Escuela catedralicia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Escuela Catedralicia de Trondheim, fundada en 1152, es la escuela más antigua de Noruega. Hoy funciona como un instituto de educación secundaria.

Las escuelas catedralicias o episcopales son instituciones de origen medieval que se desarrollan alrededor de las bibliotecas de las catedrales europeas con la función específica de la formación del clero. Su origen está en las escuelas municipales romanas, las cuales, tras la caída del Imperio de Occidente y la subsiguiente desaparición de las instituciones romanas, terminan por adherirse a la Iglesia, única organización que sobrevive a la disolución imperial.

Durante el renacimiento carolingio se ponen las bases para la reorganización de estas instituciones, que adoptan estructuras similares a la de la Escuela Palatina de Aquisgrán, fundada por el propio Carlomagno y dirigida por su consejero Alcuino de York. Estas primeras escuelas son el caldo de cultivo del que saldrá la Reforma gregoriana, y, con ella, la plenitud de las escuelas catedralicias. Definitivamente adoptan el sistema de enseñanza basado en los estudios de las artes liberales, según el esquema didáctico ideado por Severino Boecio. Estos estudios eran previos a las disciplinas eclesiásticas propiamente dichas: Teología, Apologética, Sagradas Escrituras y Derecho.

Cuando empiezan a aplicarse los principios de la Reforma gregoriana, estas escuelas y sus alumnos van poco a poco separándose del poder civil por dos medios: logran de la Iglesia (de cada obispado) exenciones y medios suficientes; y de las autoridades civiles, el estatuto gremial de estudiantes y maestros... esto es el inicio de la mayor parte de las universidades medievales.

Hubo escuelas catedralicias de gran importancia en toda la Cristiandad, aunque destacan especialmente las de Chartres, París, Reims y Tolosa en Francia, la de Oxford en Inglaterra, la de Salamanca y Palencia en Castilla y León, la de Lérida en Aragón, la de Leipzig en el Sacro Imperio Romano-Germánico, las de Pisa y Siena en Italia... la mayor parte de ellas se convertirían, a lo largo del siglo XIII, en Estudios Generales y, más adelante, muchas de éstas en Universidades.

De todas formas, no todas estas instituciones llegan a constituirse en Studium generale, por lo que sobreviven hasta el Concilio de Trento, cuyos cánones las recomponen para formar los seminarios mayores.

Enlaces externos[editar]