Exilio interior

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Exilio interior
Tipo Represión política y censura cultural
Ámbito Literatura,
especialmente Literatura en catalán
Resultado Ostracismo y silenciamiento de autores e intelectuales desafectos al régimen
País España
Fecha 1939
Causa(s) Franquismo

Exilio interior es la situación de aislamiento y exclusión vivida por los intelectuales y escritores próximos a la República que se quedaron en el país durante la represión que siguió a la victoria de la facción de los sublevados en la Guerra civil española, y que se produjo paralelamente al exilio (exterior) de los que huyeron al extranjero. El sentido del término sugiere que algunos autores, especialmente en Cataluña, que no abandonaron el territorio, sufrieron un estado de exclusión e ignorancia similar al de los que pasaron al extranjero.

Cronología[editar]

El 10 de febrero de 1939 el ejército del General Franco terminó la conquista del territorio de Cataluña, en la Guerra Civil que se dió por terminada en España el 1 de abril. Con la derrota, las personalidades más ilustres de la región  se exiliaron, mientras otros, con la conciencia de no haber hecho nada malo a los ojos del nuevo régimen, permanecieron en el país, aunque fueron apartados de los lugares de responsabilidad o vieron silenciada su actividad literaria o artística.[1]​ La primera década de la dictadura del régimen del general Franco, durante los años 40, fue la de más dureza en la represión contra la cultura catalana. A la depuración de los docentes de la universidad hay que añadir el silencio impuesto a cualquier manifestación cultural de signo catalán. No se podían publicar libros ni revistas en catalán, ni se permitían representaciones teatrales en esa lengua. Los escritores y poetas que durante estos años permanecieron en España y continuaron escribiendo no podían dar salida a su producción, que quedaba en un cajón. Las únicas manifestaciones culturales que se produjeron durante estos años, como una forma de resistencia, fueron en forma de reuniones clandestinas en domicilios particulares.[2]


Escritores e intelectuales[editar]

Algunos de los personajes destacados que quedaron en el exilio interior son:

  • Ramon de Abadal, jurista destacado.
  • Josep Puig y Cadafalch, arquitecto y presidente del Instituto de Estudios Catalanes, el abril de 1942 retomó en su domicilio las tertulias quincenales de los miembros supervivientes del Instituto de Estudios Catalanes residentes en Barcelona.
  • Salvador Espriu, poeta, prosista y dramaturgo. Había destacado en novela y narrativa durante los años de la República, mientras que a partir de 1939 escribe básicamente poesía y teatro, pero no será hasta 1946 cuando pueda publicar Cementiri de Sinera, y en 1948 Primera historia de Esther.[3]
  • Màrius Torres, médico y poeta, internado en el sanatorio de Puigdolena, donde murió de tuberculosis en 1941.
  • Carles Riba, poeta, que al regresar en 1943 perdió la plaza de catedrático de griego en la universidad y subsistía gracias a las traducciones para la Fundación Bernat Metge y a las clases particulares.
  • J.V. Foix, poeta próximo al vanguardismo, sufrió una soledad profunda durante los años de la posguerra, a pesar de que continuó manteniendo contacto con otros escritores y artistas del momento con las tertulias que organizaba en su domicilio: Brossa, Tàpies, Tharrats, Cuixart, entre otros.

Referencias[editar]

  1. Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (ed.). «Veus de l'exili». Catalunya Ràdio. 
  2. Bru de Sala i Castells, Xavier (2003). Exili interior, represa i transició (en catalán). Proa. ISBN 8484376486. 
  3. Departament d'Ensenyament. Generalitat de Catalunya. (ed.). «Les veus de l'exili (II). Revolta i exili. Literatura catalana.». edu365.cat (en catalán).