Español neomexicano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Porcentaje de hablantes de español en Nuevo México por condado. Este mapa muestra el total de hablantes de español, no sólo los hablantes de la variedad neomexicana, pues muchos de os hispanohablantes son de procedencia mexicana.

El español neomexicano es una variedad de la lengua española hablada en los estados estadounidenses de Nuevo México y Colorado e inclusive en el norte del estado mexicano de Chihuahua. Se trata de un dialecto particular dentro del panorama lingüístico hispánico debido al aislamiento de Nuevo México desde los primeros tiempos en los que era colonia española y debido a ello ha podido conservar rasgos del castellano medieval, además de hacer uso de gran cantidad de indigenismos (del náhuatl primero y de las lenguas locales después) y anglicismos (después de la anexión estadounidense en 1848).

Uso del español en Nuevo México[editar]

Prácticamente todos los habitantes de Nuevo México hablan y se comunican normalmente en inglés. Sólo parte de la población inmigrante llegada recientemente y procedente de México o Centroamérica, y algunos neomexicanos hispanos autóctonos de edad avanzada, hablan únicamente español. Pero hay una franja de la población hispana autóctona de más de 40 años, que son bilingües, especialmente entre los habitantes del norte del estado. Entienden el castellano y pueden expresarse con el acento y las peculiaridades propias del español de Nuevo México. Los neomexicanos de menos de 40 años también pueden entender bastante, aunque su expresión oral suele ser bastante limitada.

La lengua española ha sido y sigue siendo, aunque cada vez en menor medida, uno de los activos más importantes de la personalidad cultural del estado. El mantenimiento de la misma y su recuperación dependerá de las iniciativas políticas y educativas que se lleven a cabo en el futuro. En los últimos años el español se ha revitalizado en este estado con la llegada de un gran número de inmigrantes procedentes de México, especialmente del estado de Chihuahua. Muchos neomexicanos se han visto obligados a desempolvar su lengua materna para entenderse con los recién llegados. Hay términos y expresiones en español que forman parte de la cultura y de la vida diaria en este estado. Muchas de esas palabras han pasado ya a formar parte del inglés también. Son sobre todo términos relacionados con la naturaleza, la arquitectura, la cocina, la religión y las tradiciones del estado. La presencia de trabajadores mexicanos en las ciudades y en el sur de Nuevo México, ha conducido a un fortalecimiento del español estándar mexicano en determinadas zonas, y el confinamiento del habla neomexicana a las zonas más remotas, particularmente en localidades situadas al norte de Nuevo México y sur de Colorado, a lo largo de la frontera entre los dos estados. En la actualidad, de acuerdo a los datos del censo de EE.UU., en los condados del norte de Nuevo México y del sur de Colorado, más del sesenta por ciento de los niños hispanos tienen el español como lengua materna y adquieren el inglés durante su escolarización primaria.

Características[editar]

  • Fonética:
    • En el español de Nuevo México la /s/ final de sílaba se aspira casi siempre, a diferencia de los dialectos vecinos del norte de México.
    • También es frecuente la aspiración de /s/ inicial de palabra, de manera que "sí, señor" puede salir como "hí, heñor".
    • La /y/ es débil y se elide en contacto con /e/ e /i/: gallina > gaína, sello > seio.
  • Morfología:
    • La segunda persona singular del pretérito indefinido se forma con el sufijo –tes: hablates (< hablaste), comites (< comiste), dijites (< dijiste), etc.
    • A veces se agrega una vocal paragógica en posición final de frase, sobre todo cuando la última palabra es un infinitivo verbal: vamos a comere; lo echaron a la cárcele.
    • La morfología verbal manifiesta muchas configuraciones rústicas, tales como haiga (haya), huiga (huya), seigo (soy).
    • Las formas esdrújulas del pretérito imperfecto terminan en –nos en vez de –mos: estábanos, fuéranos, etc.
    • La contracción es común; tales como vete paía (vete para allá), yamboy (ya me voy), ontá mi apá (dónde está mi papá), etc.

Préstamos[editar]

El español de Nuevo México es una variedad regional que se ha transmitido principalmente de forma oral. Es una variante única, inexistente en otro lugar del mundo, y que corre un serio peligro de desaparición. Se caracteriza por la presencia de arcaísmos (“vide” por vi, “truje” por traje, “naiden” por nadie, “onde” por donde, "farina" por harina) palabras tomadas de las lenguas indias (“zoquete” por barro, “mitote” por chisme o cotilleo) y muchos anglicismos (“torque” por pavo, “baquiar” por retroceder, “troca” por camión). Además de esas peculiaridades, cuanto más joven es el hablante más frecuente es que introduzca palabras, frases y oraciones enteras totalmente en inglés. Esto se debe a que un hablante bilingüe acostumbrado a hablar con otros hablantes como él, suele utilizar las expresiones que le son más rápidas, ya sea en uno u otro idioma. En cuanto a la pronunciación y la entonación, hay rasgos que pueden recordar al español mexicano, con el que comparte otras peculiaridades; pero también hay muchos otros rasgos, entre ellos la aspiración de la S, que pueden recordar a variedades rurales del estado de Zacatecas, del sur de Castilla, de Extremadura o de Andalucía, así también como los dialectos chileno y rioplatense. Son típicas expresiones como: "asina" en lugar de "así", "semos" por "somos", etc.

Protección y educación bilingüe[editar]

Aunque la Constitución de Nuevo México, de 1911, refleja la intención de proteger los idiomas y las culturas de los habitantes de Nuevo México, el uso del español como medio de instrucción en las escuelas públicas, así como su uso social, decayó de forma dramática a lo largo de casi todo el resto del siglo XX. Hubo algunos esfuerzos institucionales del Senado para que el idioma español se enseñara en todas las escuelas públicas a principios de los años cuarenta. Sin embargo fue en 1968 cuando se produjo la primera declaración en apoyo de la enseñanza bilingüe por parte del State Board of Education. Aquella declaración se materializó con la firma de la "Bilingual Multicultural Act" en 1973.

Después se tomaron otras medidas, tales como la publicación de las primeras directrices para solicitar fondos del estado para llevar a cabo los programas bilingües, en 1976; la creación de la especialidad en enseñanza bilingüe para profesores, en 1978; o la ampliación de los programas bilingües hasta el grado 12, en 1986.

A partir de entonces, y de acuerdo con las leyes federales y estatales, se fueron generalizando los programas bilingües "tradicionales" de mantenimiento, transición y enriquecimiento (subvencionados por el estado) que siguen vigentes. También se introdujeron los programas monolingües en inglés, de inmersión estructurada, y de inglés como segunda lengua para alumnos con una lengua materna que no es el inglés (para adecuarse a la "Civil Rights Law").

El número total de distritos que participó en los programas bilingües en 2000-2001 fue de 64. En 2001-2002 fue de 60. Según los datos del curso 1999-2000, de un total de 320.277 alumnos en las escuelas públicas de Nuevo México, 67.879 participaron en los programas bilingües. De entre ellos, 56.598 participaron en programas bilingües español-inglés. Aparte de esas cifras y de los programas bilingües, 32.437 alumnos recibieron clases de español como lengua extranjera. En el distrito escolar de Santa Fe tienen programas bilingües las 27 escuelas públicas del distrito. En el distrito escolar de Roswell, por el contrario, sólo tienen programas bilingües 7 de sus 22 escuelas.

La nueva mayoría hispana de Nuevo México[editar]

En el Estado de Nuevo México, el 1 de julio de 2004 la población de origen hispano pasó a ser mayoritaria. Ésta es una mayoría consolidada al formar los hispanos las comunidad de mayor incremento poblacional. Una situación semejante no se había dado desde 1850, dos años después de que Nuevo México fuera anexionado por los Estados Unidos.

Población hispana y composición étnica de los no hispanos en Nuevo México (2003-07)
Año Hispanos Blancos Negros Amerindios Asiáticos De las islas del Pacífico Dos o más razas
2007 874.688 833.933 41.794 169.616 24.555 1.358 23.971
2006 860.688 836.006 36.416 173.860 23.143 1.315 23.171
2005 843.223 828.273 35.270 173.258 22.438 1.283 22.240
2004 827.088 822.851 34.472 171.970 21.621 1.249 21.369
2003 812.756 818.417 33.364 170.350 20.872 1.197 20.642
Fuente: Oficina del Censo de los Estados Unidos, 17 de mayo de 2007.

Enlaces externos[editar]