Francisco Hurtado de Mendoza y Ribera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Para otros personajes de nombre similar, véase Francisco Mendoza.

Francisco Hurtado de Mendoza y Ribera (Santa Olalla, 8 de noviembre 1573 - Madrid, 22 de octubre de 1634) fue un eclesiástico español.

Hijo de los condes de Orgaz, fue colegial del Mayor de Cuenca, doctorado en derecho canónico en la universidad de Salamanca, canónigo de Toledo, inquisidor en Salamanca, consejero del Tribunal de la Suprema Inquisición en Toledo, obispo de Salamanca, de Pamplona, de Málaga y de Plasencia y gobernador del arzobispado de Toledo en ausencia del cardenal infante Fernando de Austria.[1][2][3]


Predecesor:
Diego Ordóñez
Obispo de Salamanca
1616 – 1621
Sucesor:
Antonio Corrionero
Predecesor:
Prudencio de Sandoval
Obispo de Pamplona
1621 – 1622
Sucesor:
Cristóbal de Lobera y Torres
Predecesor:
Luis Fernández de Córdoba Portocarrero
Obispo de Málaga
1622 – 1627
Sucesor:
Gabriel Trejo Paniagua
Predecesor:
Sancho Dávila Toledo
Obispo de Plasencia
1627 – 1630
Sucesor:
Cristóbal de Lobera y Torres

Referencias[editar]