Diferencia entre revisiones de «Aviación militar»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
42 bytes eliminados ,  hace 3 años
m (Revertidos los cambios de Montgochucha (disc.) a la última edición de 200.112.233.89)
{{AP|Avión de ataque a tierra}}
 
Los aviones de ataque, tal como su nombre lo dice, son aeronaves específicamente diseñadas para destruir objetivos enemigos en la superficie, tanto terrestre como marítima. A veces se los denomg56ñw3pt.ñ{6juhioñgk13Ñ-gkui56rk bv.{2inadenomina "cazas de ataque" o incluso se los incluye en la simplificación del término "cazas", pero no se debe confundirlos con los aviones de caza-intercepción o con los cazabombarderos; ya que los primeros sólo combaten contra otras aeronaves, y los segundos cumplen misiones mixtas de combate aéreo y ataque a superficie, mientras que los cazas de ataque tienen como prioridad el ataque al suelo. Sin embargo, conviene señalar que esto no priva a los aviones de ataque de poder portar y disparar misiles aire-aire como precaución defensiva en caso de ser interceptados por el enemigo. De hecho, la mayoría de los aviones de ataque son capaces de derribar otras aeronaves llegado el caso, pero en cambio no son capaces de luchar un ''"dogfight"'' (un combate aéreo). Lo cierto es que la categoría de aviones de ataque contiene aeronaves muy diversas, tanto en su forma y categoría como en sus misiones y objetivos. Podemos encontrar aviones con motor de pistón, tales como el A-1 Skyarider de apoyo cercano y el IA-58 Pucará de misiones COIN (contrainsurgencia), así también como el potente F-15E Strike Eagle, que si bien es especialista en misiones de ataque conserva la capacidad de ataque combate aire-aire del modelo F-15C, por lo qué técnicamente es un cazabombardero, aunque generalmente es considerado un avión de ataque; además, tenemos los aviones de ataque puro, cómo el A-10 Thunderbolt y el Su-25 Frogfoot.
 
Tampoco se debe confundir a los cazas de ataque con los bombarderos, ya que éstos últimos poseen objetivos y misiones diferentes. Los bombarderos atacan objetivos relativamente grandes, no necesariamente en tamaño pero sí en importancia estratégica, y comúnmente vuelan desde bases lejanas y a gran altura, para evitar radares y defensas anti-aéreas, ya que son relativamente lentos, grandes y vulnerables; en cambio, los cazas de ataque se ocupan de objetivos más pequeños, es decir, tácticos, y operan desde el mismo teatro de operaciones en misiones a baja cota, combatiendo a quemarropa contra las defensas del enemigo. Por lo tanto, deben estar equipados con un fuerte blindaje tanto en el fuselaje como en los motores, armas inteligentes que puedan ser colocadas con precisión al primer disparo, equipos de contramedidas electrónicas para ser menos vulnerables a las armas enemigas y potentes motores que puedan volar bajo y lento cuando sea necesario (para identificar y apuntar a los objetivos) y que sean capaces de soportar el peso extra de armas y combustible.
Usuario anónimo

Menú de navegación