Exilio español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Español en París, de Henri Evenepoel.

Exilio español o exilio político español es un término muy usual en la historiografía y las ciencias sociales, con el que se puede referir a cualquiera de los exilios que por razones políticas se han sucedido en la historia de España, especialmente en la historia contemporánea de España a partir del de los afrancesados en 1814, y al que siguió casi simultáneamente el de los liberales españoles, que se repitió en 1823. El destino de ambos fue especialmente Francia e Inglaterra.[1]

...figuras trágicas, envueltas en capas gastadas, deambulando con labios apretados por las anchas aceras de Euston Square y las proximidades de St. Pancras New Church

La denominación "exilio español" se utilizó particularmente para denominar el exilio republicano español (desde 1939 hasta 1977) (véase exilio republicano español en México).


Hoy las nubes me trajeron,

volando, el mapa de España.

(...) Yo, a caballo, por su sombra

busqué mi pueblo y mi casa.

Entré en el patio que un día

fuera una fuente con agua.

Aunque no estaba la fuente,

la fuente siempre sonaba.

Y el agua que no corría

volvió para darme agua.

Poemas del destierro y de la espera, Rafael Alberti.

De un modo genérico, también se puede aplicar el término a la salida de grandes contingentes de población española, incluso por razones económicas o de otro tipo (emigración española).

No es usual que se aplique el término a las expulsiones que, por razones socio-religiosas, caracterizaron a la Monarquía Católica del Antiguo Régimen en España: la expulsión de los judíos de España (1492) y la expulsión de los moriscos (1609).[3][4]

Exilios anteriores a la Edad Contemporánea[editar]

La expulsiones por motivos socio-religiosos[editar]

La primera gran salida de contingentes de población de la península ibérica fue la ocasionada por la guerra de Granada, el episodio final de la Reconquista. Un número no determinado de musulmanes andalusíes se exiliaron en el norte de África (no obstante, la mayor parte permanecieron como población sometida -primero mudéjares y luego moriscos- hasta la expulsión definitiva en 1609). De una manera más radical se produjo la expulsión de los judíos de España de 1492; que creó comunidades sefardíes (literalmente "españolas") en el Norte de África, el Imperio Turco, Italia y Holanda.

La represión inquisitorial de cualquier heterodoxia provocó el exilio de un pequeño número de alumbrados y protestantes desde el siglo XVI (Juan Pérez de Pineda, Cipriano de Valera, Casiodoro de Reina). Las creencias de Miguel Servet fueron encontradas delictivas por los protestantes de Ginebra, donde fue ejecutado. Otros intelectuales, de creencias religiosas no necesariamente heterodoxas, como los erasmistas, escogieron prudentemente no volver a España, a pesar de estar en teoría protegidos por su cercanía al poder político (Luis Vives, Alfonso y Juan de Valdés). Incluso un obispo conciliar como Bartolomé de Carranza murió exiliado en Roma como consecuencia de su enfrentamiento con la Inquisición. También hubo algún caso de huida de España por razones meramente políticas (Antonio Pérez).

En el siglo XVIII, la expulsión de los jesuitas en 1767 produjo la salida de un gran número de ellos hacia distintos países de Europa (primero a los Estados Pontificios, y tras la disolución de la Compañía, a lugares tan lejanos como Prusia y Rusia, donde no tenían efecto las decisiones papales).

El exilio austracista tras la Guerra de Sucesión Española (1701-1714)[editar]

La derrota de los austracistas —los partidarios del Archiduque Carlos— en la Guerra de la Sucesión Española y la represión borbónica posterior decretada por el vencedor, Felipe V, provocaron el exilio de miles de austracistas —hecho considerado como el primer exilio político de la historia de España por el historiador Joaquim Albareda—. Aunque también existió un exilio felipista integrado por los partidarios de Felipe V que fueron obligados, entre 1705 y 1707, a abandonar los Estados de la Corona de Aragón y a los que regresaron conforme fueron conquistados por los ejércitos borbónicos, el exilio austracista, como ha señalado Joaquim Albareda, fue mucho más importante ya que "alcanzó unas dimensiones sin precedentes en la historia de España: entre 25.000 y 30.000 personas".[5]

El destino principal de los exiliados fueron las antiguas posesiones de la Monarquía Hispánica en Italia, como el reino de Nápoles, la isla de Cerdeña o el Ducado de Milán, y los Países Bajos españoles, estados que habían pasado a la soberanía del Archiduque Carlos, convertido en el emperador Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico. Otra parte, unos 1.500, marchó a la capital del Imperio, Viena, donde algunos de los exiliados ocuparon cargos importantes en la corte de Carlos VI como el catalán marqués de Rialp nombrado secretario de Estado y del Despacho.[6]

De los exiliados se ocupó por orden del emperador Carlos VI el Consejo Supremo de España creado en la corte de Viena a finales de 1713 y su ayuda se concretó en el pago de rentas y pensiones a los exiliados que procedían de los bienes confiscados a los partidarios de Felipe V de los estados italianos incorporados a la Corona Imperial. En esta ayuda desempeñó un papel esencial el marqués de Rialp.[6][7]

Exilios del siglo XIX[editar]

Además de los exilios de afrancesados y liberales del reinado de Fernando VII (1814-1833) -algunos de ellos compartían ambas condiciones, como Francisco de Goya o Alberto Lista-, a lo largo del siglo XIX se produjo la salida al exilio de grupos de carlistas;[8]​ y de distintos grupos o personalidades, incluyendo a la jefatura del Estado en varias ocasiones: la reina regente María Cristina de Borbón (1840), el general Baldomero Espartero, que la había sucedido en la regencia (1843), y la reina Isabel II (1868). Los propios revolucionarios de 1868 habían realizado la mayor parte de sus contactos en el exilio (Pacto de Ostende, 1866).

Exilios del primer tercio del siglo XX[editar]

La imposibilidad de participación política "no dinástica" durante la Restauración, incrementada aún más durante la Dictadura, llevó a algunos políticos e intelectuales al exilio, aunque el Pacto de San Sebastián (equivalente al de Ostende) pudo hacerse en territorio nacional.

Durante la Segunda República Española, además de de la familia real, salieron al exilio algunos militares, como José Sanjurjo, involucrados en una sublevación, y un cierto número de jesuitas (la Compañía quedó implícitamente prohibida por la Constitución de 1931).

Exilio republicano[editar]

Además de en Francia (donde los grupos de exiliados españoles se organizaron en ciudades como París y Toulouse), la mayor parte de los exiliados se asentaron en América, siendo muy importante el exilio español en México (donde fue atraído por las medidas favorables del presidente Lázaro Cárdenas).

Algunos casos entre los exiliados republicanos tuvieron características especiales, como los denominados niños de Rusia (que continuaron en la Unión Soviética en los años siguientes, con o sin su consentimiento o de sus familias) o el grupo de casi doscientos aviadores republicanos retenidos en circunstancias similares.[9]

Exiliados durante el franquismo[editar]

Exilio interior[editar]

La expresión "exilio interior" se acuñó para designar la forma en que los intelectuales opuestos al franquismo vivieron durante la dictadura en el interior de España. La expresión derivó de un artículo de Miguel Salabert sobre la España de Franco publicado en L'Express en 1958 y su posterior novela El exilio interior, publicada en Francia en el 61.

Exilio exterior[editar]


El régimen de Franco obligó a mantenerse en el exilio a algunas personalidades ajenas al bando republicano, especialmente a algunos de los pretendientes al trono (Juan de Borbón -rama alfonsina-, que mantuvo su residencia en Estoril, o Carlos Hugo de Borbón-Parma -una de las ramas carlistas-). Con ocasión de alguno de los episodios en que se produjeron incidentes (sucesos de 1956, contubernio de Múnich de 1962, sucesos de 1968) se produjo la salida de España, por periodos más o menos breves o prolongados, de un cierto número de afectados por la represión, entre los que se encontraron algunos destacados intelectuales que manifestaron su oposición al franquismo (Fernando Sánchez Dragó, Juan Goytisolo, Fernando Arrabal, José Luis López Aranguren, Santiago Montero Díaz) o de algunos artistas (Miguel de Molina -quien, además de ser conocido por su ideología, lo era por su homosexualidad-). Entre los casos más tardíos estuvieron los de Víctor Manuel y Ana Belén (1973) y el de Joan Manuel Serrat (1975). Incluso después de las primeras elecciones democráticas Albert Boadella tuvo que exiliarse para eludir un proceso de la justicia militar en 1977.

El inicio de la actividad terrorista de ETA produjo el exilio en Francia de un cierto número de activistas y personalidades próximas (Txillardegi, Julen Madariaga). A pesar de la amnistía y del posterior proceso de reinserción, la continuidad de ETA en democracia significó la necesidad de mantenerse como "exiliados vascos" a cientos de ellos, inicialmente beneficiados por el mantenimiento de la consideración de su estatus de refugiado político, que paulatinamente se fue retirando por las autoridades francesas (la consideración de ETA como "asociación de malhechores" y el establecimiento de una colaboración cada vez mayor con las autoridades españolas no se dio hasta avanzados los años 80).[10]

"Exilios" y nacionalismos en democracia[editar]

Se viene hablando de exilio para referirse a la salida del País Vasco y de Cataluña, desde las décadas finales del siglo XX, de determinadas personalidades (Jon Juaristi, Francisco Llera,[11]Federico Jiménez Losantos), grupos profesionales (policías, profesores) u otras personas; obligada o presionada por cuestiones relacionadas de una u otra manera con el ascenso social y político de los denominados nacionalismos periféricos: especialmente por la violencia terrorista o la denominada normalización lingüística.[12][13][14][15][16]

Notas y referencias[editar]

  1. Juan Goytisolo Liberales y románticos (EL PAÍS 17/12/2006), artículo sobre los exiliados del siglo XIX, glosando en el centenario de su nacimiento la obra de Vicente Lloréns Liberales y románticos, una emigración española en Inglaterra (1823-1834), México, 1954.
  2. La vida de John Sterling, citado en Exiliados liberales en Londres
  3. Haim Beinart, Ahărôn Mîrsqî, Avraham Grossman, Yosef Kaplan, Exilio y diáspora: estudios sobre la historia del pueblo judío en homenaje al Profesor Haim Beinart, CSIC, 1991, ISBN 9652350370
  4. José Manuel Fajardo, Moriscos: el mayor exilio español, El País, 2 de enero de 2009.
  5. Albareda Salvadó, Joaquim (2010). pp. 419-420.  Falta el |título= (ayuda)
  6. a b Albareda Salvadó, Joaquim (2010). pp. 420-421.  Falta el |título= (ayuda)
  7. Narraciones Históricas de Francisco de Castellví
  8. El exilio carlista en Francia - Museo Zumalacárregui
  9. Tereixa Constenla Aterrizaje forzoso en el gulag. Stalin confinó en campos de trabajo a los pilotos republicanos que se instruían en la URSS y que reclamaron su repatriación al final de la Guerra Civil, El País, 14/09/2010.
  10. "Peixoto" anuncia que la mayoría de los exiliados vascos rechaza la reinserción - "Yoyes" González, tachada de "chivata" en diversas pintadas, El País, 24 de octubre de 1985.
  11. Francisco Llera: "Puedo soportar el terrorismo, pero no el linchamiento nacionalista", El País, 24 de julio de 2002.
  12. «Exiliados» por el nacionalismo y por Eta. Desde el año 1985, al menos 200.000 vascos como el catedrático Francisco Llera han abandonado la comunidad por la presión de la banda y el nacionalismo Uno de cada diez afirma que haría lo mismo si pudiese
  13. El Foro de Ermua culpa a Ibarretxe del exilio forzoso de 119.000 vascos
  14. 400.000 exiliados vascos, 400.000 olvidados
  15. Manifiesto por la igualdad de los derechos lingüísticos en Cataluña (25 de enero 1981), al que se suele referir como Manifiesto de los 2000. Los más significados de entre los firmantes tuvieron que salir de Cataluña; en el caso concreto de Federico Jiménez Losantos, tras ser objeto de un atentado intimidatorio por Terra Lliure en el que recibió un disparo.
  16. Los 'exiliados' por miedo a ETA podrán votar en el País Vasco

Enlaces externos[editar]