Ferrocarril La Habana-Güines

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ferrocarril La Habana-Güines

El ferrocarril La Habana-Bejucal-Güines, El Primer Ferrocarril de España, inaugurado el 19 de noviembre de 1837. Fue la séptima del mundo, dando a entender que Cuba era más que una joya de España. El sentido de lo Criollo fue su motor impulsor. primera línea férrea de Cuba, España e Hispanoamérica, adelantándose casi once años a la primera línea ferroviaria abierta en la España peninsular, Barcelona-Mataró.

Antecedentes[editar]

En 1767 Lorenzo de Montalvo y Montalvo, conde de Macuriges, solicitó la construcción de un canal de navegación que enlazara Güines con La Habana con la finalidad de facilitar el transporte de riquezas forestales, café, azúcar y sus derivados.[1]

Historia[editar]

En 1830 el entonces gobernador general de Cuba, Francisco Dionisio Vives, creó la Junta de Caminos de Hierro para estudiar la construcción del ferrocarril La Habana-Güines. En diciembre de ese año el proyecto se paralizó y fue retomado en 1832 cuando el habanero Claudio Martínez de Pinillos, conde de Villanueva, fue nombrado presidente de la Real Junta de Fomento de La Habana.

El 12 de octubre de 1834, la reina Isabel II autorizó la construcción de la primera línea La Habana-Güines. La Real Junta de Fomento llevaría a cabo la construcción del ferrocarril consiguiendo un empréstito de dos millones de pesos negociado en Inglaterra. La obra tuvo al norteamericano Alfred Cruger, como ingeniero principal. El 19 de noviembre de 1837, se abrió a la explotación el primer tramo de 27,5 km desde la capital cubana hasta Bejucal, solo doce años después del primer servicio de ferrocarril público inglés. Sería el primer ferrocarril en América Latina y el primero también de España, y el segundo país en las Américas, solo después de Estados Unidos. La España peninsular contaría con este medio de transporte únicamente a partir de 1848.

A fines de 1839, el ferrocarril habanero fue completado hasta los 44,5 km, alcanzando su destino proyectado, la ciudad de Güines, entonces cabecera de una rica comarca agrícola y azucarera al sureste de La Habana.

El desarrollo de los ferrocarriles en Cuba tuvo como motor a la industria azucarera, la cual necesitaba un medio de transporte eficaz para el traslado del azúcar y las mieles hacia los puertos para su exportación. En consecuencia, primaron los intereses privados locales en su estadio inicial de desarrollo. Además de la red de La Habana, se desarrollaron impetuosamente redes ferroviarias locales partiendo de Matanzas, Cárdenas, Cienfuegos y Sagua La Grande, en el occidente y centro de la isla, o sea, donde se concentraba la producción azucarera.

Promotor[editar]

Promovida por el publicista andaluz Marcelino Carrero Portocarrero con la denominación de El Camino de Hierro Habana-Güines, solicita autorización al gobernador y capitán general de Cuba, Francisco Dionisio Vives.

"...El camino elegido es el de Güines, porque siendo el único en aquella dirección en que se encuentran riquísimas comarcas y en consecuencia el más frecuentado, ha de ser necesariamente el más productivo para los accionistas..."
Expediente 4 981 del Archivo Nacional de Cuba, del Fondo del Real Consulado

La reina gobernadora María Cristina de Borbón-Dos Sicilias autorizó a la Junta de Fomento el 12 de diciembre de 1834 a hipotecar sus rentas para amortizar el préstamo con Inglaterra, lo que permitió la realización de las obras.

Véase también[editar]

Referencias[editar]