Farmacéutico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Farmacéutica»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Médico y farmacéutico. S. XVI.

El farmacéutico o químico farmacéutico o boticario[1]​ es el profesional con habilidades integrales en salud, fabricación de medicamentos, control de calidad, desarrollo e investigación de los mismos. Además el farmacéutico tiene conocimientos de toxicología, legislación (que rige los productos medicamentosos y sanitarios), tecnología farmacéutica y salud pública, entre otras.

En resumen, El farmacéutico es el experto en el medicamento, en la utilización de los medicamentos con fines terapéuticos y además, en sus procesos de fabricación, validación y legislación. También actual en la creación de procesos de fabricación de productos farmacéuticos en conjunto con otros especialistas y en la fabricación y validación de productos alimenticios, aguas de consumo, medicamentos veterinarios y otros productos de consumo humano y animal

Desarrollo de la profesión[editar]

Farmacéutico, en Argentina.

En la antigüedad, el farmacéutico elaboraba medicamentos a partir de principios activos extraídos directamente de animales, plantas y, en menor medida, minerales. La utilizacion de principios activos directamente de la naturaleza, hacia que, en muchos casos se administraran dosis erroneas (por exceso o por defecto) de sustancias activas lo que provocaba que el efecto fuera demasiado elevado (aparicion de efectos adversos) o no fuera suficiente (No correlación entre el principio activo y la enfermedad a tratar).

Actualmente la mayoría de medicamentos son elaborados de manera semisintética en laboratorio a partir de los principios activos de la naturaleza (Tomando como modelo las sustancias activas anteriormente descritas, se modifican para que sean mas eficaces, tengan utilidad terapeutica o tengan menores efectos adversos (como transformar el veneno del Tejo en el medicamento quimioterápico Paclitaxel) o sintética, creando los medicamentos para que encajen perfectamente en los receptores sobre los que van a adherirse o que actúen específicamente en las rutas metabólicas y que no se pueden conseguir en la naturaleza. Un ejemplo de farmacos sinteticos son los biotecnológicos: proteínas terapéuticas, anticuerpos monoclonales, etc.

Denominaciones[editar]

Los farmacéuticos en algunos países, sobre todo en Latinoamérica, pueden ser llamados Químicos Farmacéuticos o Químicos Farmacéuticos Biólogos (Q.F.B.). Pero esta denominación puede inducir a error, ya que en algunos países se diferencian los licenciados en Farmacia de los licenciados en química medicinal (o Ciencias Farmacéuticas/ Química farmacéutica)

En Brasil y Chile, donde se dicta la carrera de Química y Farmacia que al cabo de un plan de estudios de pregrado de seis años, otorga el título de Químico Farmacéutico.

En Venezuela la carrera de Farmacia tiene una duración de 5 años y el título con el que egresan es de Farmacéutico. En la Universidad Central de Venezuela existe numerosas especializaciones de postgrado de Farmacia, entre ellas están: Toxicología, Farmacia Comunitaria, Farmacología, etc.

En Argentina, la carrera posee un título final de Farmacéutico y tiene una duración estimada de 6 años. Se dicta en la Universidad de Buenos Aires como también en casas de estudios privadas como la Universidad de Belgrano y la Universidad Kennedy. Las incumbencias del Farmacéutico en Argentina son: ser Director Técnico responsable del funcionamiento de la oficina de Farmacia, sea ésta privada o de carácter oficial definida por la legislación vigente, así como la Industria Farmacéutica y Cosmética; establecer las especificaciones técnicas, higiénicas y de la seguridad que deben reunir los ambientes en los que se realicen los procesos tecnológicos, en el ámbito oficial o privado, hospitalario o industrial destinados a la preparación de medicamentos y otros productos farmacéuticos, alimentos dietéticos, cosméticos, productos alimenticios y otros relacionados con la salud; integrar el personal técnico de producción, control y desarrollo en Farmacias, Industrias Farmacéuticas, Alimentarias y Cosméticas y laboratorios o institutos relacionados o vinculados con las mismas; extraer, aislar, reconocer, identificar y conservar fármacos y nutrientes naturales de origen animal, vegetal y mineral; sintetizar drogas, preparar y dispensar medicamentos destinados a la curación, alivio, prevención o diagnóstico de las enfermedades de los seres vivos; controlar la calidad en lo relacionado con la producción de medicamentos, alimentos y cosméticos, en cuanto a las materias primas, productos intermedios y finales en su aspecto físico, químico, biológico y/o farmacológico; ejercer la dirección de laboratorios de análisis de drogas y medicamentos; realizar estudios farmacológicos, efectuados en sistemas biológicos aislados o en seres vivos; actuar como asesor, consultor y perito, desempeñándose como Director Técnico en cargos, funciones y comisiones que entiendan en problemas que requieran el conocimiento científico o técnico que emane de la posesión del título de Farmacéutico; intervenir en la redacción del Formulario Nacional, de la Farmacopea y de los Códigos y Reglamentos Alimentarios y realizar las funciones paramédicas autorizadas por la legislación sanitaria (Primeros auxilios, inyecciones, etcétera). En España los licenciados (o grados) en Farmacia estudian una carrera de 5 años de duración.

En España, el Farmacéutico adquiere el Grado de Farmacia tras 5 años universidad. Una vez tiene el grado ya está capacitado para trabajar como farmacéutico en oficina de farmacia, sin embargo, actualmente se requiere un máster de especialización para trabajar en industria (tanto farmacéutica, como alimentaria) o en ensayos clínicos. Para acceder a la farmacia hospitalaria, se requiere superar la prueba nacional de acceso a farmacéutico interno residente (FIR) y cursar 4 años como farmacéutico residente en un hospital de España. Para acceder a puestos de regulación legislativa o a farmacéutico del estado se requiere aprobar una oposición estatal

En México, por ejemplo, la carrera que se imparte, además de la licenciatura en farmacia, es la de químico farmacéutico biólogo, y es el único país donde existe esta carrera, con un enfoque tanto químico, como farmacológico y biológico.[cita requerida]

Los licenciados en Química Farmacéutica en Italia (Ciencias Farmacéuticas, en Estados Unidos) no pueden ejercer la práctica de la farmacia, por lo que tienen otros campos de actividad que incluyen desde la industria, el análisis y control de calidad hasta la investigación y desarrollo de medicamentos. Para ejercer de farmacéutico en estos dos países, se exige el nivel académico de doctor en farmacia o el título de Pharm.D., respectivamente.[cita requerida]

A pesar de ello, y para evitar confusión en la mayoría de países del planeta la titulación en Farmacia es equivalente a la Ciencias Farmacéuticas y denota la licenciatura necesaria para ejercer la profesión de farmacéutico.[cita requerida]

Estudios[editar]

Los farmacéuticos estudian durante la carrera materias como Química Analítica, Química Orgánica, Química Inorgánica, Biología celular, Biología molecular, Álgebra, Cálculo, Técnicas Instrumentales, Bioquímica, Anatomía, Botánica, Microbiología, Parasitología, Física, Bioestadística, Fisiología, Patología, Química Física, como asignaturas que proporcionan una base químico-física-biomédica, y Química Farmacéutica, Farmacología, Farmacognosia, Tecnología farmacéutica, Tecnología cosmética, Fisiopatología, Inmunología, Biofarmacia, Biotecnología, Farmacoquímica, Farmacocinética, Farmacia Clínica, Atención farmacéutica, Farmacovigilancia, Toxicología, Salud Pública, Análisis Clínicos, Bromatología, Control de calidad, Marketing farmacéutico, Gestión y legislación farmacéuticas como asignaturas de las ciencias farmacéuticas y de base para la práctica farmacéutica.

Cometido[editar]

Oficina de farmacia[editar]

La especialidad más extendida, al menos en la cultura popular, de un farmacéutico es la titularidad de una oficina de farmacia. Para acceder a ella, en España se tienen dos formas: presentar a un concurso público o adquirir una licencia por parte de otro titular, lo que convierte la compraventa de farmacia[2]​ en una transacción entre particulares. La Oficina de Farmacia es un establecimiento privado de interés público y para determinar el precio de esa licencia de apertura de una farmacia, se tendrán en cuenta múltiples factores pero, principalmente, dependerá de la facturación de la botica.

El farmacéutico lleva a cabo la atención farmacéutica al paciente que implica el seguimiento farmacoterapéutico que comprende primero, el acto en sí de la dispensación, el control e indicación de las tomas, la información hacia el paciente, despejar dudas del paciente, el control de las posibles interacciones farmacológicas y la correcta conservación de los medicamentos.

El farmacéutico, en su oficina de farmacia, elabora medicamentos en dosis adaptadas a niños o a patologías concretas, estas preparaciones son conocidas como fórmulas magistrales y oficinales, cumpliendo una función social cuando no disponen de estos medicamentos en forma industrializada. La dispensación (a diferencia de la venta, que implica mercancía) de medicamentos puede ser:

  • Con receta: La gran mayoría de los medicamentos necesitan ser recetados por un profesional sanitario (médicos, veterinarios, odontólogos, psiquiatras, entre otros) y el farmacéutico no puede dispensar el fármaco si el paciente no entrega la receta correctamente cumplimentada.[3]
  • Sin receta: Otros medicamentos, denominados publicitarios (medicamentos de venta directa u OTC), no necesitan receta y, por tanto, todo el mundo puede comprarlos sin que un médico se lo haya indicado.[4]
Farmacéutico, en una oficina de farmacia.

Otro cometido de un farmacéutico en una oficina de farmacia es la de aconsejar y vigilar a los pacientes sobre los posibles reacciones adversas a medicamentos, interacciones entre los mismos, y enseñarle la mejor forma de poder aprovechar al máximo los beneficios del medicamento y, en general, dudas sobre ellos de acuerdo a todo tipo de terapia. Si lo cree conveniente, el farmacéutico puede derivar a la persona a un médico.[cita requerida]

Recientemente, se aboga por la práctica de la atención farmacéutica como el principal cometido de los farmacéuticos comunitarios.[5][6][7]

Aparte de las citadas recetas también se venden otros productos de parafarmacia como productos de cosmética, alimentos especiales, productos de higiene personal, ortopedia, etc. Popularmente a la oficina de farmacia se le suele llamar simplemente farmacia y tradicionalmente se le llama botica. Una oficina de farmacia puede albergar un laboratorio de análisis clínicos o uno de elaboración de productos medicinales mediante las fórmulas magistrales o preparados oficinales.[cita requerida]

Personal de oficina de farmacia[editar]

La oficina de farmacia es el lugar donde el farmacéutico comunitario desenvuelve su labor profesional. Las oficinas de farmacia pueden ser propiedad de un farmacéutico, o en algunos países propiedad de una cadena de farmacias o empresarios. En cualquier caso, en una oficina de farmacia siempre ha de haber un farmacéutico titulado en todo momento, bien titular o empleado, entre los que encontramos distintas categorías: regente, sustituto, adjunto [8]​ o facultativo. Estas categorías son beneficiarias del llamado "plus facultativo". Sin embargo, en la botica también se encuentra personal auxiliar, que ayudan al farmacéutico en la dispensación y recepción de pedidos, pero que ya no percibiría este complemento salarial.[9]​ Poco a poco se van introduciendo los técnicos en farmacia[10]

Estanterías de una oficina de farmacia.

El personal cumple las siguientes funciones:

  • Diligenciar y controlar los productos.
  • Facturación e información en establecimientos de farmacia.
  • Dispensar medicamentos y productos de parafarmacia.
  • Informar a los clientes sobre su utilización.
  • Determinar parámetros anatómico-fisiológicos sencillos y fomentar hábitos saludables en los clientes.
  • Elaborar preparados medicamentosos, dietéticos y cosméticos, bajo protocolos establecidos y supervisión del facultativo.
  • Realizar análisis clínicos elementales y normalizados, bajo la supervisión del facultativo (esta actividad puede estar reservado al profesional bioquímico en algunos países).[11]

En América Latina, la farmacia no puede existir sin el Farmacéutico, quien debe preparar medicamentos, controlar y supervisar la dispensación de medicamentos, no siempre atiende público, el que atiende público es un Auxiliar de Farmacia.[12]

Pero en la actualidad la mayoría de los medicamentos son preparados en la Industria, aplicando la tecnología farmacéutica más sofisticada como tanques, mezcladores y más instalaciones industriales para elaborar lotes de distintas formas farmacéuticas, sin mencionar el uso de sistemas de control de calidad, aseguramiento de la calidad y de administración que permitan fabricarlos en serie, de la mejor calidad y económicamente viables siguiendo las GMP (Buenas Prácticas de Manufactura).[cita requerida]

Farmacia de hospital[editar]

En casi todos los países, los farmacéuticos hospitalarios son farmacéuticos que han estudiado y realizado prácticas profesionales por un período de 1 a 5 años como postgrado. Esta especialización les permite realizar funciones clínicas y técnicas que normalmente no se esperan de los licenciados en farmacia. Un farmacéutico de hospital bien formado puede de hecho actuar, y esta es la realidad en muchos hospitales, como farmacéutico clínico (al mismo nivel de competencia, sino mayor ya que están más preparados para tareas de planificación y científico-técnicas, que los farmacólogos clínicos que generalmente suelen ser licenciados en medicina con escasa formación en ciencias farmacéuticas).[13]​ Según algunos, esto explica porque la evolución y desarrollo de la farmacia hospitalaria y clínica ha sido mucho mayor que la farmacología clínica (restringida solo a médicos).[14]​ No obstante, existen áreas donde la colaboración entre médicos formados en farmacología clínica y farmacéuticos de hospital (farmacéuticos clínicos) puede ser muy fructífera como por ejemplo: los ensayos clínicos, la farmacoeconomía, la farmacovigilancia y la evaluación de tecnologías sanitarias entre otras.

Industria farmacéutica[editar]

La investigación, desarrollo, elaboración y control de formas de dosificación de los medicamentos a gran escala son otros de los principales cometidos de los farmacéuticos.

Actualmente esta labor se desarrolla en la Industria Farmacéutica y Biotecnológica. Para ello, según los diferentes países, los farmacéuticos están más o menos preparados y por ello realizan breves o extensos programas postgrados para realizar estas funciones.

Aparte del diseño de formas de dosificación y la elaboración y control de medicamentos, los farmacéuticos pueden desarrollar multitud de funciones específicas en la industria farmacéutica (técnicos comerciales, jefes de marketing de productos, monitores de ensayos clínicos, farmacólogos, químicos farmacéuticos, bioquímicos, especialistas de registros farmacéuticos, relaciones institucionales, farmacoeconomía, información médica, asesores médicos, etc, etc...).

Laboratorio de investigación[editar]

La investigación y desarrollo de nuevos fármacos es un sector en auge hoy día. La necesidad de buscar remedio a miles de enfermedades es uno de los objetivos prioritarios y los farmacéuticos se encargan de investigar tanto el uso y seguridad de utilización de principios activos (naturales, semi-sinteticos o sintéticos) asi como establecer la dosis correcta y comprobar que son eficaces y seguros. Para ello se valen de la colaboración de multiples especialistas en ciencias farmacéuticas y biomédicas (licenciados en ciencias experimentales, de la salud y de la vida) y a la utilización de ensayos clinicos.

Especialidades[editar]

Farmacia es una profesión muy amplia. Lo que más conoce la población es la farmacia comunitaria que está regida por un farmacéutico quien tiene a su cargo la dirección técnica y científica del establecimiento; además puede preparar ciertos medicamentos ya sea por orden médica, generalmente el dermatólogo, o de formulación propia. En muchos países con el título de licenciado es suficiente.

Sin embargo, en muchos países para ciertas actividades es necesaria una especialización reglada del farmacéutico (por ejemplo, el sistema FIR, Farmacéutico interno residente de España) o bien a través de maestrías o doctorados:

Especializaciones farmacéuticas regladas[editar]

  • Farmacia hospitalaria
  • Patología humana y análisis físico
  • Radiofarmacia
  • Microbiología y parasitología clínicas (según el país esta especialización puede estar reservada para el profesional bioquímico)
  • Bioquímica clínica (según el país esta especialización puede estar reservada para el profesional bioquímico)
  • Inmunología clínica (según el país esta especialización puede estar reservada para el profesional bioquímico)
  • Análisis clínicos (según el país esta especialización puede estar reservada para el profesional bioquímico)
  • Farmacia industrial y galénica
  • Análisis y control de drogas y medicamentos

Doctorados/Maestrías adecuadas para licenciados en farmacia[editar]

Otros campos de actividad profesional[editar]

  • Farmacia clínica y Atención farmacéutica
  • Farmacia de atención primaria
  • Dirección técnica de laboratorios y distribuidoras
  • Control de Calidad de toda forma farmacéutica destinada a uso humano
  • Marketing farmacéutico
  • Política y gestión farmacéutica
  • Dermofarmacia y cosmetología
  • Sanidad ambiental
  • Salud pública
  • Investigación clínica con medicamentos
  • Registro de medicamentos
  • Ensayos clínicos
  • Información de medicamentos
  • Farmacovigilancia
  • Análisis de medicamentos
  • Análisis de alimentos
  • Microbiología (según el país esta actividad puede estar reservada para el profesional bioquímico)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «boticario». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 25 de octubre de 2018. 
  2. «Compra una farmacia: ¿Quién puede? ¿Hay que ser rico?». 3 de mayo de 2016. Consultado el 29 de junio de 2016. 
  3. http://www.fuerstlaw.com/es/general.php?category=Derecho+sobre+Alimentos%2C+F%C3%A1rmacos+y%2Fo+Estupefacientes+y+Cosm%C3%A9ticos&headline=Medicamentos+con+receta+y+sin+receta
  4. Medicamentos sin receta (en inglés)
  5. http://www.imicromat.com/cursos/master-master-en-atencion-farmaceutica-integral/1.html?gclid=CJuz9frR87ACFZMctAod73NBuA
  6. http://www.farmclin.com/
  7. http://www.ugr.es/~atencfar/
  8. «La figura del farmacéutico adjunto y su contratación». 8 de febrero de 2018. Consultado el 17 de mayo de 2019. 
  9. Comunicación. «Gómez Córdoba Abogados: El plus de facultativo farmacéutico». Gómez Córdoba Abogados. Consultado el 29 de junio de 2016. 
  10. http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1142332022275&language=es&pagename=PortalSalud%2FPage%2FPTSA_pintarContenidoFinal&vest=1163177475445
  11. http://www.granadafarmaceutica.com/pdf/consulta%20juridica%281%29.pdf
  12. Andalucía Información. «Todo lo que debes saber para formarte como Auxilar de Farmacia». Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  13. Velázquez. Farmacología. Ed Interamericana. 16ed. 1993.
  14. Clinical Pharmacology and Therapeutics in a changing world. Report of a working party. Royal College of Physicians of London. 1999


Enlaces externos[editar]