Ferias de Andalucía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carruaje de época en la Feria de Abril de Sevilla.

Las ferias andaluzas tienen especial significación por los elementos culturales específicos que aportan a la cultura e idiosincrasia andaluza; tanto los heredados de las ferias originales, de origen ganadero y religioso; como los añadidos por ciertas celebraciones más recientes con motivación diversa (como las Fiestas Colombinas de Huelva dedicadas a la relación con Iberoamérica).

Elementos característicos[editar]

  • Las grandes portadas, sobre todo en las ciudades y en las ferias extraurbanas, aunque también en algunas ferias urbanas (situadas dentro del casco urbano) de poblaciones medias. Es un elemento arquitectónico monumental y efímero que se suele situar en la entrada del recinto ferial (cuya superficie, enarenada, se denomina albero, como el del ruedo de una plaza de toros) o de las calles habilitadas para la feria (en el caso de las ferias urbanas), en forma de gran puerta decorada con estilos variables: arquitectura local, motivos florales y sobre todo bombillas de colores rodeando la estructura. El alumbrao de su iluminación se celebra especialmente, como inauguración de la feria
  • Las casetas, cuyo origen se encuentra en la Feria de Abril de Sevilla, se han ido extendiendo al resto de ferias capitalinas y de grandes ciudades, y en menor medida a otras ferias. Se trata de recintos efímeros, techados y con paredes de tela, decorados de forma tradicional, con elementos mobiliarios y decoraciones florales andaluzas, farolillos, etc. En algunas ferias se decoran las portadas de dichas casetas de forma especialmente cuidada, llegándose a hacer concursos como en la jerezana Feria del Caballo, donde se valora, tanto la portada como la decoración interior de la caseta.[1]
  • Los chiringuitos, establecimientos casi siempre de naturaleza también efímera, donde se venden alimentos y bebidas. En ellos se suele ofrecer platos típicos de la gastronomía andaluza, tapas y bebidas o mezclas tradicionales, como la manzanilla o el rebujito, además de algunos platos y bebidas más convencionales.
  • La presencia abundante en buena parte de las ferias del caballo andaluz, ya sea en concursos morfológicos, tradicionales ferias de ganado o la propia presencia de caballistas en el recinto ferial.
  • La frecuente existencia de una zona reservada a las atracciones feriales habituales, usualmente separadas del resto de la feria urbana o en una zona diferente del recinto ferial.

Ferias destacadas[editar]

Referencias[editar]

  1. Ayuntamiento de Jerez (Cádiz) (2007). «Las casetas». Página web. «Por este motivo, el Ayuntamiento convoca cada año un concurso en el que se premia a las mejores casetas instaladas en el Real, finalizando con la entrega de premios en el Templete Municipal.»