Pueblo zapoteco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Etnia zapoteca»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Zapotecas
Benito Juarez Presidente.jpg
Otros nombres Binni záa (Zapoteco del Istmo), Bene xhon (Zapoteco de la Sierra Norte), Ben zaa (Zapoteco de Valles Centrales), Mén Diiste (Zapoteco de la Sierra Norte)
Ubicación Oaxaca, Ciudad de México
Población total 800.000
Idioma Lenguas zapotecas y español
Religión Cristianismo católico con elementos sincréticos
Etnias relacionadas Mixtecos, triquis, chatinos
Asentamientos importantes
1.º Flag of Mexico.svg México
2.º Flag of the United States.svg Estados Unidos
[editar datos en Wikidata]

Los zapotecos o zapotecas son un pueblo indígena de México. La población zapoteca se concentra principalmente en el estado sureño de Oaxaca y sus estados vecinos. La población actual se estima en alrededor de 800.000 personas, muchas de las cuales hablan su idioma, aunque la mayoría son bilingües con el español. En la época precolombina la cultura zapoteca fue una de las principales culturas de Mesoamérica, llegando a desarrollar un sistema de escritura (ver escritura zapoteca). Parece que los vestigios de Monte Albán, al menos los más recientes pueden atribuirse a pueblos zapotecas.

Muchas personas de ascendencia zapoteca han emigrado a los Estados Unidos durante varias décadas, y han conseguido mantener sus propias tradiciones en Los Ángeles y la zona del Valle Central de California.

Grupos[editar]

Existen cinco grupos zapotecas principales: los istmeños, que viven al sur del Istmo de Tehuantepec; los serranos, que viven en la Sierra Juárez; los de la Sierra Sur, por ejemplo en el distrito de Miahuatlán; los de la costa quienes habitan alrededor de San Pedro Pochutla y los de los valles centrales de Oaxaca.

Los zapotecos del Istmo se denominan a si mismos Binni záa, palabra que significa "gente que viene de las nubes". El origen de la denominación zapoteca, es el nombre en náhuatl que los conquistadores mexicas dieron a este pueblo; este nombre era el de tzapotēcah (en singular tzapotēcatl), que viene significando "Habitantes del país del zapote".

Situación actual[editar]

Los zapotecos, son un pueblo preocupado por salvar sus tradiciones y su lengua; actualmente existen 450, 419 hablantes.[1]​ En el aspecto literario, existen varios escritores del zapoteco, destacan varias figuras de Andrés Henestrosa (fallecido en 2008), Gabriel López Chiñas, Nazario Chacón Pineda, Macario Matus (fallecido en 2009), Mario Molina Crúz (fallecido en 2012) y Esteban Ríos Cruz.[2]

La religión zapoteca[editar]

Una representación de Cocijo del período clásico temprano, encontrada en Monte Albán, ahora está en el Museo Nacional de Antropología en México, D. F.

La religión zapoteca era politeísta. Las deidades principales eran Cocijo, Coquihani y un anónimo dios murciélago-jaguar. Cocijo es el dios de la lluvia, y había una cabeza no humana, pero en el pueblo había una veneración particular para él (quizás porque la lluvia depende de él, de la lluvia depende la cosecha, y de la cosecha depende la vida del pueblo). Coquihani es el dios de la luz del sol, del cielo y tal vez rey de los dioses zapotecas. El dios murciélago-jaguar probablemente sea el dios de la vida y de la muerte, como el dios murciélago Camazotz, de la religión maya.

Mujeres zapotecas[editar]

En Oaxaca, las mujeres desempeñan una variedad de roles sociales en sus familias y comunidades, tal como ocurre con muchas otras culturas. En el caso de las mujeres zapotecas, estas han tenido históricamente un lugar diferente en la sociedad que los hombres, desarrollando roles centrales en ámbitos como el matrimonio, la maternidad y el trabajo.

Ideas de género[editar]

Antes de la llegada de los españoles a la región, los ideales de género en Mesoamérica eran muy diferentes a los actuales. Las costumbres españolas se centraban en un ascético auto-control y la limitación de las expresiones sexuales como una cuestión de honor, haciendo hincapié en un sistema de género fuertemente dicotómico y jerárquico que valoraba los hombres y la masculinidad muy por encima de las mujeres y la feminidad.[3]​ Los pueblos indígenas de las Américas eran muy diversos en sus concepciones sobre el género y sus ideas acerca de lo que constituía una conducta sexual apropiada. A diferencia del sistema europeo, en que se favorecía a los hombres sobre las mujeres, en las concepciones mixtecas y zapotecas los roles masculinos y femeninos eran mutuamente complementarios. Bajo esta concepción, las mujeres tenían numerosas posibilidades, teniendo incluso la capacidad de participar en el sistema de tribunales. La existencia actual de roles masculinos que colocan a los hombres en posiciones de dominio en relación con las mujeres sugieren la influencia del sistema de dos géneros colonial español, que dio lugar a la jerarquía de género y, a menudo, la subordinación de la sexualidad de las mujeres a la de los hombres.

Autonomía de las mujeres[editar]

Gran parte de los aspectos de la vida social zapoteca presentan una fuerte segregación por género. Hombres y mujeres a menudo trabajan por separado, aunque se reúnen para comer en la mañana y por la noche, así como durante las ocasiones rituales; mismas en las que normalmente se mantienen separados, excepto al comer o bailar.[3]​ La pureza de las mujeres es muy valorada, por lo que a menudo su autonomía sexual y social puede verse obstaculizada por terceros. La mayoría de las mujeres de una comunidad, ya sean viejas o jóvenes, viven con una constante preocupación por cuidar su reputación sexual. En nuestros días un número importe de niñas aun son estrictamente vigiladas y no se les permite caminar solas por las calles después de cumplir la edad de diez u once años. Aunque esto es visto como una manera de proteger la integridad de las mujeres, esto constituye en última instancia un serio límite a su comportamiento. En lo referente al noviazgo y el matrimonio, las mujeres son generalmente libres de elegir a sus parejas sentimentales; así mismo se valora la monogamia, y se condena el tener múltiples parejas sexuales. Sin embargo, para con hombres y mujeres, la actitud social hacia el hecho de tener numerosas parejas es ligeramente diferente. Nuevamente se destaca el hecho de la virginidad femenina es sumamente ensalzada, hasta el punto de que incluso se suele mostrar públicamente la sabana sangrienta de la noche de bodas; para algunos, esto es una antigua costumbre mediterránea traída por los españoles. Mientras tanto, a los hombres solteros se les anima a experimentar con diferentes parejas antes de que tomen una esposa.

Dentro del matrimonio, el grado del libertad de acción de las mujeres depende en última instancia de su marido. Mientras que algunas mujeres son muy libres y tienen la capacidad de hacer lo que deseen, otras se ven severamente limitadas por maridos muy controladores. En este ámbito, lo mismo existen casos de maridos extremadamente celosos que llegan al extremo de escoltar a sus esposas al mercado, que casos de hombres que permiten a sus esposas e hijas una considerable independencia.[3]​ Por otro lado, aunque los problemas de violencia doméstica no son considerados algo común; se sabe que en las parejas donde se presenta, la parte agresora es casi siempre el marido, ya que las mujeres no suelen atacar a los hombres físicamente, mientras que los hombres de vez en cuando golpean a sus esposas.

Referencias[editar]

  1. «Estadísticas por tema». www3.inegi.org.mx. Consultado el 11 de febrero de 2017. 
  2. «Escritores en Lenguas Indígenas». www.nacionmulticultural.unam.mx. Consultado el 11 de febrero de 2017. 
  3. a b c Stephen, Lynn (2002). «Sexualities and Genders in Zapotec Oaxaca». Latin American Perspectives (Sage Publications, Inc.) 29 (2): 41-59. JSTOR 3185126. doi:10.1177/0094582X0202900203. 

Bibliografía[editar]

  • Acosta Márquez, Eliana (2007). Zapotecos del Istmo de Tehuantepec. México: CDI. ISBN 9789707530935. 
  • Coronel Ortiz, Dolores (2006). Zapotecos de los valles centrales de Oaxaca. México: CDI. ISBN 9707530812. 

Enlaces externos[editar]