Expedición china al Tíbet (1720)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La expedición china al Tíbet en 1720 fue una expedición emprendida por el emperador manchú Kangxi, segundo al mando de la dinastía Qing, que escoltó a Kelzang Gyatso, el séptimo Dalai Lama, desde el monasterio de Kumbum en Amdo hasta Lhasa, y expulsó a los Dzungar que habían puesto fin a la influencia de los mongoles hošuud. Terminó con la toma de Lhasa el 24 de septiembre de 1720, la entronización del séptimo Dalai Lama el 16 de octubre del mismo año y el establecimiento de una guarnición y comisionado imperial o amban hasta 1912, cuando terminó la dinastía Qing.[1]

Contexto[editar]

Llamados por los tibetanos, los dzungar derrotaron a Lkhazan Khan, nieto de Güshi Khan, quien había matado a Sangyé Gyatso, el Regente del Tíbet, y proclamaron a Tsangyang Gyatso, el sexto dalai-lama, como usurpador, reemplazándolo con Yeshe Gyatso. Pero una vez en Lhasa, los dzungar encarcelaron a Yeshe Gyatso, lo que causó a la intervención militar principal china de 1720.[1]

La historiadora japonesa Yumiko Ishihama, basada en pruebas de fuentes manchúes, sostiene que el principal motivo de la intervención del emperador Kangxi en el Tíbet a principios del siglo XVIII, fue proteger las enseñanzas budistas. Según ella, la fe religiosa expresada por el emperador de China desempeñó un papel crucial en su aceptación por parte de los tibetanos.[2]

Desarrollo[editar]

En octubre de 1720, el ejército imperial manchú expulsó a los dzungar de Lhasa. Detuvo y ejecutó a los principales dignatarios tibetanos que habían apoyado a los dzungar, incluido el regente Tagtsepa, y establecieron al séptimo Dalai Lama, Kelzang Gyatso, que hasta entonces había estado recluido bajo protección Qing en el monasterio de Kumbum.[2]​ Los Qing decidieron establecer una especie de protectorado más o menos amplio sobre el Tíbet para garantizar que sus intereses dinásticos prevalecieran. Protegerían a los tibetanos de los conflictos con los países vecinos, así como entre ellos mismos, y permitirán a sus líderes gobernar el Tíbet de una manera que no fuera hostil a los intereses de los Qing.[3]

El cargo de regente fue sustituido por un gabinete de ministros ("kalön") tomado de entre los partidarios de Lhazang Khan y presidido por uno de ellos, Khangchennas (o Khangchenné).[4]

En Lhasa, cuyas murallas habían sido demolidas, las tropas estaban integradas por 2000 soldados en el otoño de 1720, y la carretera entre Ta-chien-lu (o Larégo) y Lhasa estaba protegida por destacamentos estacionados en Litang, Batang, Chamdo, además de Ta-chien-lu. También se están tomando medidas para garantizar que la guarnición de Lhasa pueda recibir rápidamente refuerzos.[5]

En 1723, el emperador Yongzheng, que sucedió a Kangsi, decidió retirar las tropas chinas de Lhasa para que no pesaran en la economía del Tíbet, privando así a los administradores tibetanos de cualquier ayuda militar.[6]

Consecuencias[editar]

Tras el aplastamiento de la rebelión del príncipe Lobsang Tendzin en Kokonor (moderna ciudad de Qinghai, incluida parte de Amdo), la dinastía Qing separó esta región del centro del Tíbet en 1724 y la puso bajo su autoridad, mientras que Kham Oriental se incorporó a las provincias chinas vecinas en 1728.[7][8]​ En 1727 se envió un comisario o amban (alto responsable) a Lhasa.[3]

Referencias[editar]

  1. a b Ram Rahul (1997). Central Asia: an outline (en inglés). Nueva Delhi: Concept Publishing Company. p. 42. Consultado el 23 de noviembre de 2018. «La eliminación de Lobzang Khan fue muy inquietante para el emperador K'ang Hsi (c. 1662-1722), el segundo emperador de China Manchú y tercer hijo del emperador Sun Chih. Con un notable cambio de opinión, K'ang Hsi se puso a sí mismo como el campeón de la legitimidad. Después de mantener Kesang Gyatso (1708-1707), el renacimiento del Dalai Lama Tsangyang Gyatso, bajo vigilancia en el Monasterio de Kumbum en Amdo durante casi diez años, lo reconoció (Kesang Gyatso) como el séptimo Dalai Lama. Un destacamento de Manchú, comandado por el General Yen Hsi y escoltando a Kesang Gyatso de Kumbum a Lhasa, entró en Lhasa el 24 de septiembre de 1720 y expulsó a los dzungars del Tíbet. Instaló a Kesang Gyatso en el trono del Potala el 16 de octubre de 1720. Este fue el primer caso de tropas de China que entraran en Lhasa. Desde entonces hasta la caída de la dinastía Manchú en 1912, el gobierno de Manchú Ch'ing estableció un amban, un mandarín manchú y una escolta militar en el Tíbet.» 
  2. a b French, Patrick (2005). Tibet, Tibet: une histoire personnelle d'un pays perdu (en francés). Albin Michel. p. 117. ISBN 978-2-226-15964-9. 
  3. a b Goldstein, Melvyn C. «The Imperial Era». The Snow Lion and the Dragon (en inglés). p. 14. Consultado el 23 de noviembre de 2018. «El emperador vio al Tíbet como un importante amortiguador para la China occidental (Sichuan, Gansu y Yunnan) y no estaba dispuesto a permitir que permaneciera bajo el control de sus enemigos, los dzungars. Por consiguiente, ordenó que un segundo ejército más grande entrara en el Tíbet, enviando al joven séptimo Dalai Lama con ellos. [...] Esta vez los dzungars fueron derrotados, y en octubre de 1720 el ejército Qing entró en Lhasa con el nuevo séptimo Dalai Lama. Las tropas Qing controlaban Lhasa y el Tíbet. [...] Entonces los Qing decidieron crear una especie de protectorado «libre» en el Tíbet para imponer sus intereses dinásticos. La poderosa dinastía Qing protegería al Tíbet de conflictos externos e internos, dejando a los líderes tibetanos aprobados por ella para gobernar el Tíbet de una manera que no fuera contraria a los intereses de los Qing.» 
  4. Goldstein, Melvyn C. «The Imperial Era». The Snow Lion and the Dragon (en inglés). pp. 14-15. Consultado el 23 de noviembre de 2018. «Los Qing hicieron una serie de cambios importantes en la administración del Tíbet. Detuvieron y ejecutaron a los principales funcionarios pro-dzungar, incluido el regente tibetano que los dzungar habían nombrado. Los Qing consolidaron su nuevo dominio en el Tíbet estableciendo una guarnición militar en Lhasa y dotándola de varios miles de soldados. También eliminaron el cargo de regente (iniciado por los mongoles qoshot en 1642), sustituyéndolo en 1721 por un gobierno colectivo de cuatro ministros (kalön), uno de los cuales, Khangchennas, fue nombrado presidente. Los cuatro ministros eran importantes funcionarios tibetanos laicos que habían apoyado a Lhabsang Khan y se oponían a la invasión de los dzungar.» 
  5. Rockhill, W. W. The Dalai Lama of Lhasa (en inglés). pp. 41-42. Consultado el 23 de noviembre de 2018. «En el otoño de 1720 [...] Una guarnición mongol de 2000 hombres entró en Lhasa, y las murallas de la ciudad fueron demolidas. La carretera entre Ta-chien-lu y Lhassa fue mantenida abierta por destacamentos de tropas estacionadas en Lit'ang, Bat'ang, Ch'amdo y Larégo, y se adoptaron otras medidas que permitieron socorrer rápidamente al cuartel general de Lhasa.» 
  6. Wang-Toutain, Françoise. «Les empereurs Mandchous et le Tibet». Compte rendu de la journée de conférences organisée au Sénat le 3 mars 2012 sur «L'histoire du Tibet du XVIIe au XXIe siècle », Groupe d'information internationale sur le Tibet (en francés): 25-33. Consultado el 23 de noviembre de 2018. 
  7. Shakabp, Tsepon W.D. (1967). Tibet: A Political History (en inglés). New Haven y Londres. p. 41. 
  8. Deshayes, Laurent (1997). Histoire du Tibet. Fayard. p. 166. «Los antiguos protectores qoshots se congregaron en sus tierras en Kokonor. Impulsados por la idea de vengarse de los Qing, atacaron el imperio el mismo año en que murió Kangxi. Pero el viento de la derrota sopló sobre ellos, y en 1724, Kokonor se integró definitivamente en el imperio chino. La antigua provincia tibetana de Amdo, que era la parte principal de sud dominido, se convirtió en una provincia china (Qinghai). El territorio sobre el cual el Dalai Lama tenía autoridad fue, por tanto, amputada del noreste del país.» 

Enlaces externos[editar]