Formato de archivo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un formato de archivo es un estándar que define la forma en que la información se codifica en un archivo informático. Dado que una unidad de disco o de cualquier memoria solo puede almacenar bits, el ordenador o computadora debe tener algún método para convertir la información en datos binarios (ceros y unos). Existen diversos tipos de formatos para diferentes tipos de archivos. No obstante, cada tipo de archivo puede almacenarse en una variedad de formatos adicionales.

Los datos de un formato de archivo son guardados en ficheros informáticos. La manera en la que se organizan y clasifican dichos ficheros se denomina Formato de archivo. Por ejemplo, los documentos de un procesador de texto se pueden guardar en diferentes formatos, siempre en función de su contenido y la categoría del mismo: por ejemplo, .doc (para documentos en MS Word de versiones anteriores a la de 2003), .odt (para documentos editables de OpenOffice) o .pdf (para documentos digitales).

Generalidades[editar]

En cuanto al manejo de datos, cada formato tiene características diferentes que les permiten almacenar determinados tipos de datos conforme las necesidades de quien crea y/o gestiona esos archivos. El formato JPEG (también llamado JPG) por ejemplo, está diseñado para almacenar solamente imágenes estáticas. Otros formatos de archivo, sin embargo, están diseñados para almacenar varios tipos diferentes de datos: el formato GIF admite almacenar tanto imágenes estáticas como animaciones simples, y el formato Quick Time puede actuar como un contenedor para muchos tipos diferentes de multimedia. Un archivo de texto es simplemente uno que almacena cualquier texto, en un formato como ASCII o Unicode, con pocos o ningún caracteres de control.

Algunos formatos de archivo, como HTML o el código fuente de algún lenguaje de programación particular, también funcionan como archivos de texto. Sin embargo, sus características les permiten ser usados para propósitos más específicos.

Es usual que los programas y aplicaciones posibiliten abrir archivos con extensiones distintas a la de los atribuidos a su edición en particular, generalmente considerando las extensiones de archivo de utilización más frecuente en la rama de actividad en la que opera. Por ejemplo, MS Word está creado para crear archivos de documentos (extensiones «.docx» y «.doc»), aunque también admite abrir archivos «.txt» (archivos de texto editables con bloc de notas), además de que sus versiones más recientes permiten también abrir y editar archivos con extensión «.odt» (editables con OpenOffice).

No obstante lo anterior, existen archivos que por las características de su extensión, aunque puedan ser editables en un programa diferente del que lo originó, no necesariamente puedan legibles o entendibles conforme el fin último con el que se los creó, ya que su codificación es diferente. Por ejemplo, se puede reproducir un documento de Microsoft Word como si fuera una canción usando un programa de reproducción de música que acepte archivos de audio «sin cabecera». Sin embargo, el resultado no tendrá coherencia en cuanto a composición musical ya que una disposición sensata de bits en un formato casi nunca tiene sentido en otro.

Visite también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]