Federico Barreto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Federico Barreto
FedericoBarreto.jpg
Federico Barreto
Información personal
Nacimiento 8 de febrero de 1862
Tacna, Perú
Fallecimiento 30 de octubre de 1929
Marsella, Francia
Nacionalidad Peruano
Información profesional
Ocupación Poeta, periodista
Años activo Siglo XIX - Siglo XX
Seudónimo El cantor del cautiverio
Género Literatura hispanoamericana
Movimientos Romanticismo, Modernismo
[editar datos en Wikidata]

Federico Barreto Bustíos (n. Tacna, Perú, 8 de febrero de 1862 - f. Marsella, 30 de octubre de 1929) fue un poeta peruano conocido como «El cantor del cautiverio».

Biografía[editar]

Su padre, Federico María Barreto, fue coronel de infantería del ejército peruano.

Federico Barreto vivió en Tacna durante la ocupación chilena que siguió a la Guerra del Pacífico. En esta ciudad llevó a cabo una intensa vida intelectual y periodística, abogando por la peruanidad de los territorios ocupados por Chile y oponiéndose a la chilenización.

Fue miembro fundador del semanario El Progresista (1886) y del Círculkmkko Vigil (1888). Con su hermano José María, integró el grupo literario llamado "La Bohemia Tacneña", en cuya revista literaria Letras colaboraron, entre 1896 y 1898, escritores como Rubén Darío, Clemente Palma, José Enrique Rodó y José Santos Chocano.

Desde 1898, Federico Barreto fue co-director, con su hermano José María, del diario La Voz del Sur. Esta actividad le granjeó enemigos entre las autoridades chilenas. En 1911, ante la indiferencia de las autoridades, una turba asaltó y destruyó, durante más de cuatro horas, las imprentas que publicaban los dos diarios peruanos de Tacna: La Voz del Sur y El Tacora (dirigido por Andrés Freyre Fernández).

En 1912, publicó el poemario Algo mío, el cual le ganó gran popularidad en el público, que agotó la edición. En 1924 se publicó una segunda edición, igualmente agotada.

En 1921, publicó el relato La Procesión de la Bandera.- Episodio histórico del cautiverio de Tacna.

En 1925, habiéndose planteado la realización de un plebiscito (que nunca se llevó a cabo) para que las ciudades de Tacna y Arica decidan a qué país integrarse, integró la Comisión de Propaganda de la Delegación Peruana. Basado en esta experiencia, escribió Frente al morro, un diario de la vida a bordo del navío "Ucayali", en el cual se estableció la delegación peruana frente al puerto de Arica.

En 1927, publicó el poemario Aroma de mujer.

Federico Barreto murió en Marsella, Francia, el 30 de octubre de 1929, el mismo año en que Tacna volvió a suelo peruano.

En 1968, sus restos fueron repatriados desde Marsella e inhumados en el Cementerio General de Tacna.

La poesía de Federico Barreto[editar]

Desde el punto de vista temático, la poesía de Federico Barreto muestra dos grandes vertientes.

La primera es la poesía que canta a su ciudad natal, Tacna, en la época de la ocupación chilena después de la Guerra del Pacífico. Observamos aquí la influencia del romanticismo en el amor al suelo patrio y la concepción de la poesía como la expresión de un pueblo. El crítico Ricardo González Vigil menciona la influencia de poetas como Manuel José Quintana y José Joaquín de Olmedo, en su reivindicación de los valores cívico-patrióticos.[1] Esta faceta de su producción literaria es la que le ganó el apelativo de "El cantor del cautiverio".

La segunda es la poesía amorosa, a la cual imprimió una sensualidad marcadamente intensa para la época. El ser amado en la poesía de Federico Barreto no es un objeto idealizado, sino un ser de carne y hueso. En esta vertiente se aprecia la influencia del modernismo, por su exaltación de lo sensorial y lo pasional. Sus poemas amorosos gozaron de gran popularidad.

Obras publicadas[editar]

  • Algo mío (1912)
  • Aroma de mujer (1927)
  • Poesías (1964) (Edición póstuma)

Cultura popular[editar]

  • Su poema "Último ruego"

Entre las piezas musicales registradas en Ecuador en las primeras épocas de las grabaciones pioneras, allá por 1912-1914 se grabó un pasillo con el título de El Odio. La pieza se registró para el sello Precioso de la Favorite Record, una marca alemana que tuvo su concesionario en Guayaquil en la empresa Encalada y Cía. El registro se realizó con un equipo móvil en la ciudad de Guayaquil y su impresión se efectuó en Alemania en donde se localizaba la fábrica de la mencionada casa discográfica. El marbete o etiqueta del disco apunta como intérprete a Sebastián Rosado y en cuanto al género se señala se trata de una canción ecuatoriana (Ecuador song). Tras escuchar la pieza se puede identificar que se trata de un pasillo.

Cuando se oye la grabación inmediatamente se reconoce la música y el texto que hemos escuchado tantas veces:

Ódiame por favor yo te lo pido, ódiame sin medida ni clemencia...

Ciertamente, es el mismo texto y música del vals -muy conocido- que se acredita al músico peruano Rafael Otero como su autor y compositor. Esa afirmación es errada.

Quien quiera contradecirnos podría argüir que nosotros no poseemos la fecha exacta del primer registro de la Favorite, que solo disponemos de una aproximación; sin embargo hay que señalar que existe otra grabación que fue hecha -según el catálogo del sello Victor- en el año de 1913 por el dúo Rodolfo Martínez y Alfonso Dougard. Hemos recopilado ambos discos, el primero de Favorite y el de 1913; con estos documentos podemos ratificar primeramente que la pieza musical El Odio, inicialmente fue un pasillo ecuatoriano y luego que su compositor no puede ser el Sr. Otero pues, para entonces --cuando se lo grabó- ni siquiera había nacido (Esta información ya la dimos a conocer en una publicación que hiciera el Museo de la Ciudad en el año 2005).

Despues, con algunas variantes, fue musicalizado por Rafael Otero López y es la letra del popular vals peruano "Ódiame". Este vals ha sido interpretado por artistas como Los Embajadores Criollos, Los Panchos, Soledad Pastorutti, Julio Jaramillo, Dyango, José Feliciano, Charlie Zaa, Enrique Bunbury, Miguel Vargas Jiménez, Bambino, entre otros.

  • El poema "Madre mía", musicalizado por Lucho Garland y recitado por Hudson Valdivia, es una bellísima Oda dedicada a las madres. Es recordado permanentemente en las escuelas e institutos educacionales, en cada celebración del Día de la Madre.
  • El poema "Queja a Dios" publicado en 1912 (poemario Algo mío), lleva mucha similitud con el vals "Ay Aurora" que años después Carlos Gardel junto a José Razzano interpretaran y grabaran en 1919 y se adjudicaran la autoría.

Notas[editar]

  1. GONZÁLEZ VIGIL, Ricardo. Poesía peruana. Siglo XX. Lima: Ediciones Copé. 1999. Tomo I. p.73

Enlaces externos[editar]