Fernando García Calderón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fernando García Calderón
Fernando García Calderón.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Manuel Fernando García Calderón
Nacimiento 11 de agosto de 1959 (58 años)
Sevilla (España)
Nacionalidad Español
Información profesional
Ocupación Escritor e ingeniero de Caminos
Años activo 1989 -
Género Narrativa: novela y cuento
Web
Sitio web
[editar datos en Wikidata]

Fernando García Calderón (Sevilla, 11 de agosto de 1959) es un escritor e ingeniero de Caminos español afincado en Madrid, autor de novelas y volúmenes de relatos.

Biografía[editar]

Comenzó la andadura literaria probando fortuna en los mil y un certámenes de relatos de la geografía española. Ha sido reconocido, entre otros, en los premios Jauja (Valladolid, 1989), Gabriel Miró (Alicante, 1992), Juan Ortiz del Barco (San Fernando, 1994), Jara Carrillo (Alcantarilla, 1995), Max Aub (Segorbe, 1995), Villa de Iniesta (Iniesta, 1996), Cuentos de Invierno (Ponferrada, 1997), Alfonso Sancho Sáez (Jaén, 1997), Villa de Quintanar (Quintanar del Rey, 1998), Miguel Cabrera (Morón de la Frontera, 1999) y Marco Fabio Quintiliano (Calahorra, 2000).

Los resultados superaron las expectativas y, en 1997, dio el salto a la novela con dos galardones consecutivos: El vuelo de los halcones en la noche (Félix Urabayen) y El hombre más perseguido (Ateneo-Ciudad de Valladolid).

El siglo XXI marca su abandono de los concursos y la prolongación de una carrera, lenta pero comprometida, que lo lleva a publicar cuatro novelas más y dos volúmenes de relatos. Será a partir de 2005 cuando García Calderón deforme los géneros en una novela de corte histórico y una obra de intriga que califica de “novela gris marengo”, obteniendo un nivel de ventas que no había conocido hasta ese instante.

Es entonces (2008) cuando interrumpe su vida literaria para reconstruir su vida personal, zarandeada por el infortunio de su familia y el síndrome de fatiga crónica que lo aqueja. Tras un largo periodo de trabajo silencioso, investigando las andanzas africanas del erudito sevillano Juan Ángel Santacruz de Colle -nacido con el siglo XX y fallecido en Tanzania en la década de los setenta-, regresa en 2015 con Yo también fui Jack el Destripador (Ediciones del Viento). A este seguirán el libro de cuentos Diario de ausencias y acomodos (Ediciones Alfar) y la novela Nadie muere en Zanzíbar.

Bibliografía[editar]

  • El vuelo de los halcones en la noche. Novela. Ayuntamiento de Toledo, 1998, premio Félix Urabayen. Inspirada libremente en los cuadros del pintor Edward Hopper, narra la historia de una mujer que se arroja en brazos de un amor extemporáneo.
  • El hombre más perseguido. Novela. Algaida Editores, 1999, premio Ateneo-Ciudad de Valladolid. Un estudiante sudamericano de buena familia, enamorado de la vecina de enfrente, a la que no deja de observar con unos prismáticos y con quien llega a trabar una frágil amistad, se ve convertido, por los avatares del destino y de la pasión, en exiliado. En París vivirá con el nombre supuesto de Edmundo Corso, y entre sus propios compatriotas irá propalando un pasado imaginario de activista político... hasta que su propia mentira le estalla en las manos: una misteriosa organización contactará con él para atentar contra la vida de un miembro de la Junta Militar de visita en Francia.
  • El mal de tu ausencia. Relatos. Ediciones Alfar, 2000. Contiene diversas obras galardonadas en distintos certámenes españoles. El mal de tu ausencia consta de quince cuentos, vertebrados por un banquete con el que Júpiter agasaja a la tropa olímpica. A los postres, con el sopor, unos buscan descanso entre las alcobas de palacio mientras otros, los menos, permanecen sentados a la mesa, apurando sus copas y oyendo peripecias de mortales dignos de eterna salvación. Peripecias que diseccionan las actitudes del ser humano enfrentado al mal de la soledad, reflejo de tantas ausencias.
  • Lo que sé de ti. Novela. Ediciones Destino, 2002. Para Adán Vernio, un ingeniero sin vocación, los sueños de pubertad se condensan en dos únicos propósitos: jugar una partida de ajedrez digna de figurar en los tratados y escribir una novela que sea leída. El día que su esposa —el agujero negro que se tragó sus ilusiones, en palabras de este verdadero Adán— decide abandonarlo, la fortuna se pega a nuestro protagonista como una lapa. A Vernio alguien le sopló que lo increíble es antesala del suceso y lo previsible antesala del aburrimiento. Y desde entonces se afana, sin éxito, por contradecir esta máxima.
  • Sedimentos en un pantano. Relatos, escritos con Eulalia Banda. Ediciones Alfar, 2005. El volumen plantea, a través de sus distintas historias, el dilema de “la segunda oportunidad” y su consecuencia. Sus dos escritores logran un maridaje literario que nos hace pensar en un solo autor, ambidiestro y de mirada única, prolongación en el papel de una pareja de carne y hueso.
  • La noticia. Novela. Algaida Editores, 2006. La escritora Victoria Orozco muere en un accidente de automóvil, y dos amigos lloran su pérdida: Lucas intuye que no se trata de un suceso casual, sino de una trama para liquidar a un grupo de universitarios que quiso cambiar el mundo; Pepe se refugia en la memoria y en los viejos camaradas. Las muertes que se suceden dan y quitan razones a uno y otro, y la clave de todo parece hallarse en un manuscrito de Victoria. La noticia no es sólo una novela de intriga: es el desengaño de una generación que se estampó contra sus propios ideales. En La noticia, el bien y el mal son las dos caras de una moneda que administramos toda la vida. Pero las monedas de los protagonistas no fueron acuñadas con el mismo patrón.
  • La judía más hermosa. Novela. Algaida Editores, 2006. Susana de Susón, la más hermosa hembra de la Sevilla del siglo XV, es hija del acaudalado judío converso don Diego. Tan inocente como extravertida, pronto se tropezará con la Inquisición. Saldrá adelante con ingenio y bravura, en una existencia repleta de andanzas que la llevarán desde su ciudad natal hasta la Roma de finales de siglo, la del pontificado de Alejandro VI, el poderoso papa Borgia. García Calderón, en esta oportunidad, se apropia de una de las leyendas hispalenses más populares, dando vida a un personaje que escapa del oscurantismo y sumisiones del Medievo para ganarse, por derecho, el dominio de sus propios actos. Susana de Susón, la Susona cuyo recuerdo impregna el barrio sevillano de la Santa Cruz, es el Renacimiento hecho mujer.
  • La resonancia de un disparo. Novela. Algaida Editores, 2008. Todas las personas guardan algún secreto. Incluso Fernando, un modélico padre de familia que se desvive por la felicidad de los suyos, o su mujer Marta, de intachable conducta pública y una discreción sin límites. También Antonio, amigo y socio de Fernando, oculta una verdad incómoda. ¿Y qué decir de Isa, esposa de éste y mucho más joven que él? La resonancia de un disparo es la novela de una confesión, con sus píldoras de intriga y sus dosis de veneno. Fernando García Calderón retorna a la intriga psicológica con un relato sutil como un mecanismo de relojería que podría estallar en manos del lector.
  • Yo también fui Jack el Destripador. Novela. Ediciones del Viento, 2015. ¿Qué haría usted si recibiera un anónimo que contiene la confesión de Lewis Carroll reconociéndose Jack el Destripador? John Riordan, octogenario forense de Scotland Yard, se enfrenta a un sujeto que posee, así lo asegura, delicados secretos del club al que perteneció en 1888. Por él pasaron escritores y artistas, teóricos de la economía, inventores, arquitectos y pioneros del deporte. Desde Bram Stoker o H.G. Wells hasta Bernard Shaw. Desde Alfred Waterhouse hasta John Goodall, máximo goleador de la estrenada liga de fútbol. Aquella elite de la confidencialidad viviría, con interés inusitado, las andanzas del asesino más arrogante que se recuerda. John Riordan, en su condición de ayudante del inspector Abberline, se ve obligado a perseguir sombras que escapan de una época victoriana en decadencia, cuando llega a Londres como un prometedor discípulo del deductivo Joseph Bell y se enfrenta a una investigación de altos vuelos. Habrá de esperar a la finalización de la II Guerra Mundial para descubrir el mayor enigma de la historia del crimen.

Reseñas y enlaces externos[editar]

  • El autor no le da respiro a su lector: le sorprende, le asusta, le desconcierta, le asalta con claves literarias —el París de los exiliados sudamericanos en el que aparecen nombres como Julio, Borges, Arlt, las constantes citas— o con descensos en picado hacia el alma del protagonista (El hombre más perseguido. Care Santos, El Cultural, 17/05/2000). http://www.elcultural.es/revista/letras/El-hombre-mas-perseguido/12990
  • El relato introspectivo es un asombroso trayecto por el lenguaje, pues no en vano descubrimos en García Calderón gran preocupación estética por verbalizar lo inefable: la pasión y la incertidumbre eróticas. La síntesis lingüística, la firme elección de las palabras, el cuidado estilo del autor, nos transporta a verdaderos aciertos expresivos (Lo que sé de ti. Toni Montesinos, La Razón, 7/06/02).
  • De ahí que ese artificio consistente en abrir cada capítulo con una posición de jugada y que la resolución de ésta cumpla, punto a punto, con aquello que hace el protagonista en un Madrid que se nos antoja un enorme tablero imaginario, nos entusiasme porque está construido con esa destreza que está más allá del mero juego de la inteligencia. Aquí el autor parece haber tenido en cuenta el ejemplo de la estética cortazariana, donde la exactitud no está reñida con la verdad que se debe al corazón (Lo que sé de ti. Juan Ángel Juristo, ABC Cultural, 6/07/02). http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/cultural/2002/07/06/010.html
  • No vamos a explicar el argumento de esa poética novela que, con tanto acierto, compara el ajedrez con la literatura (...) Para valorarla adecuadamente, necesitaría un buen caudal de conocimientos técnicos sobre el juego de los que carezco. Pese a ello, permítanme recomendarla, de antemano, desde el punto de vista estrictamente literario (Lo que sé de ti. Josep Mercadé, revista Peón de Rey, número de marzo de 2004).
  • A partir de una cita de Koestler, este ingeniero, que hace partícipe a su personaje de su condición, plantea al lector una narración-puzzle cuya visión no se completa hasta la última pieza. Y por el camino, nada de narrador omnisciente que le lleve de la mano, ni un índice guía por el que avanzar seguro, ni siquiera nombres que indiquen quién toma la palabra. García Calderón aplica la intriga policíaca a un relato intimista que recorre la vida de un grupo de amigos nacido en la Universidad de finales de los setenta y que veinte años después, por una muerte, se reencuentran. Pero no hay que fiarse de una síntesis tan fácil. El autor juega con el lector, como parece que han jugado sus personajes y su memoria con él. Logra enganchar la atención desde el primer momento sin mitigar el desconcierto (...) Entretenida y audaz, con momentos de gran lirismo (...) Quizá un poco de piedad por el lector debiera haberle dictado un lenguaje más diferenciado entre los dos hombres, aunque el esfuerzo merece la pena. Ganador del premio Ateneo de Valladolid, es uno de los casos en los que un galardón sirvió para impulsar una buena pluma (La noticia. Victoria Martín Niño, El Norte de Castilla, 7/10/06). http://www.elnortedecastilla.es/prensa/20061007/cultura/intriga-intimista_20061007.html
  • La noticia trasciende los límites de las novelas de intriga para adentrarse en el desengaño de la generación de la transición (La noticia. S. Belausteguigoitia, El País, 29/03/06).
  • Fernando García Calderón (...) ofrece una obra atípica en su estructura, sin narrador al uso (...) para adentrarse en una trama de intriga que lleva aparejada una reflexión sobre el contexto social en que se desarrolla (La noticia. Pilar G., ABC, 9/04/06).
  • Lo que sé de ti demostraba un rigor en la construcción y un riesgo en el lenguaje poco comunes en nuestra tradición literaria. Tenía la sensación de estar leyendo a una especie de Gesualdo Bufalino excelentemente traducido. Con su última novela me ha sucedido algo similar: extrañeza inicial por el estilo y seducción casi inmediata por el riesgo formal del autor y por su prosa personalísima (...) Esta llama helada que ilumina la obra de García Calderón es uno de sus atractivos. Es un autor raro, realmente singular, apasionante. (La noticia. Óscar Esquivias, La tormenta en un vaso, 12/07/06). http://latormentaenunvaso.blogspot.com.es/2006/07/solo-con-invitacin-fernando-garca.html
  • Con diálogos ágiles y una prosa rica en matices, García Calderón construye una novela a la que con toda propiedad podemos calificar de histórica (La judía más hermosa. José Calvo Poyato, Diario de Córdoba, 6/09/07).
  • Fernando García Calderón nos lleva por las calles de la Sevilla del siglo XV, justo en el momento en el que los judíos son expulsados. Y lo hace con maestría en La judía más hermosa, la historia de Susana de Susón, que acabará en la corte de los Borgia (La judía más hermosa. Gregorio León, Onda Regional de Murcia, 11/02/07).
  • Vaya por delante que no leo ni gusto de la novela histórica (cosa de gustos, también aborrezco el flamenco o la doma clásica, no pasa nada). Pero en todos los palos hay obras que emergen con luz propia. ¿Por qué? Porque hay artista y hay talento. Como en esta Judía, bien escrita y bien tramada por un autor que si no está ya entre los grandes, pronto lo estará (La judía más hermosa. Javier Vázquez Losada, Blog Orenez, 22/05/07).
  • Ayer fue también el momento elegido para poner en marcha una interesante iniciativa, una ruta literaria basada en la novela La judía más hermosa, del sevillano Fernando García Calderón. La obra se basa en el personaje histórico de Susana de Susón, una judía que vivió en la Sevilla de finales del siglo XV (…) Aprovechando que en la novela se citan lugares muy destacados de la ciudad, el autor realiza durante todo el fin de semana una ruta por aquellos espacios históricos que tienen un gran protagonismo en la novela. En la jornada de ayer fueron tres los grupos que pudieron disfrutar de las explicaciones de este autor, que se ha empapado en la historia de la Sevilla del siglo XV para retratarlo magistralmente en las páginas de su obra (La judía más hermosa. Andrés González-Barba, ABC, 13/05/07).
  • García Calderón salta a la novela de suspense. Al escritor le gusta vapulear los géneros, y La resonancia de un disparo no es una novela negra al uso, aunque en sus 190 páginas haya suspense y buenas dosis de intriga (La resonancia de un disparo. El Correo de Andalucía, 22/06/08).
  • Historia de dominio y pasión (...) Fernando García Calderón acaba de publicar una nueva obra y vuelve a ser una sorpresa, por el cambio de género y estilo (...) aunque en el fondo La resonancia de un disparo es una dura historia de dominio y manipulación; de vidas y pasiones que se cruzan; de victorias y derrotas, relatadas por un personaje femenino, en un diálogo entre pasado y presente, narrado con una fuerte carga sexual (La resonancia de un disparo. Revista Líneas, julio-agosto 2008).
  • El escritor sevillano Fernando García Calderón propone una ingeniosa intriga literaria en torno a la inacabable fascinación por Jack el Destripador (...) el excelente dominio de la época se desprende de sus páginas. Sin duda, la novela de García Calderón pertenece a la posmodernidad anunciada por Eco: volver sobre lo escrito y lo leído, usados ambos como material literario, proporciona aquí una fantasía consistente (Yo también fui Jack el Destripador. Manuel Gregorio González, Granada Hoy, 29/02/15).
  • Por encima de todo es un autor que apuesta por un estilo personal e intransferible, alejado de modas y estéticas. Tras abordar varios géneros literarios, ahora se ha metido a fondo en la época victoriana con su nueva novela, Yo también fui Jack el Destripador, una narración de intriga en la que de forma cabal se hace una investigación sobre quién fue el asesino más famoso del mundo a través de un retrato preciso de una galería de personajes decimonónicos de la talla de Lewis Carroll, H.G. Wells o Conan Doyle (Yo también fui Jack el Destripador. Andrés González-Barba, ABC, 01/04/15).