Escuela mallorquina (movimiento literario)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escuela Mallorquina es el nombre que se le da al grupo de poetas mallorquines, sobre todo a los integrantes del grupo de la revista La nostra terra, de la primera mitad del siglo XX y los primeros años de posguerra. Esta escuela seguía el precedente marcado por Pons i Gallarza, la característica principal sería la raíz clásica y el rigor académico en la forma, la temática y el tono expresivo, estas dos últimas características la acercan al noucentisme.[1]

La Escuela Mallorquina.[editar]

El año 1906 aparece la revista Mitjorn, que dejará de publicarse al año siguiente. Mitjorn se puede considerar la primera señal de identidad de una nueva promoción de escritores que se designan bajo el término Escuela Mallorquina. Esta denominación ha sido objeto de definiciones diversas: unos la entienden en el sentido amplio, como la aportación de escritores mallorquines a la literatura catalana, por la cual cosa la hacen nacer en la Renaixença y la prolongan hasta la posguerra, cuando el término cae en desuso; otros, en cambio, consideran que se trata de una corriente muy concreta, que abasta sobre todo el género poético y recoge la aportación de dos generaciones de escritores, la de 1906 y la de 1917. Normalmente se suele utilizar más en ese segundo sentido, más restrictivo, que parece haberse consolidado con la tradición.[2]

Así, llamamos Escuela Mallorquina al grupo de escritores encabezados por Miquel Costa y Llobera que asumen los ideales de la Renaixença en las Islas Baleares. La tendencia clasicizante de este movimiento influirá notoriamente en el noucentisme. Además de Joan Alcover, son continuadores de esta escuela poética en la primera mitad del siglo XX Maria Antònia Salvà, Llorenç Riber y Miquel Ferrà. El órgano de difusión literaria de este grupo fue la revista La Nostra Terra.

Características.[editar]

En cuanto a las características, estas son muy similares a las del noucentisme; pero hay una diferencia esencial a remarcar. El noucentisme es el resultado de una conjuntara política y social (la ascensión al poder del catalanismo burgués), que permite la colaboración de los poderes políticos con los intelectuales catalanistas, a diferencia de la etapa modernista en que predominaba una actitud individualista y anárquica de los escritores.

Pero la situación política de las Baleares era muy diferente a la catalana, cosa que hizo absolutamente inviable una actuación cultural como la que en ese momento tuvo lugar en el Principado. En las islas no se produce un fenómeno como la Liga Regionalista, ni hay ninguna institución autonómica como la Mancomunidad. Todo lo contrario, los primeros decenios del siglo XX siguen con una situación caracterizada por el centralismo, el provincialismo y por la continuidad del sucursalismo heredado de los siglos anteriores.

En esto, por tanto, noucentisme y Escuela Mallorquina son absolutamente diferentes, por no dir opuestas, ya que son resultado de dos contextos que no tienen nada en común, la cual cosa no significa que, en cuanto a las ideas estéticas, no haya unas coincidencias que lleven a unos resultados parecidos.

Se siguen todos los modelos literarios de carácter clásico o clasicista, y también autores románticos franceses.

  • Se crea una poesía con miramientos formales, con una forma pulcra y rigurosa. Encontramos versos medidos y con gran musicalidad.
  • Hay una oposición frontal a la teoría espontánea de Maragall.
  • Lenguaje depurado y elevado.
  • Se presentan composiciones con trasfondos mediterráneos, y marcados por el humanismo clásico.
  • Situada en paisajes que quieren ser un canto a la naturaleza.
  • Contención de los sentimientos.
  • Josep M. Llompart utiliza las siguientes palabras para definir el movimiento: Insularidad, fidelidad, idealismo formalismo, paisajista y humanismo.

Autores y grupos.[editar]

Los principales autores a destacar son dos: Miquel Costa i Llobera y Joan Alcover i Maspons, iniciadores del movimiento y máximos exponentes de este.

El resto de escritores han sido divididos históricamente en dos generaciones:

Noucentisme y Escuela Mallorquina.[editar]

A principios de siglo, Josep Carner viajó a Mallorca, donde se relacionó con los escritores de la Escuela y produjo un gran interés. Desde ese instante, Carner se vio influido decisivamente por el clasicismo de Miquel Costa i Llobera, y se convirtió en el portavoz más activo de los escritores mallorquines en Cataluña, vinculándolos al noucentisme recién aparecido por evidentes afinidades estéticas (el clasicismo mediterranista) e ideológicas (un acentuado conservadurismo). Lo introdujo en Cataluña, y así fue elevado a la categoría de símbolo de toda una generación.

Pioneros de la Escuela Mallorquina.[editar]

Portrait de Miquel Costa i Llobera 1.jpg

Miquel Costa i Llobera (1854 - 1922)[editar]

Vida.[editar]

Nació en Pollensa en 1854. Hijo de una familia acomodada de propietarios rurales, estudió el bachillerato en la ciudad de Palma y fue discípulo de Josep Lluís Pons i Gallarza. Durante los años 1872 a 1875 estudió derecho en Barcelona. En 1883 se le despierta la vocación religiosa y se fue a estudiar a la Universidad Georgiana de Roma, donde se ordena sacerdote el año 1888. Hasta bien entrado el siglo XX alterna la escritura de poesía en castellano y en catalán, y se decanta definitivamente por esta última. En 1902 obtuvo el título de "Mestre en Gai Saber" y en 1906 presidió los Juegos Florales de Barcelona. Josep Carner y Guerau de Liost, en un homenaje que se le hizo en el Ateneo Barcelonés le reconocieron como maestro. El año 1907 peregrinó a Tierra Santa. Murió mientras predicaba en una iglesia de Palma el año 1922.

Obra.[editar]

En su obra cabe diferenciar dos períodos:

  • Un primer período que llega hasta el 1885, en que se dedica a crear una poesía de tono romántico. De esta etapa es el poema "Lo pi de Formentor" (1875), técnicamente considerado como la culminación de la poesía romántica balear. Fue durante esta etapa cuando inició la lectura de Virgilio y Horacio, y descubrió la poesía parnasiana de Leconte de Lisl. En 1874 tradujo algunos sonetos de Petrarca . Finalmente, en 1885 publicó "Poesies", que recoge toda su producción catalana de este período. Costa propone buscar la herencia greco-latina, es decir, la medida, la elegancia y la exigencia de la forma, totalmente ajena a cualquier novedad estridente o inútil.
  • El segundo período se inicia con "Horacianes" (1906). "Horacianes" es sin ninguna duda su obra más importante. Es un libro basado en la meditación y en la contemplación intelectual según los modelos horacianos. Pero Costa no pudo llegar nunca al fondo de la obra del poeta clásico por su condición de clérigo católico, lo que confiere a su poesía un cierto aire de superficialidad. Costa i Llobera sumó al tema de la naturaleza, ya clásico en los románticos a pesar del diferente enfoque, el de la historia y el del arte clásico, que alejaron definitivamente la poesía catalana de la tradición floralesca. A nivel técnico, Costa realizó una experiencia absolutamente nueva en la tradición literaria catalana: la sustitución de la rima romántica por el ritmo clásico. Experimentó, además, con nuevas formas estróficas de la tradición greco-latina: la estrofa alcaica, la sáfica, etc.

Por otra parte, el recuerdo de Italia permaneció presente, sobre todo en sus Líricas castellanas (1899), y sufrió vacilaciones lingüísticas, como hace patente esta última recopilación. En 1897 publicó su segundo libro, "De l'agre de la terra". Además participó en los Juegos Florales de Barcelona (1900 y 1902) y fue proclamado "Mestre en gai saber" en 1902 por el poema "La deixa del geni grec". En 1903 publicó "Tradicions i fantasies".

Presidió los Juegos Florales de 1904, 1906 y 1908. Su conferencia en el Ateneo Barcelonés sobre "La forma poètica" en 1904 alcanzó un gran éxito. En 1906 participó en el Primer Congreso Internacional de la Lengua Catalana y publicó "Horacianes". En 1907 publicó una segunda edición de "Poesies", muy ampliada, e hizo el viaje del cual surgieron las 26 estampas poemáticas de "Visions de Palestina" (1908).

Además fue miembro del IEC durante 1918.

"Poesies" obra de Joan Alcover i Maspons, publicada en 1887.

Joan Alcover i Maspons (1854 - 1926)[editar]

Vida.[editar]

Hijo de padre mallorquín y madre catalana, estudió en el Instituto Balear, y posteriormente se fue a Barcelona a estudiar derecho. Siguió un camino paralelo al de Antonio Maura, militando en el Partido Conservador; será diputado en las Cortes en 1893, pero se desengañará de la clase política española, distanciándose de ella y acercándose a la Liga Regionalista. Ejerció de abogado en la Audiencia Provincial y en 1911 será Magistrado.

En 1880 se casará con la catalana Rosa Pujol, con quien tuvo tres hijos (Pere, Teresa y Gaietà). Su mujer murió de parálisis cerebral en 1887 y se volvió a casar con María de Haro en 1891, con quien tuvo dos hijos (Maria y Pau). En 1901 murió su hija Teresa de tuberculosis, en 1905 su hijo Pere de tifus, y el 6 de marzo de 1919 murieron Gaietà en Barcelona y María en Mallorca, de gripe. Este cúmulo de tragedias familiares incide en el sentido cada vez más personal e intimo que adopta su creación poética..

Obra.[editar]

En su creación poética se suelen distinguir dos etapas marcadas por la lengua que usa:

  • En su época de estudiante escribe poemas como entretenimiento, tanto en catalán como en castellano, que publica en revistas como "Museo Balear", "Revista Balear" o "El Isleño". También recibirá un premio en los Juegos Florales. Entre 1887 y 1901 escribirá poesía sobre todo en castellano, de carácter muy narrativo, con un tipo de paisaje animado, humanizado e identificado con el pueblo (serán las vías que encontraremos posteriormente en su obra en catalán). Destacan los libros "Poesías" (1887), editado como "Nuevas poesías" en el año 1892, "Poemas y armonías" (1894) y "Meteoros".
  • En 1899 da a conocer el poema "Llengua pàtria" y se muestra una "conversión" al catalán. Debemos buscar las razones de este cambio las causas personales (la muerte de su mujer y sus hijos le empuja a buscar en la poesía la expresión viva del dolor, y la lengua materna se convertirá en esa musa del sentimiento que le puede guiar a la catarsis). El poemario "Cap al tard" (1909) cuenta con cuatro secciones, aunque también aparecen algunos poemas sueltos que en la edición de 1921 saldrán publicados bajo el epigrafo de "Vària":
    • "Cançons de la serra" trata la relación del poeta con la realidad exterior, aparece un paisaje viviente y animado con figuras humanas (a diferencia de Costa), este paisaje es totalmente idealizado como un locus amoenus o simboliza el alma colectiva. El poeta aparece en forma simbólica como un visionario.
    • "Elegies" en esta obra las desgracias familiares son tratadas a partir de la tragedia y el dolor intimo y personal, se evoca la infancia como paraíso perdido y se defiende el recuerdo como vía de escape y perpetuación de los seres queridos.
    • En “Endreces” se habla de la lengua y de personajes reconocidos. Se puede decir que esta sección recoge la dimensión civil y colectiva de su obra.
    • “Juvenils” son cinco composiciones escritas en la juventud e inspiradas en el romanticismo tardío. A través de esta recopilación se concretan, a parte de la visión del paisaje, los dos grandes ejes de su poesía: la lengua y la dimensión social, por una parte, y su teoría poética (la actitud humanista) basada en la idea vitalista (unión de arte y vida), en el arte utilitario (como consuelo y catarsis) y la espontaneidad expresiva medida por el control de la técnica.

En 1918 publica el poemario "Poemes Bíblics" donde recrea diez figuras del Antiguo Testamento de la Biblia, y en la sección "Proverbis" se acerca una vez más a las elegías de "Cap al tard".

Enlaces externos.[editar]

Referencias.[editar]

  1. Gran Enciclopedia Catalana (ed.). «Escola Mallorquina». l'Enciclopèdia (en catalán). Barcelona. 
  2. Granados, Xavier. «TEMA 5: L’ESCOLA MALLORQUINA» (Document word) (en català). IES Josep Llompart. Arxivat de l'original