Dirección General de Fabricaciones Militares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fabricaciones Militares»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fabricaciones Militares
Dirección General de Fabricaciones Militares
Fabricaciones Militares.svg
Fabricaciones-Militares-1.jpg
Sede central en Buenos Aires
Acrónimo DGFM
Tipo Sociedad del Estado
Industria Industria armamentística
Material rodante
Minería
Químicos
Fundación 9 de octubre de 1941 (77 años)
Fundador(es) Manuel Savio
Sede Bandera de Argentina Av. Cabildo 65, Buenos Aires, Argentina
Área de operación Nacional
Entidad superior Ministerio de Defensa
Director General Ing. Luis Riva[1]
Director de Operaciones Ing. Jorge Basaldua
Productos Vehículos aéreos no tripulados
Armas ligeras
Artillería
Misiles superficie-aire
Vagones de mercancías
Fertilizantes
Presupuesto 2 575 891 050 de $ (2018)[2]
Propietario Bandera de Argentina Estado argentino
Empleados 360 (2018)
Divisiones Unidad General de Defensa y Seguridad
Unidad General de Transporte e Infraestructura
Unidad General de Químicos y Fertilizantes
Unidad General de Minería y Petróleo
Unidad General de Energía y Telecomunicaciones
Unidad General de Metalmecánica
Sitio web www.fm.gob.ar

La Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) es un organismo estatal argentino que depende del Ministerio de Defensa de la Nación y fue creado por la Ley N.º 12 709 del 9 de octubre de 1941.

Sus propósitos principales están enfocados a abastecer de material bélico y logístico a las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad; a organizar y producir líneas de insumos para su comercialización como productos finales o como insumos críticos destinados a diversas actividades productivas; y a prestar servicios que contribuyan al desenvolvimiento económico e industrial del país.

Historia[editar]

La Dirección General de Fabricaciones Militares fue concebida por el general e ingeniero militar Manuel Savio (1892-1948), para actuar como motor de la industria pesada argentina, en coincidencia con la necesidad de proveer al país de los bienes de estas ramas industriales, al cesar su importación a causa de la segunda guerra mundial.

El 30 de enero de 1938 se inaugura la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de Villa María, ubicada en la localidad cordobesa homónima, y que el General Savio completara y pusiera en funcionamiento en agosto de 1942, con las plantas de éter y pólvoras de nitrocelulosa. Poco tiempo después, se instalaría el segundo conjunto fabril químico de la DGFM en Río Tercero. De su producción, las Fuerzas Armadas sólo consumen apenas el cuatro por ciento, el resto lo absorbe la industria privada, que utiliza la nitrocelulosa para la elaboración de pinturas, esmaltes, lacas, barnices y películas radiográficas, mientras diversos explosivos se destinan a minería, obras viales y sismográficas.

Creada en 1941 y conducida por Juan Savio, la DGFM puso en funcionamiento una media docena de fábricas de armas y se asoció al capital privado para constituir una serie de compañías mixtas en los campos minero, químico, siderúrgico, y metalúrgico. Con la terminación de la segunda guerra mundial en Europa, la DFGM planificó una importante expansión de las industrias militares, y en procura de las capacidades técnicas y gerenciales para dirigir estos establecimientos, orientó su atención hacia Europa y sobre todo hacia Alemania.[3]​ Con la colaboración de diplomáticos argentinos destinados en Suiza y la participación de una unidad de inteligencia especial, la DGFM pudo reclutar varias docenas de ingenieros y científicos alemanes y austríacos y más de cincuenta ingenieros polacos, muchos de los cuales habían combatido a los alemanes en la guerra.

Los planes elaborados por la DGFM bajo la conducción del general Savio contemplaban la creación de una infraestructura de industrias pesadas que pudieran proporcionar los elementos básicos a las fábricas de armas. En junio de 1947, el congreso, de mayoría peronista, votó su autorización para la constitución de una empresa mixta con un capital de cien millones de pesos, de los cuales el 80 % sería aportado por el Estado, y se firmó un contrato con una compañía estadounidense. La meta inicial era tener en funcionamiento una acería con una capacidad de producción de 300 000 t de hierro y acero. Obstáculos de diverso tipo demoraron el proyecto y la planta, en Punta Argerich (Partido de Ramallo) comenzó a producir acero en 1961, seis años después de que Juan Domingo Perón hubiera sido derrocado.

Fábrica Militar de tolueno sintético[editar]

El 26 de agosto de 1942, bajo la dirección de Savio, la DGFM creaba en las proximidades de Campana, provincia de Buenos Aires, la Fábrica Militar de tolueno sintético: era el comienzo de la industria petroquímica en el país. Con la colaboración de YPF inauguró el 31 de diciembre de 1943 la producción del tolueno para la obtención del explosivo TNT, y su desarrollo llegó a abastecer a la industria con solventes aromáticos y parafínicos, aguarrás y diluyentes (thinner).[4]

Durante el peronismo el ingeniero militar Savio quien había sido impulsor de la creación de la Escuela Superior Técnica y de la Dirección General de Fabricaciones Militares, el organismo autárquico que concentró el manejo de la producción para la defensa en distintos rubros. Córdoba se benefició con establecimientos emblemáticos, puntales del desarrollo industrial en la provincia: las fábricas militares de Río Tercero, Villa María y San Francisco.[4]

En un contexto internacional dominado por la Segunda Guerra Mundial que desabasteció de insumos estratégicos al resto del mundo, Savio, desde su cargo al frente de Fabricaciones Militares, apoyó el desarrollo de la química pesada, la construcción de los Altos Hornos Zapla en Palpalá, provincia de Jujuy, y el avance de la minería bajo la órbita del Estado.[4]

El 11 de octubre de 1945 se concretó la primera colada de hierro fundido hecha con materias primas nacionales, punto de partida de la siderurgia de bandera. Poco después, Savio presenta su Plan Siderúrgico Nacional,[5]​ convertido dos años después en ley 12.987, o Ley Savio, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón. La misma norma dio nacimiento a la Sociedad Mixta Siderurgia Argentina (Somisa).[6]

Los Pulqui[editar]

Al finalizar la segunda guerra mundial, el gobierno de Juan Domingo Perón impulsó el desarrollo de la industria aeronáutica, dirigiendo sus esfuerzos a reclutar científicos y tecnólogos extranjeros.

Tras la muerte de Savio fue nombrado Juan Ignacio San Martín, quien tuvo a su cargo el trabajo de Emile Dewoitine, un ingeniero francés que tuvo un rol clave en el desarrollo del Ae. 27 Pulqui I, el avión a reacción más avanzado de su tiempo, y Kurt Tank, diseñador alemán integrado al equipo de desarrollo del Ae. 33 Pulqui II.[7][8]

La fabricación de los Pulqui I y II (primeros aviones a reacción diseñado en América Latina) fue acompañada por otros desarrollos, como la energía atómica, grandes obras de infraestructura e ingeniería civil, la creación del Instituto Antártico.[9]​Contando en su mejor momento con 14 500 trabajadores, divididos en 17 fábricas y establecimientos, además de la sede central, conformaba gran parte de las áreas más importantes del país en metalúrgica, mecánica, química y extractiva minera, contado además con participación accionaria en relevantes sociedades mixtas.

De 1980 a la actualidad[editar]

Hasta el año 1980 gozaba de una privilegiada posición. A partir de allí, los acontecimientos políticos y económicos de Argentina degradaron el rumbo de esta dirección y de sus trabajadores. Es así como llegó el año 2001, tras dos décadas de políticas neoliberales con un tinte fuertemente privatista que afectó al Estado nacional. En ese período se cerraron o privatizaron la mayoría de los establecimientos, quedando finalmente sólo cinco fábricas y la sede central.[10]

El 4 de diciembre de 1991, bajo la presidencia de Carlos Saúl Menem, se sancionó la Ley 24 045 que declaró sujetas a privatización a las fábricas militares de Azul, Fray Luis Beltrán, Río Tercero y Villa María. Casi 24 años después, el 27 de mayo de 2015, el Senado aprobó su derogación y aseguró el carácter estatal de las 5 unidades productivas que hoy producen una amplia variedad de insumos para el ámbito militar y civil.[10]

En 2015, Fabricaciones Militares llevó adelante el diseño propio de cuatro vagones de carga distintos, adecuados a las necesidades de la economía argentina y desarrollados sobre la base de las nuevas potencialidades que brinda la renovación del sistema ferroviario nacional. En mayo de 2015 se firmó el contrato del Ministerio del Interior y Transporte con Fabricaciones Militares para la construcción de más de 1000 de estos nuevos vagones para destinarlos a las tres líneas ferroviarias de carga bajo gestión estatal (Belgrano, Urquiza y San Martín).[11]

En 2016, tras la asunción de un nuevo gobierno de Mauricio Macri se dio inicio a una serie de despidos; unos 140 empleados de Fabricaciones Militares fueron llevados a la puerta para informarles que habían sido despedidos sin previo aviso.[12]​ Las autoridades recortaron el 35 por ciento del plantel de la fábrica, debiendo los empleados hacer fila para saber si habían sido cesanteados o no.[13][14]​ La Dirección General de Fabricaciones Militares decidió suspender todos los proyectos de fabricación de material rodante nacional. Los 140 despidos que se registraron en la oficina de diseño y desarrollo de vagones de carga impidieron que Fabricaciones Militares entregue unos 115 coches comprometidos a Ferrocarriles Argentinos Cargas y Logística.[15]

En julio de 2017 el radical Julio Martínez, abandonó la gestión gestión marcada por la denuncia de una millonaria compra de armamento a EE. UU. y reclamos silenciados sobre vaciamiento sostenido en las 5 plantas de Fabricaciones Militares.

Una de sus primeras medidas fue dar de baja diferentes convenios, como: cierres del Proyecto Vagones; la suspensión de la continuidad del convenio con INVAP para la fabricación de radares; la suspensión de la continuidad de convenio con YCRT para la fabricación de arcos para galerías y tubos de aireación para la ventilación; con la baja de esos contratos se de una inminente caída de facturación de 515 millones de pesos y una pérdida de cerca de 700 puestos de trabajo. Entre 2016 y 2017 comenzó una política de recortes que rondará los 8.9230 millones de pesos al final de 2017. Solo en 2016, el 80,3% del presupuesto reducido recayó sobre las partidas destinadas a Ciencia, Tecnología y Producción.[10]

El actual director es Héctor Lostri que procede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, sin ninguna experiencia en Defensa o Ciencias de la Defensa. Durante su primer año de gestión Lostri fue denunciado por maltratos denunciados por el personal, el nombramiento indiscriminado de amigos y parientes, incluso su propio hermano, Darío Lostri, la salida en medio de una denuncia de acoso de Christian Fernández, y la acusación a los hermanos Lostri por el uso de los vehículos oficiales y el escándalo que envolvió a la Dirección General de Fabricaciones Militares, por la contratación directa de urgencia de la empresa de Nacho Viale, nieto de la conductora cercana al gobierno Mirtha Legrand, para asesoramiento de imagen que ascendía a un millón y medio de pesos.[16]​ Lostri, ocupó cargos durante la gestión de Macri en la Ciudad de Buenos Aires, fue acusado de ser un "operador de negocios inmobiliarios", de haberse beneficiado de ellos estando en el gobierno porteño, de negocios incompatibles con la función pública. Lostri evitó ir a juicio oral en una causa en la que se lo investigaba a él y al entonces ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín, ambos arquitectos y macristas de la primera hora. Eran socios en las empresas 3S Arquitectura y Roosevelt Emprendimientos Inmobiliarios.[17]

En 2018, Fabricaciones entregó fusiles FAL modernizados al Ejército Argentino, en el marco de un convenio entre la Dirección General de Fabricaciones Militares y el Ejército Argentino. Los trabajos fueron desarrollados por la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán. [18][19]

En enero de 2019, el gobierno dispuso la transformación de la Dirección Nacional de Fabricaciones Militares (FM), en una sociedad del Estado, según el decreto 104/2019, que llevó las firmas del presidente Mauricio Macri, del jefe de Gabinete, Marcos Peña y del ministro de Defensa, Oscar Aguad. La nueva sociedad del Estado se dedicará a la "investigación y desarrollo de tecnologías, fabricación, industrialización, explotación y transporte, así como la comercialización de bienes y servicios en las áreas de seguridad, defensa, minería, industria química e industria metalmecánica".[20][21]

Establecimientos[editar]

Actualmente su actividad productiva se concentra en tres fábricas ubicadas estratégicamente en diferentes puntos del país: la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán, ubicada en la provincia de Santa Fe, cuenta con capacidad para la producción de armamento y municiones; la Fábrica Militar Río Tercero, ubicada en la provincia de Córdoba, posee plantas dedicadas a la industria metalmecánica y a la industria química; la Fábrica Militar Villa María, ubicada también en Córdoba, se especializa en pólvoras y explosivos.

De su producción, las Fuerzas Armadas sólo consumen apenas el cuatro por ciento, el resto lo absorbe la industria privada, que utiliza la nitrocelulosa para la elaboración de pinturas, esmaltes, lacas, barnices y películas radiográficas, mientras diversos explosivos se destinan a minería, obras viales y sismográficas.

A ellas se suma el Centro de Servicios Mineros Jáchal, ubicado en la provincia de San Juan, que se encuentra en las etapas finales de construcción.

Productos destacados[editar]

Fusiles FN FAL producidos en la ex Fábrica Militar de Armas Portátiles, Rosario, Argentina, exhibidas en el Museo de Armas de la Nación.
Pistola FN Browning GP-35 fabricada por DGFM.

La Dirección General de Fabricaciones Militares participaba en la creación del primer tanque argentino Nahuel DL-43. Así, aquí por el coronel Alfredo Aquiles Baisi, en 1942, eran comenzados los trabajos de la creación del tanque medio con un cañón de setenta y cinco milímetros. Además de la DGFM, en el trabajo participaban cerca de ochenta firmas.[22]​ DGFM —Fábrica Militar Río Tercero— participaba en el repotenciación de los tanques M4 Sherman.[23]​ Asimismo, en la empresa se fabricaba bajo licencia la ametralladora belga FN MAG. Fue exportada a Bolivia.[24][25]

  • Productos químicos: ácido nítrico, ácido sulfúrico, nitrato de amonio, éter.
  • Productos metalmecánicos: equipamiento ferroviario, equipamiento minero, pedestales para radares, partes de vehículos blindados, reparación de puentes.
  • Municiones: calibres menores y gruesos (incluyendo cartuchos de escopetas) para las Fuerzas Armadas y de Seguridad; y, para el mercado civil, y munición de artillería.
  • Chalecos antibalas y balísticos.
  • Servicios de desmilitarización y refabricación de municiones de artillería.
  • Armamento militar y civil.
  • Artillería.
  • Explosivos: TNT, DNT, nitroglicerina (para uso medicinal), Mastermix, emulsiones explosivas, gelamones, boosters, agentes de voladura, pólvoras y sus insumos.
  • Tecnología de alta complejidad: radares primarios 3D de largo alcance.

Armas Portátiles[editar]

Artillería[editar]

Municiones[editar]

Primer televisor argentino[editar]

En 1952, a pedido del gobierno nacional, el Laboratorio de Electrónica de Fabricaciones Militares desarrolló el primer televisor de la Argentina, cuyo prototipo fue denominado FM Evita, en homenaje a Eva Duarte de Perón. En 1954 se creó el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las Fuerzas Armadas (CITEFA), que comenzó con la producción de cinco mil televisores, de los cuales el primero de ellos fue instalado al presidente Juan Domingo Perón en su residencia. Se llegaron a producir entre 12 y 13 mil equipos, destacándose por su bajo precio en comparación a los televisores importados.[27]

Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos Azul[editar]

Centro productivo de explosivos industriales que se incorporó a la DGFM el 1 de marzo de 1988, habiendo dependido anteriormente de la Dirección General de Material Naval.

A mediados de 1940, la Marina de Guerra consideró necesario construir un depósito general de explosivos y, conjuntamente con él, una fábrica de pólvoras y explosivos, concretándose dicha iniciativa entre los años 1946 y 1954.

Durante la construcción y parte del montaje, la fábrica dependió de la Dirección General de Material Naval, hasta que en el año 1953 se dispuso su traspaso a la empresa Astilleros y Fábricas Navales del Estado bajo la denominación de Fábrica Naval de Pólvoras y Explosivos Azul, (FANAZUL).[28]

Cohete de 127 mm CITEDEF-DGFM para lanzacohetes múltiple CP-30, en Tecnópolis.

Principales producciones y servicios:

  • Trinitrotolueno - Trotyl.
  • Dinitrotolueno.
  • Carga de granadas y artefactos explosivos.
  • Desmilitarización.
  • Servicios para la minería.
  • Explosivos de uso personal.
  • Capacitación.

En diciembre de 2017 se decidió no renovar contrato a más de 200 trabajadores de FANAZUL en precariedad. Esto podría significar el cierre de la única fábrica capaz de producir explosivos TNT en toda América Latina.[29]

Nuevo Centro de Servicios Mineros[editar]

En 2014 se inauguró durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner la primera unidad productiva de la empresa construida en más de medio siglo, el Centro de servicios mineros, ubicada en el municipio San José de Jáchal, provincia de San Juan, situado en el epicentro de los emprendimientos mineros de la región y con gran potencial de crecimiento.[30]​ Esta nueva unidad productiva y de servicios apunta a potenciar el crecimiento de estas actividades económicas, promoviendo la agregación de valor local y el aprovechamiento de los recursos naturales en forma sustentable. La fábrica fue inaugurada el 23 de junio, no solo es la primera unidad productiva de la empresa construida en más de medio siglo, sino que, una vez funcionando al máximo de su capacidad, se convertirá en el principal centro de abastecimiento de insumos mineros de Argentina. Es la quinta y más nueva sede productiva de Fabricaciones Militares, se complementará con productos argentinos el gran desarrollo que ha tenido la actividad minera en la última década.[31]

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El Gobierno designó al nuevo interventor de Fabricaciones Militares». Cronista. 
  2. «¿Qué hace el Presupuesto por vos?». https://www.minhacienda.gob.ar/ www.minhacienda.gob.ar. 2017. Consultado el 30 de diciembre de 2017. 
  3. Potash, 2002, p. 96-97.
  4. a b c «General Manuel Savio. La Movilización Industrial». Libre Opinión. 2010. 
  5. «Savio, el "padre de la siderurgia nacional"». El Historiador. ISSN 1851-5843. Archivado desde el original el 11 de mayo de 2012. 
  6. «LEY 12.987». Ministerio de Economía. 13 de junio de 1947. 
  7. Luis Fajardo (27 de diciembre de 2017). «La fábrica argentina que diseñó algunos de los aviones de combate más sofisticados del mundo». BBC Mundo. 
  8. Carlos Manzoni (23 de mayo de 2018). «Argentina potencia: el triste destino del avión peronista que nunca llegó a funcionar». La Nación. 
  9. «El Proyecto Pulqui». Página/12. 21 de octubre de 2012. 
  10. a b c «Llegó Aguad: comenzó la profundización del vaciamiento en Fabricaciones Militares». En orsai. 21 de junio de 2017. 
  11. «Fabricaciones Militares construirá en Córdoba más de 1.000 vagones de carga de diseño nacional». Télam. 18 de mayo de 2015. 
  12. «Denuncian el despido 140 empleados de Fabricaciones Militares». Minuto Uno. 
  13. «FM echó a 140 trabajadores». El Destape Web. 
  14. «Despidos en FM». Página 12. 
  15. «Malas noticias: Fabricaciones Militares suspende la construccion de vagones nacionales». Enorsai. 
  16. «Escándalo en el Ministerio de Defensa una empleada denunció a un alto funcionario por abuso sexual». El Sindical. 
  17. «El oscuro pasado del responsable detrás los despidos en Fabricaciones Militares». Minuto Uno. 
  18. «Fabricaciones entregó fusiles modernizados al Ejército Argentino». 30 de julio de 2018. 
  19. «Fabricaciones Militares avanza en la modernización de armas para el Ejército Argentino». FM. 20 de septiembre de 2018. 
  20. «El Gobierno transformó Fabricaciones Militares en una sociedad del Estado». Clarín. 1 de febrero de 2019. 
  21. «Decreto 104/2019: de transformación de Fabricaciones Militares en Sociedad del Estado». FM. 1 de febrero de 2019. 
  22. Ness, 2002, p. 214.
  23. Fogliani y Jorge, 1997, p. 35.
  24. «Multiplying the Sources». Consultado el 5 de octubre de 2008. 
  25. «European arms exports to Latin America — An inventory». Archivado desde el original el 21 de marzo de 2012. Consultado el 28 de diciembre de 2013. 
  26. «P.A.M.1 and P.A.M.2: Argentina’s “Grease Guns”» (en inglés). The Firearm Blog. 
  27. «Televisor FM Fabricaciones Militares». viejostelevisores.com.ar. 
  28. «Astilleros RIO SANTIAGO S.A.». Historia y Arqueología Marítima. Consultado el 18 de octubre de 2013. 
  29. Xaver. «Cierra Fabricaciones Militares Azul, la única planta de producción de explosivos TNT en toda América Latina». Info Blanco Sobre Negro. Consultado el 5 de enero de 2018. 
  30. «DIRECCIÓN GENERAL DE FABRICACIONES MILITARES». Archivado desde el original el 31 de diciembre de 2013. Consultado el 28 de diciembre de 2013. 
  31. «Fabricaciones Militares argentinas inaugura nueva planta de producción de explosivos». Defensa. 

Bibliografía[editar]

  • Cornejo Torino, Manuel (2003). Dirección General de Fabricaciones Militares: un pilar industrial del país. Ediciones Universidad Católica de Salta - EUCASA. ISBN 9789506230104. 
  • Potash, Robert (2002). Las Fuerzas armadas y la era de Perón. Tomo VIII. Buenos Aires: Sudamericana. 
  • Ness, Leland (2002). Harper Collins Publishers, ed. Jane's World War II Tanks and Fighting Vehicles - The complete guide. Londres. ISBN 0-00-711228-9. 
  • Sigal Fogliani, Ricardo (1997). Ayer y Hoy Ediciones, ed. Blindados Argentinos, de Uruguay y Paraguay. Buenos Aires. ISBN 9789879583272. 

Enlaces externos[editar]