Francisco Ballesteros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Francisco Ballesteros
Francisco Ballesteros 1770 - 1832.PNG
Información personal
Nacimiento 1771 Ver y modificar los datos en Wikidata
Zaragoza (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de junio de 1832 Ver y modificar los datos en Wikidata
París (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Sepultura Cementerio del Père-Lachaise Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango General Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos Guerra de la Independencia Española y Guerras napoleónicas Ver y modificar los datos en Wikidata

Francisco López Ballesteros, (Brea de Aragón, Zaragoza, 7 de marzo de 1771 - París, 29 de junio de 1832) fue un general y político español.

Biografía[editar]

Nació con la condición de hidalgo; según Alberto Gil Novales era probablemente hijo del hermano segundo del capitán de infantería Diego López Ballesteros, señor del pazo de Golpelleira, que se llamaba también Francisco López Ballesteros, y primo hermano por tanto del futuro ministro de Fernando VII Luis López Ballesteros (1782-1853).

Tuvo un hermano, Manuel López Ballesteros, que también luchó en la Guerra de la Independencia. Francisco estudió en Zaragoza y después fue cadete (4-VII-1788), primer subteniente (1792) y segundo subteniente (1793). Fue destinado al primer batallón de Voluntarios de Aragón, salvo diez meses que sirvió en el batallón de Voluntarios de Navarra; después pasó a un regimiento de catalanes. Ascendió a capitán de grado (1-XII-1794). A causa de un duelo fue gravemente herido en el brazo derecho, lo que no le impidió estrenar su grado en el regimiento de Cazadores de Barbastro. Luchó al parecer contra los franceses en 1793 (Guerra de la Convención). En 1801 hizo la campaña de Portugal. Fue a Madrid a curarse el brazo y obtuvo el retiro y la comandancia del resguardo de Ávila. Se convirtió en visitador de rentas. En 1804 fue destituido de sus cargos por faltas en el servicio, pero Godoy lo rehabilitó haciéndole jefe de aduanas en Asturias.

Tras la invasión francesa de 1808, obtuvo de la Junta de Asturias[1]​ el rango de mariscal de campo y una división que unió a las de Joaquín Blake y Castaños. Luchó varios años con éxito, primero en Asturias, y después (13 de julio de 1809) entró en La Coruña en la fragata inglesa La Amazona proveniente de Gijón para internarse desde allí por Castilla y Andalucía. Participó en la defensa de Aracena (26-V-1810), que los franceses tomaron con muy grandes pérdidas por su parte.

El 25 de enero de 1811 ganó la batalla de los Castillejos. El 19 de febrero venció otra vez en Fregenal. El 10 de marzo derrotó por sorpresa al general Remón; estos méritos le valieron el ascenso a teniente general en ese mismo año. Mandó una división de infantería en la Batalla de La Albuera (16 de mayo de 1811). Procuraba, además, hacerse buena propaganda mandando discursos patrióticos, partes de guerra y proclamas al periódico El Conciso, de Cádiz, entre otros, de forma que se hizo un nombre muy popular.[2]​ Al menos aprovechó esta popularidad para reunir dinero en colectas que se hicieron en Londres y México para financiar su ejército.

Estuvo a punto de perecer o ser hecho prisionero en Ojén (Málaga), pero logró escapar a uña de caballo. En mayo de 1812 dirigió un grupo de 8.500 soldados a Bornos (Cádiz) y sufrió la terrible derrota conocida como batalla de Bornos, perdiendo más de 1500 soldados. Sus acciones en la provincia de Málaga, sumadas al efecto de la victoria aliada en la batalla de Arapiles, contribuyeron a la evacuación napoleónica de la capital malacitana en agosto de 1812. Tras el nombramiento de Wellington como jefe supremo de los ejércitos españoles, se negó altivamente a luchar bajo sus órdenes, por lo cual fue destituido el 12 de diciembre de 1812 y fue enviado a Ceuta.[3][4]​ Este hecho suscitó una enorme discusión periodística, en la que se pusieron a su favor Juan Romero Alpuente, Tomás Muñoz Romero y otros, que veían en su conducta una defensa de la independencia nacional al no abandonarse a Inglaterra como había hecho Portugal, mientras que por primera vez hubo todo un caudal de folletos, poemas y piezas teatrales contra la actitud de López Ballesteros, de los que da cuenta Gil Novales.[5]​ El caso es que las Representaciones de López Ballesteros conocieron varias ediciones y fueron reproducidas por toda la prensa. Solo se sometió después de escribir la cuarta,[6]​ y a fines de 1813 fue llamado de vuelta para liderar una unidad militar en los montes de Ronda. Después liberó Granada.

Publicó diversas obras técnicas y prontuarios sobre arte militar: Nueva táctica para los movimientos y maniobras de la caballería. Divisiones del Campo de Gibraltar. Estado mayor. Instrucción de reclutas y mitades que la caballería de este campo debe seguir para pasar a la de escuadrón y línea, de la táctica del general Freire; con arreglo a lo dispuesto por... Algeciras, 1812, y Ejército del Centro. Instrucción táctica para los movimientos y maniobras de las compañías y escuadrones de la caballería de este ejército, Algeciras, 1812.

En 1815 fue nombrado ministro de la Guerra por Fernando VII y recibió la Gran Cruz de San Fernando. Pero caído en desgracia por sus ideas liberales, o la desconfianza patológica que Fernando VII tenía por el ejército, en su mayoría liberal, se le expulsó a Valladolid con la mitad de la paga.[7]

Tras el inicio de la revolución liberal de 1820, fue llamado de vuelta a Madrid, exhortó al rey a firmar la Constitución de 1812 y se convirtió en vicepresidente de la Junta provisional. El 7 de marzo de 1820 le dieron el cargo de general en jefe del Ejército del Centro. Hizo méritos cerrando muchas cárceles de la Inquisición y devolviendo las libertades municipales, y le dieron la Gran Cruz de Carlos III el 9 de julio de 1820. Ingresó en la Comunería, la sociedad secreta liberal exaltada, y al parecer se mostró muy republicano en una carta que envió al Marqués de La Fayette el 1 de agosto de 1821, publicada por François Rousseau.[8]​ Lo nombraron luego inspector general de Milicias y, posteriormente, consejero de Estado y ayudante de campo de Su Majestad (1821-1823).

El 7 de julio de 1822, con la victoria de Ballesteros sobre la guardia real sublevada a instancias del propio rey Fernando VII, se evitó la caída de la Constitución. Fue nombrado capitán general de Madrid. En 1823 debía contener a las tropas francesas (los llamados Cien mil hijos de San Luis) que la Santa Alianza había mandado a España al mando del duque de Angulema en la frontera del Bidasoa, pero se retiró sin luchar hasta la batalla de Campillo de Arenas (Jaén). Tuvo que capitular el 21 de agosto de 1823 en Caporla ante el general Gabriel Molitor y entregarse al Rey.[9][10]​ Desoyó a Rafael del Riego, que quería resistir, y se justificó así en una orden comunicada al general Ramón Sánchez Salvador en Horche (Guadalajara) el 13 de agosto de 1823:

La causa que defendemos, aunque justa en su origen y sostenida por el honor, ha dejado de serlo desde el momento en que la grandísima mayoría de la nación se ha pronunciado contra ella.[11]

El 1 de octubre de 1823 Fernando VII anuló todas las actuaciones del gobierno constitucional y destituyó a todos los funcionarios y oficiales que no habían sido fieles, y empezó a dictar condenas de muerte, entre las cuales incluyó su nombre. Ballesteros se retiró a Puerto de Santa María (Cádiz), pero no fue molestado hasta que, dictada una orden de detención contra él, escribió a Angulema pidiéndole asilo y huyó con un pasaporte para Francia en un barco inglés, ya que la amnistía de 1824 lo había excluido expresamente. A partir de ese momento se asentó en París, donde recibió una pensión de 12.000 francos anuales. Murió olvidado el 29 de junio de 1832 y fue enterrado en el cementerio de Père-Lachaise, XXVIII.ª división.[12][13]

Referencias[editar]

  1. Diccionario universal de historia y de geografía ...: obra dada a luz en España por una sociedad de literatos distinguidos y refundida y aumentada considerablemente para su publicación en México con noticias históricas, geográficas, estadísticas y biograficas sobre las Américas en general y especialmente sobre la República Mexicana, Volumen 7. Tipografía de Rafael, 1855.
  2. Cf. Alberto Gil Novales, "Francisco López Ballesteros", en su Diccionario biográfico de España (1808-1833)..., Madrid: Mapfre, 2010, p. 1740.
  3. Ballesteros, Francisco (1813) Respetuosos descargos que el Teniente General D. Francisco Vallesteros [sic] ofrece a la generosa nación española. En contestación á los cargos que S. A. la Regencia del Reyno se ha servido hacerle en su Manifiesto de 12 de diciembre del año pasado de 1812 dirigido á la misma para su inteligencia. Algeciras: Imprenta de don Juan Bautista Contillo, 1813 - 54 páginas.
  4. Brusola, Francisco (1811) Noticias del General Ballesteros. Francisco Brusola, 1811.
  5. Cf. A. Gil Novales, op. cit., p. 1742.
  6. Cf. Francisco López Ballesteros, Colección de todas las representaciones que dirigió al Gobierno [...], Córdoba, 1813.
  7. José Muñoz Maldonado, conde de Fabraquer, Historia política y militar de la guerra de la independencia de España contra Napoleón Bonaparte desde 1808 á 1814, vol. II, Imprenta de D. José Palacios, 1833.
  8. Cf. A. Gil Novales, op. cit., p. 1742.
  9. Juan Sisinio Pérez Garzón, Milicia nacional y revolución burguesa: el prototipo madrileño, 1808-1874. Madrid: Editorial CSIC - CSIC Press, 1978.
  10. Tauste en su Historia. Actas de las II Jornadas sobre la Historia de Tauste: 27 de noviembre al 1 de diciembre de 2000. Enrique Galé Casajús, Alberto Sabio Alcutén, Joaquín Vispe Martínez, Joaquín Cebamanos Conde, Sara Terraz García, Gonzalo Borrás Gaualis, Asociación Cultural El Patiaz
  11. Citado por A. Gil Novales, op. cit., p. 1743.
  12. Cf. Charles Dezobry y Théodore Bachelet, Dictionnaire de biographie, t. 1, Ch. Delagrave, 1876, p. 212.
  13. de la Mata, Javier Ramiro. «Francisco López Ballesteros». Diccionario biográfico español. Real Academia de la Historia. Consultado el 19 de enero de 2020.