Espirulina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Espirulina seca
Spirulina tablets.jpg
Valor nutricional por cada 100 g
Energía 290 kcal 1213 kJ
Carbohidratos 23.9 g
Grasas 5.38 g
 • saturadas 2.65 g
 • monoinsaturadas 0.675 g
 • poliinsaturadas 2.08 g
Proteínas 57.47 g
Agua 4.68 g
Retinol (vit. A) 29 μg (3%)
 • β-caroteno 342 μg (3%)
Tiamina (vit. B1) 2.38 mg (183%)
Riboflavina (vit. B2) 3.67 mg (245%)
Niacina (vit. B3) 12.82 mg (85%)
Ácido pantoténico (vit. B5) 3.48 mg (70%)
Vitamina B6 0.364 mg (28%)
Vitamina E 5 mg (33%)
Calcio 120 mg (12%)
Hierro 28.5 mg (228%)
Magnesio 195 mg (53%)
Manganeso 1.900 mg (95%)
Fósforo 118 mg (17%)
Potasio 1363 mg (29%)
Sodio 1048 mg (70%)
Zinc 2 mg (20%)
% de la cantidad diaria recomendada para adultos.
Fuente: Base de datos de nutrientes de USDA.

Espirulina[1]​ es el nombre de un suplemento dietético que se obtiene a partir de cianobacterias del género Arthrospira, concretamente de las dos especies Arthrospira platensis y Arthrospira maxima. Originariamente estaban incluidas en el género Spirulina, lo que dio nombre al suplemento nutricional.[2][3]

La arthrospira también se ha propuesto como complemento alimenticio en las industrias de acuicultura y aves de corral.[4][5]

Etimología y ecología[editar]

Polvo de espirulina a 400x, montaje en húmedo sin teñir

Las especies Arthrospira maxima y Arthrospira platensis alguna vez fueron clasificadas en el género Spirulina. El nombre común, espirulina, se refiere a la biomasa seca de A. platensis,[6]​ que pertenece a las bacterias fotosintéticas que cubren los grupos Cyanobacteria y Prochlorales. Científicamente, existe una distinción entre la espirulina y el género Arthrospira. Se han aislado especies de Arthrospira de aguas alcalinas salobres y salinas en regiones tropicales y subtropicales. Entre las diversas especies incluidas en el género Arthrospira, A. platensis es la más ampliamente distribuida y se encuentra principalmente en África, pero también en Asia. Se cree que A. maxima se encuentra principalmente en California y México.[7]​ El término espirulina sigue en uso por razones históricas.[3]

Las especies de Arthrospira son cianobacterias filamentosas que flotan libremente y se caracterizan por tricomas cilíndricos multicelulares en una hélice abierta hacia la izquierda. Crecen naturalmente en lagos tropicales y subtropicales con pH alto y altas concentraciones de carbonato y bicarbonato.[8]A. platensis se encuentra en África, Asia y América del Sur, mientras que A. maxima se limita a América Central.[3]​ La mayor parte de la espirulina cultivada se produce en estanques de canales abiertos, con ruedas de paletas que se utilizan para agitar el agua.

La espirulina prospera a un pH de alrededor de 8.5 y superior, que se volverá más alcalino, y una temperatura alrededor de 30 grados Celsius (86,0 °F). Es un autótrofos, lo que significa que pueden crear su propio alimento y no necesitan una fuente de energía viva ni de carbono orgánico. Los siguientes son nutrientes para su cultivo:[9]

Usos tradicionales[editar]

Ilustración de la cosecha de espirulina y las tortas hechas con la misma en el Códice Florentino S.XVI.

La espirulina también fue una fuente de alimento para los aztecas y otros pueblos mesoamericanos hasta el siglo XVI; uno de los soldados de Cortés describió la cosecha del lago de Texcoco en México y su posterior venta en tortas.[10][11]​ Los aztecas lo llamaban tecuitlatl.[12]

La espirulina fue encontrada en abundancia en el lago Texcoco por investigadores franceses en la década de 1960, pero no se ha encontrado ninguna referencia a su uso como parte del alimento diario posterior al siglo XVI. Esto se debe probablemente al drenaje de los lagos circundantes para la agricultura y el desarrollo urbano.[12]​ El tema del tecuitlatl, descubierto en 1520, no se volvió a mencionar hasta 1940, cuando el psicólogo belga Pierre Dangeard mencionó un torta llamada dihe consumido por la tribu Kanembu, que lo cosecha en el lago Chad en la nación africana de Chad. Dangeard estudió las muestras de dihe y descubrió que era un puré seco de la forma primaveral de las algas verdiazules del lago. El dihe se usa para hacer caldos para comidas y también se vende en los mercados. Esta espirulina se cosecha en pequeños lagos y estanques alrededor del lago Chad.[13]

Entre 1964 y 1965, el botánico Jean Leonard confirmó que el dihe está compuesto de espirulina y luego estudió una floración de algas en una planta de producción de hidróxido de sodio. Como resultado de ello, se realizó el primer estudio sistemático y detallado de los requisitos de crecimiento y la fisiología de la espirulina como base para establecer una producción a gran escala en la década de 1970.[3]

Los habitantes de las orillas del lago Chad han extraído tradicionalmente Spirulina, a la que llaman dihé, para su propio consumo, de las charcas temporales que se forman en su territorio. El año 2007 se empezó a explotar localmente de forma más eficiente para comercializarlo y obtener ingresos a fin de mejorar las condiciones de vida de las mujeres más pobres.[14]

Alimentación y nutrición[editar]

Espirulina seca en polvo

Como suplemento dietético ecológicamente sustentable y rico en nutrientes, se investiga a la espirulina como una opción para enfrentar temas de seguridad alimentaria y desnutrición, así como apoyo dietético en vuelos espaciales a largo plazo o misiones a Marte.[15][16]

Composición nutricional[editar]

Los suplementos a base de espirulina contienen, por término medio:[17][18][19]

  • Proteínas: alrededor de un 57% (51 – 71%) del peso seco.
  • Glúcidos: entre un 8 y un 14%, principalmente en forma de polisacáridos.
  • Lípidos: aproximadamente 6%, variable, tanto en cantidad como en la composición en función de las condiciones de cultivo, principalmente luz y nitrógeno. Si la luz es escasa aumentará el contenido de lípidos como reserva de energía.

Proporcionado en su forma habitual de suplemento como polvo seco, una cantidad de 100 g de espirulina proporciona 290 kilocalorías (1214,2 kJ) y es una fuente rica (20% o más del valor diario recomendado VD) de numerosos nutrientes esenciales, en particular proteínas, vitaminas B ( tiamina, riboflavina y niacina, de las que proporciona 207%, 306% y 85% VD, respectivamente.) y minerales dietéticos, como hierro (219% VD) y manganeso (90% VD). El contenido de lípidos de la espirulina es del 8% en peso proporcionando los ácidos grasos, ácido gamma-linolénico,[20][21]ácido alfa-linolénico, ácido linoleico, ácido estearidónico,[22]ácido eicosapentaenoico (EPA), docosahexaenoico ácido (DHA) y ácido araquidónico.[23]​ Aunque en contraste con esas estimaciones de 2003 (de DHA y EPA cada uno con 2% a 3% del total de ácidos grasos), la investigación de 2015 indicó que los productos de espirulina "no contenían ácidos grasos omega-3 detectables" (menos del 0,1%, incluidos DHA y EPA).[24]​ Un estudio in vitro determinó que diferentes cepas de microalgas producían DHA y EPA en cantidades sustanciales.[25]

Vitamina B 12[editar]

La espirulina no contiene vitamina B12 de forma natural, y los suplementos de espirulina no se consideran una fuente confiable de vitamina B12, ya que contienen predominantemente pseudovitamina B12 (Coα-[α-(7-adenyl)]-Coβ-cianocobamida),[26]​ la cual es biológicamente inactiva en humanos.[27][28]

En un documento de posición de 2009 sobre dietas vegetarianas, la Asociación Dietética Estadounidense declaró que la espirulina no es una fuente confiable de vitamina B12 activa.[28]​ La literatura médica advierte de manera similar que la espirulina no es adecuada como fuente de B12.[27][29]

Alimentación animal y acuicultura[editar]

Se han realizado varios estudios sobre la espirulina como alimento alternativo para animales y acuicultura.[7]​ La espirulina se puede administrar hasta como un 10% del alimento en aves de corral[30]​ y menos del 4% para las codornices.[31]​ Incrementar el contenido de espirulina hasta 40 g/kg durante 16 días en pollos de engorde machos de 21 días de edad, dio como resultado una coloración amarilla y roja de la carne y esto puede deberse a la acumulación del pigmento amarillo, zeaxantina.[32]​ Los cerdos[33]​ y los conejos[34]​ pueden recibirla hasta como un 10% del alimento y el aumento del contenido de espirulina en el ganado resultó en un aumento de la producción de leche y el peso. Se ha establecido la espirulina como materia alimentaria alternativa y refuerzo inmunológico en acuicultura[35]​ de pez lechero,[36]​ jurel rayado de cultivo,[37]​ carpa,[38][39]​ besugo,[40]​ tilapia,[41]​ bagre,[42]​ cola amarilla,[43]​ pez cebra,[44]​ camarón,[45][46]​ y abulón[47]​ y se puede recomendar con seguridad hasta un 2% de espirulina por día en los alimentos para acuicultura.

Nutrición de astronautas[editar]

A finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, tanto la NASA[48]​ como la Agencia Espacial Europea[49]​ propusieron la espirulina como uno de los alimentos principales que se cultivarían durante las misiones espaciales de largo plazo.

Supuestas propiedades terapéuticas[editar]

La publicidad de los suplementos a base de espirulina afirma que tiene efectos antialérgicos, antioxidantes, reguladores de la presión arterial y del colesterol, entre otros. Sin embargo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud de EE. UU., la evidencia científica es insuficiente para recomendar la espirulina como suplemento para cualquier afección humana, y se necesita más investigación para aclarar si el consumo produce algún beneficio.[5]​ Hay algunos estudios sobre estos efectos en el ser humano, pero son escasos y su muestra suele ser muy reducida, por lo que en la actualidad no se puede asegurar con rotundidad su utilidad para ninguna de sus indicaciones.[50][51][52]

La administración de espirulina se ha investigado como una forma de controlar la glucosa en personas con diabetes, pero la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria rechazó esas propuestas en 2013.[53]​ La espirulina se ha estudiado como un posible suplemento nutricional para adultos y niños afectados por el VIH, pero no hubo un efecto concluyente sobre el riesgo de muerte, el peso corporal o la respuesta inmunitaria.[54][55]

Riesgos[editar]

La espirulina puede tener interacciones adversas cuando se toma con medicamentos recetados, particularmente aquellos que afectan el sistema inmunológico y la coagulación de la sangre.[5]

Seguridad y toxicología[editar]

Los organismos productores de espirulina (Arthrospira) pertenecen a las cianobacterias, algunas de las cuales producen toxinas, como las microcistinas.[56]​ Se ha descubierto que algunos suplementos de espirulina están contaminados con microcistinas, aunque a niveles por debajo del límite establecido por el Departamento de Salud de Oregon.[57]​ Las microcistinas pueden causar molestias gastrointestinales, como diarrea, flatulencia, dolor de cabeza, dolor muscular, enrojecimiento facial y sudoración.[5]​ Si se usa de forma crónica, puede producirse daño hepático. Los efectos de la exposición crónica incluso a niveles bajos de microcistinas son una preocupación debido al riesgo de toxicidad para varios sistemas de órganos.

Estos compuestos tóxicos no son producidos por la Arthrospira en sí,[58]​ pero pueden ocurrir como resultado de la contaminación de lotes de espirulina con otras algas azules que sí son productoras de toxinas. Debido a que la espirulina se considera un suplemento dietético en los EE. UU., no se produce una regulación activa que abarque toda la industria de su producción y no existen estándares de seguridad para su producción o pureza.[57]​ Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU . Describen los suplementos de espirulina como "posiblemente seguros", siempre que estén libres de contaminación por microcistina, pero "probablemente inseguros" (especialmente para los niños) si están contaminados.[5]​ Dada la falta de estándares regulatorios en los EE. UU., algunos investigadores de salud pública han expresado la preocupación de que los consumidores no pueden estar seguros de que la espirulina y otros suplementos de algas verdiazules estén libres de contaminación. En 1999, Health Canada descubrió que una muestra de espirulina no contenía microcistina.("... 0/10 muestras de espirulina contenían microcistinas". )[59]

La contaminación de los suplementos de espirulina por metales pesados también ha suscitado preocupación. La Administración de Alimentos y Medicamentos del Estado de China informó que la contaminación por plomo, mercurio y arsénico estaba muy extendida en los suplementos de espirulina comercializados en China.[60]​ Un estudio informó la presencia de plomo de hasta 5,1 ppm en una muestra de un suplemento comercial.[7]

Advertencia sobre la vitamina B12 de la espirulina[editar]

La espirulina contiene mayoritariamente una substancia semejante a vitamina B12, pero sin valor como vitamina, y solamente un porcentaje muy pequeño de la vitamina auténtica. Esto significa que no es una fuente confiable de este nutriente, y no debe ser usada como suplemento en caso de déficit de esta vitamina.[61]

Problemas de seguridad para ciertos grupos[editar]

Como todos los alimentos ricos en proteínas, la espirulina contiene el aminoácido esencial fenilalanina (2,6-4,1 g / 100 g),[12]​ que deben evitar las personas que tienen fenilcetonuria, un trastorno genético raro que impide que el cuerpo metabolice la fenilalanina provocando que esta se acumule en el cerebro y cause daños.[62]

La espirulina contaminada con microcistinas tiene varias toxicidades potenciales, especialmente para los niños,[63]​ las cuales incluyen daño hepático, shock y muerte.[5]

Referencias.[editar]

  1. «Espirulina: el nuevo alimento milagro». ELMUNDO. Consultado el 13 de septiembre de 2017. 
  2. Ciferri, O. (1983). "Spirulina, the edible microorganism". Microbiological reviews 47 (4): 551–578. PMC 283708. PMID 6420655.
  3. a b c d Vonshak, A. (ed.). Spirulina platensis (Arthrospira): Physiology, Cell-biology and Biotechnology. London: Taylor & Francis, 1997.
  4. Vonshak, A. (ed.). Spirulina platensis (Arthrospira): Physiology, Cell-biology and Biotechnology. London: Taylor & Francis, 1997.
  5. a b c d e f «Blue-green algae» (en inglés). MedlinePlus, National Library of Medicine, US National Institutes of Health. 1 de noviembre de 2017. Consultado el 11 de marzo de 2018. 
  6. Gershwin, ME; Belay, A (2007). Spirulina in human nutrition and health (en inglés). CRC Press, USA. 
  7. a b c «Spirulina in combating Protein Energy Malnutrition (PEM) and Protein Energy Wasting (PEW) - A review». Journal of Nutrition Research (en inglés) 3 (1): 62-79. 2015. 
  8. Habib, M. Ahsan B. (2008). «A Review on Culture, Production and Use of Spirulina as Food dor Humans and Feeds for Domestic Animals and Fish» (en inglés). Food and Agriculture Organization of The United Nations. Consultado el 20 de noviembre de 2011. 
  9. Chang, Yuanyuan (2013). «Cultivation of Spirulina platensis for biomass production and nutrient removal from synthetic human urine». Applied Energy (en inglés) 102: 427-431. doi:10.1016/j.apenergy.2012.07.024. 
  10. Diaz Del Castillo, B. The Discovery and Conquest of Mexico, 1517–1521. (en inglés) London: Routledge, 1928, p. 300.
  11. Osborne, Ken; Kahn, Charles N. (2005). World History: Societies of the Past (en inglés). Winnipeg: Portage & Main Press. ISBN 978-1-55379-045-7. 
  12. a b c Habib, M. Ahsan B. (2008). «A Review on Culture, Production and Use of Spirulina as Food dor Humans and Feeds for Domestic Animals and Fish». Food and Agriculture Organization of The United Nations. Consultado el 20 de noviembre de 2011. 
  13. Abdulqader, G.; Barsanti, L.; Tredici, M. (2000). «Harvest of Arthrospira platensis from Lake Kossorom (Chad) and its household usage among the Kanembu». Journal of Applied Phycology (en inglés) 12 (3/5): 493-498. doi:10.1023/A:1008177925799. 
  14. «Nutrient-rich algae from Chad could help fight malnutrition» (en inglés). Consultado el 15 de septiembre de 2017. 
  15. Riley, Tess (12 de septiembre de 2014). «Spirulina: a luxury health food and a panacea for malnutrition» (en inglés). The Guardian, London, UK. Consultado el 22 de mayo de 2017. 
  16. «Ready for dinner on Mars?» (en inglés). European Space Agency. 13 de junio de 2005. Consultado el 22 de mayo de 2017. 
  17. Abalde, J.; Cid, A.; Fidalg o, P.; Torres, E.; Herrero, C. (1995), Microalgas: cultivo y aplicaciones 210 .
  18. Khan, Z; Bhadouria, P; Bisen, PS (Octubre de 2005). «Nutritional and therapeutic potential of Spirulina.». Current Pharmaceutical Biotechnology (en inglés) 6 (5): 373-9. PMID 16248810. doi:10.2174/138920105774370607. 
  19. Campanella, L; Russo, MV; Avino, P (Abril de 2002). «Free and total amino acid composition in blue-green algae.». Annali di Chimica 92 (4): 343-52. PMID 12073880. 
  20. Colla, LM; Bertolin, TE; Costa, JA (2003). «Fatty acids profile of Spirulina platensis grown under different temperatures and nitrogen concentrations». Zeitschrift für Naturforschung C (en inglés) 59 (1–2): 55-9. PMID 15018053. doi:10.1515/znc-2004-1-212. 
  21. Golmakani, Mohammad-Taghi; Rezaei, Karamatollah; Mazidi, Sara; Razavi, Seyyed Hadi (March 2012). «γ-Linolenic acid production by Arthrospira platensis using different carbon sources». European Journal of Lipid Science and Technology (en inglés) 114 (3): 306-314. doi:10.1002/ejlt.201100264. 
  22. Jubie, S; Ramesh, PN; Dhanabal, P; Kalirajan, R; Muruganantham, N; Antony, AS (Agosto de 2012). «Synthesis, antidepressant and antimicrobial activities of some novel stearic acid analogues.». European Journal of Medicinal Chemistry (en inglés) 54: 931-5. PMID 22770606. doi:10.1016/j.ejmech.2012.06.025. 
  23. Tokusoglu, O.; Unal, M.K. (2003). «Biomass Nutrient Profiles of Three Microalgae: Spirulina platensis, Chlorella vulgaris, and Isochrisis galbana». Journal of Food Science (en inglés) 68 (4): 2003. doi:10.1111/j.1365-2621.2003.tb09615.x. 
  24. Megan Kent, Heather M. Welladsen, Arnold Mangott, Yan Li (2015). «Nutritional Evaluation of Australian Microalgae as Potential Human Health Supplements». PLOS ONE (en inglés) 10 (2): e0118985. Bibcode:2015PLoSO..1018985K. PMC 4344213. PMID 25723496. doi:10.1371/journal.pone.0118985. 
  25. «Eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid production potential of microalgae and their heterotrophic growth». Journal of the American Oil Chemists' Society (en inglés) 75 (3): 393-397. 1998. doi:10.1007/s11746-998-0057-0. 
  26. Watanabe, Fumio; Katsura, Hiromi; Takenaka, Shigeo; Fujita, Tomoyuki; Abe, Katsuo; Tamura, Yoshiyuki; Nakatsuka, Toshiyuki; Nakano, Yoshihisa (Noviembre de 1999). «Pseudovitamin B12 Is the Predominant Cobamide of an Algal Health Food, Spirulina Tablets». Journal of Agricultural and Food Chemistry (en inglés) 47 (11): 4736-4741. PMID 10552882. doi:10.1021/jf990541b. 
  27. a b Watanabe, F (2007). «Vitamin B12 sources and bioavailability.». Exp. Biol. Med. (Maywood) (en inglés) 232 (10): 1266-74. PMID 17959839. doi:10.3181/0703-MR-67. «Most of the edible blue-green algae (cyanobacteria) used for human supplements predominantly contain pseudovitamin B(12), which is inactive in humans. The edible cyanobacteria are not suitable for use as vitamin B(12) sources, especially in vegans.» 
  28. a b Craig, WJ; Mangels, AR (2009). «Position of the American Dietetic Association: Vegetarian diets». Journal of the American Dietetic Association (en inglés) 109 (7): 1266-82. PMID 19562864. doi:10.1016/j.jada.2009.05.027. 
  29. Watanabe, F; Katsura, H; Takenaka, S et al. (1999). «Pseudovitamin B(12) is the predominant cobamide of an algal health food, spirulina tablets.». Journal of Agricultural and Food Chemistry (en inglés) 47 (11): 4736-41. PMID 10552882. doi:10.1021/jf990541b. «The results presented here strongly suggest that spirulina tablet algal health food is not suitable for use as a B12 source, especially in vegetarians.» 
  30. Ross, Ernest; Dominy, Warren (1990). «The nutritional value of dehydrated, blue-green algae (spirulina plantensis) for poultry». Poultry Science (en inglés) 69 (5): 794-800. PMID 2114613. doi:10.3382/ps.0690794. 
  31. Ross, E.; Puapong, D. P.; Cepeda, F. P.; Patterson, P. H. (1994). «Comparison of freeze-dried and extruded Spirulina platensis as yolk pigmenting agents». Poultry Science (en inglés) 73 (8): 1282-9. PMID 7971672. doi:10.3382/ps.0731282. 
  32. Toyomizu, M; Sato, K.; Taroda, H.; Kato, T.; Akiba, Y. (2001). «Effects of dietary Spirulina on meat colour in muscle of broiler chickens». British Poultry Science (en inglés) 42 (2): 197-202. PMID 11421328. doi:10.1080/00071660120048447. 
  33. Nedeva, R.; Jordanova, G.; Kistanova, E.; Shumkov, K.; Georgiev, B.; Abadgieva, D.; Kacheva, D.; Shimkus, A. et al. (2014). «Effect of the addition of Spirulina platensis on the productivity and some blood parameters on growing pigs». Bulgarian Journal of Agricultural Science (en inglés). Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  34. Peiretti, P. G.; Meineri, G. (2008). «Effects of diets with increasing levels of Spirulina platensis on the performance and apparent digestibility in growing rabbits.». Livestock Science (en inglés) 118 (1): 173-177. doi:10.1016/j.livsci.2008.04.017. Consultado el 20 de febrero de 2016. 
  35. Stanley, Jon G.; Jones, Jack B. (1976). «Feeding algae to fish». Aquaculture (en inglés) 7 (3): 219-223. doi:10.1016/0044-8486(76)90140-X. 
  36. Santiago, Corazon B.; Pantastico, Julia B.; Baldia, Susana F.; Reyes, Ofelia S. (abril de 1989). «Milkfish (Chanos chanos) fingerling production in freshwater ponds with the use of natural and artificial feeds». Aquaculture (en inglés) 77 (4): 307-318. doi:10.1016/0044-8486(89)90215-9. 
  37. Shigeru, Okada; Wen-Liang Liao; Tetsu Mori (1991). «Pigmentation of Cultured Striped Jack Reared on Diets Supplemented with the Blue-Green Alga Spirulina maxima». Nippon Suisan Gakkaishi 57 (7): 1403-1406. doi:10.2331/suisan.57.1403. 
  38. Ayyappan, S. (1992). «Potential of Spirulina as a feed supplement for carp fry». En Seshadri, C. V.; Jeeji Bai, N., eds. Spirulina Ecology, Taxonomy, Technology, and Applications. National Symposium, Murugappa Chettiar Research Centre. pp. 171-172. 
  39. Ramakrishnan, C. Muthu; Haniffa, M. A.; Manohar, M. et al. (2008). «Effects of probiotics and spirulina on survival and growth of juvenile common carp (Cyprinus carpio. The Israeli Journal of Aquaculture – Bamidgeh 60 (2): 128-133. 
  40. Mustafa, Md. G.; Umino, T.; Nakagawa, H. (1994). «The effect of Spirulina feeding on muscle protein deposition in red sea bream, Pagrus major». Journal of Applied Ichthyology 10 (2–3): 141-145. doi:10.1111/j.1439-0426.1994.tb00153.x. 
  41. Olvera‐Novoa, M. A.; Dominguez‐Cen, L. J.; Olivera‐Castillo, L.; Martínez‐Palacios, Carlos A. (1998). «Effect of the use of the microalga Spirulina maxima as fish meal replacement in diets for tilapia, Oreochromis mossambicus (Peters), fry.». Aquaculture Research 29 (10): 709-715. doi:10.1046/j.1365-2109.1998.29100709.x. 
  42. Ali, Md. Shawkat (2014). Evaluation of the effects of feed attractants (Spirulina and ekangi) on growth performance, feed utilization and body composition of fingerlings of stinging catfish Heteropneustes fossilis (en inglés). 
  43. Güroy, B, Şahin İ, Mantoğlu S, Kayalı S (2012). «Spirulina as a natural carotenoid source on growth, pigmentation and reproductive performance of yellow tail cichlid Pseudotropheus acei». Aquaculture International 20 (5): 869-878. doi:10.1007/s10499-012-9512-x. 
  44. Geffroy, Benjamin; Simon, Olivier (2013). [17.pdf «Effects of a Spirulina platensis-based diet on zebrafish female reproductive performance and larval survival rate»]. Cybium 37 (1–2): 31-38. 
  45. Cuzon, Gérard; Santos, Rossana Dos; Hew, Meng; Poullaouec, Gilles (1981). «Use of Spirulina in Shrimp (Penaeus japonicus) diet». J World Mariculture Society 12 (2): 282-291. doi:10.1111/j.1749-7345.1981.tb00302.x. 
  46. Tayag, Carina Miranda; Lin, Yong-Chin; Li, Chang-Che; Liou, Chyng-Hwa; Chen, Jiann-Chu (2010). «Administration of the hot-water extract of Spirulina platensis enhanced the immune response of white shrimp Litopenaeus vannamei and its resistance against Vibrio alginolyticus». Fish & Shellfish Immunology 28 (5): 764-773. PMID 20139007. doi:10.1016/j.fsi.2010.01.023. 
  47. Britz, Peter J. (1996). «The suitability of selected protein sources for inclusion in formulated diets for the South African abalone, Haliotis midae». Aquaculture 140 (1): 63-73. doi:10.1016/0044-8486(95)01197-8. 
  48. Characterization of Spirulina biomass for CELSS diet potential. Normal, Al.: Alabama A&M University, 1988. (en inglés)
  49. Cornet J.F., Dubertret G. "The cyanobacterium Spirulina in the photosynthetic compartment of the MELISSA artificial ecosystem." Workshop on artificial ecological systems, DARA-CNES, Marseille, France, Octubre 24–26, 1990
  50. Cingi C et al. (2008) "The effects of spirulina on allergic rhinitis." PMID 18343939
  51. Torres-Durán et al. (2007) "Antihyperlipemic and antihypertensive effects of Spirulina maxima in an open sample of Mexican population: a preliminary report." PMID 18039384
  52. Park HJ et al. (2008) "A randomized double-blind, placebo-controlled study to establish the effects of spirulina in elderly Koreans." https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18714150
  53. Buono, S; Langellotti, AL; Martello, A; Rinna, F; Fogliano, V (Agosto de 2014). «Functional ingredients from microalgae.». Food & Function (en inglés) 5 (8): 1669-85. PMID 24957182. doi:10.1039/c4fo00125g. 
  54. McHenry, M. S.; Dixit, A; Vreeman, R. C. (2015). «A Systematic Review of Nutritional Supplementation in HIV-Infected Children in Resource-Limited Settings». Journal of the International Association of Providers of AIDS Care (JIAPAC) (en inglés) 14 (4): 313-23. PMID 24943654. doi:10.1177/2325957414539044. 
  55. Grobler, L; Siegfried, N; Visser, ME; Mahlungulu, SS; Volmink, J (2013). «Nutritional interventions for reducing morbidity and mortality in people with HIV». Cochrane Database of Systematic Reviews (en inglés) (2): CD004536. PMID 23450554. doi:10.1002/14651858.CD004536.pub3. 
  56. Spirulina (en inglés). Drugs and Lactation Database (LactMed), NCBI Bookshelf. 1 de abril de 2019. PMID 30000909. Consultado el 11 de marzo de 2020. 
  57. a b Gilroy, D.; Kauffman, K.; Hall, D. et al. (2000). «Assessing potential health risks from microcystin toxins in blue-green algae dietary supplements». Environmental Health Perspectives (en inglés) 108 (5): 435-439. PMC 1638057. PMID 10811570. doi:10.2307/3454384. 
  58. Belay, Amha (2008). Spirulina (Arthrospira): Production and Quality Assurance (en inglés). pp. 1-25. ISBN 9781420052572. 
  59. Canada, Health (12 de febrero de 2016). «Cyanobacterial Toxins in Drinking Water». aem (en inglés). Consultado el 16 de febrero de 2020. 
  60. «China's drug agency rejects state media claims of cover-up in lead found in health supplement» (en inglés). 10 de abril de 2012. Consultado el 23 de abril de 2012. 
  61. Watanabe F (2007) "Vitamin B12 sources and bioavailability." PMID 17959839
  62. Robb-Nicholson, C. (2006). «By the way, doctor». Harvard Women's Health Watch (en inglés) 8. 
  63. «Toxin content and cytotoxicity of algal dietary supplements». Toxicol Appl Pharmacol (en inglés) 265 (2): 263-71. 2012. PMID 23064102. doi:10.1016/j.taap.2012.10.005. 

Enlaces externos[editar]