Ferrocarril de los cuarenta días

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ferrocarril de los cuarenta días
Lugar
Ubicación Flag of Spain.svg España
Descripción
Sistema Ancho ibérico
Inauguración 11 de junio de 1938
Clausura 11 de junio de 1940
Inicio Torrejón de Ardoz
Fin Tarancón
Características técnicas
Longitud 91,3 km
Ancho de vía 1668 mm
Explotación
Estado Desmantelada

El Ferrocarril de los cuarenta días, también conocido como Vía Negrín, fue una antigua línea férrea que existió en las actuales Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha. Fue construida por el Bando republicano durante la Guerra civil española (1936-1939) para lograr conectar Madrid con los ferrocarriles que iban a Levante y que habían quedado cortados por el avance de las Fuerzas sublevadas.[1][2]

Trazado[editar]

El ferrocarril se iniciaba en la Estación de Torrejón de Ardoz (Madrid), atravesaba las localidades de Mejorada del Campo, Loeches, Campo Real, Pozuelo del Rey —entonces Pozuelo de la República—, Nuevo Baztán, Villar del Olmo, Orusco, Valdaracete, Fuentidueña de Tajo, Estremera, Belinchón y finalizaba en la Estación de Tarancón (Cuenca).[3]

Historia[editar]

Tras el comienzo de la Guerra civil española, durante el otoño de 1936 las Fuerzas sublevadas se acercaron a la capital, cortando los ferrocarriles que la unía con Andalucía y el Levante. El asedio de la capital se vio reforzado tras la Batalla del Jarama. A iniciativa del Presidente del gobierno republicano, Juan Negrín —razón por la que se le conoció como Vía Negrín—, se decidió emprender la construcción de una nueva línea férrea que permitiera enlazar de nuevo a la capital. En torno a 10.000 obreros llegaron a participar en las obras, siendo buena parte de ellos prisioneros sublevados, mientras que el resto eran voluntarios o efectivos del Batallón de fortificaciones del Ejército republicano.[1]​ Precisamente por esta razón, la Aviación franquista decidió no bombardear los trabajos de construcción de la línea.[1]​ Aunque el reto era que las obras se realizaran en 40 días, estas acabaron durando 100 días antes de que quedara operativa. Para la nueva línea se llegaron a reutilizar los raíles de otras vías que no estaban operativas o procedentes de vías muertas.[2]​ El 11 de junio de 1938 se inauguró oficialmente, aunque existe documentación que apunta que anteriormente ya se hallaba operativa.[4]​ La línea se veía completada por otra, también inaugurada en 1938, que partía desde la Estación de Villacañas hasta Santa Cruz de la Zarza y empalmaba con el ferrocarril de Levante.[4]​ No estuvo mucho tiempo operativa, dado que menos de un año después finalizó la contienda.[2]

Tras el final de la guerra, la línea dejó de tener utilidad y fue prácticamente desmantelada en 1940 a excepción del tramo Torrejón-Mejorada del Campo.[3]

Actualidad[editar]

Desde hace unos años una parte del antiguo trazado se ha reconvertido en la Vía verde del Tren de los 40 días, que parte de la vía verde del Tajuña a su paso por el término municipal de Carabaña y finaliza en Estremera.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]