Español leonés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El español leonés (o español de León) es la variedad lingüística hablada y propia de la mayor parte de la Región Leonesa en España. Es uno de los dialectos que conforman el idioma español.

Área geográfica[editar]

El dialecto leonés del español es hablado en la mayor parte de las actuales provincias de Salamanca, Zamora y León (o Región Leonesa, España), y diversas zonas de Palencia y Valladolid. No se debe confundir con la lengua leonesa, hablada en el occidente de Zamora y León, ni con el dialecto extremeño de esta lengua, hablado en el sur de Salamanca.

Origen[editar]

El español leonés procede de la evolución del castellano llevado a la Región Leonesa por hablantes de castellano nativos de otras regiones, influido por la lengua leonesa autóctona que se habla en León, Zamora y Salamanca y hablada antiguamente en algunas partes de Palencia y Valladolid.[1]​ El romance leonés de estas zonas fue influido por el español, al tiempo que algunas de sus formas dialectales se fueron abandonando en favor de formas puramente castellanas. A este proceso se le ha denominado castellanización del leonés. El desplazamiento del romance leonés de estas zonas en favor del romance castellano fue tal que, siglos más tarde, muchas de las formas propias del leonés habían quedado relegadas a las a áreas más rurales.

El dialecto ha conservado mejor sus rasgos propios frente al español general en el ámbito rural leonés.

Características lingüísticas principales[editar]

Clasificación[editar]

El español leonés forma parte de las variedades septentrionales del español de España. Aunque la zona sur de la provincia de Salamanca pertenece al castellano meridional como más adelante quedará patente.

Fonética[editar]

  • Aspiración fuerte en la jota castellana y aspiración débil de la s.
  • Cierre de vocales átonas: E>I O>U: La dispensa, almuhada, intierro.
  • Reducción de los grupos consonánticos cultos de ciertas palabras castellanas: Aránido, ojetivo, linia, istituto...
  • Imposible pronunciación de la x castellana: Esiste, esterior, esamen...
  • Aparición de yod epéntica: Matancia, andancio...

Morfosintaxis[editar]

  • Uso de artículo ante pronombre posesivo: Los sus, la tu, los nuestros...
  • Sufijos diminutivos en: -ín, -ino, -ina.
  • Los nombres de árbol conservan de la lengua leonesa la terminación al: la nogal, la cerezal...
  • Uso del vocativo chacho, chacha apócope de muchacho y muchacha.
  • Omisión o elisión de la vocal final de determinadas partículas (preposiciones, artículos, conjunciones) cuando la palabra siguiente empieza por vocal: s'ha caído, t'has dado...
  • Presencia de arcaísmos leoneses en preposiciones: Pos, entanto, ceo, esmientras...
  • Pérdida de la [r] del infinitivo junto a pronombre enclítico: decime, contame, dame (decirme, contarme y darme en español estándar)
  • Restos verbales de la lengua leonesa: Yo dije, vosotros dijistis, tu dijisti, ellos dijon...
  • Utilización de la preposición pa en sentido de dirección: Voy pa en cá el Juan.
  • Utilización de artículo ante nombre propio: La Paca, el Jose.
  • Permanencia del grupo latino -mb-: Lamber, lombo, camba...

Léxico[editar]

Quizás aquí es donde más patente quede la distancia entre el castellano estándar y el español leonés. El léxico varia según la provincia. También puede darse el caso de coincidir el léxico con el de otras provincias no leonesas, como Asturias, Extremadura y Miranda de Duero, comunidades tradicionalmente leonéshablantes.

  • Campo semántico de las plantas: zreizal (cerezo en español estándar), pomal (manzano), gallaroto (gállaras)...
  • Campo semántico de las frutas y verduras: alcahueta (melocotón), poma (manzana), calbote (castaña), zarangüénganos (grosellas)...
  • Campo semántico de los animales: santorrostro (lagartija), pitolejón (mirlo), gorrupendulo (oropendola), gochu, puerco (cerdo), espertejo (murciélago), rato (rata), gafura (víbora), tabarro (abejorro), pardal (gorrión), viquina (cernícalo), chicharra (cigarra), raposo (zorro), mostalilla (comadreja), coruja (lechuza)...
  • Campo semántico de la geografía: furaco (agujero), hondón (fondo del río)...
  • Campo semántico de la casa: lar (cocina), sobrao (desván), terrao (terraza)...
  • Campo semántico de las actividades y utensilios domésticos: Achiperres/telares (trastos), forqueta (tenedor), barrila (botijo)...
  • Campo semántico de las partes del cuerpo: Cuesta (espalda), párpago (párpado), dea (dedo del pie), napias (nariz)...
  • Campo semántico de la comunicación: Palra (habla), alderique (debate), entrugón (preguntón), berrar (gritar), marmullo (murmullo), bocarón (que insulta), charrar (charlar)...
  • Campo semántico del campo: Facera (tierra del campo), semar (sembrar)...
  • Campo semántico verbal: Añusgar (ahogar), zarabatar (tartamudear), escampiar (echar a alguien)...

Entre muchos otros.

Variedades internas del español leonés[editar]

El español leonés, como cualquier variedad lingüística, no es homogénea. Dentro del español leonés, existen diferencias geolectales. Se pueden distinguir en el español leonés tres variedades internas o subdialectos:

En muchas de estas comarcas todavía quedan hablantes de lengua leonesa patrimoniales.

Referencias[editar]

  1. MENENDEZ PIDAL, Ramón (2006). «Dialectos leoneses». Unioviedo. Consultado el 7 de agosto de 2017.