Feminismo en el Paraguay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Feminismo surge en el Paraguay, a principios de 1920, de la mano de la profesora María Felicidad González, que fue, en representación de su país, a un congreso de la Liga Nacional de Mujeres Votantes en la ciudad de Baltimore, EE. UU., en 1922. Justamente un año antes, el 26 de abril, se fundaba el Centro Femenino del Paraguay (CFP). Influenciado por los movimientos norteamericanos, y europeos, las mujeres paraguayas también empezaron a movilizarse y a reclamar sus derechos. Una de las influencias en los primeros tiempos del feminismo paraguayo es el Febrerismo.

Unión femenina del Paraguay[editar]

En 1936, con la Revolución de Febrero, nace la Unión Femenina del Paraguay (UFP). Su fundación se llevó a cabo el 26 de abril, 15 años después del UFP, en una asamblea realizada en el Colegio Nacional de la Capital, en Asunción. La primera presidenta de la UFP fue la señora María F. de Casati. Esta unión, además de feminista, era abiertamente socialista, y acompañaba los logros de la Revolución. De hecho, la señora María F. de Casati mencionaba:

"Nuestro movimiento feminista nació del conjuro del 17 de febrero, Revolución que fue clarinada en el alma popular, que se abrió a todas las esperanzas de mejoramiento social"[1]

En esta unión, también participaron las señoras Elena Freis de Barthe, Lorenza C. de Gaona, Luisa vda. de Felip, entre otras. La UFP también publicó un periódico titulado Por la Mujer, que se constituyó en el primer periódico femenino del Paraguay. Entre otros reclamos, hacia el del derecho de voto para las mujeres, y la igualdad de sexos.

La UFP realizaba numerosas charlas, en la capital, y en el interior del país, para concientizar a las mujeres sobre sus derechos. También estrechó lazos con movimientos feministas del resto de América, entre los cuales estaban: la Asociación Argentina Pro-Sufragio Femenino, la Confederación Femenina de la Paz Americana, la Liga Femenina Pro-Union Americana, la Asociación Argentina Pro Paz, y la Asociación Cristiana Femenina.

Con la caída de la Revolución de Febrero, en 1937, la UFP tuvo que desintegrarse, dejando sin organización clara al movimiento feminista.

Unión Democrática de Mujeres[editar]

Entre 1940 y 1945, se funda el 19 de diciembre de 1946 la Unión Democrática de Mujeres (UDM), promovida en gran parte por la Agrupación de Mujeres Febrerista Residentes en Montevideo (AMFRM), que hacia parte de la Concentración Revolucionaria Febrerista. Entre las fundadoras de la UDM, se encontraban Carmen Soler, Esther Ballestrino, Lilia Freis, entre otras. Debido a la Guerra Civil de 1947, la UDM debió desintegrarse.

Movimiento Femenino Febrerista de Emancipación[editar]

El Movimiento Femenino Febrerista de Emancipación (MFFE) fue fundado en 1949, y es el heredero de la Agrupación de Mujeres Febreristas Residentes en Montevideo. Publicaba el periódico Correspondencia. La MFFE continuó en la CRF, hasta que en 1951, se fundó el Partido Revolucionario Febrerista.

En la década de los años 80 surge en el Paraguay una nueva generación de feministas que embanderaron la igualdad ante la ley. Con el lema "Por nuestra igualdad ante la ley" y el emblema de una flor realizaron un encuentro nacional, que lleva a la conclusión de plantear las modificaciones del Código Civil, que contenía discriminaciones entre los derechos del hombre y la mujer en la relación de matrimonio.[2]

Posteriormente se crearon la Coordinación de Mujeres del Paraguay (CMP), con personalidades reconocidas en el país como Mercedes Sandoval de Hempel, Olga Caballero Aquino, Esther Prieto, Line Bareiro, Manuelita Escobar, Graziella Corvalán, quien junto a otras importantes líderes asumieron la tarea de diseñar el proyecto de las modificaciones del Código Civil, tomando como punto de partida la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, la que había sido ratificada por Paraguay.[3]

Organizaciones de Mujeres[editar]

Salvo algunas excepciones como la Coordinación de Mujeres Campesinas (CMC) y el Sindicato de Trabajadores Domésticos (que en la práctica sólo es de mujeres) no han existido grupos de mujeres populares, pobladoras de zonas marginales, de mujeres "sin tierra" o "sin techo". Lo anterior no significa que no haya mujeres organizadas en esos sectores, solo que permanecen en sus organizaciones mixtas y no crean grupos solo de mujeres al interior o a partir de las mismas, o son parte de proyectos de promoción gubernamentales o no gubernamentales.

En cuanto a los tipos de organizaciones que han existido en el ámbito urbano, la siguiente clasificación propone una distinción basada en ámbitos de actuación, líneas de intereses comunes y modalidades de acción desarrolladas, son: a) gremiales-laborales: se organizan en función de los intereses sindicales de sus integrante, b)gremiales-profesionales: definidos en torno a los intereses profesionales de sus integrantes, c) amas de casa: el objetivo es el reconocimiento, valorización y defensa de las mujeres que desempeñan ese rol, d)De investigación y promoción: equipos de trabajo que desarrollan su actividad profesional en el campo de los estudios, investigación y/o promoción en el tema mujer, e)de acción: el interés común es la condición social de la mujer en general y algunas poseen intereses temáticos específicos.

Existen además dos articulaciones conformadas por grupos de mujeres de varias modalidades:

1) La Coordinación de Mujeres del Paraguay (CMP), cuenta con 16 grupos de acción, investigación y promoción, gremiales y profesionales, y ha impulsado desde 1987 como principal reivindicación la igualdad ante la ley. Fue la primera articulación en la historia que vinculó activamente las reivindicaciones de las lesbianas, sobre todo por la entrada en los años 90' de una organización por los derechos de lesbianas: Aireana.

2)La Red de Mujeres Educadoras Populares, conformada con mujeres e instituciones que trabajan en la educación popular desde una perspectiva de género. [4]

Esta lucha iniciada en el año 1987 duró cinco años, y contó con la participación de numerosas organizaciones de mujeres, pero solo después de la reforma Constitucional en el año 1992 entró en discusión el proyecto de ley en tal sentido se promulgó la Ley 1 de 1992 .[5]

Actualidad[editar]

En la actualidad, casi la totalidad de los partidos políticos cuentan con sus agrupaciones femeninas. Mucha de ellas se reunieron en el movimiento Mujeres por la Alianza, que apoyó la candidatura de Fernando Lugo, el 20 de abril de 2008.[6]

Bibliografía[editar]

  • Juan Speratti: Feminismo, Editorial Litocolor, Asunción, 1989.

Referencias[editar]

  1. Juan Speratti: Feminismo, Editorial Litocolor, Asunción, 1989
  2. Color, ABC. «El feminismo en el Paraguay - Edicion Impresa - ABC Color». Consultado el 29 de mayo de 2018. 
  3. Color, ABC. «El feminismo en el Paraguay - Edicion Impresa - ABC Color». Consultado el 29 de mayo de 2018. 
  4. GABARRA, Mabel (agosto de 1995). «Movimiento de Mujeres en Paraguay. Antecedentes, visión de conjunto». Diálogos, propuestas, historias para una Ciudadanía Mundial. Consultado el 30 de mayo de 2018. 
  5. Barreto, Ana (24 de febrero de 2011). «El feminismo en Paraguay». ABC, Color. Consultado el 30 de mayo de 2018. 
  6. Mujeres por la Alianza