Flor frita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flor frita recubierta de azúcar.
Detalle de las flores fritas.

La flor (denominada también flor frita) es un postre o dulce (era usual también, aunque está en desuso el término fruta de sartén) elaborado en la repostería española.[1] Se encuentra en la tradición culinaria de Castilla La Mancha (concretamente en la zona del Campo de Calatrava) y de Colombia. Su forma es similar a la de la cruz de Calatrava, una cruz de cuatro brazos iguales, con flores de lis en los extremos de los brazos. En Colombia este dulce se conoce como Solteritas y se sirve con una crema especial característica de la región: la crema de solterita, de un color naranjado (más típica) o pardo dependiendo de la preparación. La crema se hace con fécula de maíz y otros ingredientes desconocidos, pues su receta original es un secreto muy bien guardado. Se suele rematar con arequipe, crema de leche, leche condensada o coco rallado.

Características[editar]

Las flores se elaboran con una masa de harina de trigo con abundante huevo. Dependiendo del cocinero puede llevar leche o no. A veces se aromatiza con anís (Pimpinella anisum). Las flores se elaboran con un molde de hierro que les confiere su forma barroca característica. El molde se calienta en aceite hirviendo y tras ello se remoja en la masa. Al meterse por segunda vez en el aceite la masa se fríe y cuando está bien dorada y adherida al molde se saca. Se deja enfriar y cuando está templada, tras unos minutos, se despega. A veces se rematan las flores, ya fuera del molde, devolviéndolas a la sartén y dorándolas. Finalmente se espolvorean y se rebozan de azúcar. En algunas ocasiones se recubren con miel.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Jesús Ávila Granados, (2003) ,El libro de la repostería tradicional, Página 90