España democrática actual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Monumento a los abogados de Atocha. En 1977 cinco abogados fueron asesinados en Madrid, lo que marcó la Transición.

La España democrática actual es el régimen constitucional existente en España desde la entrada en vigor de la Constitución española el 29 de diciembre de 1978 hasta la actualidad. Tras la muerte de Francisco Franco se produjo la transición española que acabó con la dictadura de Franco e instauró, con el apoyo de más del 85% de la población, una monarquía parlamentaria con Juan Carlos I como primer monarca. En 2014 se produjo la abdicación del rey en favor de su hijo Felipe VI, actual rey de España.

Transición a la democracia[editar]

La muerte del dictador y general Francisco Franco, el 20 de noviembre de 1975, marcó el inicio de la Transición Española hacia la democracia representativa. Dos días después de la muerte de Franco, Juan Carlos I fue proclamado rey de España, quien había sido designado por el dictador, en virtud de lo estipulado en la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de 1947. En julio de 1976 se produjo el cese del presidente del Gobierno Carlos Arias Navarro tras rechazar las Cortes franquistas su Plan para la reforma política. La posterior formación de un Gobierno presidido por Adolfo Suárez González, designado por el rey según la legislación vigente, consiguió abrir el periodo constituyente.

El Gobierno de Suárez envió a las Cortes franquistas el proyecto de ley para la Reforma Política en octubre de 1976, que fue aprobado y, posteriormente, sometido a referéndum siguiendo los requisitos exigidos por las Leyes Fundamentales del Reino. Esta ley supuso una notable alteración de las leyes fundamentales: aunque no introdujo ella misma un sistema democrático-constitucional, hizo posible la creación de uno. Posteriormente, el Real Decreto Ley 20/1977, de 18 de marzo, reguló el procedimiento para la elección de las Cortes, recogiendo el sistema D'Hondt y la financiación estatal de los distintos partidos políticos. En abril del mismo año se legalizó el Partido Comunista de España. Todo ello permitió celebrar las elecciones generales de 1977, las primeras elecciones en España desde febrero de 1936. Para concurrir a ellas fue preciso reconocer al régimen de Juan Carlos I como el único legítimo de España, por lo que muchos partidos que solo reconocían al Gobierno republicano en el exilio no pudieron participar en las elecciones.

Una de las tareas prioritarias de las Cortes fue la redacción de una constitución. Los llamados Padres de la Constitución elaboraron un anteproyecto de constitución que fue aprobado por el Congreso de los Diputados y el Senado. El Proyecto de Constitución, que fue sometido a referéndum, fue ratificado el 6 de diciembre de 1978 por el 87,78 % de votantes. La Constitución fue sancionada el día 27 de diciembre por el rey, y publicado en el BOE el 29 de diciembre. Una vez aprobada la Constitución, las Cortes Constituyentes se disolvieron, y se celebraron las elecciones generales de 1979, las primeras elecciones constitucionales.

Constitución española[editar]

La Constitución española de 1978 es la norma suprema del ordenamiento jurídico español, a la que están sujetos los poderes públicos y los ciudadanos de España, en vigor desde el 29 de diciembre de 1978. La Constitución establece la monarquía parlamentaria como forma de gobierno. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y establece una organización territorial basada en la autonomía de municipios, provincias y comunidades autónomas, rigiendo entre ellos el principio de solidaridad.

Política[editar]

El rey Juan Carlos I y los presidentes del Gobierno Aznar, Rajoy, González y Zapatero en 2015

Con la entrada en vigor de la Constitución española en 1978 se aprobó un sistema monárquico parlamentario y se abrió paso al multipartidismo. Se legalizaron los partidos políticos y se convocaron elecciones. Desde entonces, el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular se han ido alternando en el Gobierno de España hasta la actualidad.

En 1979 se celebraron las primeras elecciones bajo la nueva constitución. El partido centrista Unión de Centro Democrático (UCD) obtuvo mayoría simple en el Congreso de los Diputados y Adolfo Suárez fue investido presidente del Gobierno con el apoyo de algunos grupos minoritarios. El 29 de enero de 1981 dimitió por presiones internas de su propio partido y, según apuntó él en su discurso de dimisión, para evitar una insurrección militar. El 23 de febrero de 1981, durante la sesión de votación de investidura de Leopoldo Calvo-Sotelo (UCD) tuvo lugar un intento de golpe de Estado promovido por altos mandos militares. El Palacio de las Cortes fue tomado por el teniente coronel Antonio Tejero, pero la intentona golpista fue abortada el mismo día. Según la versión oficial, fue crucial la intervención del rey Juan Carlos por RTVE la madrugada del 24 de febrero, si bien en algunos círculos se especula con otras hipótesis.

En las elecciones generales de 1982 venció por mayoría absoluta el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) liderado por Felipe González, que fue investido presidente del Gobierno. Se mantuvo en el poder durante cuatro legislaturas, aunque desde 1989 requirió el apoyo de grupos minoritarios para mantener el poder.

En las elecciones generales de 1996 venció el Partido Popular (PP) abriendo una nueva etapa política en España. No obstante, no obtuvo la mayoría absoluta por lo que José María Aznar tuvo que pactar con los partidos nacionalistas para poder ser investido presidente de Gobierno. Se mantuvo en el poder durante dos legislaturas, y desde 2000 con mayoría absoluta del PP.

En las elecciones generales de 2004 venció el PSOE liderado por José Luis Rodríguez Zapatero, que se convirtió en el quinto presidente del Gobierno. Estas elecciones se celebraron tres días después de los atentados del 11-M en Madrid. Se mantuvo en el poder durante dos legislaturas. Todo el gobierno de Zapatero requirió el apoyo de otros grupos parlamentarios minoritarios, además del del Grupo Socialista.

En las elecciones generales de 2011 el Partido Popular obtuvo mayoría absoluta y Mariano Rajoy fue investido presidente del Gobierno. En 2014, el rey Juan Carlos I abdicó la Corona de España en favor de su hijo Felipe VI que fue proclamado rey de España. Las elecciones generales de 2015 rompieron con el bipartidismo en España al entrar dos nuevos grandes partidos políticos en el Congreso de los Diputados: Podemos y Ciudadanos. Los cuatro grandes partidos no consiguieron investir a un presidente del Gobierno y en 2016 se volvieron a celebrar elecciones generales y Rajoy fue reinvestido presidente del Gobierno con el apoyo pasivo, mediante la abstención, del PSOE.

Tras la moción de censura contra Mariano Rajoy de 2018 presentada por el Partido Socialista Obrero Español, y apoyada por Podemos y algunos partidos minoritarios, que fue aprobada el 1 de junio de 2018, Pedro Sánchez fue investido como presidente del Gobierno.

Demografía[editar]

Evolución demográfica de España desde 1975 (INE)

En 1977 acabaron los 20 años del baby boom español. En 1978, cuando se aprobó la Constitución española, España contaba con alrededor de 37 millones de habitantes. Desde ese año hasta 1998, la natalidad se desplomó, el índice de fecundidad se situó en mínimos históricos y el crecimiento natural se acercó a cero. La población vieja superó al porcentaje de jóvenes, invirtiendo la tradicional pirámide poblacional. España tenía menos de 40 millones de habitantes.[1]

A partir de 1998, España se convirtió en un país de inmigrantes. Entre 1998 y 2008 se desarrolló lo que algunos economistas llaman la década prodigiosa: los extranjeros pasaron de 1,3 millones a 4,5 millones y España se convirtió en uno de los 10 primeros países del mundo con mayor volumen de su población extranjera. Según el Instituto Nacional de Estadística, la población española alcanzó su máximo de 46 818 216 personas en 2012.

Con la llegada de la crisis económica de 2008 las migraciones volvieron a tener un balance negativo: disminuyeron las entradas y subieron los retornos de inmigrantes a sus países de origen o hacia otros estados. Los españoles volvieron a ser emigrantes. El aumento de la esperanza de vida (85 años para las mujeres y 80 para los hombres) hizo que aumentara la población mayor, en contrase con la población joven en claro retroceso.[1]​ A fecha de enero de 2018, viven en España 46 659 302 personas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Puyol, Rafael (30 de junio de 2017). «De la Transición a hoy: Un nuevo modelo demográfico». ABC. 

Bibliografía[editar]

  • Cortes Generales (27 de diciembre de 1978). «Constitución Española». Boletín Oficial del Estado (núm. 311, de 29 de diciembre de 1978). ISSN 0212-033X. BOE-A-1978-31229.  Texto consolidado. Última modificación: 27 de septiembre de 2011.