Flor frita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Flor frita recubierta de azúcar.

La flor (denominada también flor frita, flor de lis, floreta o florón) es un postre o dulce (era usual también, aunque está en desuso el término fruta de sartén) elaborado en la repostería española.[1]​ Se encuentra en la tradición culinaria de Castilla La Mancha (concretamente en la zona del Campo de Calatrava), Castilla y León (fundamentalmente en la provincia de Segovia), y de Colombia. Su forma es similar a la de la cruz de Calatrava, una cruz de cuatro brazos iguales, con flores de lis en los extremos de los brazos.

Flor frita tradicional de México

En Colombia este dulce se conoce como solteritas y se sirve con una crema especial característica de la región: la crema de solterita, de un color naranjado (más típica) o pardo dependiendo de la preparación. La crema se hace con fécula de maíz y otros ingredientes. Se suele rematar con dulce de leche, nata, leche condensada o coco rallado.

Características[editar]

Las flores se elaboran con una masa de harina de trigo con abundante huevo. Dependiendo del cocinero, puede llevar leche o no. A veces se aromatiza con anís (Pimpinella anisum). Las flores se elaboran con un molde de hierro que les confiere su forma barroca característica. El molde se calienta en aceite hirviendo y tras ello se remoja en la masa. Al meterse por segunda vez en el aceite la masa se fríe y cuando está bien dorada y adherida al molde se saca. Se deja enfriar y cuando está templada, tras unos minutos, se despega. A veces se rematan las flores, ya fuera del molde, devolviéndolas a la sartén y dorándolas. Finalmente se espolvorean y se rebozan de azúcar. En algunas ocasiones se recubren con miel.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Jesús Ávila Granados, (2003) ,El libro de la repostería tradicional, Página 90