Eugen Goldstein

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eugen Goldstein
Información personal
Nacimiento 5 de septiembre de 1850 Ver y modificar los datos en Wikidata
Gliwice, Polonia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 25 de diciembre de 1930 Ver y modificar los datos en Wikidata (80 años)
Berlín, Alemania Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educación doctorado Ver y modificar los datos en Wikidata
Alma máter Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Físico Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Eugen Goldstein (05 de septiembre de 1850-26 de diciembre de 1930) fue un físico alemán. Fue un investigador, el descubridor de los rayos catòdicos.[1] Fue profesor de la Universidad de Berlín. Se dedicó a investigar las descargas en los gases enrarecidos. Oponiéndose a Crookes, creyó que los rayos catódicos eran, a semejanza de la luz, de naturaleza ondulatoria.

En 1886 observó por primera vez los protones desde los rayos catódicos.

Los planteamientos de G19atómico de Thomson|mode]]n trabajó en el Observatorio de Berlín desde 1878 hasta 1890, pero pasó la mayor parte de su carrera en el Observatorio de Potsdam, donde se convirtió en jefe de la sección de astrofísica en 1927. También trabajó como abogado de Inmigración judía. Murió en 1930 y fue enterrado en el cementerio de Weißensee.

Trabajo y obra[editar]

A mediados del siglo XX, Julius Plücker investigó la luz emitida en los tubos de descarga y la influencia de campos magnéticos en el resplandor. Más tarde, en 1869, Johann Wilhelm Hittorf estudió los tubos de descarga de rayos de energía que se extiende desde un electrodo negativo, el cátodo. Estos rayos de fluorescencia producida cuando golpean las paredes de vidrio de un tubo, y cuando es interrumpido por un objeto sólido que arrojan una sombra.

En la década de 1870 Goldstein había realizado sus propias investigaciones de los tubos de descarga, y nombró a las emisiones de luz estudiados por otros kathodenstrahlen, o los rayos catódicos. En 1886, descubrió que los tubos de descarga de cátodo perforado también emiten una luz al final del cátodo. Goldstein llegó a la conclusión que, además de los rayos catódicos ya conocida, posteriormente reconocido como electrones que se mueven desde el cátodo con carga negativa hacia el ánodo cargado positivamente, hay otro rayo que viaja en la dirección opuesta. Debido a que estos últimos rayos pasa a través de los agujeros, o canales, en el cátodo, Goldstein llamó kanalstrahlen, o los rayos del canal. Están compuestos de iones positivos, cuya identidad depende de la de gas residual en el interior del tubo. Fue otro de los estudiantes de Helmholtz, Wilhelm Wien, que más tarde llevó a cabo extensos estudios de los rayos del canal, y en el tiempo esta obra se convertiría en parte de la base de la espectrometría de masas.

El rayo de ánodo con la menor relación E / m proviene del gas hidrógeno (H2), y está hecho de iones H +. En otras palabras, este rayo es de protones. Trabajo de Goldstein con los rayos de ánodo de H + fue aparentemente la primera observación de que el protón, aunque estrictamente hablando se podría argumentar que era Wien, que mide la relación E / m del protón y tiene el mérito de su descubrimiento. Goldstein también se utilizan tubos de descarga para investigar cometas. Un objeto, como una pequeña bola de cristal o de hierro, colocados en el camino de los rayos catódicos produce emisiones secundarias a los lados, hacia el exterior en la quema de una manera que recuerda la cola de un cometa. Véase el trabajo de Hedenus para las fotos e información adicional.[2]

El descubrimiento de Eugen Goldstein sobre estos rayos, que fueron debidamente apreciado en su tiempo, constituyeron después una de las piedras fundamentales para la construcción de la física contemporánea. En efecto, gracias a los rayos canales se dispuso por primera vez de enjambres de átomos en movimiento rápido y ordenado, cuya aplicación resultaría fecundísima en varias ramas de la física atómica, como, por ejemplo, en el estudio de los isótopos.


Referencias[editar]

  1. C. E. Moore, B. Jaselskis, A. von Smolinski (1985). «The Proton» (PDF). Journal of Chemical Education 62 (10): 859-860. Bibcode:1985JChEd..62..859M. doi:10.1021/ed062p859. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. 
  2. M. Hedenus (2002). «Eugen Goldstein and his laboratory work at Berlin Observatory». Astronomische Nachrichten 323 (6): 567-569. Bibcode:2002AN....323..562M. doi:10.1002/1521-3994(200212)323:6<567::AID-ASNA567>3.0.CO;2-7. 


Otras Lecturas[editar]