Fortaleza Zhongma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Fortaleza Zhongma, o Unidad Tōgō, fue una instalación para investigaciones sobre guerra biológica construida por el Ejército de Kwantung en Beiyinhe, en las afueras de Harbin, Manchukuo, durante la Segunda guerra sino-japonesa.

Trasfondo[editar]

A Shirō Ishii, investigador del Ejército Imperial Japonés centrado en la guerra biológica y la guerra química, se le asignó iniciar un programa clandestino para desarrollar armas de destrucción masiva bajo el mecenazgo de Sadao Araki, Ministro de Guerra del Japón.

Ishii construyó en 1932 una instalación para investigación médica en Harbin, poco tiempo después que la ciudad pasó a manos japonesas tras el Incidente de Mukden. Esta instalación llevó a cabo investigaciones médicas legítimas sobre vacunas y salud pública. Sin embargo, la instalación estaba demasiado cerca a un área altamente poblada como para ser capaz de llevar a cabo investigaciones clandestinas sobre guerra biológica, por lo cual Ishii seleccionó una segunda ubicación a unos 100 km al sur de Harbin, en el pueblo de Beiyinhe. Los habitantes fueron evacuados a la fuerza y su pueblo fue incendidado, cercándose un gran terreno.

Descripción[editar]

La nueva instalación tenía parapetos de tierra de 3 m de alto rematados con alambre de púa electrificado y un foso con puente levadizo que rodeaba a los edificios. Habían cientos de habitaciones y pequeños laboratorios auxiliares, oficinas, barracones y comedores, depósitos y arsenales, crematorios y las celdas para los prisioneros. Por necesidad, los japoneses se vieron obligados a emplear obreros chinos para construir la instalación; pero debido al secretismo, los obreros debían cubrirse la cabeza con una cesta para que solamente puedan ver pequeñas partes de la instalación, además de ser escoltados por guardias armados. Los prisioneros encerrados en Zhongma incluían delincuentes comunes, bandoleros capturados, partisanos antijaponeses, así como prisioneros políticos y personas detenidas arbitrariamente por el Kempeitai debido a comportamiento sospechoso.

Experimentos con seres humanos[editar]

Se llevaron a cabo una variedad de experimentos médicos sobre los prisioneros de la Fortaleza Zhongma. Estos eran habitualmente bien alimentados con su usual dieta de arroz o trigo, con carne, pescado y a veces hasta bebidas alcohólicas - para poder iniciar los experimentos con los sujetos en buen estado de salud. En muchos casos, a los prisioneros se les drenó la sangre en el transcurso de varios días, manteniendo cuidadosos reportes sobre el deterioro de su condición física. Otros fueron sometidos a experimentos de privación de alimento y agua. Los prisioneros que sobrevivían a los experimentos, pero que eran considerados muy débiles para seguir siendo empleados como cobayas, eran ejecutados. Se estima que la instalación mantuvo unos 500-600 prisioneros, con una capacidad de más de 1.000.

Clausura[editar]

En agosto de 1934,[1]​ durante el tradicional festival de verano, se les dieron a los prisioneros raciones especiales. Un prisionero, llamado Li, logró someter a su guardián, tomar las llaves y liberar a unos cuarenta prisioneros. Aunque sus piernas estaban encadenadas, sus brazos estaban libres y los prisioneros fueron capaces de trepar los parapetos. Una lluvia torrencial había dejado sin electricidad a la instalación, desactivando los reflectores y la alambrada electrificada. Unos diez fugados fueron abatidos a balazos por los guardias; otros fueron recapturados o murieron de frío, pero varios lograron escapar e informaron de los crímenes contra la humanidad llevados a cabo por Shirō y sus subordinados. Como resultado de la divulgación, la Fortaleza Zhongma fue cerrada y sus actividades se transfirieron a una nueva ubicación más cercana a Harbin llamada Pingfang (Heibo), que llegó a ser conocida como Escuadrón 731. El testimonio de uno de los evadidos, Ziyang Wang, fue recopilado por Xiao Han, director del Museo de Pingfang, en la década de 1980.[1]​ La novela gráfica Maruta 454 (2010), por Paul-Yanic Laquerre, Song Yang y Pastor, describe el escape de 12 prisioneros chinos de la Unidad Tōgō, basada en el testimonio de Wang.

Notas[editar]

  1. a b Barenblatt, Daniel (2004). A Plague Upon Humanity. Harper Collins. pp. 35-36. 

Referencias[editar]