Esquizofrenia desorganizada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La esquizofrenia desorganizada, también conocida como hebefrénica es un trastorno mental en la que el comportamiento del individuo sufre alteraciones espontáneas sin ningún propósito o motivación, agitación y desinhibición.

Las causas de este padecimiento son desconocidas, pero se sabe que comienza antes de los 25 años y que los antecedentes familiares de depresión o psicosis aumentan la probabilidad de padecerlo. A su vez, podemos destacar un fuerte componente genético, siendo más probable el desarrollo de este trastorno mental si la persona presenta antecedentes familiares.

Síntomas[editar]

  • Comportamiento activo pero no constructivo y sin objetivos
  • Respuestas emocionales extrañas e inapropiadas.
  • Dificultad para sentir placer (anhedonia)
  • Delirios (creencias falsas y fijas)
  • Falta de motivación al iniciar o completar tareas o comportamientos excéntricos o socialmente inadecuados.
  • Ver y escuchar cosas que no existen (alucinaciones)
  • Comportamiento tonto o extraño
  • Discurso sin sentido, es decir, lenguaje desorganizado. Es una manifestación de trastornos más profundos que afectan al pensamiento y a los procesos cognitivos. Ejemplo: cambios de tema espontáneos, conocidos como "fuga de ideas".

En la esquizofrenia desorganizada es común que se presenten delirios (creencias falsas y fijas) y alucinaciones (percepciones sensoriales sin causa) y las respuestas emocionales son a veces extrañas e inapropiadas para la situación. Asimismo, se observa una completa falta de emoción y de motivación, al igual que incapacidad para sentir placer.

Algunos de estos síntomas también se observan en otros tipos de esquizofrenia, pero la distinción característica de la esquizofrenia desorganizada es el comportamiento errático con un lenguaje aleatorio desordenado y despreocupado por la gramática.

En concreto, a diferencia de la esquizofrenia paranoide, en el caso de la hebefrenia los síntomas negativos predominan a los positivos; esto significa que, en caso de que existan alucinaciones y delirios, resultan menos significativos que los síntomas de desorganización, la falta de interés por la interacción social o el aplanamiento emocional.

Los pacientes con esquizofrenia desorganizada generalmente están activos pero de una manera no constructiva y sin objetivos. Es común que se presenten gestos y muecas incongruentes, por lo que el comportamiento del paciente algunas veces se describe como tonto o necio.

Diagnóstico[editar]

Para un diagnóstico seguro, normalmente es necesario un período de dos o tres meses de observación continua para asegurarse de que persiste el comportamiento característico y descartar siempre patología orgánica y consumo de sustancias.

Tratamiento[editar]

Cualquier subtipo de esquizofrenia, en este caso concretamente, este tipo requiere un tratamiento de larga duración, en muchos casos de por vida.

Lo más importante en el tratamiento, es poder ejecutar una intervención multi-disciplinar con las distintas disciplinas en salud mental: psiquiatría, psicología, asistente social...

En primer lugar, se debe realizar una evaluación completa para diagnosticar el tipo la esquizofrenia. El tratamiento de la esquizofrenia hebefrénica tiende a iniciarse en la disciplina psiquiátrica, con la administración de antipsicóticos, con la finalidad de controlar los signos y síntomas de manera eficaz, utilizando la dosis más baja posible. En algunos casos, se requiere una hospitalización durante períodos de crisis o de síntomas graves.

Algo a tener en cuenta es que los síntomas negativos responden a la medicación en menor medida que los positivos, manifestando las personas una peor calidad de vida.

A su vez, es adecuado iniciar una intervención psicosocial donde las técnicas de intervención psicológicas más frecuentes son:

  • Terapia individual: tiene el objetivo de ayudar al paciente a identificar la sintomatología, con el objetivo de establecer estrategias frente a posibles recaídas y así, poder controlar la enfermedad.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: es muy importante la mejora de la comunicación, las interacciones sociales, la identificación de las emociones y la contextualización de estas.
  • Terapia familiar: es importante brindar apoyo e información a las familias frente a este trastorno. A su vez, podemos hablar de varias asociaciones para prestar ayuda e estas personas, así como s sus familiares.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]