Micromecenazgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Financiación en masa»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El micromecenazgo[1] [2] , coloquialmente conocido en inglés como crowdfunding, es un fenómeno de desintermediación financiera por la cual se ponen en contacto promotores de proyectos que demandan fondos mediante la emisión de valores y participaciones sociales o mediante la solicitud de préstamos, con inversores u ofertantes de fondos que buscan en la inversión un rendimiento. En dicha actividad sobresalen dos características, como son la participación masiva de inversores que financian con cantidades reducidas pequeños proyectos de alto potencial y el carácter arriesgado de dicha inversión.

En términos generales, el micromecenazgo consiste en la difusión pública, por parte de la persona que busca financiación, de la causa o negocio por el que brega, y la financiación mancomunada por parte de prestamistas independientes que simplemente simpatizan con la causa, o persiguen un crédito ofrecido por el prestatario. Dado que gran parte del éxito de esta forma de financiación descansa en la publicidad que se da al proyecto, las plataformas de financiación colectiva más importantes en la actualidad tienen soporte en Internet, por su alcance multitudinario y su bajo costo comparativo.

El micromecenaje puede ser usado para muchos propósitos, desde artistas buscando apoyo de sus seguidores, campañas políticas, financiación de deudas, vivienda, escuelas, dispensarios y hasta el nacimiento de compañías o pequeños negocios.[3]

Crowdfunding

Otros nombres[editar]

El micromecenazgo también recibe los siguientes nombres, micromecenaje,[4] [5] financiación masiva, financiación en masa o por suscripción, cuestación popular,[6] financiación colectiva[7] y microfinanciación colectiva.[8]

El micromecenazgo en España recibe formal y legalmente el nombre de plataformas de financiación participativa, regulado por el Título V de la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial.[9]

Historia[editar]

El criterio del micromecenaje tiene como precedentes las donaciones. Pero este término se está renovando gracias a la atención que ha recibido por parte de comerciantes y empresarios ahora que las redes sociales, las comunidades online y las tecnologías de micro pagos hacen que sea mucho más sencillo y seguro obtener las donaciones de un grupo de personas interesadas a un precio muy bajo.

Uno de los pioneros del micromecenazgo en la industria de la música ha sido el grupo británico de rock Marillion.[10] En 1997, los fans estadounidenses financiaron su gira por EE.UU -cuyo coste fue de 60.000 dólares- gracias a sus donaciones y a raíz de una campaña del grupo por internet.

En 1989, 8 años antes de la gira de Marillion, en España el grupo Extremoduro financió su primer disco de este modo.

(...) se nos ocurrió una locura que fue empezar a vender el disco antes de hacerle, ¿no?, pa' sacar perras pa' hacerle (...) Entonces, con eso sacamos 250.000 pesetas y con eso nos vinimos a Madrid a un estudio a grabarlo.[11]

El uso del método del micromecenaje en la industria cinematográfica se remonta al año 2004, cuando los productores franceses Guillaume Colboc y Pommmeraud Benjamin lanzaron una campaña de donaciones por internet para financiar su película Demain la Veille (Lugar para ayer). En tan solo 3 semanas lograron una financiación de aproximadamente 60.000 euros lo que les permitió rodar su película. En España uno de los casos más conocido del uso de la financiación en masa es el de la financiación del largometraje El Cosmonauta que fue la primera película española que utilizó este método de financiación con donaciones de los usuarios desde 2 euros y que obtenían como recompensa aparecer en los créditos de la película. Otros ejemplos son el largometraje Operasiones especiales, del director Paco Soto [12] , o el mediometraje Los amores difíciles de la ganadora de un Goya Lucina Gil que financió parte de la película gracias a la aportación de inversores de la primera empresa de micromecenazgo española.[13] Este primer proyecto cultural español en ser financiado mediante micromecenazgo ha sido elegido como candidata a los premios Goya 2013.[14] En Latinoamérica uno de los primeros casos es el documental creativo Durazno (film), que además fue producido ecológicamente.

Además de películas y música, por medio del micromecenaje se han podido desarrollar otras actividades culturales, ya sean espectáculos, edición de libros,[15] como La historia moderna de Palestina, etc.

El mercado de micromecenazgo en España se valora en 13 millones de dólares (unos 9,7 millones de euros) en 2012.

Definiciones relacionadas[editar]

Algunas opiniones dicen que el micromecenazgo no incluye inversiones, y sólo incluye donaciones, y que éstas no tienen una recompensa económica. Hay otras opiniones que dicen que el micromecenazgo puede limitarse a la puesta en común de recursos con el fin de iniciar proyectos. La mayoría de las plataformas de financiación contienen un mecanismo de seguridad, ya que si el objetivo económico del proyecto no es alcanzado en el plazo requerido las donaciones no son cobradas a los inversores. Este sistema fue bautizado como pledges. Sin embargo, otras utilizan un sistema en el que el público apoya directamente la labor de los demás, haciendo donaciones a través de internet.

La dinámica se resume en 3 pasos:

Aplicaciones[editar]

Esta forma de financiación en masa está siendo utilizada por todo tipo de sectores y proyectos como blogs, periódicos,[16] música, cine independiente, etc

Atendiendo a lo que se pretende financiar algunos de los tipos de crowdfunding son los siguientes:[17]

  • Micromecenazgo empresarial: Se busca financiación para una idea de negocio o empresa.
  • Micromecenazgo solidario: Se pretende recaudar financiación para una causa benéfica. (ONGs, asociaciones, protectoras de animales...)
  • Micromecenazgo musical: Creado por grupos o artistas para financiar discos, videoclips...
  • Micromecenazgo personal: Ocurre cuando un grupo de personas financian gastos compartidos (Regalos en grupo, viajes, fiestas...)

Recompensas al usuario que realiza una donación[editar]

Un empresario o creativo que busca utilizar la financiación en masa por lo general hace uso de las pequeñas donaciones que hacen los usuarios a través de la red. Y puede plantearse entregar recompensas a los usuarios que realicen donativos:

  • Se puede obtener algún tipo de recompensa relacionada con el proyecto que se va a realizar.
  • La recompensa también puede estar enfocada a la promoción de la persona que realiza el donativo

Las 7 claves de exito del micromecenazgo[editar]

Tu idea es tu producto, es lo que debes vender a la gente para que decida apoyarte y ayudarte a hacer realidad tus sueños. Por tanto, debes conseguir que ese producto sea llamativo y llame la atención de tus mecenas, y debes procurar dar los máximos datos posibles y hacerla lo más transparente que puedas[18]

  • Transmite tu motivación

Lo primero que debe saber la gente es que sientes pasión por lo que haces, que tienes motivación por sacar el proyecto adelante y que te vas a dejar la piel por hacerlo realidad. Por ello, debes transmitir tu motivación y explicar a tus posibles mecenas qué es lo que te motiva como emprendedor.

  • Preséntala de forma atractiva y original

Pese a que todo dependerá de que tu idea sea buena, es imprescindible que la vendas adecuadamente. Puedes tener un proyecto genial, pero si no sabes cómo convencer de ello a los demás difícilmente alcanzarás el éxito en micromecenaje. Incluye imágenes con un diseño cuidado y con buena definición. Explica tu idea con un texto claro y llamativo. Por supuesto, evita a toda costa las faltas de ortografía. ¡Ah, y no olvides currarte un buen vídeo

  • Compártela sin miedo

¿Compartir tu idea o protegerla? He ahí la cuestión. Nosotros siempre te recomendaremos que la compartas, que la difundas y que se la muestres al mundo entero. Ocultando cosas solo conseguirás generar desconfianza. Piensa en que, tarde o temprano, alguien decidirá copiar o imitar tu idea, siempre que esta sea buena. De hecho, que alguien intente copiarte es una gran señal de que tu idea tiene futuro y puede tener mucho éxito.

  • Crea un prototipo

Explicar tu idea sobre el papel de una manera adecuada es imprescindible. Sin embargo, enseñar un prototipo o un "producto mínimo viable" permitirá a tus mecenas conocer más a fondo el producto que vendes. Esto genera confianza y permite a los demás ver que no solo estás creando castillos en el aire. 

  • Incluye testimonios

Al igual que el prototipo, los testimonios de expertos o de usuarios que ya han probado tu producto o servicio pueden reportarte muchos beneficios. La opinión de los demás es muy importante hoy en día para generar confianza y demostrar que tienes algo bueno entre manos.

Actualmente, antes de adquirir un producto o contratar un servicio nos preocupamos por saber si es de buena calidad y si va a ser beneficioso para nosotros. Los comentarios positivos de otras personas pueden ser decisivos para alcanzar tu objetivo.

  • Explícala en un vídeo

El vídeo te ofrece posibilidades que ni la imagen ni el texto pueden darte. Crea un vídeo de calidad en el que expliques con detalle tu idea. Si tienes un prototipo, muéstralo; si puedes incluir testimonios, hazlo. Todo suma en crowdfunding.

Trata de ser lo más original posible y de transmitir tus valores y tu motivación como emprendedor. Si lo haces bien, tu vídeo podría llegar a convertirse en viral.

  • Adáptala si es necesario

No todas las ideas son válidas para financiarlas mediante crowdfunding.. En muchos casos, deberás moldearla y hacer algunas modificaciones para que pueda llegar a convertirse en realidad.

En caso de ser necesario, adáptala para que la gente pueda entenderla mejor o para que sea tangible alcanzar tu objetivo

Micromecenazgo especializado[editar]

Actualmente, existen cinco modelos de micromecenaje:[19]

  • Basados en donaciones: Quienes hacen aportaciones monetarias no esperan beneficios de la transacción.
  • Basados en recompensas: Quienes hacen aportaciones monetarias esperan una recompensa a cambio de su contribución.
  • Basados en acciones: Se invierte en masa en una empresa y se recibe acciones o participaciones de la misma.
  • Basados en préstamos[20] : Se financia en masa (con préstamos o créditos) a una empresa a cambio de un tipo de interés[21] (Véase Crowdlending).
  • Basados en royalties: Se invierte en un proyecto o empresa y se espera una parte simbólica de los beneficios.

Tras el éxito de grandes plataformas de micromecenazgo comenzaron a desarrollarse plataformas de ámbito especializado,por sectores industriales o áreas culturales, como música, cine, investigación o educación.

Es exponencialmente llamativo el crecimiento de la microfinanciación en la industria musical.

Ventajas y desventajas[editar]

Lo mejor de todo es que no es necesario que una sola persona aporte todo el dinero que se necesita, ya que éste se irá acumulando a partir de pequeñas aportaciones. Mientras se da a conocer el proyecto que busca financiación, puede llegar a conseguir potenciales clientes de cara al momento al que se lance, e incluso una buena publicidad. Pero lo cierto es que esta es una forma de poder llevar a cabo ideas empresariales con mucho potencial e interés que no podrían llegar ni siquiera a conocerse ni lanzarse de otra forma. Ha habido grandes proyectos basados en ello, muchas de ellas basándose en algo muy pequeño que ha sabido crecer.

Otra cosa que se consigue es obtener los primeros compradores, que son los inversores, los cuales pueden llegar a ser muy fieles al proyecto e incluso darlo a conocer a otras personas. Si alguien se interesa por invertir en un producto o servicio es porque cree en él. Permite hacerse una idea de las posibilidades de éxito cuando sea lanzada la idea empresarial. Basta con tener una buena idea, porque del dinero se encargan los inversores. Obviamente, se va a trabajar por conseguir que el proyecto tenga éxito, pero si no lo tiene no se ha perdido nada ni se han generado grandes deudas. No se depende de otra persona, se tiene un control del propio proyecto, se conocerá el alcance que podría tener e incluso se puede vender el producto antes de que se cree.

Los defensores de los métodos de financiación masiva argumentan que permite a las ideas creativas que no encajan en los patrones requeridos por las financieras convencionales obtener dinero en efectivo a través del apoyo y la solidaridad de grandes grupos de personas. Aparte de obtener financiación se obtienen potenciales clientes gracias al boca a boca.

Una desventaja es el requisito de divulgación del proyecto cuando aún se encuentra en fase muy tempranas y esto expone al promotor a que su idea sea copiada por otras empresas. Una de las pegas de esta forma de financiación es que hay pocas personas o empresas dispuestas a invertir en estos proyectos, ya que se encuentran en fases muy tempranas y tanto podrían tener éxito como no. Hay quienes prefieren invertir en algo que les dé más seguridad. Otra de las desventajas de ello es que al estar en fases muy prematuras se corre el riesgo de que la idea sea copiada por otras personas o empresas, las cuales puedan llegar a lanzarla antes y ganar más ventaja competitiva. Lo cierto es que es un modelo con muchos riesgos, de manera que se puede perder la inversión, pero también la posibilidad de unos grandes beneficios con una baja inversión si la idea sale bien.

El futuro del micromecenazgo[editar]

La industria ha experimentado un crecimiento explosivo en los últimos años. La firma de análisis Massolution informó que en su último informe de mayo de este año, que el sector del micromecenaje había crecido un 81% más con respecto a 2012, con una predicción de más de 5 billones de dólares de volumen de negocio en todo el mundo para este 2013, con inversionistas tan prominentes como Google, Donald Trump, Reid Hoffman o Mike Maples.

Precisamente por el éxito tan patente del sector, este año tiene lugar el CrowdFunding World Summit 2013, que se desarrolla del 3 al 16 de diciembre en internet. La asistencia es libre y solo hay que registrarse para recibir cada día los enlaces hacia las charlas de los ponentes del día en curso. Las conferencias virtuales estarán protagonizadas por más de 65 expertos en la materia.

En el transcurso de la última década, el micromecenaje se ha convertido en su propio sistema financiero y además muy exitoso, así que es previsible que continúe haciéndolo en los años venideros. Quién sabe si la evolución natural del micromecenazgo también pasa por no solo hacer partícipes de la inversión inicial del proyecto a los mecenas virtuales, sino de convertirlos en pequeños accionistas de la propia empresa a la que desean ayudar.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. El micromecenazgo emerge en Catalunya (LaVanguardia.es, 13 de enero de 2011)
  2. «Alternativa a Crowfunding». 
  3. «1st paragraph -- Crowdfunding Pbworks». Michael Sullivan and pbworks consensus group. Consultado el 15 de enero de 2010. 
  4. «'L'endemà', de Passola, bate récords de micromecenaje». Elperiodico.com. 
  5. Ejemplos usados en los medios de comunicación«Elise by Olsen, la editora de moda más joven del planeta». la vanguardia.com. «'L'endemà', de Passola, bate récords de micromecenaje». El periodico.com. «En cambrils-buscan mecenas virtuales para crecer». diario de tarragona. «En Nueva York se podrá cargar el móvil pedaleando». El economista. 
  6. Los nuevos mecenas de la cultura (Verónica Viñas, 7 de agosto de 2012)
  7. Financiación colectiva (José Bolorino, 19 de noviembre de 2010)
  8. GOTEO (ColaBoraBora)
  9. Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial
  10. «Anoraknophobia Pre-Order Press Release». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. 
  11. Roberto Inhiesta. «Extremoduro. Entrevista y Actuacion en Directo. 1991». 
  12. «Crowdfunding: una nueva forma de hacer cine». Cine de Aquí. 28 de diciembre de 2011. 
  13. [1](CincoDías)
  14. [2]
  15. [3](www.bosforolibros.com)
  16. «Crowdfunding journalism». idio. 17 de febrero de 2016. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2015. Consultado el 15 de mayo de 2009. 
  17. Navarro, Ana (18 de febrero de 2016). «Crowdfunding – Qué es, tipos, fiscalidad y ejemplos.». Consultado el 17 de febrero de 2016. 
  18. «lotengo-cf». lotengo-cf. Consultado el 28 de marzo de 2016. 
  19. 2013 CF The Crowdfunding Industry Report - http://www.crowdsourcing.org/research. 2013. 
  20. GROW.LY
  21. ¿Qué es el crowdlending? (LaVanguardia.es, 20 de noviembre de 2014)
  22. Narek Vardanyan. «Kickstarter vs Indiegogo: which one to choose?». thecrowdfundingformula.com. Consultado el 11 de mayo de 2016. 

Bibliografía[editar]

Rivera Butzbach, Eric (2012). crowdfunding: la eclosión de la financiación colectiva, un cambio tecnológico, social y económico 1: ediciones microtemas (1 edición). Barcelona: QVE & microtemas. p. 212. ISBN 978-84-15546-40-5. 

Enlaces externos[editar]