Estado confesional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estados confesionales:
*Budismo       *Cristianos      Anglicano      Calvinista      Luterano      Armenio      Ortodoxo      Católica romano *Islámico      Ibadí      Pluralismo o reconocimiento dual (suní y chiismo)      Chií      Suní *Secular      Derecho de familia ordenada por el cortes de credo israelita bajo la herencia del Sistema Millet otomano.

Un Estado confesional es el que se adhiere a una religión específica, llamada religión oficial (iglesia estatal o iglesia establecida). Esta situación puede ser simplemente resultado de los usos y costumbres o tradición, o reflejarse en su legislación, especialmente en la Constitución del país. El que el Estado reconozca una religión oficial, no significa que otras religiones no se permitan practicar con libertad, bien públicamente o bien restringidas al ámbito privado. Esa situación es la de tolerancia religiosa o intolerancia, respectivamente.

La situación contraria es la de Estado laico, que practica el laicismo o la separación entre la religión y el Estado.

Historia[editar]

Antes de la Edad Contemporánea, la situación de confesionalidad del Estado era la condición natural de cualquier sistema político. En el Imperio romano, el culto al emperador fue una forma de conciliar el politeísmo incluyente de todo tipo de religiones con la unidad política, y lo que convirtió al cristianismo (de hecho a cualquier monoteísmo que no aceptase el culto imperial) en una religión disolvente y por lo tanto perseguida. El Edicto de Milán de Constantino (que otorgaba una especie de libertad religiosa) y el posterior edicto de Tesalónica de Teodosio convirtieron al cristianismo en la religión oficial del Imperio y establecieron el Papado y la Iglesia como instituciones paralelas al propio Estado. La desaparición del Imperio romano de Occidente abrió la Edad Media, que supuso una separación de hecho del cristianismo occidental (católico) y oriental (ortodoxo), que se hizo oficial con el Cisma de Oriente (1054). Mientras en el Imperio bizantino la figura del emperador se impone sobre la Iglesia (cesaropapismo, iconoclasia), en la Europa Occidental el dominium mundi es más disputado por la teocracia (agustinismo político, teoría de las dos espadas, querella de las investiduras).

Las monarquías del Antiguo Régimen supusieron un control sobre sus iglesias católicas nacionales, mientras que la Reforma luterana establece iglesias nacionales en los países del norte de Europa. El principio de la cuius regio eius religio (propuesto en la Dieta de Augsburgo que discutía la Confesión de Augsburgo, y definitivamente impuesto en la Paz de Augsburgo) impone que la religión del reino será la religión del rey. Se impondrá en una era de guerras de religión que acabará con el tratado de Westfalia. Entre los escasos lugares de Europa que mantienen la tolerancia religiosa (aunque se mantengan como Estados confesionales) se destacan los Países Bajos y la República de Venecia, y parcialmente el Imperio otomano.

El primer Estado que proclamó su indiferencia a los asuntos religiosos fue Estados Unidos, influido por la ideología de la Ilustración francesa. La Revolución francesa, que en algún momento intentó instaurar un culto descristianizado a la diosa Razón, fue reconducida por Napoleón a un Concordato con el papa (rey de Roma y cabeza de la Iglesia católica). No sería hasta la III República Francesa que Francia, la fille aînée de l’Église (‘hija mayor de la Iglesia’) y sede de los Reyes Cristianísimos, incorporase a sus señas de identidad el laicismo y la separación Iglesia-Estado.

Algunos países europeos mantienen en la actualidad vínculos especiales con su religión tradicional, especialmente Inglaterra ―cuya reina sigue siendo la cabeza de la Iglesia de Inglaterra― y ostenta el título de Defensor Fidei (defensor de la fe) que logró Enrique VIII.

Los países musulmanes, donde la identificación de la comunidad política y religiosa (Umma) es muy fuerte, sufrieron procesos de algún modo similares: en el caso de Turquía, la conversión en una república laica con Mustafa Kemal Atatürk, y en Siria, Irak o Egipto con la ideología árabe-socialista del movimiento Baaz o figuras como Nasser. El caso de Irán bajo el sah Reza Pahlavi es algo distinto y precipitó el resurgimiento del fundamentalismo islámico (República islámica del ayatolá Jomeini), que desde los años ochenta se está imponiendo con distintas variantes (salafismo sunní de las monarquías árabes), aunque siempre en el sentido de conseguir una vida pública sometida a las normas religiosas (sharia o código judicial islámico).

En los países asiáticos no islámicos, las situaciones son tan distintas como sus sistemas políticos: Estados oficialmente ateos como China, situaciones como Japón, cuya familia imperial sigue manteniendo funciones religiosas, o India, cuya independencia se hizo en un ambiente de luchas religioso-étnicas entre musulmanes e hinduistas que forzaron la separación de Pakistán y Bangladés (que el Partido del Congreso de Gandhi, Nehru e Indira Gandhi quisieron evitar). En la actualidad hay un fuerte movimiento que propugna la hinduización del Estado indio.

Casos[editar]

Religión de Estado cristiana[editar]

Bandera de Inglaterra Inglaterra[editar]

En Inglaterra la religión oficial es el cristianismo anglicano institucionalizado por la Iglesia de Inglaterra, debido a que la reina de Inglaterra es a su vez jefa suprema de la iglesia. La consideración del anglicanismo como religión oficial no se aplica al resto de los territorios pertenecientes al Reino Unido.

Bandera de Dinamarca Dinamarca[editar]

La Iglesia Evangélica Luterana de Dinamarca es la iglesia estatal de Dinamarca. El parlamento danés es la autoridad legislativa de la iglesia, aunque sus miembros son libres de practicar. El Ministro de Asuntos Eclesiásticos, actualmente Birthe Rønn Hornbech, es la máxima autoridad administrativa, mientras que la Reina Margarita es la cabeza de la Iglesia Danesa.[1]

Bandera de Islandia Islandia[editar]

La religión oficial de Islandia es el luteranismo. Islandia decidió convertir al cristianismo en religión oficial por votación en el Parlamento (el Althing) en el año 999.

Bandera de Grecia Grecia[editar]

En Grecia la religión oficial es el cristianismo ortodoxo griego representado por la Iglesia Ortodoxa Helénica, el cual solo es mayoritario en este país.

Bandera de Costa Rica Costa Rica[editar]

La Constitución de Costa Rica establece:

La Religión católica apostólica romana es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento, sin impedir el libre ejercicio en la República de otros cultos que no se opongan a la moral universal ni a las buenas costumbres.

Artículo 75 de la Constitución nacional[2]

En la actualidad está vigente una ley que permite donaciones de empresas a la Iglesia para la reparación y mantenimiento de templos, pero algunos sectores de la sociedad costarricense abogan por la abolición del Estado confesional, argumentando que Costa Rica es un país occidental en desarrollo, por lo que consideran que si esta nación mantuviera una confesionalidad religiosa, sería contradictorio con la pluralidad de creencias.

El principal argumento de los críticos es que, según una encuesta de la Universidad de Costa Rica, el número de católicos no practicantes creció del 13% en 1988 al 27% en 2006[3] y la cantidad de personas que se declaran sin religión subió al 9% en 2006 en relación al 3% de 1988, lo que, afirman, demuestra un cambio en las creencias de una nación tradicionalmente católica en la que menos de la mitad de sus ciudadanos practican hoy ese credo religioso. El Movimiento laico de Costa Rica promueve a que el país centroamericano se convierta en un Estado laico, ya que hubo debates entre diputados y ministros para modificar el artículo 75 ―tal como ha ocurrido en otros países latinoamericanos― y que contó con el apoyo de los presidentes Óscar Arias Sánchez y Laura Chinchilla Miranda, quien estuvo a favor del laicismo. Sin embargo, hay grupos ―como la Conferencia Episcopal de Costa Rica y diputados católicos― que se oponen a la modificación de dicho artículo.

Según una encuesta de 2013 el 47 % de la población preferiría vivir en un Estado laico, mientras que quienes defienden el Estado confesional han disminuido, pasando del 27 % (octubre 2011) a un 23 %.[4]

Flag of Liechtenstein.svg Liechtenstein[editar]

El Principado de Lietchestein es oficialmente católico apostólico romano, según lo establece su constitución.[5]

Bandera de Malta Malta[editar]

El catolicismo es la religión oficial en Malta debido a su vinculación con la tradicional Orden de Malta, la cual protegió la isla del ataque de los otomanos.

Flag of Monaco.svg Mónaco[editar]

El Principado de Mónaco es oficialmente católico apostólico romano, según lo establece su constitución.

Religión de Estado musulmana[editar]

Países con mayoría musulmana y separación iglesia-estado:
     Estados islámicos      El islam es la religión del estado      Estados seculares      Otros países

El término Estado islámico se refiere a los Estados que han adoptado el islam, específicamente la Sharia (ley musulmana), como la fundamentación ideológica para sus instituciones políticas (véase Aspectos políticos del islam). Los ejemplos incluyen:

Lista

Aunque oficialmente Marruecos se define como una monarquía constitucional y se han producido significativos avances hacia una mayor separación de poderes, con la reciente aprobación de una reforma constitucional, el rey de Marruecos sigue concentrando atributos políticos y religiosos, siendo el máximo líder espiritual del país, mientras que el Estado se define como islámico.[6]

Teocracias[editar]

Una teocracia ―‘gobierno divino’, del griego θεοσ (theos, /zeós/, ‘Zeus, dios’), y κράτοσ (krátos, ‘gobierno’)― es una forma de gobierno en la que los jefes gubernamentales coinciden con los líderes de la religión dominante, y las políticas de gobierno son idénticas o están muy influidas por los principios de la religión dominante. Normalmente el gobierno afirma gobernar «en nombre de Dios o de una fuerza superior», tal como especifica la religión local.

El Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española define la teocracia como el ‘gobierno ejercido directamente por Dios’, y en una segunda acepción, como una ‘sociedad en que la autoridad política, considerada emanada de Dios, se ejerce por sus ministros’.

La utilización más antigua registrada del término “teocracia” se encuentra en Josefo, quien aparentemente la acuña al explicar a los lectores gentiles la organización de la comunidad judía de su época. Al contraponer ésta con otras formas de gobierno ―monarquías, oligarquías y repúblicas― añade:

Nuestro legislador Moisés no tuvo en cuenta ninguna de estas formas, sino que ordenó nuestro gobierno a lo que, con expresión forzada, podría llamarse una teocracia, al atribuir el poder y la autoridad a Dios, y persuadir a todo el pueblo de que lo tuviera en cuenta como autor de todas las cosas buenas.|Flavio Josefo (Contra Apión, libro 2, 16).

Ejemplos de teocracias actuales son las siguientes:

Flag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano[editar]

El gobierno de la Ciudad del Vaticano, el cual es ejercido por el papa directamente,[7] [8] [9] siendo este gobernante político del Estado vaticano y, a la vez, máximo jerarca religioso de la Iglesia Católica.

Bandera de Irán Irán[editar]

En Irán, se estableció tras la Revolución islámica una república islámica con una constitución de corte islámico y unos órganos de gobierno que deben velar por el cumplimiento de principios religiosos, aunque tanto el consejo de ministros junto con su presidencia como la representación en la Asamblea Consultiva Islámica, la gestión de los consejos municipales y el organismo encargado de supervisar la acción del jefe del estado, corren a cargo de cargos electos por sufragio universal. Un Consejo de Guardianes compuesto por seis alfaquíes designados por el Líder Supremo y seis juristas nominados por el poder judicial y sometidos a la aprobación de la asamblea aprueba o veta las candidaturas que optan a cualquier puesto de elección popular. El elemento islámico del ordenamiento jurídico iraní se inspira en el libro del ayatolá Jomeini Velayat-e faqih (en persa, «tutela de los alfaquíes»), publicado en 1970, y probablemente el más influyente documento escrito en los tiempos modernos en favor de la teocracia.

Bandera de Arabia Saudita Arabia Saudí[editar]

En Arabia Saudí, la monarquía se declara como defensora del islamismo, con el Corán como constitución y la Sharia (ley islámica) como ley.

Estados islámicos[editar]

Países con mayoría musulmana y separación iglesia-estado:
     Estados islámicos/Teocracias      El islam es la religión del Estado      Estados seculares      Otros países

El término Estado islámico se refiere a los Estados que han adoptado el islam, específicamente la Sharia (ley musulmana), como la fundamentación ideológica para sus instituciones políticas. Los ejemplos incluyen:

Flag of Mauritania.svg Mauritania[editar]

Bandera de Afganistán Afganistán[editar]

Bandera de Pakistán Pakistán[editar]

Flag of Yemen.svg Yemen[editar]

Flag of Oman.svg Omán[editar]

Casos ambiguos[editar]

España[editar]

Concretamente en España, la religión oficial había sido el catolicismo desde la conversión de Recaredo (año 589), el Islam en Al-Ándalus (siglos VIII al XV, con decreciente extensión territorial) y de nuevo el catolicismo tras la Reconquista. Durante ese periodo, aún siendo la religión un motivo de discriminación legal y división y enfrentamientos sociales (aparte de los militares), existía tolerancia religiosa en mayor o menor grado. Con el reinado de los Reyes Católicos y sus sucesores los Habsburgo en lo que se denominaba la Monarquía católica, comenzó un periodo de búsqueda del «máximo religioso» que supuso la expulsión de los judíos de España (1492), la expulsión de los moriscos (1609) y la persecución de los protestantes. La estrecha identificación de la Iglesia con la Monarquía explica el papel de instituciones como la Inquisición, el patronato regio o las Bulas Alejandrinas que justificaron la conquista y colonización de América. España se destacó por su «defensa de la fe católica» en los campos de batalla de las guerras religiosas del siglo XVI y en la política exterior . La intervención de teólogos españoles en el Concilio de Trento para la adopción de una postura intransigente fue tan notable que se originó el mote «luz de Trento, martillo de herejes».

Aun así, eso no limitaba la existencia de fortísimos conflictos, como el que suscitaba el fuero eclesiástico y los intentos de control por parte del Estado (regalismo). Algunos conflictos notables fueron el del arzobispo Bartolomé Carranza o, durante el ilustrado reinado de Carlos III, la Expulsión de la Compañía de Jesús (1767) o el proceso de Olavide.

La constitución de Cádiz de 1812 proclamaba que la religión no solo del Estado, sino de la Nación misma «es y será siempre la católica, apostólica y romana, única verdadera». La tolerancia religiosa que acompañó al Régimen Liberal permitió el comienzo de la actividad de propagandistas protestantes como George Borrow. Simultáneamente se hizo cada vez más evidente un proceso de descristianización, fortalecida por el apoyo del clero al bando absolutista durante la Guerra Carlista, y que explica la quema de conventos de 1835.[10]

El poder económico del clero se redujo con la desamortización. Las relaciones oficiales con la Iglesia se recuperaron con el concordato, por el que el Vaticano obligaba al Estado a mantener económicamente a los eclesiásticos con fondos públicos. La camarilla de Isabel II fue llamada «la corte de los milagros» (Sor Patrocinio, llamada la «monja de las llagas», y el padre Antonio María Claret, dieron origen a una novela de Valle Inclán). La alternancia de progresistas y moderados iba dando el pulso de una mayor o menor aproximación a la Iglesia, siendo el momento más alejado el Sexenio Revolucionario (1868-1874), y el más próximo la Restauración borbónica, en que se expulsó de la universidad a los que no se ajustaran a la ortodoxia religiosa (por ejemplo, a Francisco Giner de los Ríos, que se vio forzado a fundar la Institución Libre de Enseñanza). El crecimiento de las comunidades religiosas fue visto con tanto recelo por los liberales dinásticos que se llegó a promulgar la ley del candado, que lo limitaba.

En la Segunda República se instauró un Estado laico (prohibiendo, por ejemplo, a los religiosos ejercer la enseñanza y expulsando a los jesuitas). Después de la Guerra Civil, bajo la dictadura de Franco el Estado volvió a ser confesional, identificándose con el término nacionalcatolicismo.

Tras la proclamación de la Constitución Española en 1978, España es formalmente un Estado aconfesional, manteniendo relaciones con los distintos credos.

Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones.

Constitución Española, art. 16, 3

No obstante, ese mismo año el Estado Español y el Estado Vaticano firmaron el Concordato de 1978, en que el Estado se comprometía a subvencionar al clero. En 2006 se llegó al acuerdo de destinar el 0,7% de los ingresos del IRPF). También le daba al clero una posición privilegiada en la enseñanza (obligación de los centros de ofertar la clase de religión católica, voluntaria para los alumnos, y financiación pública para la enseñanza concertada, en su mayor parte bajo el control de distintas organizaciones católicas).

Argentina[editar]

La Constitución Nacional

La Constitución de 1853 estipula en su Art 2.º que el Estado debe mantener económicamente a todos los ministros de la Iglesia.

Artículo 2.º: el Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.

En el preámbulo se puede leer la frase «invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia»[11]

Sin embargo, esto se mantiene solo por razones históricas. El sostenimiento al que se refiere el artículo 2.º es puramente económico, pero no le asigna el status de religión oficial del país.[12] La reforma de 1994 no alteró la primera parte de la constitución de 1853, Declaraciones, Derechos y Garantías, por lo que el artículo 2 sigue vigente. Solo se modificó la segunda parte vinculada a la organización del gobierno. En este marco se quitó el profesar la religión católica como requisito para poder ejercer el cargo de Presidente de la República,[13] mientras que el juramento realizado durante la toma de poder respeta las creencias religiosas del funcionario:[13]

Art. 93: Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en asamblea, respetando sus creencias religiosas, de: «desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina».

Desde 1991, en los censos no se pregunta sobre afiliación religiosa por ser considerado una invasión a la vida íntima. Según datos del Conicet, del año 2008 el 76,5% de la población argentina se autodefine como católica.[14]

Israel[editar]

Debido a que Israel fue fundado por el movimiento sionista como un Estado judío, y el judaísmo puede ser considerado tanto una religión como una nacionalidad, Israel puede tener la apariencia de los principios rectores de su gobierno teocrático o confesional:

Al difuminarse la distinción entre nacionalidad y religión, los israelíes se encuentran con frecuencia residiendo en un Estado teocrático, y en muchos aspectos parece que Israel encaja en el molde de un Estado sagrado.

Mitchell Bard[15]

De hecho, el escritor israelí Gideon Levy en Haaretz opina que el país es una "semiteocracia", agregando que "Entre Estocolmo y Teherán, el Israel de 2009, con sus muchas atribuciones religiosas, está más cerca de Teherán", para concluir que "Vamos a admitir que vivimos en un país con muchos atributos religiosos y halájicos. Debemos quitarnos el disfraz laicista con el que nos hemos envuelto".[16]

Otros señalan que, aunque los ciudadanos israelíes tienen diversas religiones, el país solo garantiza ciudadanía inmediata para los que practican el judaísmo.

Otros, en cambio, argumentan que no por tener algunas regulaciones en lo religioso hacen de Israel un Estado teocrático o confesional. Emanuel Gutman sostiene que:

Los órganos del Gobierno y el Estado de Israel no derivan su autoridad legal de la religión o la iglesia, ni su legitimación de cualquier fuente divina. No puede afirmarse con alguna apariencia de realismo que el Estado y la Religión son socios iguales en el gobierno del Estado. De hecho, todas las facultades legales de las instituciones religiosas y los órganos son en última instancia que les atribuya por el Estado.

Panamá[editar]

El artículo 35 de su Constitución declara: «Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y el orden público. Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños». Si bien reconoce a la religión católica como mayoritaria entre los panameños, no le da un estatus oficial.[17]

Lista por continente[editar]

Listado completo de Estados oficialmente confesionales.

África[editar]

América[editar]

Asia[editar]

Europa[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.religion.dk/artikel/304642:Undervisning--Hvad-mener-partierne-om-kirke-stat-forholdet?page=1
  2. http://www.constitution.org/cons/costaric.htm
  3. En 18 años, la cantidad de católicos que dejaron de practicar su religión aumentó un 108%, y la cantidad de personas irreligiosas aumentó un 200%, según un artículo en el diario La Nación (San José de Costa Rica) del 20 de mayo de 2007.
  4. http://www.larepublica.pe/31-03-2013/costa-rica-el-47-de-los-ciudadanos-piden-ser-un-estado-laico
  5. [http://www.liechtenstein.li/en/pdf-fl-staat-verfassung-sept2003.pdf Datos sobre Liechtenstein.
  6. http://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/17/internacional/1308341227.html
  7. Artículo 26 del Tratado de Letrán (en italiano) en el sitio Peduto.
  8. Organigrama gubernamental del Vaticano.
  9. Código de Derecho Canónico (libro 2, parte 2, sección 1, capítulo 1).
  10. William J. Callahan: Iglesia, poder y sociedad en España 1750-1874. Madrid: Nerea. ISBN 84-86763-12-6
  11. «Constitución nacional», en el sitio web del Senado argentino.
  12. Fallos 312: 122 (de Villacampa, Ignacio c/ Almos de Villacampa, María Angélica).
  13. a b «Constitución Nacional - Del Poder Ejecutivo».
  14. http://edant.clarin.com/diario/2008/08/27/um/encuesta1.pdf
  15. «Israel & theocracy» artículo en inglés, en el sitio web Jewish Virtual Library, sin fecha.
  16. Gideon Levy: En los hechos Israel es una semiteocracia, en Haaretz (en inglés)
  17. Constitución de Panamá.
  18. http://www.constitution.org/cons/costaric.htm
  19. «ECDHA.ORG: site web officiel de l'Eglise catholique d'Haiti - Historique».
  20. República Dominicana.
  21. http://www.cambodia.org/facts/?government=The+Constitution+of+Cambodia
  22. Capítulo 1, Artículo 2 de la constitución de 2005
  23. http://irna.ir/es/iran86/index.htm
  24. http://www.state.gov/j/drl/rls/irf/2006/71424.htm
  25. http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=181003
  26. http://www.guiadelmundo.org.uy/cd/countries/pak/History.html
  27. http://www.servat.unibe.ch/icl/da00000_.html
  28. http://www.hri.org/docs/syntagma/artcl25.html#A3
  29. http://www.liechtenstein.li/en/pdf-fl-staat-verfassung-sept2003.pdf
  30. http://www.servat.unibe.ch/icl/mt00000_.html
  31. http://www.gouv.mc/devwww/wwwnew.nsf/1909$/036c62fe5f92f2efc1256f5b0054fa42gb?OpenDocument&3Gb
  32. http://www.todoatlas.com/san-marino.html