Estación de Manzanares-Soto del Real

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Manzanares-Soto del Real es una estación española de la línea de ferrocarril Madrid-Burgos, inaugurado en 1968, año en que esta estación entró en servicio. Fue desde el primer momento un fracaso en cuanto al servicio de viajeros, se encontraba en medio de la nada y por su gran lejanía no conseguía dar servicio a los dos pueblos que le dan nombre. De hecho el nombre de Manzanares llevaba a engaño y algunos viajeros se encontraban en una estación perdida cuando ellos esperaban ver el castillo de Manzanares el Real, tampoco daba ningún servicio a Soto del Real que se encontraba tan alejado como Manzanares, por eso se construiría un apeadero algo más cerca de Soto del Real.

La estación empezó prestando un buen servicio de trenes pero poco a poco con la decadencia de la línea las circulaciones fueron cada vez a menos hasta que en 1998 se suprimió totalmente el servicio de viajeros en todas las estaciones intermedias de la línea Madrid-Burgos excepto Aranda de Duero.

En los años 90 se construyó una cárcel muy cerca de esta estación, por lo visto el que hubiese una estación cerca fue uno de los motivos que impulsó la construcción para así tener una vía de comunicación, la construcción de esta cárcel en este emplazamiento fue bastante polémica y lo cierto es que si los trabajadores o los presos quisieran utilizar la estación lo iban a tener difícil.

Actualmente la planta baja de la estación está convertida en un restaurante y quizás por esto es de las estaciones que mejor se conservan de la línea.

El nuevo plan de cercanías para 2009-2015 incluye esta estación en una nueva ampliación del servicio hacia el norte por la línea Madrid-Burgos que actualmente sólo es utilizada por la línea C-4 de cercanías hasta la estación de Colmenar Viejo. La nueva futura ampliación volvería a convertir en estaciones comerciales a Manzanares-Soto del Real y Soto del Real después de perder esta categoría en 1998. Para esta ampliación habría que electrificar la vía, actualmente la electrificación de la Madrid-Burgos sólo llega a Colmenar Viejo. En cuanto a Manzanares-Soto del real, su correspondencia con varias líneas de autobuses la pueden hacer en el futuro una estación interesante como término para viajar más al norte mediante autobús o para disuadir a la gente de usar el coche.