Estadio Municipal de La Línea de la Concepción

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estadio Municipal
Localización La Línea de la Concepción, Cádiz
simple Andalucía,
Bandera de España España
Propietario Ayuntamiento de La Línea de la Concepción
Detalles técnicos
Superficie Césped Natural (desde la 2016)
Dimensiones 105 x 70 m
Capacidad 16.120 espectadores
Construcción
Apertura 1969
Equipo local
Real Balompédica Linense
Acontecimientos
[editar datos en Wikidata]

El Estadio Municipal es un estadio de fútbol ubicado en La Línea de la Concepción, Cádiz, (Andalucía, España). Fue inaugurado el 15 de octubre de 1969 con motivo del España-Finlandia, partido de clasificación para el Mundial de México de 1970.

Historia[editar]

El cierre de la Verja de Gibraltar empujó al Gobierno de España a levantar una enorme mole de cemento llamada entonces Estadio Municipal José Antonio dentro de la Ciudad Deportiva Francisco Franco. Era la segunda mitad de la década de los sesenta y La Línea se resignaba a marchas forzadas a perder el beneficio económico y laboral de su relación con la ciudad ocupada de Gibraltar. El Estadio y el parque forestal fueron la reacción del Gobierno a las consecuencias del cierre de la Verja y un intento de compensar a los linenses.[1]

Los letreros de la empresa Corsán pasaron a resultar familiares. Los linenses, sobre todo los aficionados al fútbol, se estaban quedando con la única ilusión de disponer de un campo de gran envergadura capaz de acoger acontecimientos futbolísticos de alto nivel, como así sucedió.

El 15 de octubre de 1969 fue la inauguración del Estadio. La selección española (con Gento, Gárate, Gaztelu, Pirri, Amancio...) venció por seis a cero a Finlandia en encuentro valedero para la fase previa del Mundial de México aunque el choque no tenía mucho interés deportivo porque España había perdido todas las opciones de clasificarse para un torneo que luego fue considerado como el mejor Mundial de la historia. Cuatro días después, la Balona saltó al césped en encuentro oficial por primera vez para enfrentarse al Cádiz. Al final, 1-1 con un gol de Cáceres que pasó a la historia como el primero que anotaba la Balona en su nuevo campo. A principios de 2017 un grupo de seguidores proponen que se le de al Estadio Municipal de La Línea el de Estadio Municipal Alfredo Gallardo Salvador , al considerarlo mejor presidente de la casi Centenaria Entidad Linense, cuando lo cierto es que ha habido presidentes que han mantenido al club en categoría superior (caso de D. Antonio Belizon, que mantuvo al club en segunda división nacional durante las temporadas 1949-55)o del presidente fundador D. José Morales González. La propuesta de cambio de denominación del Estadio sigue en el aire. La evolución del nombre del estadio ha tenido el siguiente recorrido: 8 de septiembre de 1969: La corporación en pleno, tomó el acuerdo de denominar a la Ciudad Deportiva circundante al Estadio, Francisco Franco, y al Estadio Polideportivo Municipal, José Antonio Elola Olaso, delegado nacional del Frente de Juventudes, delegado Nacional de Educación Física y Deportes, por aquella época. En 1977, otro acuerdo plenario, dejó sin nombre a la Ciudad Deportiva y al Estadio, por lo que se le conoce como el Municipal Linense, gentilicio de los vecinos de La Línea de la Concepción. Desde entonces, cuarenta años ya, todo sigue igual pues es difícil nominar al vetusto y semiruinoso estadio (a los fondos de gol no se puede acceder por seguridad)con un nombre en concreto pues no ha habido hazaña singular que merezca tal distinción, ya que cuantos, por encima de la larguísima relación de personas que han trabajado por la Balona en toda su historia sobresalen tres personas fundamentales para la consolidación de la entidad en sus primeros tiempos. Antonio de la Cámara, Cristóbal Becerra y Emilio Sáez fueron vitales. Solventaron serias dificultades con un altruismo y un cariño fuera de toda duda. Todos, absolutamente todos, los que luego rigieron los destinos del club se merecen el reconocimiento máximo de los aficionados. Cada uno con sus posibilidades y su capacidad de gestión pero siempre con el bien del club como horizonte. A lo largo de la existencia de la Real Balompédica Linense ha sido necesaria la presencia y la labor de personas capaces de poner su tiempo y su dinero para que nada ni nadie pusiera en peligro su continuidad. En algunos instantes en los que pareció inminente la desaparición apareció alguien dispuesto, casi con una venda en los ojos, a que el club siguiera navegando, especialmente en la década de los ochenta. [cita requerida]

Uso[editar]

La utilización del campo ha resultado muy anecdótica a lo largo de estos treinta y ocho años. Mientras el equipo local, la Balona, no ha pasado de tres ascensos (sólo se celebró el del Hellín Deportivo porque los otros fueron lejos de La Línea), dos salvaciones milagrosas ante Alicante y Toledo y dos hitos coperos (Cádiz y Sevilla).

Por el Estadio Municipal Linense han desfilado la mayoría de los grandes equipos del mundo como Real Madrid, Athletic Club, FC Barcelona, Real Betis Balompié, Palmeiras, Lazio, Bayern Munich, Liverpool, Sevilla Futbol Club, PSV, Valencia FC, Deportivo de La Coruña, Nottingham Forest, Anderlecht, Hadjuk Split, etc, y grandes jugadores como Ronaldo, o Emilio Butragueño.

El otro gran acontecimiento fue el 7 de junio de 1984, cuando la España de Miguel Muñoz jugó un encuentro amistoso de preparación ante Yugoslavia con vistas a aquella Eurocopa del fallo de Arconada en la final ante Francia.

Con independencia de los espectáculos eminentemente deportivos, el Estadio Municipal ha dado cabida a atracciones como las carreras de motos sobre ceniza o las actuaciones musicales de Julio Iglesias, Alejandro Sanz, Ricky Martin, Chayanne o Isabel Pantoja.

Lo que se dice llenarse, se llenó exclusivamente el día de la inauguración. No obstante, en la mente de todos están impresionantes entradas de públicos como el Balona-Alicante de la promoción para la permanencia en 1975 o aquellos Balona-Algeciras, aparte del entradón del Balona-Hellín que supuso el 30 de junio de 1999 el retorno a la Segunda B. La presencia de grandes equipos también llevó mucha gente al Estadio, que sigue pidiendo a gritos que se le dé el nombre de Juan Vázquez, que nunca llegó a jugar en partido oficial en dicho césped pero que forma parte de la leyenda futbolística de La Línea junto a Ayala o Gallardo.

Reparaciones[editar]

Con el paso del tiempo, aquella mole sufrió las consecuencia de la aluminosis. En la temporada 90-91 hubo que jugar un partido en el campo anexo A y también fue necesario un trabajo importante para resolver el problema. Hoy día, ya más mejorado, el Estadio Municipal tiene mucha mayor utilización que antes. Es sede de entidades deportivas y asociaciones sociales y sus características permiten incluso albergar la posibilidad de que la Balona disponga de una serie en condiciones y que haya opciones de otro uso de ocio y recreo si se aprovechan sus alrededores.

Además, acaba de ser sustituido el césped natural por uno artificial que ha causado gran admiración. Está siendo mejorado en su estética pero para un amplio sector de la población, lo más conveniente sería su demolición y la construcción de otro más aprovechable y moderno.

En el verano del 2016, la empresa Football Impact se ha encargado de cambiar el césped artificial por uno natural de alta calidad. Esta inversión ha sido a cambio de que la empresa puede utilizar el estadio municipal para organizar partidos internacionales, de los conjuntos que contratan sus servicios.[cita requerida]

Referencias[editar]