Eudaimonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término eudaimonia es una transliteración de la palabra griega para prosperidad, buena fortuna, riqueza o felicidad. En los contextos filosóficos, esta palabra se ha traducido tradicionalmente como felicidad. Aristóteles escribió que todos están de acuerdo en que la eudaimonia es el principal bien para los seres humanos, pero hay considerable diferencia de opinión en cuanto a lo que consiste en eudaimonia (Ética de Nicómaco I.2, 1095a15-30). Aristóteles estuvo de acuerdo en que la virtud es una condición necesaria para la eudaimonia, pero sostuvo que no es suficiente. Por su parte, eudaimonia se aplica más apropiadamente no a ningún momento particular de la vida de una persona, sino a una vida entera que ha sido bien vivida. Mientras que la virtud es necesaria para una vida así, también argumentó que ciertos bienes no morales pueden contribuir a la eudaimonia o restarle por su ausencia. Aristóteles defendía un estándar objetivo de felicidad humana basado en su realismo metafísico. En Nicomachean Ethics (I.7), argumentó que la excelencia humana debe interpretarse en términos de lo que ordinariamente caracteriza la vida humana (argumento del ergón). Este argumento se basa claramente en su doctrina de la causalidad, según la cual cualquier miembro de una especie natural se caracteriza por cuatro causas: una causa formal, una causa material, una causa eficiente y una causa final. La función humana (ergon) se encuentra en la actividad de nuestras facultades racionales, particularmente la sabiduría práctica y el aprendizaje y esto conforma la excelencia humana, que está objetivamente determinada al uso de las facultades racionales de uno mismo para aplicar con éxito las reglas generales de la vida virtuosa a situaciones particulares que requieren una deliberación moral. [1]

Eudaimonia es única para todos, las reglas se establecen solo para uno mismo y cada quien debe averiguarlo por sí mismo. [2]

Analizándola desde una perspectiva clásica, eudemonía no buscaba referir un estado completamente subjetivo, sino lo que realmente valía la pena alcanzar en la vida. Sin embargo, según la psicología contemporánea, existen un grupo de experiencias subjetivas que van de la mano en la búsqueda de aquello que vale la pena, muy distintas del placer en su significado hedónico. Si bien, tales experiencias no son el objetivo final que se está buscando lograr, resultan ser un subproducto de dicha búsqueda de la virtud y excelencia, e indican que, si son experiencias positivas, una persona va teniendo éxito en poder alcanzar el fin.  [3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1] Eudaimonia. Escrito por Donald M. Borchert, en Gale Virtual Reference Library
  2. [2] Eudaimonia. Escrito por Robinson D.N., en The American Orthopaedic Foot & Ankle Society
  3. Huta, Veronika (2013). Eudaimonia and Its Distinction from Hedonia: Developing a Classification and Terminology for Understanding Conceptual and Operational Definitions. Springer.