por estas políticas,[8] conocidas como trabajos revolucionarios.[8] Sin embargo, los nuevos trabajadores lograron una producción mediocre.[8] Ese mismo año, se produjo un intento de golpe de estado que desató una gran represión.

Todo el aparato represivo del estado ecuatoguineano (ejército, guardia presidencial y milicias populares) estaban controlados de modo absoluto por la familia y los parientes de Francisco Macías y por otros miembros de su clan, el llamado clan Esangui,[17] de Mongomo. Lo mismo sucedía con la administración pública.[19]

Entre las muchas acciones paranoicas del presidente Macías hay que señalar la prohibición de usar la palabra intelectual en 1973[43] o la destrucción de las embarcaciones (prohibió la pesca, causando la devastación de la industria pesquera) para evitar la huida de la población a través del mar. El único camino para salir del país por la Región Continental fue minado.[61]

"Africanizó" su nombre como Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong en 1976, después de exigir lo mismo al resto de la población.[43] También rebautizó la isla de Fernando Poo como isla Francisco Macías. Las condiciones llegaron a ser tan nefastas (se llegaron a prohibir medicamentos y alimentos traídos de Europa) que hasta su propia esposa huyó del país. Desarrolló un extremado culto de la personalidad.

Su política de antiintelectualismo se vio reflejado en la educación: entre 1969 y 1976, unos 75 profesores o funcionarios de educación fueron ejecutados, entre ellos tres de sus ministros. También centenares de maestros fueron despedidos, lo que obligó el cierre de cientos de escuelas.[43] El sistema educativo del país se transformó en un aparato de adoctrinamiento ideológico para la población infantil. El maestro que no enseñara a los niños “la línea política y consignas revolucionarias” sería inmediatamente expulsado y juzgado.[18] Aquellos estudiantes que no memorizaran todos y cada uno de los títulos adjudicados a Macías, no podía pasar el curso.[35] Los estadísticos también fueron muy reprimidos, y como consecuencia, se generaron escasos datos económicos sobre Guinea Ecuatorial durante la década de los setenta.[31] Por otro lado, todo aquel que usara gafas (símbolo de intelectualismo) era asesinado.[51] En general, cualquier guineano profesional, cualificado o educado representaba un peligro.[8]

Durante el régimen de Macías Nguema, el país no tenía ni un plan de desarrollo ni un sistema de contabilidad para gasto público. Después de matar al gobernador del Banco Central en 1976,[17] Macías se llevó todo lo que quedaba en el tesoro nacional a su casa en un pueblo rural.[62] Gran parte de este tesoro nacional (tres mil millones de ekweles) sería quemado por Macías como venganza tras el golpe de estado de 1979,[37] cuando aún no había sido capturado.

Durante el régimen de Macías, no se dictaron leyes financieras o económicas y a partir de 1973, no se elaboró ningún tipo de presupuesto (según Macías, por carecer el país de imprenta).[63] Cambió en 1975 la peseta guineana por el ekwele, moneda que rápidamente perdió todo su valor.[13] La crisis económica (desencadenada entre otras cosas por la nacionalización de la economía y las excentricidades y mala gestión de Macías)[8] disminuyó el valor de las exportaciones y produjo una importante escasez de alimentos y otros productos básicos.[13] [35] Por otra parte, la crisis causó que solamente el presidente Macías, el ejército y la policía pudieran cobrar un sueldo regularmente.[17] La actividad empresarial dejó prácticamente de existir, y las pocas empresas existentes eran controladas por el Estado.[8] Los trabajadores no disponían de derechos laborales.[8] El trabajo era considerado como el primer deber y obligación de todo ciudadano, y todo tipo de reivindicación laboral era considerada algo “contrarrevolucionario, subversivo y propio de los enemigos de la patria”, castigándose con cárcel.[8] Además, el gobierno estableció una política de expropiación forzosa de bienes privados y colectivos, incluyendo coches particulares, viviendas, dinero y fincas.[64]

En general, durante la dictadura de Macías se abandonaron todas las funciones de gobierno excepto la seguridad interna.[8]

Conflicto con Gabón[editar]

En septiembre de 1972, las tropas de Gabón se infiltraron en territorio ecuatoguineano, provocando un conflicto entre ambos países. Ambos países intentaron en diversas ocasiones llegar a un acuerdo, pero la continua infracción de lo acordado por parte de Gabón hizo difícil las buenas relaciones entre ambas partes. El 13 de noviembre, en una reunión celebrada en la República Popular del Congo a la que asistieron los presidentes Macías, Omar Bongo (de Gabón), Mobutu Sese Seko (de Zaire) y Marien Ngouabi (de la ya mencionada República Popular del Congo), junto al Secretario General de la Organizacion de la Unidad Africana Nzo Ekangaki, se dio cauce formal a un acuerdo entre los países litigantes.[65]

Derrocamiento y muerte[editar]

El 3 de agosto de 1979, su sobrino Teodoro Obiang Nguema organizó, con la ayuda de antiguos compañeros de armas encarcelados (Eulogio Oyó y otros), un golpe de estado que derrocó a Macías. Tras las refriegas militares que duraron una semana, el dictador se refugió en la selva, y allí fue detenido poco tiempo después.

Su sobrino, Teodoro Obiang, que acabaría siendo a su vez el nuevo dictador, le sometió a un juicio sumarísimo utilizando el Código de Justicia Militar español, en el que fue acusado, entre otras cosas, de genocidio, deportaciones masivas y apropiaciones indebidas. Fue condenado a muerte el 29 de septiembre de 1979 y fusilado inmediatamente.[66]

Hoy en día, Francisco Macías Nguema está considerado como uno de los líderes más sangrientos y crueles en la historia del África post-colonial. Ha sido comparado a Pol Pot por la naturaleza violenta, imprevisible y anti-intelectual de ambos regímenes.

La propaganda de Macías[editar]

La propaganda de Macías Nguema se puede definir y dividir en dos fases: la primera, antes de ser elegido presidente. Y la segunda, después de haber sido elegido, periodo durante el cual su propaganda se va a basar más en acciones que en gráficos y octavillas.

Macías preelectoral y electoral (1968)[editar]

La figura de Macías antes de ser elegido presidente era desconocida, hasta que fue destacando poco a poco y llegó a convertirse en alcalde de Mongomo. Hecho que le dio más posibilidades para luego presentar su candidatura, para la cual era necesario contar con el 2% del censo electoral.[13] Macías, que más tarde volvió a africanizar su nombre, añadió el nombre de Francisco al suyo en honor a Francisco Franco. Una de las personas que más admiraba por aquél entonces. Tras pasar por el breve periodo autonómico, durante la campaña mostró ser un líder distinguido que sabía cómo transmitir y dirigirse al pueblo, en comparación a sus rivales.[13] Macías comenzaba su campaña para alcanzar la presidencia con estos elementos; En primer lugar, el símbolo que usó para su campaña fue el del gallo –el cual con su canto anuncia la mañana- Una nueva Guinea. Lo que le valdría el apodo de papa Coq. El lema de su campaña era: “En marcha con Macías; unidad, paz y prosperidad[13] Apelaba por una conciencia única de los guineanos, Macías para ello citaba a Suiza como ejemplo a seguir para Guinea. Una vez ganadas las elecciones, formaría gobierno con muchos de los miembros de las otras facciones, su lema cambió a: “Un hombre, un equipo, un programa[13] No se sabe si Macías representaba a una ideología política, o si en su cabeza había alguna que reinaba. Pero estaba claro que en un principio, apostó por la democracia y por el progreso de su país.

Para su campaña, además del apoyo de la Idea Popular de Guinea Ecuatorial (IPGE), también gozó del apoyo de disidientes de las candidaturas rivales.[13] En lo que respecta a apoyo económico, el asesor de Macías, el abogado español Antonio García-Trevijano, gastó casi 50 millones de pesetas para la campaña electoral.[13] Macías abogaba por respetar las diferencias culturales entre las etnias del país (continentales e insulares) dentro de una nación unida, unas buenas relaciones con España, un salario digno para los trabajadores y el fomento del sindicalismo. En materia económica, Macías prometía créditos para pequeños agricultores, pescadores, comerciantes e industriales modestos, y una política de protección de precios para las materias primas del país, garantizando su colocación segura en los mercados internacionales.[13]

Macías hablaba de nacionalismo, de unidad y se dirigía al pueblo en general, a diferencia de sus contrincantes, que se dirigían a sectores específicos de la población.[13] Era el candidato menos pro-español y por consiguiente su victoria despertó desconfianza y preocupación por parte de España.[13]

Presidente electo y presidente vitalicio[editar]

Aun con los problemas que Macías había tenido con España, los altercados con la guardia civil y la salida de gran parte de la población española de Guinea, lo que más le dolió a Macías fue el intento de golpe de estado que tramaron contra él, junto a quien se supone era de los miembros que formó gobierno con él. Comienza lo que se conoce como el reino del terror en Guinea. Macías somete al país a una dura represión que se traduce a una censura total. Llegando hasta el punto en el cual, ante cualquier amenaza, hizo que toda la correspondencia que circulase por Guinea pasase por él.[18] Provocando que llegase un punto en el cual las cartas no llegaban, ya que se amontonaban en su mesa. La censura continuó con el aislamiento del país, cerró el espacio aéreo, y la aerolínea española (Iberia)[36] redujo sus vuelos progresivamente hasta casi su nulidad, aunque nunca dejó de estar en activo.[36]

Prohibió la entrada de cualquier periodista al país, especialmente español. Aunque Macías se mantuvo al corriente de lo que decía la prensa española, y no dudaba en contestarles cada vez que se organizaba un acto del PUNT. Partido en el cual debían afiliarse todos los guineanos.

La Juventud en marcha con Macías, y siempre con Macías, fue un cuerpo paramilitar formado por jóvenes, que ante el estancamiento de la economía, hubo que ocupar de alguna forma a tal sector de la ciudadanía. Un grupo de jóvenes sin líderes, objetivos e instrucción. Servían para controlar a la población, para que realizasen los “ejercicios” militares a la hora señalada, para que nadie sobrepasara ni cuestionara la autoridad del líder, y para llevar a cabo todo tipo de acciones vejatorias como torturas, acusaciones, ejecuciones, robos y pillajes, actuando con total impunidad.[64] También se tomaban la atribución de registrar las viviendas de la población, con lo cual la vida privada dejó prácticamente de existir.[64]

Uno entraba en el PUNT a la edad de 7 años, y sólo salía cuando moría. Esas eran las normas. Además de aprender a recitar las consignas durante la celebración de los actos: Abajo el imperialismo, Abajo el colonialismo, Viva el líder, nuestro camarada Francisco Macías Nguema entre otras.[13] Las personas estaban obligadas a denunciar a sus seres queridos en caso de ser "contrarrevolucionarios",[18] y sus seguidores mas radicales llegaban a violar a sus madres cuando estas eran descubiertas realizando acciones indebidas.[11]

En un principio careció de una ideología definida, pero posteriormente se declaró formalmente marxista-leninista, combinado esta ideología con su admiración por Adolf Hitler,[5] autodefiniéndose como un "marxista-hitleriano".[8] Su ideología estaba compuesta por muchas ideas de líderes como Hitler,[5] Mao,[11] Idi Amin,[5] Jean-Bédel Bokassa,[5] Franco[11] (del cúal se declaró seguidor y a quién se refería constantemente como “mi colega” o “mi homónimo”[67] aunque posteriormente calificó a su gobierno como un "régimen criminal" y a el como "criminal asesino y fascista")[3] e incluso Mahatma Gandhi.[11] Existen desacuerdos acerca de cual fue realmente la posición en el espectro político de Macías. El diplomático español Fernando Morán López lo consideraba un imitador del franquismo[67] mientras que el analista suizo Max-Liniger Goumaz lo definía como “afro-fascista”.[67] Por el contrario, el régimen de Macías también ha sido calificado como un “terror rojo” implantado por un “gobierno comunista”.[8] Varios estudios, sin embargo, también concluyen que Macías no era comunista, o que ni siquiera tenía una ideología.[67] El propio Macías declaró en una ocasión: “No soy capitalista, ni socialista, ni comunista. Todas son teorías europeas y yo no soy europeo, soy africano”.[67]

«Considero a Hitier como el salvador de Africa. Cometió errores porque era humano, pero su propósito era acabar con el colonialismo en el mundo entero»

Macías sobre Adolf Hitler[5]

«Franco me ha dicho: 'Yo estaré detrás de ti'. El único que amaba Guinea es el General Franco»

Macías sobre Francisco Franco[6] [20]

Ejerció un fuerte culto a su personalidad. Su culto a la personalidad fue en su mayoría ejercitado de forma directa y en presencia. El detrimento en la educación se produjo por su intervención, debido a que suprimió casi en totalidad las asignaturas básicas. Ir al colegio era la mayor forma de adoctrinamiento con la que contaba, donde los niños debían leer y recitar su “decisión invariable” texto donde plasmaba su odio hacia España, el imperialismo, y glorificaba su persona.

Durante ese periodo de tiempo, Macías había declarado a España como su peor enemigo. Mientras en España se estaba pensando en la persona que iba a sustituir a Franco, que en ese momento, la corona aparecía, y Juan Carlos I aparecía como candidato por derecho. Ya por entonces, Macías ya se había proclamado presidente vitalicio, y ante las críticas que le venían desde España, criticaba a los españoles y el crédito que le daban al que iba a ser su futuro rey. Si Juan Carlos I por “derecho” iba a proclamarse rey de España, ¿él por qué no podía proclamarse presidente vitalicio?

Macías no tenía buenas palabras para el que iba a ser rey de España (calificó a Juan Carlos I como "criminal fantoche y fascista, hijo bastardo del criminal fascista y asesino General Franco"),[3] ni para la prensa española. Insultó a políticos españoles como Manuel Fraga, Luis Carrero Blanco, Gregorio López Bravo, Carlos Arias Navarro y Fernando María Castiella (calificándoles a todos ellos como "pandilla criminal asesina").[3] Macías también insultó públicamente a Adolfo Suárez (a quién calificó de "estúpido"),[3] mientras que (una vez producida la transición española) calificó a los partidos políticos españoles como "oportunistas y fascistas".[3] Dedicó además duras palabras a los antiguos "criminales gobernadores generales coloniales" como Francisco Núñez Rodríguez.[3] Dejaba que las críticas le afectasen de forma personal y se las tomaba muy en serio. Hasta tal punto que mandaba a la población a manifestarse cada vez que le criticaban a él, y a la situación en la que tenía al país. Reiteraba que cómo un país como España, sometido a Estados Unidos, podía criticarle a él y a sus acciones, ya que Guinea era un “país libre” que no estaba sometido a la voluntad de ninguna otra potencia (en especial la Unión Soviética) alegando que España permitió que Estados Unidos construyera bases militares en varias de sus ciudades más importantes.

Macías mantuvo una postura muy crítica respecto a España, a la que acusó de haber asesinado a millones de personas.[68] También la acusó de realizar actividades criminales y calificó a los españoles como asesinos.[69] España, ante la actitud de Macías, declaró entre 1971 y 1976 materia reservada toda la información relativa a Guinea Ecuatorial.[70] [71] [72] Durante la dictadura de Macías, la población española residente en Guinea Ecuatorial era constantemente atacada, y sin motivo alguno se expulsaba, multaba, maltrataba o encarcelaba a cualquier español.[32] En un discurso dirigido a las mujeres guineanas, Macías declaró: “tenéis que enseñar a vuestros hijos a odiar a los españoles”.[32] Macías llevó adelante una política xenófoba y racista[22] contra la población blanca residente en el país, e instaba a las muchedumbres a matar a los blancos y violar a sus mujeres.[11] Esta última política se trasladó a la propia población nativa del país una vez que la población blanca había sido expulsada y exterminada en su totalidad.[11]

Pese a su política anti-España, Macías no rompió completamente relaciones con este país. En marzo de 1975 comenzó un nuevo acuerdo de cooperación técnica entre España y Guinea Ecuatorial.[65] En 1977 se rompieron las relaciones con España definitivamente.[65] [73] La filosofía anti-España de Macías fue la principal fuente del sentimiento anticolonialista de su régimen.[6]

Como no podía ser menos, puso bajo arresto domiciliario a todos los religiosos del país. Además, multaba a todo aquél que se atreviese a visitar una iglesia. Además, la persona debía recitar en el momento del castigo unas palabras donde quedaba claro que “Dios no existe, y que sólo Macías era el verdadero Dios” .[18] De hecho, en 1978 se estableció «No hay otro Dios que Macías Nguema» como lema nacional.[74] El Ministro de Interior de Macías, Angel Masié, declaró: «necesitabais la partida de bautismo para entrar en el cielo. Ahora os basta con el carnet del PUNT porque no hay más Dios que Macías, presidente del Partido.»[13] Luego de que la Iglesia denunciara la brutalidad de su régimen, Macías decretó el cierre de todas las iglesias y la expulsión de la mayoría de los religiosos,[8] declarándose el Ateísmo de Estado.[8] Macías prohibió el uso de la palabra "Jesucristo" y durante su dictadura este debía ser referido como "El Hijo Bastardo De Una Puta Blanca Barata Con Un Coño Pestilente".[11] Antes de todo esto, Macías había ordenado colgar su retrato en todas las iglesias y establecer profesiones de fe como “Dios creó Guinea Ecuatorial gracias a Macías, sin Macías no hay Guinea”.[35]

En marzo de 1976, Macías Nguema firmó un decreto-ley en el que ordenaba que "todos los niños guineanos entre 7 y 14 años, recibirán obligatoriamente adiestramiento militar” y “cualquier padre de familia o persona que se niegue a entregar a su hijo será encarcelado o fusilado”.[8] Previamente en 1971 Macías ya había obligado a toda la población (hombres, mujeres y niños) a realizar instrucción militar diariamente con un fusil de madera.[75] La población también estaba obligada cada sábado a trabajos públicos gratuítos, como la limpieza de la hierba de las calles, al estilo de los demás países comunistas.[8] Esta política era conocida como trabajar para el PUNT.[8]

Crítico con sus vecinos, en especial con Mobutu Sese Seko por ser un títere en manos de las potencias occidentales, Macías trabajaba muy estrechamente con las potencias del bloque comunista (China, Cuba, Corea del Norte, Alemania Oriental y la Unión Soviética) que debido al clima de la guerra fría, le fueron un alivio a la hora de la cooperación y las ayudas. Macías también apoyó en el contexto de los gobiernos segregacionistas blancos a la mayoría negra en las actuales Namibia y Zimbabue.[3]

Producto de su alineación con las potencias socialistas, Macías recibió una notable influencia de éstas (añadió el componente revolucionario a su discurso)[18] y al mismo tiempo rompió relaciones con Estados Unidos en 1976,[50] cerró el comercio exterior con Occidente y mandó a quemar todos los libros editados en Occidente.[18] Llegó hasta el punto de impedir el comercio de bienes como el pan, por el simple hecho de definirlo como “bien procedente de los imperialistas” y elemento adoctrinador.[76] También ilegalizó los medicamentos provenientes de Occidente[61] y requisó todas las máquinas de escribir.[6] Se editó como libro de texto obligatorio Formación Política Anticolonialista, que enaltecía la figura de Macías e insulta repetidas veces a España como potencia colonizadora. El texto era obligatorio en todos los centros.[6]

Aunque luego cortase relaciones con China por sus acciones imperialistas en el conflicto Angoleño, la Unión Soviética y Cuba cortaron posteriormente con él, porque se dieron cuenta que lo que le pasaba a Macías era que su ego le estaba consumiendo, haciéndole una persona muy impredecible.

No se sabe qué día nació Macías, pero en su proclamación como milagro único, decidió que este fuera el día 1 de enero. Antes que cualquier otro, y el primero. Era fiesta de obligada celebración. La africanización de los nombres que se produjo en Guinea, se confunde con el fenómeno de la negritud, que aunque quizás se pudiera ver así, no fue más que un movimiento copiado de Mobutu, líder del cual discrepaba anteriormente, pero que vio en él un ejemplo a seguir tras su ruptura con las potencias occidentales.

Macías obligó a la población a cambiar sus nombres occidentalizados por los de sus ancestros, así como modificarlos para adaptarlos como en el caso de su nombre. También cambió los topónimos de la geografía nacional: (primero los castellanos, y luego los africanizados):

Fernando Poo – Bioko/ San Carlos – Luba/ San Fernando – Ela Nguema/ Concepción – Riaba/ Santa Isabel – Malabo/ Punta Fernanda -Punta de la unidad africana. Y en cuanto a la región continental, “Sevilla” pasó a ser Niefang otra vez, Valladolid, Bimbiles y Guadalupe, Mongomo.

En conclusión podemos observar que Macías fue un líder bastante inquieto, el cual obligaba a cumplir sus designios a placer. Sus juventudes, que eran sin duda un cuerpo muy similar a lo que iba a ser el “ejército rojo” de Mao. Así como que pasase a referirse a Guinea como una república de trabajadores (obreros), libres y revolucionarios, hace pensar que fuese muy influenciado por el régimen y la figura de Mao. Aun así, de Macías también se aprovecharon muchos. Sobre todo su alrededor, el clan que bajo su nombre llevaba a cabo venganzas y purgas para el interés de estos. Él mantenía al pueblo en una estado constante de tensión mediante la agitación de sus discursos y sus proclamas, mientras que sus juventudes hacían el resto por aplacar cualquier intento de levantamiento o protesta.

Primer gabinete de Macías[editar]

El primer gabinete de Macías consistía en:[13] [77]

  • Presidente: Francisco Macías Nguema
  • Vicepresidente: Edmundo Bosio Dioko
  • Defensa: Francisco Macías Nguema
  • Comercio: Edmundo Bosio Dioko
  • Asuntos Exteriores: Atanasio Ndongo Miyone
  • Interior: Angel Masíe Ntutumu
  • Hacienda: Andrés Ebonde Ebonde
  • Obras Públicas: Jesús Alfonso Oyono Alogo
  • Industrias y Minas: Ricardo Erimola Chema
  • Agricultura: Agustín Grange Molay
  • Sanidad: Pedro Ekong Andeme
  • Educación Nacional: José Nsue Angüe
  • Trabajo: Román Borikó Toichoa
  • Justicia: Jesús Eworo

Nombres de Macías[editar]

  • 1924-1972 : Mez-m Ngueme/Francisco Macías Nguema
  • 1972-1975 : Francisco Macías Nguema Biyogo
  • 1975-1976 : Macías Nguema Biyogo Ñegue Ndong
  • 1976-1979 : Masie Nguema Biyogo Ñegue Ndong

Durante los juicios de 1979, el Tribunal, la prensa extranjera y la opinión pública volvieron a referirse a el como Francisco Macías.[78]

Efectos del mandato de Macías[editar]

Durante su mandato se pueden señalar:

  • La obligación de llamar al presidente "Milagro Único de Guinea Ecuatorial".
  • El cierre del comercio exterior con Occidente
  • La prohibición de llevar zapatos, llevando en aquel tiempo el "MOTOFUT".
  • La prohibición del pan por ser considerado imperialista.[76]
  • Renombrar todas las entidades, instituciones y personas producto de la colonización española.
  • La prohibición de la enseñanza de temas científicos y culturales en las escuelas; Colapso del sistema educativo.[19]
  • El desmantelamiento de la vía férrea.
  • Desaparición de casi todos los medios de comunicación.[79]
  • La prohibición para los habitantes de pescar en la isla.
  • La instalación de una base secreta de submarinos soviéticos en Luba (hoy desmantelada).[80]
  • Acabar casi en su totalidad con el cultivo del cacao, considerado anteriormente el mejor del mundo.[10] Asimismo, desgaste total de otras industrias como la agricultura, la producción de café,[34] la producción de aceite de palma, la ganadería y la explotación forestal (industria maderera).[19]
  • Devastación de la economía[81] (llegando el país a una renta per cápita de 70 dolares en 1975)[19] y la infraestructura —eléctrica, de suministro de agua, carreteras, transportes y salud—, debido al saqueo, la ignorancia y el abandono.[31] [43] Llegada a una economía de subsistencia producto de la crisis.[82] [83] Paralización en todos los sectores.
  • La eliminación de todos los maestros, médicos, técnicos, ingenieros y de todos los cuadros formados por guineanos.
  • La ilegalización en 1975 de la educación privada, por ser considerada subversiva,[84] provocando el cierre de todas las escuelas católicas.[31]
  • La prohibición de practicar la religión católica a partir de junio de 1978,[85] [1] aumentando el número de exiliados.[1]
  • La reaparición de varias enfermedades previamente erradicadas y el empeoramiento y colapso del sistema sanitario (falta de medicamentos y ruina de los hospitales).[13] [19]
  • La llegada de la mortalidad infantil a un 60%.[32]
  • La desaparición de la electricidad en Malabo.[86]
  • El incendio intencionado de varios poblados como forma de exterminio.[87]
  • La destrucción de gran parte de la obra legada por España a Guinea Ecuatorial.[32]

Vida personal[editar]

Macías estuvo relacionado con cinco mujeres durante su vida. Se casó legalmente por primera vez con una mujer de la provincia de Río Benito, con la que tuvo varios hijos y de la cual se separó tras descubrir una infidelidad con un adolescente español,[11] dejándola supuestamente en la ruina.[88]

Su segunda esposa fue una mujer llamada Clara Angué Osá, una fang oriunda de Mikomeseng, con la que se casó en Mongomo en 1964 y tuvo 3 hijos.[88]

Durante su matrimonio con Clara, Macías tomó por concubina a una mujer llamada Mónica Bindang Ayong, una mulata rubia hija de un colono español.[88] Macías dejó a Clara en Mongomo y se fue a vivir con Mónica a Bata y Santa Isabel.[88] Posteriormente contrajo matrimonio con Mónica y tuvieron dos hijos: Francisco Paco (nacido en 1970)[88] y Mónica Moniquita (nacida en 1972),[88] mientras que Macías adoptó a dos hijos que Mónica tenía de relaciones anteriores: Teonesto y Maribel.[6] Mónica Bindang llegaría a ostentar el cargo oficial de Primera Dama,[89] y ejerció una influencia importante sobre Macías.[90]

Aún casado con Clara, Macías también mantuvo una relación con una joven mulata de origen alemán llamada Frida Kroner, de profesión enfermera con la que también tuvo hijos. No está claro si previamente anuló su matrimonio con Clara, si llegó a casarse con Kroner o si la mantuvo también como una segunda concubina. Sin embargo, se sabe que Macías ordenó el asesinato de su marido, Felipe Pedro Esono, director de Seguridad.[88]

Otra mujer en la vida de Macías fue Rita Flores Mernicon (viuda del político Abilio Balboa, antiguo alcalde de Santa Isabel)[88] con la que también tuvo hijos.[90] Sin embargo, poco después del derrocamiento de Macías esta mujer negó cualquier tipo de relación sentimental con el.[91]

Casi todas las mujeres de Macías acabaron abandonándolo, escapando de su dictadura.[91] Cuando Mónica Bindang huyó del país, Macías la declaró traidora a la patria y prohibió que a cualquier mujer guineana se le bautizara con el nombre de Mónica.[92] También ordenó a Damián Ondó, gobernador del Banco Central de Guinea, que la persiguiera (sin finalmente encontrarla),[88] temiendo que fuera a Suiza y retirara el dinero que Macías tenía allí guardado.[88] Clara Angué Osá también abandonó a Macías, regresando a Guinea Ecuatorial poco después del golpe de 1979.[37]

Algunos de los hijos de Macías, poco antes del derrocamiento de su padre en 1979, fueron enviados a Corea del Norte y educados bajo la tutela del líder Kim Il-sung, amigo de Macías.[17] [93] [94] Mónica Bindang también se estableció allí con ellos.[37] [95]

Macías poseía varios lujosos palacios presidenciales (valorados en millones de dólares),[8] uno de ellos ubicado en su pueblo natal de Nzeng Ayong. Tras el golpe de 1979, fue allanado y en el se descubrieron medicinas almacenadas en una habitación y numerosos fajos de billetes, además de varios retratos de Macías y dos automóviles Mercedes-Benz estacionados en el patio.[96] [76]

En 1974,[97] Macías mandó a construir un muro para rodear la mitad de la parte residencial de la ciudad de Malabo[98] y adueñarse de este sector, para vivir separado del resto de la población. En la llamada popularmente ciudad prohibida se encontraba uno de los palacios de Macías, la catedral y la Plaza de la Independencia,[97] así como la Prisión Playa Negra.[97] [99] Poco después de la ejecución de Macías, la ciudad prohibida fue abierta al público[97] y en 1981 el muro (conocido popularmente como muro de la vergüenza) fue derribado.[97]

Como parte de su admiración por Hitler, Macías poseía un ejemplar de Mein Kampf del cual nunca se separaba.[11]

Macías era consumidor habitual de bhang[62] e iboga,[16] lo cual pudo haber sido la causa de su desequilibrio mental. Según informes fidedignos, Macías practicaba el canibalismo y tenía una colección de cráneos humanos,[8] los cuales clasificaba por sexo, fecha, suculencia y grado de placer auditivo del ruido que habían hecho al ser cascados por Macías con su bastón.[11] De vez en cuando, algún preso político era enviado al palacio presidencial y el propio Macías se encargaba de matarlo y degustarlo.[11]

Al final de su dictadura había acumulado una fortuna de 406.383.893 Ekwele, equivalentes a 13.540 millones de dólares.[6]

Personalidad[editar]

Macías es ampliamente considerado como un enfermo mental.[75] Antes de la independencia, durante la Conferencia Constitucional en 1967, un doctor español diagnosticó confidencialmente que era paranoico y esquizoide.[15] [100]

«... de carácter sanguíneo, procura ostensiblemente hacer gala de una fuerte personalidad, aunque con frecuencia cae en arrebatos que denotan falta de equilibrio emocional. La notable sordera que sufre crea situaciones incómodas y dificulta el trato con él en las entrevistas personales. Es desconfiado por naturaleza, receloso y carece de agilidad mental. Acostumbra a elevar la voz hasta a sus propios ministros y diplomáticos, a algunos de los cuales llega a maltratar de palabra. (...) El presidente vive en protagonista las veinticuatro horas del día, y la distancia que lo separa de todos sus colaboradores es abismal. Las referencias que se tienen de los Consejos de Ministros indican que sólo el vicepresidente del gobierno se atreve a discrepar en cuestiones técnicas. Como nota curiosa cabe destacar sus alusiones públicas al deseo que le anima de imitar a Franco, cuya persona suele respetar en casi todos los discursos y con el que ha dicho desea entrevistarse, pero a nivel de colegas u “homónimos”. Habla solo y sus colaboradores le sorprenden con frecuencia gesticulando, hablando solo o ensayando sus discursos frente al espejo. Es un hombre inculto, pero tiene un arte primitivo para la palabra, la intuición del verbo, alterna el Fang con el español, pero conecta con las masas y consigue en ellas efectos sorprendentes.»

Libro “Guinea Materia Reservada”, de Rafael Fernández.[13]

Rafael Mendizábal, técnico de Macías durante el primer año de su mandato presidencial, lo describió como «prudente y violento» y «enérgico pero dubitativo».[13] Macías sufría de exaltaciones de violencia a las que seguían luego intervalos de equilibrio y lucidez, teniendo una personalidad incongruentemente cambiante y tornadiza.[13] Con tendencias paroxísticas, Macías pasaba por fases de silencio total o de verborrea.[13] Una persona temerosa, insegura y muy suspicaz,[12] [13] siempre estaba pendiente de que alguien le iba a quitar el poder, y llegó a contabilizar una veintena de supuestas intentonas golpistas.[13] A pesar de ser un nato conductor de masas, en el plano personal era introvertido.[12] [13] Ha sido descrito como megalómano,[13] y al mismo tiempo paradójicamente se ha apuntado a que sufría un marcado complejo de inferioridad.[13] A partir de este doble complejo pudo haber surgido su pensamiento político ultranacionalista.[13] Macías tamién ha sido descrito como una persona muy recelosa.[12] De acuerdo a Adolfo Enrique Millan, antiguo funcionario colonial y secretario de Macías durante los inicios de su gobierno, el dictador tenía una mentalidad bastante infantil.[101]

Algunos observadores han postulado que Macías Nguema pudo haber sido un psicópata, trastorno potencialmente causado, en parte por el trauma psicológico de su infancia, y que su comportamiento podría haber sido afectado por otras posibles enfermedades mentales y su consumo periódico de la planta psicoactiva iboga y grandes cantidades de cannabis.[102] [103]

Desde el punto de vista biológico, Macías sufría de cefaleas y constantes migrañas,[13] además de impotencia sexual[13] [104] y dolencias gástricas.[12] Su notable sordera también llegó a ser un problema durante su juicio en 1979, ya que Macías no escuchaba algunas de las preguntas formuladas por el Tribunal.[105]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «FRANCISCO MACÍAS (Presidente de la República de Guinea Ecuatorial)». Consultado el 28 de junio de 2016. 
  2. El Mundo. «La caída del tigre. El derrocamiento de Macías.». Consultado el 20 de junio de 2016. 
  3. a b c d e f g h i j Negrín-Fajardo, Olegario; Universidad Nacional de Educación a Distancia. Una singular "educación cívica" para Guinea Ecuatorial: las sentencias doctrinales de la dictadura de Francisco Macías Nguema (1968-1979). Consultado el 20 de febrero de 2017. 
  4. Supuesto golpe de Estado contra Macías en Guinea Ecuatorial, diario El Pais, 5 de agosto de 1979.
  5. a b c d e f g «El dictador transformó a su país en un "campo de concentración"». El País. 11 de agosto de 1979. Consultado el 13 de junio de 2016. 
  6. a b c d e f g h i Lacosta, Xavier. «Cronología de Guinea Ecuatorial: 1950 / 1979 De la independencia al juicio contra Macías». Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  7. a b Lacosta, Xavier. «España - Guinea, 1969: la estrategia de la tensión». Consultado el 4 de febrero de 2017. 
  8. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u Caden, Cynthia. GUINEA ECUATORIAL EL AUSCHWITZ DE ÁFRICA. Consultado el 6 de diciembre de 2016. 
  9. Diario ABC. «Edición del 4 de octubre de 1968». p. 45. Consultado el 1 de febrero de 2017. 
  10. a b c Álvaro Rodríguez Núñez. LA ANTIGUA GUINEA ESPAÑOLA: ANÁLISIS Y PERSPECTIVAS.. pp. 22 y 23. Consultado el 27 de junio de 2016. 
  11. a b c d e f g h i j k l m n «Francisco Macías, el Hitler africano». 2014. Consultado el 26 de diciembre de 2016. 
  12. a b c d e «Francisco Macías, un tirano fruto del colonialismo español». El País. 5 de agosto de 1979. Consultado el 30 de mayo de 2016. 
  13. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x y z aa ab ac ad ae af ag ah ai Mansueto Nsí Owono - Okomo (2014). EL PROCESO POLÍTICO DE GUINEA ECUATORIAL. edit.um. ISBN 978-84-695-9920-4. 
  14. a b c d e f g «Biografia de Francisco Macías Nguema». Consultado el 22 de octubre de 2016. 
  15. a b c ASODEGUE. «Historia de Guinea - Macías». Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  16. a b c d Gardner, Dan (6 de noviembre de 2005). «The Pariah President: Teodoro Obiang is a brutal dictator responsible for thousands of deaths. So why is he treated like an elder statesman on the world stage?». The Ottawa Citizen. Archivado desde el original el 12 de junio de 2008. 
  17. a b c d e «Guinea Ecuatorial: el olvido español en África». 16 de noviembre de 2013. Consultado el 4 de diciembre de 2016. 
  18. a b c d e f g h i j k Guinea Ecuatorial: de colonia a sultanato, Paula García Ascanio, 2010
  19. a b c d e f g h i j k l m Falcón, Juan Antonio (27 de junio de 2007). «GUINEA ECUATORIAL: EL PAÍS DONDE OCCIDENTE PERDIÓ LA DIGNIDAD». Consultado el 20 de octubre de 2016. 
  20. a b Eburi Palé, José (29 de mayo de 2007). «Enero de 1969. La "memoria histórica" hoy y cuarenta años de deliberada amnesia pública». Consultado el 2 de enero de 2017. 
  21. «El Jefe de Estado español rechazó una absurda acusación de Macías contra la Guardia Civil» (en 9 de abril de 1969). Consultado el 20 de febrero de 2017. 
  22. a b Donato Ndongo-Bidyogo (30 de julio de 2009). «"El derrocamiento de Macías. La caída del tigre"». Consultado el 24 de septiembre de 2016. 
  23. «Situación jurídica de las propiedades españolas en Guinea». El País. 24 de agosto de 1979. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  24. «Españoles en Guinea Ecuatorial: descolonización a punta de pistola». El Mundo. 12 de enero de 2016. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  25. Eburi Palé, José (25 de septiembre de 2007). «Febrero de 1969 - el caos y la indefension de 300.000 españoles». Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  26. Eburi Palé, José (14 de noviembre de 2007). «Febrero de 1969. Notas para la ley de la memoria histórica». Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  27. a b c d e Mba Ncony, Diosdado (2009-2010). La Sociedad Civil en Guinea Ecuatorial. Un enfoque analítico. Consultado el 22 de octubre de 2016. 
  28. Macías instaura una verdadera dictadura en Guinea Ecuatorial, diario ABC, 09/03/1969, página 31 y página 32.
  29. Macías asume el poder absoluto en Guinea Ecuatorial, diario ABC, 09/03/1969, página 23.
  30. «Un supuesto complot, en 1969, sirvió al dictador para iniciar el exterminio de la oposición». El País. 8 de agosto de 1979. Consultado el 30 de mayo de 2016. 
  31. a b c d e https://www.hrw.org/sites/default/files/reports/bhr0709spwebwcover_0.pdf
  32. a b c d e f Blas Piñar (20 de abril de 2012). «“Escrito para la Historia”: La independencia de Guinea (Capítulo 12)». Consultado el 5 de diciembre de 2016. 
  33. a b «Biografía de Francisco Macías Nguema». Consultado el 25 de octubre de 2016. 
  34. a b c d «Historia de la República de Guinea Ecuatorial». Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  35. a b c d e f «La “Incontinencia Oratoria” en su máxima expresión: Algunas frases de los tristemente célebres dictadores africanos». 18 de septiembre de 2012. Consultado el 21 de febrero de 2017. 
  36. a b c Donato Ndongo-Bidyogo (30 de julio de 2009). «"El derrocamiento de Macías. La caída del tigre"». Consultado el 24 de septiembre de 2016. 
  37. a b c d «La huida del puma sanguinario». El País. 14 de agosto de 1979. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  38. a b «Macías justificaba los asesinatos por apaleamientos como "suicidios"». El País. 9 de agosto de 1979. Consultado el 30 de mayo de 2016. 
  39. «Denuncia al presidente guineano por "liquidar" sin piedad a sus opositores». El País. 20 de diciembre de 1978. Consultado el 30 de mayo de 2016. 
  40. «El nuevo régimen guineano no controla todo el país». El País. 8 de agosto de 1979. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  41. «Amnistía Internacional pide a la OUA que presione a Macías». El País. 11 de octubre de 1978. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  42. «Once años de dictadura han arruinado a Guinea Ecuatorial». El País. 5 de agosto de 1979. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  43. a b c d e Orts, Vicente. «Francisco Macias Nguema, el espejo de Teodoro Obiang». Consultado el 8 de octubre de 2016. 
  44. Hotel Magno Suites. «Historia de Malabo». Consultado el 1 de diciembre de 2016. 
  45. Morales Solís, Miguel Ángel (2 de marzo de 2009). «Guinea Ecuatorial, de colonia a Estado con derecho». Revista Pueblos. Consultado el 30 de noviembre de 2016. 
  46. Dickovick, J. Tyler (2008). The World Today Series: Africa 2012. Lanham, Maryland: Stryker-Post Publications. ISBN 978-1-61048-881-5. 
  47. Suzanne Cronjé (1976). Equatorial Guinea, the forgotten dictatorship: forced labour and political murder in central Africa. Anti-Slavery Society. ISBN 978-0-900918-05-6. 
  48. http://www.didacticamultimediacr.com/EST_SOC_CR/atlas/span_htm/eqguinea.htm
  49. Sengupta, Kim (11 de mayo de 2007). «Coup plotter faces life in Africa's most notorious jail». The Independent. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).Plantilla:Cbignore
    Wansell, Geoffrey (18 de mayo de 2007). «True hell on earth: Simon Mann faces imprisonment in the cruellest jail on the planet». The Daily Mail. Consultado el 17 de abril de 2016. 
  50. a b ASODEGUE. «LA DICTADURA. 1970-1976». Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  51. a b «If you think this one's bad you should have seen his uncle» (en inglés). Consultado el 27 de octubre de 2016. 
  52. «Entre el tribalismo y la democracia». El País. 13 de marzo de 1988. Consultado el 21 de febrero de 2017. 
  53. a b «Obiang: el Presidente Fundador se sacrifica de nuevo». 13 de noviembre de 2015. Consultado el 17 de septiembre de 2016. 
  54. a b «Despot's Fall». Revista TIME. 20 de agosto de 1979. 
  55. Robert af Klinteberg, "Equatorial Guinea--Macias Country: The Forgotten Refugees," Geneva, International University Exchange Fund, 1978.
  56. World Bank, "Equatorial Guinea," World Development Indicators; see download file.
  57. «CONOZCA A TEODORO OBIANG, DICTADOR DE GUINEA ECUATORIAL». 24 de agosto de 2012. Consultado el 29 de octubre de 2016. 
  58. a b «Macías mantiene que desconocía las matanzas en Guinea Ecuatorial». El País. 27 de septiembre de 1979. Consultado el 7 de junio de 2016. 
  59. «Guinea Ecuatorial». Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  60. a b «Un campo de exterminio particular». El País. 18 de agosto de 1979. Consultado el 8 de junio de 2016. 
  61. a b Roberts, Adam. The Wonga Coup, p. 20
  62. a b «Macias Nguema: Ruthless and bloody dictator». Afroarticles.com. 
  63. «Hoy puede dictarse sentencia contra Macías». El País. 26 de septiembre de 1979. Consultado el 8 de junio de 2016. 
  64. a b c Jiménez, Gemma (25 de agosto de 2007). «LA CAIDA DEL TERCER HOMBRE». Consultado el 20 de febrero de 2017. 
  65. a b c Martínez Hermanos. «Historia de Guinea». Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  66. Francisco Macías fue ejecutado ayer, diario El País, domingo, 30 de septiembre de 1979.
  67. a b c d e Nerín, Gustav (2016). FRANCISCO MACÍAS: NUEVO ESTADO, NUEVO RITUAL. Consultado el 22 de febrero de 2017. 
  68. «Macías acusa a España de haber asesinado a millones de personas». El País. 24 de marzo de 1977. Consultado el 29 de mayo de 2016. 
  69. «Macías ataca e insulta a España». El País. 22 de septiembre de 1977. Consultado el 30 de mayo de 2016. 
  70. Liniger-Goumaz, Max (1996). Guinea Ecuatorial: Diecisiete años de la segunda dictadura nguemista (1979-1996). Consultado el 24 de octubre de 2016. 
  71. «Ocho años de relaciones inestables». El País. 23 de marzo de 1977. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  72. «Guinea: se levanta el telón». El País. 20 de octubre de 1976. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  73. «22 de marzo de 1977». Consultado el 16 de enero de 2017. 
  74. «Macias Nguema: Ruthless and bloody dictator». Afroarticles.com. 
  75. a b Guinea Ecuatorial Press - Página Web Institucional de Guinea Ecuatorial. «CRONOLOGÍA HISTÓRICA». Consultado el 6 de diciembre de 2016. 
  76. a b c «Macías, obsesionado contra todo lo español». El País. 18 de agosto de 1979. Consultado el 1 de junio de 2016. 
  77. «Diario ABC». 10 de octubre de 1968. p. 43. Consultado el 30 de noviembre de 2016. 
  78. Alejandro Artucio. The Trial of Macias in Equatorial Guinea. Comisión Internacional de Juristas. p. 63. 
  79. Darias, Victoriano (2001). «La Guinea Ecuatorial, a través de sus medios de comunicación». Consultado el 23 de octubre de 2016. 
  80. «Les portes de l'Afrique» (en francés). Consultado el 13 de junio de 2016. 
  81. «Con la llegada al poder de Macías la economía se desplomó». El País. 10 de agosto de 1979. Consultado el 7 de febrero de 2017. 
  82. Banco Mundial (15 de junio de 1983). GUINEA ECUATORIAL: INFORME ECONÓMICO INICIAL. p. 2. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  83. «La vida cotidia en Guinea Ecuatorial después de la pesadilla de Macías». El País. 7 de octubre de 1979. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  84. Alejandro Artucio. The Trial of Macias in Equatorial Guinea. Comisión Internacional de Juristas. pp. 6-8. 
  85. «Guinée équatoriale» (en francés). Consultado el 13 de junio de 2016. 
  86. «Malabo, ciudad fantasma». El País. 9 de agosto de 1979. Consultado el 7 de febrero de 2017. 
  87. Alejandro Artucio. The Trial of Macias in Equatorial Guinea. Comisión Internacional de Juristas. p. 54. 
  88. a b c d e f g h i j ASODEGUE (21 de mayo de 2007). «Ha muerto en Bata Clara Angué Osá, la primera mujer de Macías». Consultado el 2 de diciembre de 2016. 
  89. «LA VIUDA DEL PRESIDENTE MACÌAS ABATIDA POR LA DETENCIÒN DE SU HIJO». 8 de septiembre de 2000. Consultado el 2 de diciembre de 2016. 
  90. a b «Cinco mujeres en la vida del dictador». El País. 12 de agosto de 1979. Consultado el 31 de mayo de 2016. 
  91. a b «El Periódico de Catalunya - Ed. General. Edición del Martes 14 de Agosto de 1979». El Periódico de Catalunya. 14 de agosto de 1979. Consultado el 13 de enero de 2017. 
  92. «La esposa del presidente Macías puede estar en España». El País. 1 de febrero de 1978. Consultado el 1 de diciembre de 2016. 
  93. Woledge, Stuart (Octubre de 2013). «My exile in North Korea: Daughter of African dictator tells of life growing up in the world's most secretive country and how founding leader Kim Il-sung would nag like a 'typical grandfather'» (en inglés). Daily Mail. Consultado el 2 de diciembre de 2016. 
  94. «Mónica Macías, la niña que creció al amparo de dos históricos dictadores». EFE. 25 de octubre de 2013. Consultado el 31 de mayo de 2016. 
  95. «Mónica Macías: la infancia coreana de la hija de un dictador africano». 14 de octubre de 2013. Consultado el 18 de febrero de 2017. 
  96. «Medicinas, billetes nuevos y dos Mercedes, en el "bunker" vacío de Macías». El País. 14 de agosto de 1979. Consultado el 1 de junio de 2016. 
  97. a b c d e «Destruido el "muro de la vergüenza" en Guinea Ecuatorial». Diario ABC. 28 de julio de 1981. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  98. «Teodoro Nguema afirma que España no tendrá preferencia con Guinea». El País. 10 de agosto de 1979. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  99. «"Mi pueblo quiere ver al Rey de España"». El País. 17 de agosto de 1979. Consultado el 9 de febrero de 2017. 
  100. Eburi Palé, José (8 de diciembre de 2008). «La Guinea de Macías. El despertar del monstruo». Consultado el 2 de enero de 2017. 
  101. Declaraciones de Millan en el documental Memoria negra.
  102. David Casavis, “Teasing Out Psychopathic Behaviors of African Leaders: Francisco Macías”, en "Between Three Continents: Rethinking Equatorial Guinea on the Fortieth Anniversary of its Independence from Spain," 2009, en el Hofstra University's Cultural Center.
  103. Rene Pelissier, "Equatorial Guinea: Autopsy of a Miracle," Africa Report, Vol. 25, No. 3, Mayo-Junio de 1980.
  104. E A'Bodjedi (2010). El sexo y la violencia: el caso de Masié Nguema Biyogo. 
  105. «JUICIO Y MUERTE DE MACIAS - Historia de Guinea». Consultado el 2 de octubre de 2016. 

Enlaces externos[editar]

Predecesor:
Francisco Núñez Rodríguez

(Gobierno colonial español)

Coat of arms of Equatorial Guinea.svgPresidente de Guinea Ecuatorial
1968-1979
Sucesor:
Teodoro Obiang Nguema