Francisco Gali

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco Galí (Sevilla, 1539 - Manila, 1591), fue marino español, recordado por haber realizado un viaje de exploración de la costa del Noroeste del Pacífico.

Biografía[editar]

En 1582 emprendió un viaje hacia la costa de América del Norte por orden del arzobispo de México y virrey interino de la Nueva España, Pedro Moya de Contreras. Al mando de dos fragatas, tenía la misión de encontrar un puerto que sirviera de apostadero a los barcos procedentes de Manila (galeón de Manila) y que se dirigían luego al Perú, y además, debía comprobar la si la costa de América estaba unida a la costa de Asia. Galí, llegó hasta el Japón en su relato sobre sus viajes cree en la existencia de un estrecho. Exploró algunas de las islas del archipiélago de Hawái, la costa de Baja California y la zona próxima a la bahía de San Francisco, que no vio. Escribió una crónica de sus viajes. Falleció al final de su viaje, y sus informes propiciaron que se realizaran una nueva expedición al mando de Pedro de Unamuno.

Francisco Galí, arribó a la Nueva España y se avecindó en la población de Tlacotalpan cuya traza realizó. Escribió una relación pormenorizada del viaje que realizó en el galeón de Manila hacia Macao, y desde ahí partió para Acapulco en julio de 1584, siguiendo rumbo noreste, y reportó una corriente recia a 300 leguas al este de Japón —corriente de California—, la cual continuó unas 700 leguas hasta un punto a 200 leguas al oeste de la costa de California, donde tocó tierra cerca de lo que hoy es la bahía de Santa Cruz.

Al arribar a Acapulco en enero de 1585 presentó su memorial al virrey Moya, quien le encargo la búsqueda del estrecho de Anián y de un puerto para el resguardo de los galeones de Manila. En marzo volvió a la capital filipina para organizar un viaje de regreso, pero antes de terminar los preparativos la muerte le sorprendió en enero de 1586.

Francisco Galí, junto con un navegante valenciano llamado Juan Jaime,[1]​ proyectaron el viaje desde Manila hasta Acapulco con el objeto de medir la declinación de la brújula mediante un instrumento construido por Juan Jaime, entre otras causas.

El manuscrito de dicho viaje, fue remitido al virrey, pero por causas desconocidas, llegó a manos del neerlandés Jan Huygen van Linschoten, que lo publicó en su idioma como Derrota de las Indias (Ámsterdam, 1596, 1614 y1626); se publicaron también traducciones en inglés (Londres, 1598), en alemán en el mismo año, en latín (La Haya, 1599) y en francés (Ámsterdam, 1610, 1619 y 1638). Linschoten se hizo famoso por allegarse documentos secretos con información náutica recopilada por navegantes españoles y portugueses. El destino del manuscrito Galí es uno más de los misterios que se suman a las historias que envuelven a los manuscritos e impresos novohispanos del siglo XVI. Hasta la fecha se desconoce el destino del manuscrito original realizado por éste destacado navegante, cartógrafo y urbanista.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Francisco Hernández; Germán Somolinos d'Ardois; José Miranda (1960). Obras completas: Vida y obra de Francisco Hernandez, por G. Somolinos d'Ardois, Precedida de Espana y Nueva Espana en la epoca de Felipe II, por J. Miranda. Universidad Nacional de Mexico. Consultado el 7 de octubre de 2012.