Estados Unidos y el patrocinio al terrorismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Terrorismo
General
Convenciones
Contraterrorismo
Guerra contra el terrorismo
Tipos
Nacionalista
Religioso
Patrocinado por Estados
Racista
Narcoterrorismo
Corporaciones
Ciberterrorismo
Político
Ecoterrorismo
Tácticas
Piratería
Asesinato
Bombas
Coche bomba
Hombre bomba
Secuestros
Secuestro express
Bioterrorismo
Terrorismo nuclear
Ciberterrorismo
Configuraciones
Fachadas
Actos personales

Los Estados Unidos de América en diversas ocasiones en la historia contemporánea proporcionaron apoyo a organizaciones paramilitares y terroristas alrededor del mundo. También ha brindado asistencia a numerosos regímenes autoritarios que han usado el terror como herramienta de represión.[1][2]

El apoyo de Estados Unidos a terroristas no estatales ha sido notable en América Latina, el Medio Oriente y África del Sur.[1]​ De 1981 a 1991, proveyó de armas, entrenamiento y un importante apoyo financiero y logístico a los Contras en Nicaragua, quienes usaron tácticas de terror en su lucha contra el gobierno.[3]​ Asimismo en varios momentos los Estados Unidos proporcionaron entrenamiento, armas y fondos a terroristas entre los cubanos exiliados, tales como Orlando Bosch Ávila y Luis Posada Carriles.

Diversas razones han sido proporcionadas para justificar tal apoyo. Estas incluyen desestabilizar movimientos políticos que pudieran tener lazos con la Unión Soviética durante la Guerra Fría, incluyendo movimientos populares democráticos y socialistas.[4]​ Tal apoyo ha formado parte también de la guerra contra las drogas.[2]​ Asimismo estaba orientado a asegurar un entorno propicio para los intereses corporativos estadounidenses en el extranjero, especialmente cuando estos intereses se vieron amenazados por regímenes democráticos.[4][5]

Los Contras[editar]

Entre 1979 y 1990, los Estados Unidos brindaron apoyo financiero, logístico y militar a los Contras en Nicaragua, los cuales utilizaron tácticas terroristas en su guerra contra el gobierno.[3][6][7][8][9]​ Este apoyo persistió a pesar del conocimiento generalizado de las violaciones a los derechos humanos cometidas por los Contras.[9]

Antecedente[editar]

Véase también: Doctrina Reagan, Historia de Nicaragua

Alt
Militantes de la Contra, 1987

En 1979, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocó el régimen dictatorial de Anastasio Somoza Debayle y estableció un gobierno revolucionario en Nicaragua.[10]​ La dinastía Somoza había estado recibiendo asistencia militar y financiera de los Estados Unidos desde 1936.[11]​ Luego de hacerse con el poder, los Sandinistas gobernaron el país primero como parte de una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional y más tarde como un gobierno democrático tras unas elecciones libres y justas en 1984.[12]

Los Sandinistas no intentaron crear un sistema económico comunista; en su lugar, su política abogó por una democracia social y una economía mixta.[13][14][15][16][17][18]​ Sin embargo, el gobierno de los EE.UU. consideraba al gobierno de izquierda Sandinista como antidemocrático y se opuso a sus lazos con Cuba y la Unión Soviética.[19]​ Lo EE.UU. además estaban preocupados de que la caída de Somoza y el éxito de las reformas Sandinistas alentarían a movimientos y levantamientos revolucionarios de izquierda dentro de sus otras dependencias a lo largo de América Latina.[20][21][22][23]​ Los partidarios de la línea dura del gobierno de EE.UU también deseaban "deshacer" (rollback) la revolución izquierdista, independientemente de su costo.[9]

Como resultado, Washington recurrió a la acción encubierta como medio para "retener su credibilidad."[24][25]​ El gobierno de EE.UU. explícitamente planificó apoyar a los Contras, varios grupos rebeldes que fueron formados colectivamente en respuesta al ascenso de los Sandinistas al poder, como medio para dañar la economía nicaragüense y forzar al gobierno Sandinista a desviar sus escasos recursos hacia el ejército, evitando dirigirlos a programas sociales y económicos.[26]

Operaciones encubiertas[editar]

Los Estados Unidos comenzaron a asistir las actividades de los Contras contra el gobierno Sandinista en 1981, con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) al frente de las operaciones.[27]​ La CIA proveyó a los militantes con armamento, comida y entrenamiento, en lo que fue descrito como la "más ambiciosa" operación encubierta en más de una década.[27]​ Uno de los objetivos que la CIA esperaba lograr con estás operaciones era una respuesta agresiva y violenta por parte del gobierno Sandinista, la cual podría ser usada como pretexto para mayores acciones militares.

La campaña de los Contras en oposición al gobierno incluyó actos frecuentes y generalizados de terrorismo.[3][28][29][30]​ Las reformas económicas y sociales promulgadas por el gobierno gozaron de cierta popularidad; a raíz de esto, los Contras intentaron obstaculizar estos programas.[28]​ Estas campañas incluyeron la destrucción de los centros de salud y hospitales que el gobierno Sandinista había establecido, con el fin de alterar su control sobre la población.[28][29]​ Asimismo varias escuelas fueron destruidas, ya que la campaña de alfabetización realizada por el gobierno era una parte importante de su política.[28]​ Los Contras cometieron además numerosos secuestros, asesinatos y violaciones; varios miles de personas, en su mayoría civiles, fueron asesinados y muchos más "desaparecidos."[29][30]​ Los secuestros y asesinatos fueron un producto de la "Guerra de baja intensidad" que la doctrina Reagan prescribía como una forma para desestabilizar las estructuras sociales y ganar control sobre la población.[29]​ En algunos casos, tuvieron también lugar matanzas y destrozos más indiscriminados.[29][30]​ Asimismo llevaron a cabo una campaña de sabotaje económico e interrumpieron el transporte marítimo al plantar minas submarinas en el puerto nicaragüense de Corinto.[31][32][33][34][35][36]​ La administración Reagan dio su apoyo imponiendo un embargo comercial total.[37]

Una foto policial de Oliver North, quien realizó operaciones encubiertas en apoyo a los Contras

En el año fiscal de 1984, el congreso de los EE.UU. aprobó $24 millones en ayuda a los Contras.[27]​ No obstante, la administración Reagan perdió mucho apoyo para su política a favor de la Contra después de que la participación de la CIA en el minado de los puertos de Nicaragua se hiciera conocimiento público y un reporte de la Oficina de Inteligencia e Investigación (Bureau of Intelligence and Research) encargado por el Departamento de Estado descubriera que Reagan había exagerado las afirmaciones sobre la intervención soviética en Nicaragua.[27][38]​ El congreso corto todos los fondos destinados a los Contras en 1985 bajo la tercera Enmienda Boland.[27][39]​ En consecuencia, la administración Reagan buscó proporcionar fondos a través de otras fuentes.[40]​ Entre 1984 y 1986, $34 millones fueron enviados a través de países terceros y $2.7 millones a través fuentes privadas.[41]​ Estos fondos fueron circulados a través del Consejo de Seguridad Nacional, por el Tte. Cnel. Oliver North, quien creó una organización llamada "The Enterprise" (La Empresa) que hacía las veces de brazo secreto del equipo de la NSC y poseía aviones, pilotos, aeródromo, tripulación y operarios propios.[41]​ También recibieron asistencia de otras agencias gubernamentales, especialmente por parte del personal de la CIA en Centroamérica.[41]​ Estos esfuerzos culminaron en el escándalo Irán-Contra de 1986–1987, el cual facilitaba la financiación a estos mediante los ingresos de la venta de armas a Irán. También se recaudó dinero para los Contras a través del tráfico de drogas, del cual los Estados Unidos estaban al tanto.[42]​ El reporte del Comité de Relaciones Exteriores de 1988 del ex senador John Kerry sobre los vínculos de los Contras con el narcotráfico concluyó que "los responsables políticos de alto nivel estadounidenses no eran inmunes a la idea de que el dinero proveniente del narcotráfico era una solución perfecta al problema de la financiación a los Contras".[43]

Propaganda[editar]

Durante la guerra civil nicaragüense, el gobierno de Reagan llevo a cabo una campaña para cambiar la opinión pública a favor del apoyo a los Contras y cambiar la votación en el Congreso a favor de tal apoyo.[44]​ Para ello, el Consejo de Seguridad Nacional autorizó la producción y distribución de publicaciones que presentaran favorablemente a los Contras, también conocidas como "propaganda blanca" (white propaganda), escrito por consultores contratados los cuales no revelaron su relación con la administración.[44]​ Asimismo se dispuso que los discursos y las conferencias de prensa transmitan el mismo mensaje.[44]​ El gobierno de los EE.UU. discutía continuamente acerca de los Contras en términos altamente favorables; Reagan los llamó los "equivalentes morales de los padres fundadores."[45]​ Otro tema común que la administración disputó era la idea de regresar a Nicaragua a la democracia, lo que los analistas califican de "curioso", ya que Nicaragua había sido una dictadura patrocinada por EE.UU antes de la revolución Sandinista y nunca había tenido una democracia.[46]​ También hubo esfuerzos constantes de tachar a los Sandinistas de antidemocráticos a pesar de que las elecciones nicaragüenses de 1984 son generalmente declaradas justas por los historiadores.[47]​ Los analistas señalaron que todo esto fue parte de un intento de devolver a Nicaragua al estado en que sus vecinos centroamericanos estaban; este es, donde las estructuras sociales tradicionales prevalecían y las ideas "imperialistas" de EE.UU. no se veían amenazadas.[48][49][50]​ La investigación en el caso Irán-Contras reveló información que llevó a la operación a ser llamada un ejercicio masivo en la guerra psicológica.[51][52][53]

Sentencia de la Corte Internacional de Justicia[editar]

La Corte de Justicia Internacional en sesión

En 1984 el gobierno nicaragüense presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) contra los Estados Unidos. Nicaragua declaro que los contras fueron creados y administrados completamente por los EE.UU.[54]​ Aunque está alegación fue rechazada, la corte encontró evidencia clara y contundente de una relación muy cercana entre los Contras y los Estados Unidos.[54]​ Se determinó que los EE.UU. han tenido un papel muy importante en proporcionar apoyo financiero, entrenamiento, armamento y otros apoyos logísticos a los Contras durante un largo período de tiempo y que este apoyo era esencial para los Contras.[54]

En 1984, el CIJ ordenó que los Estados Unidos debieran detener el minado de puertos nicaragüenses y respetar la soberanía de Nicaragua.[55]​ Unos meses más tarde, la corte dictaminó que está misma efectivamente tenía jurisdicción en el caso, contrariamente a lo que los Estados Unidos habían argumentado.[55]​ El CIJ descubrió que los EE.UU. habían alentado violaciones al derecho internacional humanitario al asistir a acciones paramilitares en Nicaragua. También criticó la producción de un manual sobre la guerra psicológica por los EE.UU. y su difusión a los Contras.[55]​ El manual, entre otras cosas, proporciono asesoramiento en la racionalización de la matanza de civiles y en el asesinato selectivo. Este además incluía una descripción explícita del uso del "terror implícito". [55]

Al haber alegado inicialmente que el CIJ carecía de jurisdicción en el caso, los Estados Unidos se retiraron de los procedimientos en 1985.[55]​ La corte fallo al final en favor de Nicaragua y juzgó que los Estados Unidos estaban obligados a pagar indemnizaciones por sus violaciones a las leyes internacionales.[55]​ Los EE.UU. usaron su veto ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para impedir la aplicación de la sentencia del CIJ y así evitando que Nicaragua obtenga cualquier tipo de compensación.[56]

Exiliados cubanos[editar]

Un monumento al Vuelo 455 de Cubana

El gobierno de Estados Unidos prestó apoyo a varios exiliados cubanos después del triunfo de la Revolución Cubana en 1959, especialmente bajo la administración de George H. W. Bush. Entre los más destacados estaban Orlando Bosch Ávila y Luis Posada Carriles, quienes, junto con Michael Townley (asesino profesional estadounidense al servicio de la CIA y de la DINA de Augusto Pinochet), estuvieron implicados en el atentado terrorista contra un avión cubano en 1976. A Bosch también se lo consideró responsable de otros 30 actos de terrorismo, mientras que a Carriles, ex agente de la CIA, se le acusa de numerosos crímenes cometidos mientras estaba vinculado a la agencia.[57][58][59][60]​ Otros exiliados cubanos involucrados en actos terroristas fueron José Dionisio Suárez y Virgilio Paz Romero, quienes colaboraron con Townley y la DINA en el atentado explosivo que asesinó al diplomático chileno exiliado Orlando Letelier en Washington D. C. en 1976 y fueron puestos en libertad por la administración de George H.W. Bush.[61]

Orlando Bosch[editar]

Bosch era contemporáneo de Fidel Castro en la Universidad de La Habana, donde se involucró con las células estudiantiles que eventualmente se convirtieron en parte de la Revolución Cubana.[62]​ No obstante, Bosch se desilusionó del régimen de Castro y participó en una rebelión fallida en 1960.[62]​ Se convirtió en el líder del Movimiento Insurreccional de Recuperación Revolucionaria (MIRR) y se unió también a un intento de la CIA para asesinar a Castro junto con Luis Posada Carriles.[59]​ La CIA confirmo más tarde que lo había respaldado como un agente operativo.[63]

En 1968, fue acusado de disparar una bazuca a un buque de carga polaco con destino a La Habana, el cual había atracado en Miami. Fue sentenciado a 10 años de prisión y puesto en libertad bajo palabra en 1974. Inmediatamente violó su libertad condicional y viajo por América Latina.[59]​ Finalmente fue arrestado en Venezuela por planificar un atentado a la embajada cubana en ese país. El gobierno venezolano ofreció extraditarlo a los Estados Unidos, pero fue rechazada. Rápidamente fue puesto en libertad y se trasladó a Chile, y de acuerdo con el gobierno de EE.UU., paso dos años intentando atentados postales a embajadas cubanas en cuatro países.[59]

Eventualmente Bosch acabó en República Dominicana, donde se unió al esfuerzo de la CIA para consolidar un grupo de exiliados cubanos en lo que sería la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU). Las operaciones del CORU incluyeron el fallido asesinato del embajador de Cuba en la Argentina y el atentado a la embajada de México en la Ciudad de Guatemala. Junto con Posada, trabajo con un agente de la CIA para perpetrar el asesinato de Letelier, el cual fue llevado a cabo en septiembre de 1976.[59][61][63]​ También estuvo implicado en el atentado a un avión cubano en 1976 que volaba hacia la Habana desde Venezuela, en el que murieron los 73 civiles a bordo, aunque Posadas y él fueron absueltos después de un largo juicio. Documentos publicados posteriormente mostraban que la CIA tenía conocimiento previo del atentado.[59][61][64]​ Él regresó a Miami, donde fue arrestado por violar su libertad condicional. El departamento de Justicia recomendó que fuera deportado; sin embargo, Bush invalido esta recomendación y fue excarcelado con la estipulación de que "renuncie" a la violencia.[59]

Luis Posada Carriles[editar]

Luis Posada en Fort Benning, Georgia, EE.UU., 1962

Luis Posada Carriles también entró en contacto con Castro durante sus días de estudiante, pero huyó de Cuba después de la Revolución de 1959 y ayudó a organizar la fallida invasión de Bahía de Cochinos.[65]​ Después de la invasión, fue entrenado por un tiempo en la estación de Fort Benning del ejército de los EE.UU..[65][66]​ Luego se trasladó a Venezuela, donde entró en contacto con Orlando Bosch.[67]​ Junto con Bosch y otras personas, fundó la Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas, que ha sido descripta como un marco de grupos terroristas anticastristas.[68]​ En 1976, el vuelo 455 de Cubana fue detonado en pleno vuelo, matando a las 78 personas a bordo. Carriles fue arrestado por planear la operación y más tarde absuelto. Sin embargo, un documento desclasificado de la CIA lo vinculaba con el atentado y sugerían que la CIA tenía conocimiento previo de este. [57][69][70][71]

Después de una serie de arrestos y escapes, regresó al seno de la CIA en 1985 al unirse a sus operaciones de apoyo a los terroristas de la Contra en Nicaragua. Su trabajo incluía lanzar suministros militares, por el cual se le pagaba un salario significativo, y estuvo asimismo vinculado al escándalo Irán-Contra.[67][72]​ En 1997, una serie de atentados terroristas ocurrieron en Cuba, en los cuales Carriles estuvo implicado. Se decían que estaban dirigidos al creciente turismo cubano. Él admitió que el único convicto procesado en el caso había sido un mercenario bajo sus órdenes y además hizo una confesión (de la que luego se retractó) de que él había planeado el incidente.[70]Human Rights Watch declaró que aunque Carriles haya cesado de recibir asistencia activa, se vio beneficiado por la actitud tolerante que el gobierno de EE.UU. tomó.[73]​ En el 2000, fue arrestado y condenado en Panamá por intentar asesinar a Fidel Castro.[67]

En el 2005, fue detenido por las autoridades estadounidenses en Texas bajo el cargo de presencia ilegal en el territorio nacional antes de que se desestimaran los cargos en el 8 Mayo del 2007. En el 28 de septiembre del 2005 un juez de inmigración de los Estados Unidos dictaminó que Posada no podía ser deportado, concluyendo que se enfrenta a la amenaza de ser torturado en Venezuela.[74]​ Del mismo modo, el gobierno de los EE.UU. se ha rehusado a enviarlo a Cuba, declarando que puede ser sometido a tortura. Su liberación bajo fianza el 19 de abril de 2007 suscitó reacciones de enojo por parte de los gobiernos cubanos y venezolanos.[75]​ El Departamento de Justicia de EE.UU. había exhortado a la corte a que permanezca en prisión porque era un "un autor intelectual confeso de complots y ataques terroristas", un fugitivo potencial y un peligro para la comunidad. En el 9 de septiembre del 2008 la Cortes de Apelaciones de Estados Unidos del Quinto Circuito revocó la orden del Tribunal de Distrito desestimando la imputación y les devolvió el caso.[76]​ En el 8 de abril de 2009 el Fiscal de los Estados Unidos presentó una acusación formal en el caso. El juicio a Carriles terminó el 8 de abril de 2011 con el jurado absolviéndolo de todos los cargos.[77]Peter Kornbluh lo describió como "uno de los terroristas más peligrosos de la historia contemporánea" y el "padrino de la violencia de los exiliados cubanos."[78]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

  • LaFeber, Walter (1993). Inevitable Revolutions: The United States in Central America. W. W. Norton & Company. ISBN 9780393309645. 
  • Latin American Studies Association (1984). The Electoral Process in Nicaragua: Domestic and International Influences. Latin American Studies Association. 
  • Grandin, Greg (2006). Empire's Workshop: Latin America, the United States, and the Rise of the New Imperialism. Macmillan. ISBN 9781429959155. 
  • Hamilton, Lee H.; Inouye, Daniel K. (1995). Report of the Congressional Committees Investigating the Iran/Contra Affair. DIANE Publishing. ISBN 9780788126024. 
  • Carothers, Thomas (1993). In the Name of Democracy: U.S. Policy Toward Latin America in the Reagan Years. University of California Press. ISBN 9780520082601. 

Referencias[editar]

  1. a b George, Alexander (1991). «Introduction». Western State Terrorism (en inglés). Nueva York: Routledge. ISBN 0415904730. 
  2. a b Blakeley, Ruth (Diciembre 2006). «State Terrorism by Northern Democratic States: Critical for a "Critical" Terrorism Studies». British International Studies Association Conference.
  3. a b c Feldmann, Andreas E.; Perälä, Maiju (Julio de 2004). «Reassessing the Causes of Nongovernmental Terrorism in Latin America». Latin American Politics and Society (en inglés) 46 (2): 101-132. doi:10.1111/j.1548-2456.2004.tb00277.x.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Non-governmental Terrorism" está definido varias veces con contenidos diferentes
  4. a b Greg Grandin; Gilbert M. Joseph (2010). A Century of Revolution: Insurgent and Counterinsurgent Violence during Latin America’s Long Cold War (en inglés). Durham (Carolina del Norte): Duke University Press. pp. 397-414. ISBN 978-0822347378. Consultado el 3 de julio de 2015. 
  5. Chomsky, Noam (1985). Turning the Tide. Boston, Massachusetts: South End Press. 
  6. Ahmad, Eqbal (4 de enero de 2011). Terrorism: theirs and ours. Seven Stories press. 
  7. Cabestrero, Teófilo (1985). Blood of the innocent. Orbis Books. p. 97. ISBN 9780883442111. 
  8. Chomsky, Noam (1988). The Culture of Terrorism. Black Rose Books. pp. 111, 130. ISBN 9780921689287. 
  9. a b c Grandin, p. 89
  10. States, Ideologies, and Social Revolutions: A Comparative Analysis of Iran, Nicaragua, and the Philippines by Misargh Parsa for Cambridge University Press. Página 224.
  11. Gould, Jeffrey (2010). Grandin, Greg, & Joseph, Gilbert M., ed. On the Road to "El Porvenir". Duke University Press. pp. 87-120. 
  12. «On This Day: 1984: Sandinistas claim election victory». BBC News. 5 de noviembre de 2005. Consultado el 31 de mayo de 2014. 
  13. LaFeber, p. 350
  14. LaFeber, p. 238
  15. Latin American Studies Association, p. 5
  16. "Soviet posture in the Western Hemisphere" Carl G. Jacobsen, 28 de febrero de 1985, p. 6
  17. Gould, Jeffrey (2010). «One the Road to "El Porvenir"». En Gilbert M. Joseph, Greg Grandin. A Century of Revolution. Durham, North Carolina: Duke University Press. pp. 88-121. 
  18. Grandin, p. 112
  19. Apple, R.W. (12 de marzo de 1986). «MUDSLINGING OVER CONTRAS». New York Times. Consultado el 31 de mayo de 2014. 
  20. Smith, Hedrick (7 de febrero de 1982). «Struggle In Salvador Pinches Washngton's Vietnam Nerve». New York Times (NYT). Consultado el 1 de junio de 2014. 
  21. Ryan, Randolph. «USING NICARAGUA AS A PRACTICE GROUND FOR A 'LOW-INTENSITY' WAR». Boston Globe (27 August 1985) (Boston Globe). Consultado el 2 de junio de 2014. 
  22. «US guilty of backing Contras». BBC News (BBC). 27 de junio de 1986. Consultado el 2 de junio de 2014. 
  23. Melrose, Diane (1985). Nicaragua: The threat of a good example?. Oxfam. p. 8. Consultado el 2 de junio de 2014. 
  24. Gwertzman, Bernard (19 de julio de 1983). «KISSINGER ON CENTRAL AMERICA: A CALL FOR U.S. FIRMNESS». New York Times (New York Times). Consultado el 1 de junio de 2014. 
  25. Kissinger, Henry (1998). Report of the National Bipartisan Commission on Central America. DIANE publishing. p. 93. ISBN 9780788143137. 
  26. Grandin, p. 116
  27. a b c d e Hamilton & Inouye, p. 3 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton3" está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton3" está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton3" está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton3" está definido varias veces con contenidos diferentes
  28. a b c d LaRamee, Polakoff, Pierre, Erica (1999). Undermining of the Sandinista Revolution. New York: Palgrave Macmillan. pp. 141-205. 
  29. a b c d e Tully, Sheila R. (1995). «A painful purgatory: grief and the Nicaraguan mothers of the disappeared». Social Science & Medicine 40 (12): 1597-1610. doi:10.1016/0277-9536(94)00346-U. 
  30. a b c Chomsky, Noam (1985). Turning the Tide. Boston, MA: South End Press. pp. 24-28. 
  31. Truver, SC. «Mines and Underwater IEDs in U.S. Ports and Waterways...» (PDF). p. 4. Archivado desde el original el 28 de mayo de 2008. Consultado el 21 de agosto de 2007. 
  32. Truver, SC. «Mines and Underwater IEDs in U.S. Ports and Waterways...» (PDF). p. 4. Archivado desde el original el 28 de abril de 2008. Consultado el 21 de agosto de 2007. 
  33. «International Court of Justice, CASE CONCERNING THE MILITARY AND PARAMILITARY ACTIVITIES IN AND AGAINST NICARAGUA (NICARAGUA v. UNITED STATES OF AMERICA)». Archivado desde el original el 3 de agosto de 2007. 
  34. «The New York Times, OCT. 10 ASSAULT ON NICARAGUANS IS LAID TO C.I.A.». 18 de abril de 1984. Consultado el 11 de octubre de 2006. 
  35. «NBC Evening News for Tuesday, Oct 11, 1983». Consultado el 11 de octubre de 2006. 
  36. «Fotografía mostrando los tanques de combustible incendiándose, Un comando de la CIA y fuerzas especiales SEAL bombardean refinería en Corinto, Nicaragua, 1983.». 
  37. «US Policy: Economic Embargo: The War Goes On». Envío (Central American University – UCA). Consultado el 21 de agosto de 2007. 
  38. «U.S. Delayed Report on Soviets in Nicaragua». Miami Herald. 18 de septiembre de 1984. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  39. Riesenfeld, Stefan A. (January 1987). «The Powers of Congress and the President in International Relations: Revisited». California Law Review (California Law Review, Inc.) 75 (1): 405. JSTOR 3480586. doi:10.2307/3480586. 
  40. Thorpe, Rebecca U. (16 de abril de 2014). The American Warfare State: The Domestic Politics of Military Spending. Universidad de Chicago Press. p. 173. ISBN 9780226124100. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  41. a b c Hamilton & Inouye, p. 4 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton4" está definido varias veces con contenidos diferentes Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; el nombre "Hamilton4" está definido varias veces con contenidos diferentes
  42. National Security Archive (1990?). «The Contras, cocaine, and covert operations: Documentation of official U.S. knowledge of drug trafficking and the Contras». The National Security Archive/George Washington University. 
  43. «The Oliver North File». George Washington University. Consultado el 17 de agosto de 2011. 
  44. a b c Hamilton & Inouye, p. 5
  45. Wieseltier, Leon (15 de diciembre de 1986). «Crisis in the White House». Sydney Morning Herald. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  46. Carothers, p. 97
  47. LaFeber, p. 310
  48. Grandin, p. 88
  49. LaFeber, p. 15-19
  50. Carothers, p. 249
  51. «NSC OVERSAW CAMPAIGN TO SWAY CONTRA AID VOTE». Miami Herald. 19 de julio de 1987. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  52. Parry, Robert (4 de septiembre de 1988). «Reagan's Pro-Contra Propaganda Machine». The Washington Post. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  53. "Public Diplomacy and Covert Propaganda: The Declassified Record of Otto Juan Reich" The National Security Archive, 2 March 2001
  54. a b c Gill, Terry D. (1989). Litigation Strategy at the International Court: A Case Study of the Nicaragua V. United States Dispute. Martinus Nijhoff Publishers. pp. 328-9. ISBN 9780792303329. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  55. a b c d e f Sklar, Holly (1988). Washington's War on Nicaragua. South End Press. pp. 169-180, 313-315. ISBN 9780896082953. Consultado el 6 de junio de 2014. 
  56. Morrison, Fred L. (Enero de 1987). «Legal Issues in The Nicaragua Opinion». American Journal of International Law 81 (1): 160-166. JSTOR 2202146. doi:10.2307/2202146.  "Appraisals of the ICJ's Decision. Nicaragua vs United State (Merits)"
  57. a b Peter Kornbluh ("10 de mayo de 2005"), Luis Posada Carriles, National Security Archive, consultado el 30 de mayo de 2014 
  58. Martin, Dougles (27 de abril de 2011). «Orlando Bosch, Cuban Exile, Dies at 84». New York Times. Consultado el 29 de mayo de 2014. 
  59. a b c d e f g Carlson, Michael (20 de junio de 2011). «Orlando Bosch: CIA-backed Cuban exile implicated in numerous anti-Castro terrorist operations». The Independent. Consultado el 29 de mayo de 2014. 
  60. Lacey, Marc (8 de octubre de 2006). «Castro Foe Puts U.S. in an Awkward Spot». New York Times. Consultado el 30 de mayo de 2014. 
  61. a b c Campbell, Duncan (2 de diciembre de 2002). «The Bush dynasty and the Cuban criminals». London: Guardian. Consultado el 7 de junio de 2011. 
  62. a b The Washington Post, 30 April 2011, "Orlando Bosch, who battled Castro with bazookas and sabotage, dies at 84"
  63. a b Kornbluh, Peter (9 June 2005) "The Posada File: Part II." National Security Archive.
  64. Kornbluh, Peter (5 October 2005) "Bombing of Cuban Jetliner" National Security Archive.
  65. a b Candiotti, Susan (18 de mayo de 2005). «Alleged anti-Castro terrorist Posada arrested». CNN. Archivado desde el original el 2 de junio de 2008. Consultado el 22 de mayo de 2008. 
  66. Peter Kornbluh ("10 de mayo de 2005"), CIA declassified report on Luis Posada, National Security Archive, consultado el 30 de mayo de 2014 
  67. a b c Bardach, Ann Louise. Cuba Confidential: Love and Vengeance in Miami and Habana. p180-223.
  68. Kornbluh, Peter (June 9, 2005) "The Posada File: Part II." National Security Archive.
  69. Ruiz, Albor (13 de enero de 2011). «Cuban-born terrorist Luis Posada Carriles's day in court may be here». Daily News. Consultado el 30 de mayo de 2014. 
  70. a b Kornbluh, Peter (2011), Former CIA Asset Luis Posada Goes to Trial, The Nation, consultado el 30 de mayo de 2014 
  71. Selsky, Andrew O. (4 de mayo de 2007). «Link found to bombing». Associated Press. 
  72. Bardach, Ann Louise; Larry Rohter (13 de julio de 1998). «A Bomber's Tale: Decades of Intrigue». The New York Times (The New York Times Company). Consultado el 20 de mayo de 2014. 
  73. «The U.S. and Cuban Exile Violence». Human Rights Watch. Consultado el 30 de mayo de 2014. 
  74. «No deportation for Cuban militant». BBC News (BBC). 28 de septiembre de 2005. Consultado el 3 de junio de 2014. 
  75. Push to free convicted Cuban spies reaches D.C., Miami Herald, 22 de Septiembre del 2006
  76. United States v. Luis Posada Carriles, Western District of Texas. Txwd.uscourts.gov. Retrieved on 2011-04-25.
  77. http://www.mcclatchydc.com/2011/04/08/111894/texas-jury-acquits-cuban-militant.html
  78. Former CIA Asset Luis Posada Goes to Trial by Peter Kornbluh, The Nation, 5 de Enero, 2011